viernes, 24 de agosto de 2012

La promoción mecánica de aprendizajes significativos


Por José Castillo Baeza

Entré en el salón de clase pasados quince minutos de la hora. Todavía no terminaba de sentarme cuando escuché a la instructora del curso decir esto: “Maestros: a muy pocos alumnos les gusta leer ¿para qué nos perdemos en la teoría?, el conocimiento ya no es un fin sino un medio”. Quise salir corriendo inmediatamente, como casi siempre me ocurre en los cursos-taller de formación y actualización docente, sólo que esta vez mi sentimiento no era de aburrimiento sino de coraje.

De pronto, la instructora continuó: “No debemos marcarle a los alumnos leer toda la información acerca del ciclo del agua, es mejor llevarlos al laboratorio, mostrarles qué sucede cuando se calienta el agua y ¡listo! ¿Para qué tantas páginas y páginas si nosotros como docentes podemos sintetizarles la información? Los tiempos han cambiado, maestros”.

Y cuando pensaba que ahí terminaría el asunto, una profesora alzó la mano para pedir la palabra: “Tiene usted razón, maestra, yo doy clases de literatura en la prepa y no encuentro la manera de sintetizar tanta información. Además soy hiperactiva, tengo que estar haciendo cosas y mis alumnos siempre están haciendo cosas. Es la verdad, casi a nadie le gusta leer”. La clase terminó con una “reflexión” grupal, enmarcada en las sonrisas entusiastas de los profesores, sobre la importancia de promover aprendizajes significativos en los estudiantes de preparatoria.




“Aprendizaje significativo” es probablemente el par de palabras favorito y más citado entre profesores, directivos, coordinadores y diseñadores de currículum. Y es que si bien han pasado más de cuarenta años desde que Ausubel puso la primera piedra de todo el andamiaje teórico que vendría después en torno a las teorías constructivistas del aprendizaje, pareciera que en todo ese tiempo, no se ha hecho más que mecanizar procesos con tal de fabricar recetas para profesores. Algo muy grave tiene que estar sucediendo con la educación cuando vemos a instructores-formadores —como la profesora de mi curso de actualización—decir a los docentes que la promoción de aprendizajes significativos responde más a una mutilación de los legados científicos, filosóficos y artísticos de la humanidad que a la verdadera contextualización y acercamiento de éstos hacia nuestros estudiantes.

Es grande el peligro de asimilar la noción de “aprendizaje significativo” —tal como se hace en muchas instituciones—y adoptarla en los planeamientos docentes sin una mínima dosis de reflexión: corremos el riesgo de formar estudiantes que desdeñen el conocimiento teórico y abstracto, la investigación que no ofrezca resultados pragmáticos, las ciencias del lenguaje o la filosofía.

A diario podemos ver en las aulas la actitud general de los estudiantes ante lo nuevo: interpretan lo desconocido en función de su inquebrantable visión del mundo; el alumno parece cuestionarse: “Esto que me están enseñando ¿es congruente con lo que pienso? No, entonces a la basura”, y rechaza la oportunidad de conocer otras lecturas de la realidad distintas a la suya. Y si encima de eso, el profesor —en aras de querer acercar y contextualizar el conocimiento para que éste embone con el que el estudiante tiene— busca sintetizar la información o acudir a los libros solamente con el objetivo de tomar de ellos lo que sirve para la tarea, entonces el resultado es la formación de un individuo pragmático que sabe hacer cosas, que sabe indagar información pero qué no aprenderá nunca a saborear el conocimiento en sí mismo ni se formará una sensibilidad estética.

No se trata de ponernos nostálgicos y añorar una educación humanista que no volverá, ni tampoco pretender que todos nuestros alumnos de preparatoria terminen siendo filólogos; no se trata de querer aferrarse al pasado o vivir idealizando épocas que no son las nuestras, pero tampoco podemos permitirnos entender un ser humano mecanizado, eficiente, utilitarista, incapaz de leer un libro porque sí o de hacer algo por el mero gusto de hacerlo; no podemos permitir la mutilación de la sensibilidad y el amor por el conocimiento en sí mismo bajo la justificación de que las nuevas generaciones han cambiado radicalmente y que, por lo tanto, debemos adaptar la enseñanza a esos cambios. Pensar, sentir, ver una pintura, dibujar una libélula o mojarse en la lluvia son acciones que legitiman nuestra humanidad y su naturaleza inquieta, curiosa, lúdica.

El arte y la literatura (además de las asignaturas propias en las que se encuadran) son transversales en cualquier sistema curricular si se piensan como los pivotes para una educación de nuestra subjetividad que, hoy por hoy, se encuentra borrada completamente en los enfoques educativos y aún en la vida cotidiana contemporánea. Hay en la metáfora, en el cuento, en la novela, en la poesía, en el mito, significaciones y sentidos complejísimos que no caben en etiquetas como “declarativo”, “procedimental”, “actitudinal”. Bajo los postulados del “aprendizaje significativo” los docentes buscan recetarios bajo los cuales prevalece una insistencia absurda en buscar que el alumno “aplique” todo aquello que se aprende, “aterrizar” la teoría y confiar ciegamente en la no siempre verdadera proposición de que el estudiante tiene que “hacer cosas” para aprender. En todo este contexto ¿dónde ha quedado la función de la educación como promotora de la libertad interior del individuo?

Si los profesores insistimos en interpretar la noción de aprendizaje significativo bajo estos presupuestos, lo que en el fondo estamos potenciando es la idea de que aprender significa congeniar conocimientos nuevos con la visión del mundo que el aprendiz tuviere, cuando quizá lo que deberíamos promover sería precisamente lo contrario: más allá de una visión particular del mundo, existen otras que enriquecen el bagaje cultural de la humanidad y, sobre todo, afirman la existencia del otro.

Pascual Casañ Muñoz, en su libro Los orígenes del pensamiento europeo, comenta cómo los resortes económicos de la época medieval frenaron el avance de las ciencias y la filosofía durante todo este período: “La inexistencia de auténticas ciudades en el mundo occidental y la subsistencia a partir de una economía eminentemente rural condicionaron el hecho de que el alumnado no sintiera la necesidad de ir más allá de los conocimientos más elementales y útiles para desenvolverse en el quehacer cotidiano y, como consecuencia, que el profesorado ni sintiera esa necesidad, ni pudiera despertara”. Quizá esté sucediendo algo similar con nuestro tiempo y estamos todavía muy lejos de eso que el humanista renacentista italiano Giovanni Pico della Mirandola llamó la dignidad del hombre.

Un maestro muy querido nos planteó una vez lo siguiente: “imagina que conduces tu auto en medio de un paisaje completamente en penumbras. La única luz disponible proviene de los débiles faros del coche, y te aferras a que ella te muestre la carretera. Sin embargo, es imposible que veas algo más allá de ese par de focos amarillos. Pues bien: ese paisaje oscuro es la realidad y la débil luz con la que te mueves a través de él es el lenguaje. Pero de pronto, un relámpago resquebraja el cielo y su resplandor te muestra, por unos segundos, los montes a tu alrededor, las montañas en el horizonte, las nubes negras en el cielo… ese relámpago es la poesía”.

La pregunta es obligada: ¿En qué formato didáctico la acomodo?

josecastillobaeza@gmail.com

Por esto!, 23 de agosto de 2012.

jueves, 16 de agosto de 2012

Libros itinerantes


Eureka! El Grito de las Ideas y la Red Literaria del Sureste México-Nuestra América 

invitan

al lanzamiento del ciclo de presentaciones literarias.




Coordinador: Ricardo E. Tatto.


PROGRAMA:


Manuel Iris - "Antología poética", de Óscar Oliva.

Alejandro Casanova - "Las resurrecciones", de Jorge Ortiz Ablitt.

Ricardo E. Tatto - "Lobo sin luna. Conversaciones con Gerardo Rod", de Joaquín Tamayo.

Marco Antonio Rodríguez Murillo presentará "Nada que ocultar", de Armando Alanís Pulido.


Sábado 18 de agosto, 8:00 p.m., Teatro Armando Manzanero



*Al finalizar la presentación, habrá vino de honor.

"Libros itinerantes" es un proyecto que pretende realizar presentaciones de libros editados en Yucatán, mediante un formato de conversación y lectura de fragmentos, en el que cada panelista hablará de un libro de su autoría o de su elección, para incentivar la lectura y estimular el acercamiento e interés a la obra literaria.

El ciclo de presentaciones está diseñado para llevarse a cabo en escuelas, universidades, parques, bibliotecas y donde se requiera hablar de literatura.

lunes, 6 de agosto de 2012

Ciclo: “Shakespeare: historias de traición y venganza”




CENTRO CULTURAL JOSÉ MARTÍ

PROGRAMACIÓN DEL  CINE FORO


Mes de Agosto de 2012

Ciclo: “Shakespeare: historias de traición y venganza”



Martes 14

“Ricardo III” (Richard III, Reino Unido, 1995). Dir. Richard Loncraine. Con Ian McKellen, Annette Bening, Robert Downey Jr. y Maggie Smith.

Sir Ian McKellen da una magistral interpretación como Ricardo de Gloucester, el deforme, inmoral y ambicioso hijo menor de la casa real, que está dispuesto a todo para llegar el poder. Ricardo emplea la manipulación, la intriga, la traición y el asesinato en una escalada de crímenes que lo lleva a convertirse en rey de Inglaterra, y uno de los villanos más memorables de Shakespeare.



Esta película traslada la acción a los años 30’s y a un ambiente que recuerda a la Segunda Guerra Mundial, pero conserva el libreto y los diálogos originales de Shakespeare.

Comentarios a  cargo del Lic. Mario Helguera Bolio y Miguel Civeira.

Centro Cultural José  Martí  /  Adolescentes y adultos / 20:00  horas / Evento gratuito



Martes 28

Titus” (Titus, Estados Unidos / Reino Unido, 1999). Dir. Julie Taymor. Con Anthony Hopkins, Jessica Lange, Alan Cumming y Harry Lenix.

Antohony Hopkins interpreta a Titus Andrónicus, un general romano que regresa victorioso de la guerra contra los godos trayendo como prisionera a la reina Tamora. Pero esta taimada y rencorosa reina logra seducir y manipular al emperador Saturnino y así inicia una serie de venganzas, cada vez más crueles, contra el viejo Titus y su familia.


Basada en una tragedia poco conocida de Shakespeare, y considerada la más violenta y sangrienta de todas, esta opera prima de Julie Taymor es un fascinante despliegue de experimentación visual, al tiempo que conserva el libreto y los diálogos originales de Shakespeare.

Comentarios a cargo del Lic. Mario Helguera Bolio y  Miguel Civeira.

Centro Cultural José  Martí  /  Adolescentes y adultos / 20:00  horas / Evento gratuito

viernes, 3 de agosto de 2012

Mejor que Maradona


Por Jorge Cortés Ancona

Un brasileño dijo, para un periódico deportivo de la localidad, que la joven promesa había jugado mejor que cualquier demostración de Maradona. En ese partido de la Tercera División, se había lucido con los pases y con los goles. “Mejor que Maradona”. Y lo decía un brasileño. Guardó el recorte, lo fotocopió por centenares y toda su vida lo portó como un pasaporte para acceder a cualquier franquicia o equipo. Para cualquier ofrecimiento de asesoría o entrenamiento a jóvenes o niños.


En su paso por equipos de la Tercera División –-de la que nunca pudo pasar— y de tantos equipos locales en que su condición de extranjero era una carta de presentación por sí sola, siempre se tenía que escuchar la frase mágica “Mejor que Maradona”. Había sacado tantas fotocopias del recorte de prensa, que ya era casi una mancha borrosa, como esas fotos antiguas cuya superficie se ha desgastado. Pero la frase, subrayada, aún podía leerse.


Soccer ball FOTO: SandW45



En los primeros años que siguieron a su apoteosis personal, entraba al campo de juego a regodearse en sí mismo. El balón era como una mujer del cual él era el celoso propietario. Se olvidaba que el futbol es un deporte de once jugadores. Cuando tomaba el balón no lo soltaba, podía acabarse el terreno y él seguía empeñado en tenerlo consigo. Como dijo un furioso entrenador, está bien que el futbol sea un espectáculo, pero de ninguna manera es un ballet de payasos. La banca pasó a ser su destino más frecuente, en sus tumbos por equipo y equipo.

Llevaba casi toda su vida viviendo en México pero moría por ubicarse en el extranjero. Probó suerte en algunos países centroamericanos, donde esa misma condición de doble extranjería le granjeaba accesos provisionales, aunque a la larga terminaran, como siempre, relegándolo a la banca. En sus clínicas futbolísticas, al principio parecían hacerle caso y propiciar inscripciones que se desvanecían a partir de la segunda sesión.

Un currículum tan extenso tenía que ser tomado en cuenta, aunque sólo fuera de fugaces participaciones y efímeras sesiones. En todos lados llevaba camisetas y postales mandadas a hacer por él mismo. Ahí aparecía su rostro, su nombre en grande y la frase premonitoria en letra del mismo tamaño pero de otro color. Alguno que otro se atrevía a comprar los “souvenirs”, sobre todo porque hay que reconocer que la imagen era vistosa y podía verse, esforzándose un poco, como una muestra de ingenio. Podía ser motivo de llamar la atención por parecer una broma de algún hijo de vecino y así dar pie a la explicación necesaria.

Su vida transcurría en ese ansioso transitar por región y región, país y país. En todos los casos, las conversaciones con él tenían que girar en función de lo que le interesaba. Le repugnaba todo aquello que estuviera fuera del círculo de lo que consideraba importante. Y nada era más importante que el hecho de que todos supieran acerca de su condición esencial de haber sido considerado mejor que Maradona.

La anécdota no parecía haberse gastado para él. Llevaba veinte años repitiéndola, desde ese lejano momento de sus 17 años en que la leyó en aquel periódico. Veinte años en que entrenadores, jugadores y público la escuchaban en todo momento. A toda persona a la que conocía le tenía que espetar, en cualquier momento, la comparación favorable de que había sido objeto a sus 17 años de edad.

La frase había hecho al hombre. Se había modelado a sí mismo en razón de esa categoría de superioridad. Incluso se jactaba de que se había atrevido a decírsela en la cara al propio Maradona. En una de las visitas de éste a México, luego de una espera de horas, logró acercarse a él en el aeropuerto, entre codazos y empujones, y decirle: “¡Soy mejor que vos, che! ¡Un brasileño gran conocedor escribió que yo he jugado mejor que vos!”. Y decía que el argentino había tenido que reconocer esa superioridad evitando mirarlo a la cara y alejándose a toda prisa arrastrado por su nube de guardaespaldas. “El que calla otorga”. Ni una prueba pudo ser más contundente: es mejor que Maradona.

miércoles, 1 de agosto de 2012

Arte y cultura en la red

Clavijo

Página del fotógrafo ruso Vladimir Clavijo-Telepnev.


Parte de la serie Alice in Wonderland.



http://www.clavijo.ru/index.php


Gustave Klimt Museum

Página del Museo Gustave Klimt, dedicado al extraordinario artista austriaco que este 2012 celebra 150 años de su natalicio.


El beso, 1908

http://www.klimt.com/

Gore Vidal, cronista de la vida y la política de EU, fallece a los 86 años


(CNN) — Gore Vidal, un autor ecléctico que fielmente retrató en sus crónicas los grandes cambios y trastornos en los Estados Unidos en libros, ensayos y obras de teatro, ha muerto. Tenía 86 años.


Vidal murió en su casa de Los Ángeles la noche de este martes debido a complicaciones por una neumonía, dijo su sobrino Burr Steers. El autor había sufrido también de enfermedades del corazón.

Ampliamente aclamado como uno de los hombres más grandes de las letras de Estados Unidos, Vidal era un comentarista de alto perfil en la política y un fuerte opositor a la guerra en Iraq.

Nacido en la política como miembro de una familia rica y poderosa, se unió a la Marina a los 17 años antes de sorprender al mundo escribiendo una de las primeras novelas de incluir un personaje abiertamente gay: The City and the Pillar, en 1948.

Desde entonces, escribió 24 novelas, cinco obras, numerosos guiones, más de 200 ensayos  y el libro de memorias Palimpsesto. Su colección de ensayos, Estados Unidos: Ensayos, 1952-1992 ganó el Premio Nacional del Libro en 1993.

Vidal también apareció en varias películas incluyendo la sátira política Ciudadano Bob Roberts, donde interpretó a un senador estadounidense.

Él mismo se postuló para el cargo en 1960, pidiendo el reconocimiento de la China comunista, y más tarde al Senado en 1982, que se convirtió en el tema de un documental.

"He tenido objetivos duros en mi vida, he tenido supersticiones generales, pero eso es lo que hacen los escritores. Así que sin duda, no habría cambiado mi modus vivendi", dijo en una entrevista a CNN en 2007.

En las últimas etapas de su vida, Vidal apareció a menudo en el circuito del talk show de la televisión, mano a mano con los que tienen puntos de vista opuestos.

En un debate televisivo en vivo, el famoso autor y periodista conservador William F. Buckley Jr., lo llamó "raro".

También apareció en el programa de dibujos animados Los Simpson.

Vidal diría que fue un novelista famoso que una vez fue relegado a aparecer en la televisión porque la gente "rara vez lee más".

"Todos estos premios literarios deberían ir a los lectores. El Premio Nóbel para el mejor lector de Milwaukee. Y ya sabes, debemos honrarlos, porque son tan pocos", dijo en la misma entrevista con CNN.
Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León