lunes, 30 de abril de 2012

De nuevo


Por Jorge Cortés Ancona

En momentos todavía tensos de la institucionalidad cultural, en agosto de 2006 se presentó en el entonces Teatro Mérida la obra de danza “Aún con alas (Kex yéetel uxik’el)”, dentro del programa “Tu dzú (Desde lo profundo)” con la interpretación de Fanny Ortiz.







Ahora, en el mismo escenario, aunque haya cambiado de nombre, y bajo otras circunstancias institucionales, pudimos apreciar nuevamente dicha obra. La ejecutante, con algo de cambio natural de cuerpo a sus 42 años, muestra el mismo vigor que hace seis años, cuando representó al ángel en tierra con sus siete escenas. Una manera de simbolizar la vocación de un artista como “un baluarte inquebrantable, donde siempre habrá un camino para continuar”, tal como dice la autora y directora de la coreografía, Graciella Torres, en el programa de mano.

Con música de autores japoneses y con una incorporación de movimientos que remiten a la espiritualidad extremo-oriental, la intérprete solista se transforma en cuanto a sus vivencias de una escena a otra, en plena concordancia con el diseño de iluminación que en diferentes haces y colores conforma espacios de distinta magnitud donde ella se mueve con total soltura.

Delimitando esa cambiante espacialidad con su cuerpo y creando espacios que se expanden o se reducen, pasa de un estado anímico a otro, incluyendo el enfrentamiento con la maldad humana. El hecho de que se trate de un solo de danza refuerza la condición de soledad existencial, pero se afirman con claridad, de manera culminante a través del fuerte brillo de la luz al final, las posibilidades libertarias del ser humano.

Fanny Ortiz ha tenido una carrera dancística caracterizada donde el profesionalismo y las aptitudes interpretativas han resaltado siempre. Ya sea en la Compañía de Danza Contemporánea del Estado o en la compañía de carácter particular fundada como asociación civil a raíz de los problemas causados por la administración cultural, o en proyectos suyos o de otros artistas, ha sido una garantía de correcta ejecución y de voluntad estética. En su trayectoria artística, a partir del Centro Estatal de Bellas Artes, se ha ido enriqueciendo con la experiencia adquirida en México y en el extranjero a través de presentaciones y cursos.







Por segunda vez, es becaria del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (emisión 2011-2012), pero en esta ocasión en la categoría de creador escénico B, y con esta presentación demostró las razones que la han llevado a obtener ese apoyo de nuevo, algo que pocos creadores y ejecutantes yucatecos de cualquier disciplina artística o literaria han podido lograr. Le auguramos una larga madurez en el arte dancístico.

Por esto!, 21 de abril de 2012.



viernes, 27 de abril de 2012

El libro y Yucatán

Por Jorge Cortés Ancona 

Sólo en algunos lugares de Mérida vemos los libros cerca de la calle. No ocurre como en otras ciudades donde las bibliotecas son como plazas públicas y las librerías proliferan tanto como las tiendas de ropa y de zapatos. El libro es todavía un raro objeto y lo seguirá siendo aun en su transformación electrónica. Pero nuestros escritores han hablado de los libros y de la gente de libros. Estampas y versos donde se respiran buenos deseos y ambientes plácidos. Dulce ingenuidad en los botaderos humanos y de cosas, donde transcurre buena parte de nuestras vidas.




Si seguimos el camino de lo que para otros tiempos se consideraba como lo educativamente correcto, tenemos un diálogo de dos seres, uno animado y el otro no: “El Libro y el Sabio”, la primera de las “fábulas dramatizables” de “El romancero del niño”, de Marcial Cervera Buenfil. A la ostentación genealógica del Sabio, que habla de sus viejas glorias como caballero armado y guerrero patriota, aunque lamente hoy estar solo y viejo, le contesta su interlocutor: “Soy el Libro. / Era mi padre un tudesco / que se llamó Gutenberg, / y mi madre, caballero, / fue la Civilización…”. A lo cual el Sabio anota: “¡Es un linaje plebeyo!”. 

En ese diálogo que no creo que ni los niños de esa época (1921) ni mucho menos los de ésta aceptarían como dirigido a ellos, el Libro exhorta con didáctica solemnidad “No penséis en el pasado, / dejad el orgullo necio / y ayudadme en mi tarea / transformando el metal vuestro / en picos, palas, arados, / máquinas, y en instrumentos, / que las ciencias y las artes / vayan doquier difundiendo”. Rutilantes tiempos en que se soñaba con forjar voluntades de trabajo a través de la educación escolar y los libros. Tiempos de Alvarado, Vasconcelos y Carrillo Puerto. 

Pero el trabajo termina siendo el mismo de Sísifo, llevando los libros hacia arriba y rodando con ellos hacia abajo, una y otra vez. Exóticos Sísifos de su propia tierra, nuestros escritores cargan libros por las calles meridanas, yendo y viniendo con ellos, en una marcha que nadie entiende. Y los libros pesan, tal vez porque son potencia física que vivifica. 

Dígalo Santiago Burgos Brito hablando del poeta Ricardo Mimenza Castillo, quien “con su bastón al brazo y los bolsillos repletos de libros, es el símbolo viviente de la fuerza incontrastable de la cultura y del talento, aprisionados en una frágil envoltura material”. Aunque luego tengamos que traer a la mente la imagen del poeta, ya anciano y lejos del terruño, malvendiendo esos libros —según contará Carlos Moreno Medina en una crónica periodística— en las librerías de viejo de la ciudad de México, a veces gastando más en el taxi que en lo obtenido por la penosa venta.

Hay, sin embargo, otras opciones. Podemos jugar y trastocar los libros como dice Burgos Brito del músico Emilio Puerto Molina que “lee a Kempis en inglés y a Shakespeare en latín”. Es posible emplearlos para otros usos más prácticos, como ocurre con Ernesto Alberto Tenorio, que en la primera estrofa de “Vida” puede decir: “Sentado sobre un diccionario / -no me sirven para otra cosa- / miro pasar mi estrafalario / vivir de hombre y de mariposa”. 

Este 23 de abril, glorioso Día de San Jorge y Día Mundial del Libro y los Derechos de Autor, deseamos larga, feliz y estrafalaria vida a los libros y a la gente de libros en este árido libro abierto llamado Yucatán.

Por esto!, 23 de abril de 2012.

jueves, 26 de abril de 2012

Conferencia “La fundación de la Universidad Nacional del Sureste y el magisterio yucateco”


Por este medio, les invitamos cordialmente a la conferencia “La fundación de la Universidad Nacional del Sureste y el magisterio yucateco”que impartirá el Mtro. José Luis Domínguez Castro el viernes 27 de abril a las 19:30 horas. 

La cita es en la Casa de la Historia de la Educación de Yucatán, ubicada en la calle 41 núm. 455 por 36 Fracc. El Fénix. Esperamos contar con su presencia.


miércoles, 25 de abril de 2012

Días de gracia


Por Jorge Cortés Ancona

Aunque parezca broma, para mucha gente la cronología de hechos históricos de México se mide en función de los acontecimientos internacionales de fútbol. Tal vez esa sea una de las razones por las cuales la película “Días de gracia” (México-Francia, 2011, primer largometraje de Everardo Gout) tenga como marcos temporales los tres campeonatos mundiales más recientes, donde México no pasó de octavos de final en las tres ocasiones.








Pero el tema deportivo es sólo un telón de fondo, si acaso una explicación parcial de ciertos hechos delictuosos que ocurren esos días, durante la distracción general de la sociedad y de la policía. Supuestos días de gracia para los criminales. En esta película se alternan tres historias relacionadas con el narcotráfico, el secuestro y otros delitos relacionados. En la primera, Lupe Esparza (Tenoch Huerta) es un policía que al demostrar valentía es cooptado por su comandante (José Sefami) para motivarlo a barrer con algunos delincuentes.

Entre estímulos verbales y de papel y reclamos familiares, Lupe se arriesga en el período en que su esposa (Sonia Couoh) ha dado a luz al primer hijo. La segunda y tercera historias tienen más relación directa entre sí por el tema del secuestro y por tener a dos personajes en común. En la de 2006 se operará un Síndrome de Estocolmo a la inversa, teniendo como eje a Doroteo, “El Iguana” (Kristyan Ferrer), un delincuente novato y aspirante a boxeador, y al secuestrado (Carlos Bardem); mientras que en la de 2010, el drama de una familia por el secuestro del esposo y padre (Miguel Rodarte) da lugar a que Susana (Dolores Heredia), la esposa, descubra hechos ocultos de su vida conyugal y económica.

Las historias de 2006 y 2010 funcionan como espejos, con Camila (Paulina Gaitán), la empleada doméstica que vive indirectamente ambos casos por ser hermana de Doroteo.

El entretejido temporal puede generar confusiones al principio, pero hay varias claves que permiten al espectador ubicarse en cada secuencia. Una de ellas es por supuesto la narración televisiva de los partidos de fútbol; la otra es la banda sonora que para cada época es distinta (la primera, de Nick Cave y Warren Ellis; la segunda, de Atticus Ross y Shigeru Umebayashi; la tercera, de Massive Attack y Scarlett Johansson).

Otra clave más, que sólo diferencia las dos historias de secuestro, es la de Camila, que en un caso está embarazada y en la otra no, y por último también ayudan detalles como los escenarios y alguna referencias de contexto como la pregunta que hace uno de los dos secuestrados acerca de si “ganó Obrador”.



 





La película es vertiginosa, con las cámaras en movimiento, a veces procurando que lo que vemos en pantalla corresponda a la visión distorsionada o borrosa de los secuestrados. El factor visual, de cámaras y encuadres expresa de modo directo la condición de temor, sufrimiento y de percepción de los propios personajes. Filme violento, con una expresión verbal descarnada, lleno de sordidez de principio a fin, presentando altas dosis de fealdad y suciedad en los entornos. Muy eficaz para generar reacciones en el espectador, al grado de generar conciencia acerca del omnipresente poder del crimen en México.

El mundo de la corrupción invade todo, hasta al propio crimen organizado; de ahí las traiciones y los dobles juegos en un orden ilegal con fuertes enlaces de grupos y delitos, sujeto a poderes de arriba y de más arriba que nadie conoce. No es un asunto limitado a los varones —aunque el mundo masculino se imponga poderosamente--, pues también se ve a una mujer que encabeza a un grupo delictivo; ni tampoco limitado a nuestro continente, por la participación que tienen extranjeros provenientes de países remotos. En un caso, dos hombres de turbante, presuntamente sikhs, y los humildes chinos que trabajan en una lavandería que sirve de tapadera a negocios ilícitos.

Las pocas salidas a la barbarie organizada son la familia como factor último de cohesión, la conversación amistosa y el deporte, aunque también haya transgresiones, como la de violar las obligaciones a que da lugar un compadrazgo.

Queda alguna interpretación de este filme, como de doble fondo en cuanto al trabajo honesto en contra del crimen, al servir involuntariamente con ello a fines aviesos. ¿Vale la pena entonces arriesgar la vida en contra del delito? Por otro lado, el papel también ambiguo de la familia: reprochar duramente al marido policía por enfrentarse a tiros con delincuentes, aconsejándole que piense primero en su familia; o sea, una actitud de valorar lo inmediato por encima del bienestar colectivo y la justicia.

Cierro con la sacudidora frase que espeta en una escena un secuestrador anciano: “En este mundo no hay justicia, porque Dios nos perdona a todos, perdona todos nuestros pecados”. La impunidad del crimen en México nace desde la propia enseñanza religiosa mal planteada y peor comprendida.


Por esto!, 19 de abril de 2012.

lunes, 23 de abril de 2012

Tantos errores y el futuro


Por Jorge Cortés Ancona

Viendo los ya excesivos errores en las campañas electorales: el vargasllosazo de la Paz, la z tlaxcalteca (manifestación de los miedos inconscientes, quizás), etc., etc. Errores que, al no ser fallos de cálculo en una planeación rigurosa sino tropezones injustificables en cuestiones básicas, hacen pensar que constituyen un indicio claro de la negligencia que será cada vez más endémica en todo tipo de servicios, sean públicos o particulares. 

La pobreza de habilidades laborales ya nos está llegando al cuello. Y por supuesto que es muy trillado atribuir el problema a la educación escolar y familiar, aunque haya mucho de verdad en ello. La banalización de todos los aspectos de la vida es un asunto que no ha podido ser contrarrestado y es en gran medida un factor determinante en las conductas laborales y en las rutinas de servicios cuyo cumplimiento requerimos día a día.


Technology (2010), por brianek.


La permisividad de estas conductas representa una causa y un lastre. Se consiente todo, se admite cualquier error, pretendiendo calibrarlo en su reverso, y el aprendizaje se diluye en la bruma de los conocimientos. En la paranoia de la cuestión política todo esto semeja una conspiración destructiva a cargo de las instituciones dominantes, a fin de concluir el harakiri social en un lapso de dos generaciones. 

Siempre será bueno poner en duda en qué medida hemos forzado a nuestro pueblo a formas de racionalidad que no son las que acostumbró en los tiempos pasados, de conformidad a las condiciones económicas en que se vivía realmente. En cambio ahora, aquí nos vemos, tratando de alcanzar a la liebre de los cambios tecnológicos con una velocidad que a la larga llegará a un punto imposible para la lentitud de los ingresos de la gran mayoría de nuestra población. 

Mientras, vivimos en un bombardeo de tentaciones comerciales, en una carretera de transformaciones de alta velocidad donde se requiere estar al día, pero nuestras posibilidades de adquisición no son lo suficientemente seguras. Vivimos una colonización comercial y tecnológica, y de ahí la enajenación que tanto bloquea las capacidades.

Mucho tiempo pensé que esa situación no habría de invadir campos fundamentales como la salud y la construcción, pero la abrumadora cantidad de errores médicos e ingenieriles nos ha convencido totalmente de que aun en esos aspectos estamos expuestos a graves riesgos. 

Hemos sustituido la conciencia de los hechos necesarios de la vida por la apariencia de la felicidad a plazos fáciles, sin compromisos de ningún tipo. Todo está corriendo a través y alrededor nuestro, y nosotros nos movemos con la ilusión de avanzar al mismo ritmo, aunque no avancemos más que una tortuga con mareo. 

Aunque haga sonreír lo que le ocurre a ciertos candidatos, en el fondo debe ponernos en alerta. Esos errores no son exclusivos de gente con una ideología retrógrada sino un problema que atraviesa todas las capas sociales y que se nota de modo rotundo en cualquier solicitud, trámite o compra que efectuamos en los caminos abonados de la experiencia diaria. 

Es un problema que atañe, sí, a la educación formal y a la convivencia familiar, pero también a la calculada voluntad inducida de banalizar todo hecho de la vida y de volver objeto de burla toda condición verdaderamente creativa.

Por esto!, 12 de abril de 2012.

viernes, 20 de abril de 2012

El urbanismo depredador


Por Jorge Cortés Ancona

Mérida se extiende cada vez más por la voraz especulación inmobiliaria que nos aqueja desde hace años, y las zonas suburbanas de tipo rural se ven invadidas por las construcciones y los nuevos habitantes. Tal invasión genera choques culturales y cambios ecológicos en esas zonas y los habitantes originales se ven forzados, poco a poco, a variar sus prácticas rutinarias, al grado de que éstas desaparezcan dolorosamente. 

Pienso en los caballos en las calles asfaltadas. Hay gente que veinte años atrás había adquirido terrenos lejos de la ciudad para poder montar a caballo sin causar problemas. Pudieron pasarse tal vez unos 18 años sin causar ni sufrir perjuicios, pero el voraz crecimiento de la mancha urbana les llegó en cosa de pocos años y las posibilidades de andar a caballo se convirtieron en un problema comunitario. 

Son situaciones que causan remordimientos de conciencia, porque uno obliga a que se limiten fuentes de trabajo y costumbres ancestrales. Pero si alguien está ante un guiso delicioso y el aroma se ve de pronto metamorfoseado en nauseabundos olores de excremento equino, es lógico que los enojos afloren. Problemas de vecinos, a los que tendrán que ceder los dueños de los caballos.





En la colonia Díaz Ordaz, donde pasé a vivir hace unos seis años, era idílico el paso de las chivas lecheras por las calles. Amanecer con patos reposando en el patio. Observar con alegría gallinas y pavos caminando tranquilamente por las banquetas de la avenida Correa Rachó. Mirar en las calles un desfile diario de perros, gatos, zarigüeyas e incluso alguna vez incluso una culebra (aunque quizá se trataba de una lombriz gigante que se escondió bajo tierra). Todo eso ha desaparecido casi por completo desde hace tres años y apenas quedan los tolokes, pero lejos de las condiciones de pequeños dinosaurios que antes tenían, pues los de ahora se ven delgados y de poca longitud. 

Todos esos vertebrados están perdiendo la batalla, pero la resistencia animal corre a cargo de los insectos, sobre todo las termitas. Su capacidad devoradora se sustrae a los plaguicidas para regresar, una y otra vez, a sus ataques contra el concreto y otros materiales. Invadimos su hábitat y ellas para sobrevivir destruyen el nuestro. 

Decimos adiós a los animales a manos de la construcción devoradora. Pero no existe ningún proyecto que se ocupe de los choques sociales y ecológicos que esta situación genera. Dos modos de vida entran en conflicto y triunfa el que proviene de una visión urbana. El diálogo tendría que prevalecer, sobre todo considerando lo justo y apropiado para cada una de las partes. Y habría que buscar alternativas a los daños económicos y psicológicos que se generan con los antiguos habitantes, sobre todo cuando el cuidado de los animales constituye la principal fuente de trabajo o una forma de terapia ocupacional. 

Correlativamente, están los que podrían ser cambios positivos. Cambios a los que se opone resistencia, a veces violenta, pero que requieren de soluciones adecuadas para todos: dejar de quemar la basura o de arrojarla en las calles y defecar al aire libre. Esas prácticas se cumplieron cotidianamente en tiempos y lugares donde había escasa densidad de población, pero ahora generan una enorme contaminación, aun en zonas distantes de donde se efectúan. 

Todo nuevo fraccionamiento o unidad habitacional debe incluir reuniones vecinales en las que se planteen las situaciones apropiadas para que la vida en dichos espacios transcurra de manera pacífica y en condiciones favorables de economía y salud pública para todos. Cuestión de antropología y relaciones públicas urbanas. Pero lo financiero y lo ingenieril se imponen a los factores humano y animal. 

Por esto!, 9 de abril de 2012

miércoles, 18 de abril de 2012

Martina Marín: primera profesora oficial de Yucatán

Por Cristóbal León Campos


La tradición pedagógica del Estado ha reconocido la invaluable labor que han desarrollado numerosos profesores, quienes a través de las aulas, escritos y conferencias, al igual que con su entrega y gestión, han contribuido a consolidar la educación como el mejor productor de bienestar social.

La Liseuse, (1776), Jean-Honoré Fragonard.


Nombres como los de Rodolfo Menéndez de la Peña, Eduardo Urzaiz, José de la Luz Mena, Santiago Pacheco Cruz, entre otros, destacan como las figuras de mayor representación en las labores educativas de la entidad. Sin embargo, aún faltan muchos nombres de Ilustres Maestros por revelar, que por distintos motivos no forman parte todavía de la memoria colectiva y, por ello, no han recibido el reconocimiento por sus aportaciones. 

Los avances que a nivel nacional va teniendo la historia de la educación han permitido ir desmitificando algunas premisas que se tenían como verdad incuestionable y, a la vez, han encauzado el reconocimiento que se había negado por décadas a los aportes que la mujer ha realizado en el campo educativo. 

En Yucatán, existen ejemplos de mujeres entregadas a la educación como Rita Cetina Gutiérrez y Ángela González de Menéndez, ambas destacadas maestras que contribuyeron a edificar escuelas y proyectos pedagógicos con grandes resultados, siendo pioneras en la educación de la mujer. 

Como se sabe, durante el período colonial no hubo en Yucatán escuelas de instrucción primaria para niñas, que fueran auspiciadas con fondos del Estado. Incluso a pesar de que la Independencia marcó el comienzo de una nueva etapa, aún para mediados del siglo XIX, las escuelas de varones ocupaban toda la atención y beneficios de los gobernantes. La mujer permanecía relegada de la educación pública. 

Los reclamos sociales de los grupos liberales progresistas y de las mujeres provocaron que los gobernantes realizaran modificaciones legales y sociales para alcanzar la igualdad. En este marco resalta la figura de una mujer cuya vocación para el magisterio le permitió convertirse en la primera maestra de instrucción primaria de Yucatán que dirigió una escuela oficial. Nacida en Mérida en los primeros años del siglo XIX, Martina Marín fue educada desde su infancia en el Convento de Monjas Concepcionistas de la capital yucateca. En sus estudios se acreditó como buena bordadora y florera, y tenía fama de ser hábil en los trabajos domésticos. Sus conocimientos se extendían a los ramos de lectura, escritura, doctrina, gramática castellana y latina. Conocimientos que demuestran su preparación y voluntad en una época muy difícil para la mujer y para su educación. 

En 1844 dejó el convento para vivir en casa de su hermano el Cura Vicente Marín, hogar en que estableció una escuela particular. El Alcalde Antonio García Rejón, en reconocimiento a las facultades y meritos de Martina Marín, tuvo la iniciativa de fundar un Liceo de Niñas bajo la dirección de la ameritada profesora, por lo que el 13 de enero de 1845 expidió el decreto de fundación de dicho Liceo. Tuvieron que pasar diecisiete meses para que se consagrara el proyecto, tiempo que fue utilizado para la adquisición del mobiliario (en su mayoría de Estados Unidos), se dispuso el local del nuevo centro de enseñanza y se dotó de material pedagógico y libros de texto. Finalmente, el 10 de junio de 1846, fecha de suma importancia para la historia de la educación en Yucatán, abrió sus puertas en acto solemne, el primer Liceo de Niñas establecido a expensas de fondos públicos, bajo la dirección de doña Martina Marín. 

En las memorias de gobierno escribió el 18 de septiembre de 1846, Joaquín García Rejón, Secretario General de Gobierno, que “se ha abierto últimamente en esta capital, con la mayor aceptación un Liceo de Niñas. Sostenido con fondos municipales, bajo la protección, cuidado y vigilancia del Ayuntamiento, y asimismo por su acreditada y celosa directora, ofrece la esperanza más lisonjera”. El Ayuntamiento invirtió 672 pesos para el establecimiento del Liceo, y 360 anuales para su sostenimiento. Asimismo, le otorgó vigilancia y protección. El Liceo debía impartir enseñanza a 40 niñas pobres, 10 de las cuales debían ser indígenas. En éste se debían impartir clases de Lectura, Escritura, Gramática Castellana, Aritmética, Geografía, Doctrina Cristiana, Costura y Bordado. Como resultado, doña Martina Marín y sus alumnas presentaban cada año escolar lucidos exámenes. En ellos demostraba sus aptitudes para la enseñanza, la suficiencia de sus conocimientos, su especial vocación y amor a las niñas y lo mucho que se afanaba por su escuela. Algunos periódicos y revistas de la época, como “El Fénix” y “El Mosaico”, conservan registros de los exámenes y exaltan los conocimientos y actitudes de las alumnas. 

Muchos años duró el prestigio del Liceo de Niñas. En cada certamen o acto público se manifestaba la calidad de enseñanza y entrega de la profesora Marín. Fue en 1854, cuando por motivos políticos y personales, se retiró a Ciudad del Carmen, donde desde su llegada, recibió invitaciones para dirigir diferentes establecimientos educativos, invitaciones a las que declinó por sus condiciones de salud. Al poco tiempo de su llegada falleció en el año de 1855. Su legado es vasto, pues a los pocos años muchas de sus alumnas, esparcieron las semillas de la sabiduría y la libertad en diferentes poblaciones del Estado, principalmente en el Oriente. 

Como muestra de reconocimiento y homenaje, el maestro Rodolfo Menéndez de la Peña propuso que el Liceo de Niñas de Progreso que se fundó en marzo de 1888, bajo la dirección de la profesora de origen cubano Ángela González de Menéndez, llevara su nombre, propuesta que se hizo realidad. Las nuevas generaciones de profesores, deben conocer la vida y obra de tan importante mujer, que sin hacer suyas las limitaciones de su tiempo, entregó la vida por la enseñanza, y se convirtió, en la primera maestra oficial en nuestra entidad.

Por esto!, 4 de abril de 2012.


lunes, 16 de abril de 2012

Muestra de cine africano





“Muestra de Cine Africano”

Del 20 de abril al 11 de mayo de 2012



20 de abril

“Tasuma” (Burkina Faso, 2003). Dirección: Kollo Daniel Sanou.

Sinopsis: Sogo Sanon es un sexagenario ex-combatiente, reclutado por los franceses para luchar durante los años 50 en las guerras de Argelia e Indochina. A pesar de haber estado en primera línea de combate, cuando vuelve a su país y solicita su pensión de militar, no es tratado de la misma manera que sus compañeros franceses. El filme muestra los contrastes y prejuicios entre la forma tradicional de vida africana y la cultura occidental.

Duración: 89 min.


21 de abril

“África sobre el Sena” (Afrique sur Seine). (Senegal, 1957). Dirección: Paulin Vieyra.

Sinopsis: África, ¿está en África o a orillas del Sena? Pregunta agridulce de una generación de artistas y estudiantes negros en busca de su civilización, su cultura y su futuro.

Duración: 21 min.


“Mozambique, diario de una independencia” (Mozambique, journal d’une indépendance). (Mozambique, 2003). Dirección: Magarida Cardoso.

Sinopsis: Hace 20 años, bajo el impulso del general Samora Machel, la esperanza de un verdadero desarrollo del cine, el arte y la educación apareció en Mozambique, hasta en los lugares más remotos. La película reconstruye las etapas de un proyecto que hoy se ha abandonado. Un documental sobre los poderes didácticos del cine y su función social.

Duración: 52 min.


22 de abril

“Tabataba”. (Madagascar, 1987). Dirección: Raymond Rajaonarivelo.

Sinopsis: En 1947 los habitantes del pueblo de Tanala, en la costa este de Madagascar, participan en la gran revuelta en contra de la colonización francesa. La historia de la insurrección y su represión se vive a través de los ojos de Solo, un chico cuya vida diaria e infancia se trastornan para siempre.

Duración: 79 min.


27 de abril

“Zimbabwe, de la liberación al caos” (Zimbabwe, de la liberation au chaos). (África del sur, 2003). Dirección: Michael Raeburn.

Sinopsis: Michael Raeburn vuelve a los acontecimientos que desde el 2000 sumergen a Zimbabwe en el caos social y la bancarrota económica. El cineasta describe el recorrido de Robert Mugabe para imponerse como presidente, tras 15 años de guerrilla. Respaldándose en los testimonios de sus antiguos camaradas de lucha, miembros de la oposición y seguidores. Es una reflexión sobre la centralización, concentración y personalización del poder político y sus devastadoras consecuencias.

Duración: 55 min.



“Preguntas a la tierra natal” (Questions a la terre natale). (Senegal, 2006). Dirección: Samba Félix Ndiaye.

Sinopsis: Después de largos años de ausencia, Samba Félix Ndiaye, regresa a su pueblo natal para interrogar a los senegaleses sobre la forma en la que ellos esperan ver evolucionar el continente. Cuestiona también a pensadores contemporáneos sobre su manera de analizar la situación geopolítica actual, trazando la nueva cara de Senegal y del África, enfrentada principalmente a las convulsiones internacionales.

Duración: 52 min.


28 de abril

“Sarraounia”. (Mauritania, 1998). Dirección: Med Hondo.

Sinopsis: En un pueblo de África, un anciano confía su hija a un amigo. Su padre adoptivo le enseña el arte de la guerra, las verdades de la vida y la comunicación con los espíritus. Ya mujer, Sarraouina, se vuelve la reina de los Aznas. No busca a dominar otros pueblos, pero lucha para la independencia y la paz. Esta película hace referencia a la Reina Sarraounia quien luchó contra una colonia militar francesa de Sudán.

Duración: 120 min.



29 de abril

“Memoria entre dos orillas” (Memoire entre deux rives). (Burkina Faso, 2002). Dirección: Wolimité Sié Palenfo y Frédéric Savoye.

Sinopsis: Los autores siguen los trazos de la colonización francesa en Burkina Faso. Confrontan los archivos de los administradores coloniales de la época con la tradición oral. Remontando más de un siglo de historia, desde los primeros blancos hasta la época contemporánea. La palabra de los habitantes del lugar da cuenta de las consecuencias individuales, sociales y religiosas de la dolorosa historia.

Duración: 90 min.


3 de mayo

“El viento (Finyé). (Mali, 1982). Dirección: Souleymane Cissé.

Sinopsis: Dos adolescentes de Mali, Bah y Batrou, se conocen en la escuela secundaria. Bah es el descendiente de un gran guerrero tribal. El padre de Batrou es el jefe militar que representa el nuevo poder. Los dos adolescentes son parte de una generación que rechaza el orden establecido y reta a la sociedad en la que vive.

Duración: 105 min.


4 de mayo

“Los combatientes africanos de la Gran Guerra” (Les combattants africains de la grande guerre). (Francia-Senegal-Burkina Faso, 1983). Dirección: Laurent Dussaux.

Sinopsis: Constituido por reportajes relacionados con Senegal y Burkina Faso y documentos de archivo. Este documental propone una novedosa visión de la historia a través de los testimonios de los ancianos combatientes sobrevivientes de los 200,000 soldados extendidos a los largo de África de Oeste durante la Gran Guerra. Documentos históricos, a menudo inéditos, como el embarque de las tropas en Dakar, la travesía hasta Francia y la vida en las trincheras.

Duración: 82 min.


6 de mayo

“Soleil o”. (Senegal, 1969). Dirección: Med Hondo.

Sinopsis: Un inmigrante africano que busca trabajo descubre las asperezas de la “Dulce Francia”, el racismo de sus colegas, el desinterés de los sindicatos y la indiferencia de los dignatarios africanos que viven en París. El documental es un grito de rebeldía contra todas las formas de opresión, la colonización y todas sus secuelas políticas, económicas y sociales.

Duración: 102 min.


11 de mayo

“Cuba, una odisea africana” (Cuba, une odyssée Africaine). (Argelia, 2006). Dirección: Jihan El Tahri.

Sinopsis: Durante la Guerra fría, cuatro adversarios con intereses opuestos se enfrentaron en el continente africano. Estados Unidos deseaba apropiarse de las riquezas naturales de África, los antiguos imperios sentían vacilar sus potencias coloniales y las jóvenes naciones defendían su recién adquirida independencia. Jóvenes revolucionarios como Patrice Lumumba, Amílcar Cabral o Agostinho Neto pidieron a los guerrilleros cubanos que les ayudaran en su lucha. Cuba tuvo un papel central en la nueva estrategia ofensiva de las naciones del Tercer Mundo contra el colonialismo. Desde Che Guevara en el Congo a Cuito Cuanavale en Angola.

Duración: 190 min.



Cineteca Nacional “Manuel Barbachano Ponce”

Teatro Armando Manzanero

20:00 horas

Entrada Libre

"Méridas encontradas"

Por Jorge Cortés Ancona

Poco a poco se van dando exploraciones relativas a la vida meridana que siguen nuevas técnicas y procedimientos más imaginativos. La captación, a través de medios artísticos distintos a los acostumbrados, acentúa el extrañamiento de las referencias, ya sea de los objetos encontrados o de los seres que pueblan las calles de Mérida. 

Fuera de la rutina de una galería donde se expone, sin criterios establecidos, lo más variopinto que se pueda uno imaginar, se presenta ahora una serie creativa titulada “Méridas encontradas”, de Eric Fajardo, consistente en un conjunto de ocho piezas que conforman su proyecto de titulación en la Licenciatura en Artes Visuales de la UADY. 

En esta exposición miramos personas, señales, letreros, juguetes, noticias e implementos de trabajo, a través de instalaciones, collages, intervenciones, arte-objeto y un video. A pesar de la diversidad de géneros existe una idea de conjunto, donde lo real y lo ilusorio confluyen en las representaciones, como ocurre en los dos óleos donde los personajes plasmados en dos dimensiones se hallan detrás de objetos tridimensionales como figuras colgantes de origami y una carretilla llena de huano seco. Ambos simbolizan el tiempo detenido y persistente, al encontrarse a izquierda y derecha de una instalación a base de huacales colgantes de la pared (¿recuerdo de una vieja polémica?) 

Mérida aparece en su conexión de imágenes pasadas y presentes, a manera de memoria vuelta concreción, como ocurre con “Tú los traes”, una instalación a base de viejos triciclos metálicos a los que se agregaron cabezas de caballos de plástico. El juego se presenta también de otra manera en los collages formados a base de reproducciones de las pequeñas placas con nombres e imágenes de las calles (placas que mucha gente supone provenientes de un pasado remoto, incluso colonial, pero que tienen menos de 30 años de haber sido colocadas). Estos collages, vistos a distancia, se asemejan a mapas urbanos.


Éric Fajardo.


Los estereotipos, igualmente, son motivo de la irrupción esclarecedora, como demuestra la intervención de Fajardo en una pintura costumbrista de LMiss, en la cual a una típica casita de paja le encajan como en un choque físico y cultural un Oxxo, un automóvil y otros elementos de la vida contemporánea. 

No se entiende Mérida sin las incitaciones al sexo mercantilizado. Por ello, en “Zona de tolerancia” vemos una pared formada a base de periódicos con fotos pretendidamente eróticas y notas chismográficas que buscan captar la atención a primera vista. El caos intemporal formado parece teñirse de antigüedad con las manchas de pintura que cruza el ensamblaje de planas. 

La exposición demuestra que el aglutinante centro histórico de Mérida admite tiempos entrecruzados. Aquello que se mueve como siempre lo ha venido haciendo desde años remotos y aquello que está fijo, al grado de la oxidación. Aquello que se encuentra, sabiendo que alguna vez fue útil pero que ahora tiene escasa aplicación. Todo ello a fin de externar la nostalgia a partir de los elementos materiales de un pasado reconstruido con procesos actuales. 

Sirve de epígrafe un texto de Carolina Luna, que se incluye en papel sobre la pared: “Punto de unión, el centro es testigo permanente de las épocas que se fecundan en un abrazo irrevocable y se alumbran en un tiempo híbrido de memoria y presente”. Cosa de los azares del centro meridano, la escritora se encontraba en el pasaje Picheta esperando la apertura de la exposición y se encontró con la feliz sorpresa de esa frase suya proveniente de un texto introductorio para un catálogo fotográfico, “Mérida entre dos épocas”, publicado en 1992. En la inauguración, efectuada el viernes 30 de marzo, estuvieron presentes los arquitectos Ginés Laucirica Guanche, director de la Facultad de Arquitectura de la UADY, y Ramón Rejón Calderón, coordinador de la Licenciatura en Artes Visuales de dicha Facultad, junto con el Lic. Fabián Jiménez Morales, representante del Instituto Municipal de la Juventud. La exposición estará abierta al público hasta el 18 de abril.

Por esto!, 5 de abril de 2012.

viernes, 6 de abril de 2012

Justo Sierra Méndez: Poesía y modernidad



Por Jorge Cortés Ancona

Uno de los forjadores del México Moderno fue, sin duda, Justo Sierra Méndez. Este 2012 se cumple el centenario de su fallecimiento y, para estimular a los débiles espíritus de nuestros desalentados parajes nacionales, es deber tenerlo presente siempre en su pensamiento, en su labor como funcionario público y en sus trascendentes tareas educativas y culturales.

Hernán Lara Zavala, en una entrevista en el programa televisivo “Habla Memoria”, se refirió a Justo Sierra Méndez como uno de nuestros “héroes blancos”, no por su aspecto racial, sino porque no se había manchado las manos con actos indebidos. Con ello, quería remarcar que el ilustre campechano había sido congruente en pensamiento y en sus acciones.




Quiero recordarlo como poeta, una de sus varias facetas, que al igual que su obra como cuentista, es poco atendida en estos tiempos. Sin duda, tiene mucho que ver un cambio de gustos de lectura, sin que ello signifique pobreza de valores literarios de su producción poética y narrativa.

En principio podemos considerarlo como autor de una poesía discursiva. Una poesía donde se manifiesta una condición cívica, expresada manera de discursos en verso. Temple didáctico, propenso a exaltar virtudes y de tono reflexivo en su compromiso con una nación en cambio. No obstante, no lo encasillamos sólo en esas categorías, ya que también encontramos vetas de materia lírica (“Funeral bucólico”, “Otoñal”, la mayoría de sus sonetos, etc., aparte de sus traducciones del franco-cubano Heredia).

Es un poeta que percibe el cambio que se está viviendo en el México estabilizado de los primeros años del Porfiriato. En un poema cuyo título es representativo de sus temas y circunstancias: “En la inauguración del tramo de ferrocarril de México a Tlalnepantla”, celebra la presencia de este decisivo avance tecnológico en México y deja en claro que ahora –desde esos años- estamos en manos de la velocidad: “Marchemos de prisa, marchemos, es la hora, / el mundo moderno tiene alas, marchad”.

Prisa y alas, que llevan al extremo la causa generadora del mundo. En “Otoñal” se interroga y se responde con plena convicción: “¿Qué más allá de la asombrosa malla / de tus formas encierra el pensamiento? / ¿Qué realidad eterna en ti se halla? / ¿Cuál es tu alfa y tu omega?: El movimiento”.

El poeta se plantea si la Naturaleza a nuestro alrededor es una ilusión, una creación de la mente humana: “¿Fuera del hombre existe el universo?”. Pero esa ilusión va de la mano con una conciencia estética, dentro de la idea armónica de las partes y el todo. No es extraño que en tantos poemas suyos aparezca la mención a los átomos: “Lo bello es Dios. Su omnipotencia habita / el corazón del átomo fosfórico / que constela la espuma de los mares / y la niebla de mundos infinita / que flota en los espacios estelares” (versos iniciales del poema “En la distribución de premios del Conservatorio de Música y Declamación”).

El movimiento, la ilusión, la estética de la vida, configuran al ser humano. Su visión del mundo moderno también deriva de la conciencia de los sistemas normativos y por ello “En la inauguración de los cursos orales del Colegio de Abogados”, afirma: “¿el Derecho? Es un nombre del pasado; esqueleto grandioso sepultado / en el polvo imperial de las colinas”.

Y si bien, en tiempos donde las ciencias han desvelado misterios ancestrales, sabe que somos pasajeros en el mundo: “Una faz de la vida de la tierra / es el hombre”, es claro que su pensamiento social, jurídico y literario está impregnado de los valores laicos que animan las transformaciones humanas. Ese mismo poema, escrito en 1875, ha de culminar lapidariamente: “No hay otra religión que la justicia, / ni hay otro rey que el hombre”.


Por esto!, lunes 2 de abril de 2012.

miércoles, 4 de abril de 2012

La magia de Frances Burnett



MARTES 
10 DE ABRIL





“El jardín secreto” (The Secret Garden, Reino Unido, 1993), de: Agnieszka Holland, con Kate Maberly, Heydon Prowse y Maggie Smith.


Frances Burnett fue una célebre autora inglesa que alcanzó la inmortalidad por sus historias infantiles llenas de ensueño, pero que a la vez tratan de temas muy profundos e importantes. 

El jardín secreto es quizá su obra más famosa, la historia de Mary, una huérfana que llega a vivir a la mansión de su amargado tío y su olvidado primo, a quienes rescatará de la soledad cuando descubra un jardín secreto…





Comentarios a cargo del Lic. Mario Helguera Bolio y Miguel Civeira.


Centro Cultural José Martí / Para toda la familia / 20:00 horas / Evento gratuito.







MARTES

24 DE ABRIL








Película: “La princesita” (Little Princess, Estados Unidos, 1995), de: Alfonso Cuarón, con: Liesel Matthews, Liam Cunningham y Eleonor Brom.


Otra de las obras maestras de Frances Burnett es llevada a la pantalla grande, en esta ocasión por el director mexicano Alfonso Cuarón.


Narra la historia de Sara, que crece en la India colonial entre historias fantásticas. Cuando su padre desaparece en la Primera Guerra Mundial y Sara pierde su fortuna, tendrá que soportar humillaciones en una escuela para señoritas. Su espíritu no se quiebra, pues Sara está dispuesta a demostrar que todas las niñas son princesitas.







Comentarios a cargo del Lic. Mario Helguera Bolio y Miguel Civeira.

Centro Cultural José Martí / Para toda la familia / 20:00 horas / Evento gratuito.

lunes, 2 de abril de 2012

Arte y cultura en la red

Bob Kessel

Página del artista plástico Bob Kessel.


Captain America


www.bobkessel.com/



Spanish arts


El web dedicado a las artes españolas. Biografías, textos, imágenes, todo sobre la historia del arte español.




Velázquez, Las Meninas, 1656-57, Óleo sobre lienzo, 3,18 x 2,76 m. 


http://www.spanisharts.com/e_index.html
Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León