viernes, 20 de abril de 2012

El urbanismo depredador


Por Jorge Cortés Ancona

Mérida se extiende cada vez más por la voraz especulación inmobiliaria que nos aqueja desde hace años, y las zonas suburbanas de tipo rural se ven invadidas por las construcciones y los nuevos habitantes. Tal invasión genera choques culturales y cambios ecológicos en esas zonas y los habitantes originales se ven forzados, poco a poco, a variar sus prácticas rutinarias, al grado de que éstas desaparezcan dolorosamente. 

Pienso en los caballos en las calles asfaltadas. Hay gente que veinte años atrás había adquirido terrenos lejos de la ciudad para poder montar a caballo sin causar problemas. Pudieron pasarse tal vez unos 18 años sin causar ni sufrir perjuicios, pero el voraz crecimiento de la mancha urbana les llegó en cosa de pocos años y las posibilidades de andar a caballo se convirtieron en un problema comunitario. 

Son situaciones que causan remordimientos de conciencia, porque uno obliga a que se limiten fuentes de trabajo y costumbres ancestrales. Pero si alguien está ante un guiso delicioso y el aroma se ve de pronto metamorfoseado en nauseabundos olores de excremento equino, es lógico que los enojos afloren. Problemas de vecinos, a los que tendrán que ceder los dueños de los caballos.





En la colonia Díaz Ordaz, donde pasé a vivir hace unos seis años, era idílico el paso de las chivas lecheras por las calles. Amanecer con patos reposando en el patio. Observar con alegría gallinas y pavos caminando tranquilamente por las banquetas de la avenida Correa Rachó. Mirar en las calles un desfile diario de perros, gatos, zarigüeyas e incluso alguna vez incluso una culebra (aunque quizá se trataba de una lombriz gigante que se escondió bajo tierra). Todo eso ha desaparecido casi por completo desde hace tres años y apenas quedan los tolokes, pero lejos de las condiciones de pequeños dinosaurios que antes tenían, pues los de ahora se ven delgados y de poca longitud. 

Todos esos vertebrados están perdiendo la batalla, pero la resistencia animal corre a cargo de los insectos, sobre todo las termitas. Su capacidad devoradora se sustrae a los plaguicidas para regresar, una y otra vez, a sus ataques contra el concreto y otros materiales. Invadimos su hábitat y ellas para sobrevivir destruyen el nuestro. 

Decimos adiós a los animales a manos de la construcción devoradora. Pero no existe ningún proyecto que se ocupe de los choques sociales y ecológicos que esta situación genera. Dos modos de vida entran en conflicto y triunfa el que proviene de una visión urbana. El diálogo tendría que prevalecer, sobre todo considerando lo justo y apropiado para cada una de las partes. Y habría que buscar alternativas a los daños económicos y psicológicos que se generan con los antiguos habitantes, sobre todo cuando el cuidado de los animales constituye la principal fuente de trabajo o una forma de terapia ocupacional. 

Correlativamente, están los que podrían ser cambios positivos. Cambios a los que se opone resistencia, a veces violenta, pero que requieren de soluciones adecuadas para todos: dejar de quemar la basura o de arrojarla en las calles y defecar al aire libre. Esas prácticas se cumplieron cotidianamente en tiempos y lugares donde había escasa densidad de población, pero ahora generan una enorme contaminación, aun en zonas distantes de donde se efectúan. 

Todo nuevo fraccionamiento o unidad habitacional debe incluir reuniones vecinales en las que se planteen las situaciones apropiadas para que la vida en dichos espacios transcurra de manera pacífica y en condiciones favorables de economía y salud pública para todos. Cuestión de antropología y relaciones públicas urbanas. Pero lo financiero y lo ingenieril se imponen a los factores humano y animal. 

Por esto!, 9 de abril de 2012

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León