viernes, 27 de abril de 2012

El libro y Yucatán

Por Jorge Cortés Ancona 

Sólo en algunos lugares de Mérida vemos los libros cerca de la calle. No ocurre como en otras ciudades donde las bibliotecas son como plazas públicas y las librerías proliferan tanto como las tiendas de ropa y de zapatos. El libro es todavía un raro objeto y lo seguirá siendo aun en su transformación electrónica. Pero nuestros escritores han hablado de los libros y de la gente de libros. Estampas y versos donde se respiran buenos deseos y ambientes plácidos. Dulce ingenuidad en los botaderos humanos y de cosas, donde transcurre buena parte de nuestras vidas.




Si seguimos el camino de lo que para otros tiempos se consideraba como lo educativamente correcto, tenemos un diálogo de dos seres, uno animado y el otro no: “El Libro y el Sabio”, la primera de las “fábulas dramatizables” de “El romancero del niño”, de Marcial Cervera Buenfil. A la ostentación genealógica del Sabio, que habla de sus viejas glorias como caballero armado y guerrero patriota, aunque lamente hoy estar solo y viejo, le contesta su interlocutor: “Soy el Libro. / Era mi padre un tudesco / que se llamó Gutenberg, / y mi madre, caballero, / fue la Civilización…”. A lo cual el Sabio anota: “¡Es un linaje plebeyo!”. 

En ese diálogo que no creo que ni los niños de esa época (1921) ni mucho menos los de ésta aceptarían como dirigido a ellos, el Libro exhorta con didáctica solemnidad “No penséis en el pasado, / dejad el orgullo necio / y ayudadme en mi tarea / transformando el metal vuestro / en picos, palas, arados, / máquinas, y en instrumentos, / que las ciencias y las artes / vayan doquier difundiendo”. Rutilantes tiempos en que se soñaba con forjar voluntades de trabajo a través de la educación escolar y los libros. Tiempos de Alvarado, Vasconcelos y Carrillo Puerto. 

Pero el trabajo termina siendo el mismo de Sísifo, llevando los libros hacia arriba y rodando con ellos hacia abajo, una y otra vez. Exóticos Sísifos de su propia tierra, nuestros escritores cargan libros por las calles meridanas, yendo y viniendo con ellos, en una marcha que nadie entiende. Y los libros pesan, tal vez porque son potencia física que vivifica. 

Dígalo Santiago Burgos Brito hablando del poeta Ricardo Mimenza Castillo, quien “con su bastón al brazo y los bolsillos repletos de libros, es el símbolo viviente de la fuerza incontrastable de la cultura y del talento, aprisionados en una frágil envoltura material”. Aunque luego tengamos que traer a la mente la imagen del poeta, ya anciano y lejos del terruño, malvendiendo esos libros —según contará Carlos Moreno Medina en una crónica periodística— en las librerías de viejo de la ciudad de México, a veces gastando más en el taxi que en lo obtenido por la penosa venta.

Hay, sin embargo, otras opciones. Podemos jugar y trastocar los libros como dice Burgos Brito del músico Emilio Puerto Molina que “lee a Kempis en inglés y a Shakespeare en latín”. Es posible emplearlos para otros usos más prácticos, como ocurre con Ernesto Alberto Tenorio, que en la primera estrofa de “Vida” puede decir: “Sentado sobre un diccionario / -no me sirven para otra cosa- / miro pasar mi estrafalario / vivir de hombre y de mariposa”. 

Este 23 de abril, glorioso Día de San Jorge y Día Mundial del Libro y los Derechos de Autor, deseamos larga, feliz y estrafalaria vida a los libros y a la gente de libros en este árido libro abierto llamado Yucatán.

Por esto!, 23 de abril de 2012.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León