viernes, 27 de enero de 2012

Posole y pozole

Por Jorge Cortés Ancona


Una propuesta para evitar confusiones en materia gastronómica es la de diferenciar la tradicional bebida de maíz, muy usual en el Sureste mexicano, del guiso caldoso que se come en ciertas regiones de México. Es decir, diferenciar el posole del pozole.




Esta bebida se dice k’eyem en maya y algunas veces es traducida como posol o pozol, con la consiguiente queja de los yucatecos maya-hablantes porque dicha palabra no es usual en el habla común de nuestra tierra. En cambio, es el vocablo usual en Tabasco, donde se consume de varias maneras, entre ellas en versión dulce o agria, o bien, en combinación con el cacao, para dar en todos los casos una bebida energética, fácil de encontrar a lo largo de las tierras tabasqueñas.

Es curioso, pero en Yucatán a la bebida le agregamos una e al final de la palabra (la figura de dicción es una paragoge), para dar posole, a la manera en que en Tabasco al simpático reptil llamado tolok ellos le llaman toloque.

Siempre es importante considerar que ya no vivimos en el aislamiento de antaño, que daba pie a que nuestros autores escribieran pensando en un público lector yucateco. Por el contrario, los escritos actuales atraviesan fronteras, ya sea por medios impresos y más aun digitales. Por ello, es importante para desambiguar y evitar las comprensibles sandeces de muchos turistas sino también las incomprensibles de yucatecos jóvenes y no tan jóvenes que andan preguntando en los comederos típicos por la variedad regional de pozole caldoso, suponiendo que hay una a la manera de los de Jalisco, Guerrero y Sinaloa, cuando en realidad se trata de otro tipo de alimento, prácticamente imposible encontrar en restaurantes, bares y loncherías meridanas.

(Nota de paso, en Mérida llegó a haber un pequeño restaurante de comida sinaloense, donde pude probar el pozole de esa entidad del Noroeste mexicano. Estaba sobre la 62 y su existencia fue efímera, quizá de un par de meses cuando mucho).




En fin, no hay que poner el grito en el cielo y suponer que existe un error ortográfico al escribir nuestra bebida yucateca como posole. Estas conversiones de uno a otro idioma son normales, pensando en casos como el del popular ceviche, que en otros lugares de México y otros países (Perú, Panamá) se escribe de diversas maneras: ceviche, cebiche y sebiche. Se pueden aceptar las tres, según la región, aunque para el caso de nuestra península yucateca la más usual es la primera: ceviche.

Volviendo a nuestro posole, qué triste es que esta energética, nutritiva y quita-sed bebida haya sido sustituida en gran parte del Estado por la nefasta coca-cola, cuya difusión en Yucatán no termino de entender, sobre todo por el sabor a óxido y a sarro que tiene tal gaseosa. Sólo la justifico en su combinación con ron, tequila y brandy, y eso en reducida cantidad y, en los dos primeros casos, matizada con limón.

Para concluir, recomiendo que para ser más redundante en la voluntad de desambiguación, la palabra posole se escriba con cursivas. A veces, una nota a pie de página no caería mal para terminar de aclarar a qué alimento se está haciendo referencia.

Por esto! 12 de enero de 2012

2 comentarios:

Ava María dijo...

Muy interesante tus escritos,"todos" , mi ignorancia acerca de Yucatán, va desapareciendo poco a poco en la medida que avanzo leyendo las maravillosas publicaciones de este blog y sus enlaces,una región tan parecida en costumbres , clima, y otros a las de nuestra isla.Relspecto a la coca cola muy de acuerdo contigo,
aqui en Cuba hay otras bebidas gaseosas iguales o peores tucola ,tropicola les llaman, azucaradas. a morir imaginas el funesto sabor del hierro con mucha azúcar?...uff, saludos y gracias

Martín Sobrino dijo...

Gracias por este escrito, es bueno que alguien como Jorge Cortés proponga esta forma ortográfica para escribir el nombre de esa bebida. Yo la utilicé así, posole, (como corrector) en la Colección Mi escuela en el Centenario, sin importar que no gustó mucho en diseño...

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León