domingo, 20 de marzo de 2011

Sotuta y sus Ilustres Maestros

Cristóbal León Campos

La incansable labor educativa que en tan alto lugar ubica a Yucatán, se ha desarrollado, gracias al esfuerzo abnegado de maestros, hombres y mujeres, que con su labor educativa, han contribuido a construir generaciones de ciudadanos comprometidos con la cultura e historia de nuestra entidad.

El pueblo de Sotuta, con su tradición educativa, ha contado desde el principio con destacados profesores que han entregado su vida a la formación de nuestra patria. Entre ellos podemos destacar a los profesores Pedro Pablo Echeverría Ruz y Pedro Pablo Gómez Castillo, quienes contribuyeron a erigir las bases de la enseñanza en su localidad.

Pedro Pablo Echeverría Ruz, nacido el 30 de junio de 1865 en el pueblo de Hocabá, entonces perteneciente al partido político de Sotuta, es uno de los ejemplos más claros de la dedicación magisterial en dicha población.

Desde niño se distinguió por su inclinación al estudio, lo que motivo que en 1882 fuera seleccionado por la Jefatura Política del partido para participar como alumno pensionado en la recién creada Escuela de Profesores del Estado, de cuya primera generación egresó en 1885.

El profesor Pedro Pablo Echeverría Ruz comenzó a demostrar sus capacidades en el sector de educación pública en el mes de septiembre de 1885, cuando se desempeñaba como director de la Primera Escuela de Varones; y después como Director de las cuatro escuelas transformadas con el nombre de Escuela Civil de Niños. En 1914 dejó de figurar como Director de dicha institución educativa, por cambiar su domicilio a la ciudad de Mérida.

El profesor Echeverría Ruz contrajo matrimonio con la señorita Fernanda Rodríguez Castillo y desempeñó cargos de relevancia en la comunidad de como Juez del Registro Civil, Juez de Paz y Secretario del Ayuntamiento de Sotuta.

Su fervor a la patria y su vinculación con los desposeídos, le generó grandes simpatías con la causa revolucionaria, por lo que fue temporalmente preso en la penitenciaria del Estado. Al recuperar su libertad, dirigió diversas escuelas hasta jubilarse en el año de 1938. Falleció en la ciudad de Mérida el 27 de diciembre de 1942. Se distinguió por su entrega, compromiso y servicio a favor de la educación de la niñez.

Otro ejemplar maestro, nacido en Sotuta el 28 de junio de 1876, es Pedro Pablo Gómez Castillo, hijo de los señores José Dolores Gómez Castillo y María Inés Castillo Canto. Cursó los cuatro años de primaria inferior en la Escuela de Varones, dirigida en ese entonces por el ilustre profesor Pedro Pablo Echeverría Ruz. En septiembre de 1889 ingresó a la Escuela Normal de Profesores como representante del partido de Sotuta.

Se destacó como estudiante por su interés en la historia. El profesor Joaquín Barrera Vilar escribió sobre su condiscípulo en 1965 que: “Nuestro Director y profesor, amante de Clío, licenciado Serapio Baqueiro Preve contemplaba con júbilo y orgullo de educador, cómo nuestro compañero se deslizaba ágilmente por los vericuetos del pasado, con el privilegio de una memoria para retener fechas, sucesos y acontecimientos de notoria importancia que fueron colmando su erudición en la especialidad”.

Se destaco además, por el cariño que le profesaba a su tierra, pues recorrió casi todos los centros escolares de su pueblo natal. Inició su labor de enseñanza en 1894 como director de la Escuela de Varones de Yaxcabá, y después de las diversas escuelas sotuteñas. Llegó a ocupar la inspección escolar de la villa por un corto tiempo.

Su larga carrera magisterial, le permitió vivir cada uno de los cambios en las políticas educativas que se implementaban en el Estado. Así, en 1907 enseñó bajo el modelo escolar de la reforma rebsamiana. Posteriormente, para la tercera década del siglo XX, apoyó la implementación de la Escuela Racionalista que difundía José de la Luz Mena, y que apoyaba el Gobernador Felipe Carrillo Puerto. Finalmente bajo el gobierno de Lázaro Cárdenas enseñó con el modelo de Escuela Socialista. Se jubiló en 1936 y falleció en 1963.

La Ilustre Maestra Raquel Dzib Cicero

Cristóbal León Campos


Hija de don justo Pastor Dzib y doña Francisca Cicero, nació en la ciudad de Mérida en el año de 1882, la ameritada profesora Raquel Dzib Cicero. Desde su infancia conoció los males sociales, pues su familia era de clase baja, por lo que vivía con muchas penurias, situación familiar que la marco para toda su vida, la cual dedico a mejorar la calidad cultural, social y económica de la población yucateca.

Sus estudios iniciales los realizó con sacrificios, pero su deseo de mejorar y su pasión por la educación, la llevó a estudiar en su hogar, en casas amigas, o en pequeñas escuelas particulares u oficiales. Posteriormente se inscribió en el Instituto Literario de Niñas del Estado que dirigía la Ilustre Maestra Rita Cetina Gutiérrez, sobresaliendo por su dedicación e inteligencia. En 1898 obtuvo el título de Profesora Normalista cuando apenas contaba con dieciséis años de edad.

Se dedicó a impartir clases en diversas escuelas del estado, así como en el Instituto Literario de Niñas en el que impartió las cátedras de Aritmética Razonada, Lengua Nacional y Dibujo Lineal; y en la escuela secundaria Adolfo Cisneros Cámara impartió la cátedra de Gramática Castellana. Además dirigió varios cursos y planteles educativos entre los que se encuentran: los Cursos Libres de Comercio y la escuela Josefa Ortiz de Domínguez.

Su compromiso social la llevó a colaborar con el gobierno de Salvador Alvarado, distinguiéndose por su activa participación en la renovación ideológica y educativa de este período, en los Congresos Pedagógicos como en el Feminista en los que se manifestó siempre en favor de la reforma educativa, en defensa de los derechos de los maestros, y particularmente de los de la mujer.

En el gobierno de Felipe Carrillo Puerto se destacó en las luchas políticas por sus ideas progresistas y convicciones revolucionarias. Perteneció al Partido Socialista del Sureste. En noviembre de 1923 fue electa diputada local para cubrir los años de 1924 a 1925. Fue una de las primeras mujeres en ocupar dicho cargo en el estado, junto con Elvia Carrillo Puerto y Beatriz Peniche de Ponce. En su labor legislativa destacan sus iniciativas de mejoramiento social de la mujer explotada, de las campesinas y de las que tienen que luchar con su trabajo por el sustento diario. Siempre enarbolo las banderas de justicia y equidad para la mujer yucateca.

Al ser asesinado el “Mártir del Proletariado”, fue hostigada por mantener sus radicales posturas y sus ideales a favor del socialismo y del progreso social. El avance del conservadurismo la obligó a retirarse de la política pública y a dedicarse a sus labores educativas, en las cuales, se destacó por su entrega, tenacidad y empeño por el mejoramiento de Yucatán. El 14 de marzo de 1949, aún en servicio, falleció la Ilustre Maestra Raquel Dzib Cicero.

En reconocimiento de su ejemplar servicio educativo y social, el gobierno del Estado instituyó por decreto la medalla “Raquel Dzib Cicero” para premiar a los maestros estatales que cumplen treinta años de servicio activo. Además, varias escuelas primarias y secundarias del estado llevan su nombre.

Al cumplirse sesenta y dos años de su fallecimiento, es necesario que se difunda su obra entre las nuevas generaciones del magisterio yucateco, para que su ejemplo pueda ser valorado y aprovechado para las necesarias reformas educativas y sociales que nuestro estado tanto reclama.

lunes, 14 de marzo de 2011

El trece de marzo no se olvida

Cristóbal León Campos

Se han cumplido cuatro años de la violenta represión ejercida por el gobierno panista encabezado por Patricio Patrón Laviada sobre los jóvenes, trabajadores y campesinos, hombres y mujeres, que se manifestaron contra la llegada del genocida George Bush a Yucatán en marzo de 2007. La acumulación de injusticias realizadas por los gobiernos del PAN (en todos los niveles) a lo largo del 2006, generó una continúa expresión de reclamos sociales por parte de importantes sectores de la población yucateca.

A nivel federal el megafraude en las elecciones del 2 de julio que impuso a Felipe Calderón en la presidencia de la República, junto a las sangrientas acciones de gobierno en Atenco y Oaxaca marcaron la línea de desprecio a las necesidades y decisiones populares, característica de los gobernantes panistas. En Yucatán, el nefasto manejo de la economía con las políticas neoliberales que sólo generaron más pobreza, y la sistemática violación de los más elementales derechos humanos fueron el pan de cada día.

Los campesinos sufrieron el despojo de sus tierras mediante engaños y violencia, tal como aconteció en Caucel, Hunucma y Oxcum, llegando al extremo el gobernador Patricio Patrón de utilizar a la policía estatal para golpear mujeres, niños y ancianos que defendían su derecho a poseer la tierra que trabajan. Tres de los campesinos de Oxcum permanecieron presos por dos meses.

Los estudiantes cansados de padecer el mal servicio del transporte público (en manos en ese tiempo de la administración panista) y las continuas alzas en el precio del pasaje, realizaron varias manifestaciones y acompañaron desde el principio la lucha de los campesinos despojados. Los yucatecos simpatizantes del proyecto de Andrés Manuel López Obrador desarrollaron una diversidad de actividades para denunciar el fraude en las elecciones federales y manifestar su repudio a los gobiernos panistas. El comienzo de la Otra Campaña en enero de ese año (2006) y la llegada del subcomandante Marcos a Yucatán, permitió la organización y la unión de diversos sectores del Yucatán de abajo, quienes organizaron de igual forma actividades político-culturales para difundir la necesidad de construir un proyecto anticapitalista, que sea la guía para dar paso a otro México, uno justo e igualitario.

Todos estos sectores de la sociedad yucateca que manifestaron su rechazo a los gobiernos panistas convergieron junto a colectivos independientes para la realización de innumerables actos por la liberación de los presos políticos de Atenco y en apoyo a la lucha del pueblo oaxaqueño aglutinado en la APPO, se estableció así, un tipo de unión. Esta unidad coyuntural establecida ante tantas injusticias tuvo su desembocadura en marzo del 2007.

Desde el anuncio de la visita de George Bush a Yucatán se fueron escuchando voces que la rechazaban, al tiempo en que se programaban todo tipo de protesta. Fue una larga jornada antiimperialista de dos semanas en las cuales los yucatecos (principalmente los jóvenes) repudiaron la llegada del genocida, la política imperialista de su país, las invasiones a Irak y Afganistán, la intromisión en la vida de todo el orbe, y su desprecio a otras formas de sociedad como la cubana. Además, la inconformidad incluía las muestras de entrega y sumisión ante el Imperio del gobierno panista tanto federal como estatal.

Las expresiones culturales como los murales, el grafiti, la música alternativa y de protesta, además del teatro independiente, fueron los principales medios de concientización que los manifestantes emplearon para convocar a la sociedad a sumarse a las acciones programadas. La protesta como expresión poética de la inconformidad y los diversos mítines acompañaron al arte.

La sumisión del gobierno panista fue tan grande que incluso concedió a los órganos de inteligencia estadounidenses y a sus marinos el control de la vigilancia en Mérida y en diversas poblaciones del estado. No le importó a Patricio Patrón la violación de la soberanía nacional ni la violación de las garantías individuales de los pobladores yucatecos, al cancelar su libre tránsito, e inclusive en Temozón establecer un estado de sitio, en el cual hasta los perros fueron sacrificados.

En su paso previo a Yucatán, George Bush dio muestra de su verdadera cara, en todos los países latinoamericanos que visitó sólo dejo represión, y sumisión de la mayoría de los gobiernos que lo recibieron. Yucatán no sería la excepción.

El martes 13 de marzo de 2007 se realizó la más grande manifestación de toda la jornada antiimperialista, partiendo del parque de Santa Ana y dirigiéndose hacia el Hotel Fiesta Americana (donde se hospedó Bush), los manifestantes gritaban entre otras consignas ¡Gobierno panista cachorro imperialista!, para denunciar el sometimiento al Imperio del espurio de Calderón. Además de gritar ¡Bush asesino! refiriéndose a los crímenes de lesa humanidad cometidos en el mundo por el gobernante yanqui. La manifestación fue larga y combativa, se prolongó durante varias horas, para finalizar en la Plaza Grande de la capital yucateca.

El gobierno panista de Patrón Laviada en coordinación con las fuerzas de inteligencia estadounidenses lanzó una feroz represión contra los manifestantes en la que participaron más de 500 agentes de la policía municipal y estatal. Grandes violaciones a los derechos humanos se cometieron. Fueron detenidos decenas de ciudadanos en su mayoría jóvenes. Golpeados y vejados, los criminalizaron por ejercer su derecho a protestar.

Al otro día, el grito por la libertad de los presos políticos se comenzó a escuchar en las calles, mientras en los periódicos los jóvenes eran criminalizados y expuestos, únicamente el Por Esto! apoyó la verdad de la represión y la difundió, los otros medios evidenciaron su sometimiento a los intereses del gobierno panista, sobre todo el Diario de Yucatán. Durante las reuniones sostenidas por los gobernantes panistas y el genocida Bush, no se llevó a efecto ningún tipo de acuerdo productivo para la sociedad, solamente se reafirmó la entrega incondicional del espurio al Imperio con la firma de la Iniciativa Mérida, y se demostró una vez más, la ineptitud del entonces gobernador del estado Patricio Patrón Laviada.

Pocos días después de la represión se creó el Comité 13 de Marzo para exigir la liberación de los presos, los familiares de los jóvenes fueron los integrantes fundamentales. Durante más de dos meses 23 jóvenes permanecieron en los separos de la cárcel yucateca. Tres de ellos continuaron con proceso jurídico por más de un año. El desprecio panista fue claro, nada que vaya contra sus intereses burgueses podía ser tolerado.

A cuatro años de esos violentos hechos es necesario difundir lo acontecido y clamar justicia, pues aún hoy no han sido castigados los actores materiales e intelectuales de esa represión. Luchar por la construcción de otro país no es un delito sino una necesidad de toda la población, mantener en nuestra memoria las injusticias es necesario mientras establecemos la justicia; por lo tanto; ¡el 13 de marzo no se olvida!

La revolución educativa de Felipe Carrillo Puerto

Por Cristóbal León Campos

La obra educativa de la Revolución Mexicana en el Estado es profunda, ya que abarcó cada uno de los niveles educativos y sectores de la sociedad. Al ocupar el socialista Felipe Carrillo Puerto el cargo de gobernador ―1922-1924―, la educación primaria se benefició con nuevos bríos. Se promulgó la Ley de Enseñanza Racionalista el 6 de febrero de 1922, medida que estableció la Escuela Racionalista en todo el estado. Este tipo de educación se basaba en la razón, permitiendo al niño ser el agente de su propio aprendizaje. Los educandos adquirían conocimientos de la vida misma. Se dotó a las escuelas de los medios necesarios para este tipo de enseñanza; las granjas, el huerto y el taller se convirtieron en partes comunes de los centros de enseñanza.

La Escuela Racionalista, implementada en Yucatán por José de la Luz Mena, es la precursora de la Escuela Socialista que años más tarde se implementaría en todo el país durante el gobierno del presidente Lázaro Cárdenas (1934-1940) en México. El gobernador, al promulgar la Ley de Enseñanza Racionalista, convirtió en mixtas y coeducativas las escuelas primarias elementales y superiores, y se suprimieron en ellas las direcciones para remplazarse por Consejos de Maestros.

La labor en este campo de Felipe Carrillo Puerto no se inició de hecho al ocupar el cargo de gobernador, pues desde años atrás, durante su militancia en el Partido Socialista Obrero fundado en junio de 1916, había realizado actividades de propaganda y concientización que incluían medidas para elevar el nivel cultural de los militantes y de la población. Al ocupar en mayo de 1917 la presidencia del Partido Socialista de Yucatán (en marzo se había realizado el cambio de nombre), impulsó una serie de medidas que lograron convertirlo en una de las organizaciones políticas más grandes del país y más radicales de América Latina. Para 1920, cuando adoptó el nombre de Partido Socialista del Sureste, se había convertido en la principal fuerza política del Estado, integrado fundamentalmente por trabajadores agrícolas y campesinos en las zonas rurales, y por artesanos y obreros de la ciudad. Al rendir protesta Carrillo Puerto como gobernador el 1 de febrero de 1922, pronuncia un discurso en lengua maya desde el Palacio de Gobierno, en el que plasma sus proyectos para el desarrollo de las clases desposeídas. Su preocupación principal es la educación popular, sobre la cual dice: “Hay que fundar muchas escuelas, cuantas escuelas sean necesarias para que los niños y ustedes aprendan a leer, sobre todo, para que aprendan el castellano y puedan hacer valer todos sus derechos”.

Carrillo Puerto llevó a efecto los acuerdos de los Congresos Obreros Socialistas, los cuales planteaban las bases para la política de desarrollo de las clases trabajadoras. Durante su gobierno se crearon bibliotecas, se editaron obras de escritores yucatecos, se establecieron escuelas nocturnas para adultos, y se instituyeron el Museo Arqueológico e Histórico de Yucatán y la Academia de la Lengua Maya. Además, en 1922 fundó la Universidad Nacional del Sureste.

Otros aspectos importantes de su obra revolucionaria en la educación, como presidente de la Liga Central de Resistencia del Partido Socialista del Sureste y como gobernador del estado de Yucatán, fueron los siguientes: I. Las campañas alfabetizantes; II. La traducción al maya de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; III. El establecimiento de los lunes culturales; IV. La incorporación de la mujer a la vida activa social y política del estado; y V. La planificación familiar y la transformación radical de las finalidades de la escuela rural en el estado.

La apertura educativa que significó la Revolución se revela en los libros de inscripción de los diferentes grados escolares en cada una de las escuelas primarias de Yucatán. Los registros muestran cómo los sectores sociales, que durante el Porfiriato no accedían a la educación, encontraron lugar en las nuevas escuelas. El origen popular de los padres se infiere del oficio registrado en las actas, donde es posible encontrar jornaleros, campesinos, obreros, agricultores, albañiles y costureras, entre otros oficios. La política educativa revolucionaria no sólo ofreció a los padres la oportunidad de inscribir a sus hijos a la escuela, sino además les proporcionaba, a ellos mismos, la educación que tanto se les había negado, como lo ejemplifica la apertura de clases nocturnas para los trabajadores.

La Revolución Social Mexicana significó un gran cambio en todos los aspectos de la vida. Dio lugar a que los sectores de la población olvidados durante el Porfiriato pudieran obtener derechos humanos elementales como lo es la educación. Toda esta labor de años y de incansable esfuerzo no hubiera podido desarrollarse sin el sacrificio de aquellos que lucharon para conformar un mejor México, como es el caso de Felipe Carrillo Puerto. Esfuerzo que se debe valorar por todo lo que permitió hacer en el campo educativo de Yucatán.

Sobre los orígenes de la educación preescolar en Yucatán

Por Cristóbal León Campos

En el marco de las actividades académico-culturales que la Casa de la Historia de la Educación de Yucatán realizó en el mes de febrero, tuvo lugar la conferencia intitulada “El origen de la educación preescolar en Yucatán” impartida por el doctor Carlos Alberto Pérez y Pérez, quien se ha destacado por sus investigaciones históricas sobre la Escuela Rural en el periodo de Salvador Alvarado, y por sus periodos como director de las escuelas secundarias “República de México” y “Agustín Vadillo Cicero”, a las cuales les ha inyectado nueva vida.

El historiador inicio su conferencia relatando el origen del trabajo presentado, pues en un principio lo elaboró en el año de 2001 para participar en un concurso de ensayos, pero conforme avanzó en la investigación noto la importancia del tema referido y decidió ahondar más en el.

Una mirada profunda a los orígenes de las escuelas de párvulos en la ciudad de México, le sirvió de contexto, para detallar las gestiones y las problemáticas que enfrentaron los primeros profesores en Yucatán, que buscaron establecer dicho nivel de enseñanza. “En cuanto a Yucatán, el origen de los llamados jardines de niños podemos ubicarlo en 1886, cuando en la ciudad de Mérida, el profesor Juan López Peniche se hace cargo de un grupo compuesto por 13 niños”, mencionó Pérez y Pérez. “Años más tarde, en 1906, la profesora Consuelo Zavala Castillo, crea el primer Jardín de Niños, que labora de modo efectivo, cuando en el seno de la Escuela Elemental y Profesional (particular) fundada y dirigida por ella misma, logra reunir a un grupo de párvulos. En la instrucción la escuela de Consuelo Zavala empleó el método de Fröebel, con todos los dones y ocupaciones propios de éste; cultura física y estética, canto, baile, juegos, recitaciones y todo lo que permitiera formar el espíritu de los niños de corta edad”, aseveró el historiador.

Al ocupar el gobierno Salvador Alvarado en 1915, se oficializa la educación preescolar, tal como ahora la concebimos: pública, mixta, laica y gratuita. “En junio de ése mismo año, Alvarado invitó a varias maestras de la ciudad de México para que colaborasen en la reestructuración del sistema educativo en el estado de Yucatán, viniendo con ellas la profesora Antonia Soler, quien fundó el Jardín de Niños “Federico Fröebel”, anexo a la Escuela Normal de Profesores”.

Con un agudo análisis de la documentación histórica existente, Carlos Pérez aseguró que; “La atención a la educación preescolar ocupó uno de los rubros más importantes en las tareas del aquel gobierno –el de Salvador Alvarado-, lo cual es evidente pues puede atribuírsele la creación y oficialización de los Jardines de Niños como públicos, gratuitos, laicos y mixtos tal como lo podemos comprobar en un decreto sobre Educación Pública dado a conocer en el Diario Oficial el 17 de noviembre de 1915 en el que se establece: La educación denominada párvulos tiene por objeto “desarrollar las cualidades de los niños de cinco a siete años de edad; corregir los defectos ya sean de crecimiento, de desarrollo corporal o de carácter psíquico y social; guiar las actividades propias y espontáneas del niño para hacer que nazcan y se desarrollen las energías apropiadas que han de desenvolverse en los años posteriores y procurar que cada educando llegue a ser libre y vigoroso factor benéfico a la Patria y a la sociedad”.

Deseoso el gobierno de mejorar la Educación popular en todos sus grados, y modalidades como sería la educación rural, resolvió implantar una Escuela de Párvulos, según el Método de la educadora Montessori, y al efecto, contrató en la Capital de la República, a la profesora Elena Torres para que estableciera la llamada “Casa del Bambini”, la cual, anexa a la “Ciudad Escolar de los Mayas”, comenzó a funcionar el 10 de septiembre de 1917, y que para el año siguiente ya contaba con 30 alumnos de 3 a 6 años los cuales permanecían en la Escuela todo el día, bajo la dirección de la referida maestra y una auxiliar, funcionando para ello, en una casa quinta expropiada a favor de la “Ciudad Escolar de los Mayas”, siendo ésta la primera escuela preescolar experimental para niños campesinos de que se tiene conocimiento.

En su ameno recorrido histórico, Pérez y Pérez fue detallando la fundación de los principales Jardines de Niños, que hoy honran a los precursores de este nivel educativo por su destacada labor, entre ellos mencionó que “en 1935 se funda un Jardín de Niños del Sistema Federal, anexo a la escuela primaria “Zaragoza”. Entre 1938 y 1942 el gobernador Humberto Canto Echeverría fundó jardines anexos a las escuelas primarias. Destacan entre ellos el “Carlos Castro Morales” (1940); “Manuel Sarrado” (1941); “Felipe Carrillo Puerto” (1942) anexo a la “Casa del Pueblo”. Durante el gobierno de Ernesto Novelo Torres, fueron fundados jardines de niños anexos a las escuelas primarias “Nicolás Bravo”; “María Antonia Ancona” y “Distrito Federal”. Así mismo se funda el Jardín de Niños “Hidalgo” en la escuela del mismo, aun que dicho jardín cambio su nombre por el de “Florinda Batista Espínola”. Continúo comentando Pérez y Pérez que “en 1943 con motivo de celebrarse el cuarto centenario de la fundación de la ciudad de Valladolid, fue fundado el jardín de niños “José María Iturralde Traconis”. Aquel mismo año comienza a funcionar en Tizimín el jardín de niños anexo a la escuela primaria “Otilia López Zapata de Osorio”. En 1945, se crea el jardín de niños “Dominga Canto Pastrana” de la ciudad de Progreso”.

Las aportaciones presentadas por el doctor Carlos Pérez y Pérez, permitieron a los asistentes, crear conciencia de la importancia de este nivel educativo y de la vasta historia de la educación de nuestro estado, por lo que además, en ameno dialogo, se reconoció la necesitad de la participación del magisterio en las labores de rescate y difusión del patrimonio educativo de Yucatán.

Por Esto! 28 de febrero de 2011
Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León