martes, 30 de noviembre de 2010

Mi escuela en el Centenario



Por la Revolución mexicana

Por Carlos E. Bojórquez Urzaiz

Cinco folletos publicados con sencillez y elegancia, encabezan la colección, Mi escuela en el Centenario, serie auspiciada por la Secretaria de Educación Estatal, que puso en circulación este mes de noviembre, para enaltecer el itinerario de veinte colegios públicos en los festejos de la Revolución. Estas ediciones, sin duda serán un medio efectivo para activar la identidad de las comunidades escolares, y al mismo tiempo ayudarán a mantener vivo el ideario que dio origen a las escuelas relacionadas con los fines emancipadores asignados a la enseñanza yucateca, después del Congreso Pedagógico de 1915.

El aplauso que merecen los fascículos referidos, resulta de diversos aspectos importantes que rodean su contenido, uno de los cuales tiene que ver con la temática que se ocupa de las historias específicas de cada escuela, contadas por sus profesores y estudiantes, pero constatadas a través del estudio minucioso de los archivos escolares. Vale la pena insistir en la armonía conservada cuando fueron escritas estas historias, porque partiendo de lo que contaron los protagonistas, cotejado más tarde con evidencias documentales, se imprimió un elemento humano adicional que define los alcances que tendrán las historias de las escuelas Nicolás Bravo, Ignacio Allende, Hidalgo, Manuel Alcalá y 20 de noviembre. Quizás por esta razón, y por la sencillez de su lenguaje, cuando los folletos sean leídos en las escuelas señaladas, por profesores, estudiantes, ex alumnos y padres de familia, no sólo descubrirán los orígenes de sus casas de estudio, sino además encontrarán el eco de sus voces narrando lo que ocurrió en las aulas, lo que imaginaron que sucedió y hasta las personalidades que asistieron antes que ellos a educar o ser educados. En la escuela Nicolás Bravo, por ejemplo, quienes enseñan en ella recuerdan a las figuras públicas que pasaron por sus aulas, mientras los niños que allá se educan, refieren que en la escuela suelen aparecerse algunos aluxes ansiosos que cambian de lugar las cosas. Los archivos de este antiquísimo plantel santiaguero, desde luego no consignan nada referente a fantasmas o aparecidos, pero en cambio sus antiguos registros de inscripción apuntan sucesos como el paso por sus aulas de Héctor Herrera, Cholo, y Víctor Cervera Pacheco. Asimismo describen los detalles de la visita del Inspector de Higiene Escolar en 1931, doctor Conrado Menéndez Mena, quien informó a Eduardo Urzaiz Rodríguez del mal estado de las instalaciones de esta escuela fundada en 1905, y de la urgente intervención que se requería para devolverle su original belleza al inmueble.

Estos pequeños libros conmemorativos del Centenario de la Revolución, editados pulcramente por la SEGEY, se deben al talento de los jóvenes historiadores Cristóbal León Campos y Lilián Paz Ávila, entre otros, que fueron coordinados por Roberto Bustillos y Lourdes Loyo, hasta entregar sus manuscritos corregidos para hacer lucir la belleza de los diseños editoriales de Mina Bárcena Jiménez. Enhorabuena por este proyecto, realza la educación pública en Yucatán y proporciona elementos para cohesionar a las comunidades escolares.

Por esto!, 19 de noviembre de 2010.

lunes, 29 de noviembre de 2010

Un escultor italiano en Yucatán

Por Jorge Cortés Ancona


En la época porfiriana trabajaron varios escultores, arquitectos y pintores italianos en Yucatán. La lista incluye, entre otros, a Alfonso Cardone, Enrico Deserti, Nicolás Allegretti, Leopoldo Tomassi padre y Michele Giacomino.




Quiero referirme concretamente al último de los mencionados, en buena medida porque es el más recordado de todos, por supuesto, no en Yucatán donde su memoria es casi nula y desconocemos el paradero de mucha obra que realizó en nuestra tierra.

Giacomino fue un escultor nacido en Potenza, Italia, en 1862 y fallecido en Monterrey en 1938. Estudió en Nápoles con Giuseppe Pisanti y realizó obras escultóricas en Chile, Cuba, Estados Unidos y México.

En Mérida participó en la elaboración de los arcos triunfales destinados a festinar la visita de Porfirio Díaz. En su crónica acerca de la visita de Porfirio Díaz al estado, el periodista cubano Ramón A. Catalá señala que Giacomino realizó el arco de la colonia cubana, de estilo barroco y le tributa elogios: “Mérida entera reconoce el talento de Giacomino y a nadie ha extrañado este triunfo. Sus obras anteriores, los admirables bustos que ha modelado en mármol del general Cantón, del señor Felipe Ibarra, del gobernador señor Molina y otros tantos, le han dado sólida reputación”. También fue autor de la placa de bronce conmemorativa de la estadía de Porfirio Díaz en la capital y que Alvarado mandó retirar del Palacio de Gobierno en 1915.

En su historia de las artes plásticas incluida en la Enciclopedia Yucatanense, Eduardo Urzaiz menciona que fue el primero en modelar y vaciar en yeso algunos busto- retratos como los del Gral. Manuel Vega, del Obispo Crescencio Carrillo y Ancona y de Monseñor Norberto Domínguez.

Dos obras muy evidentes de su autoría son los cenotafios de mármol que se hallan en el interior de la Catedral, muy a la entrada, y que están dedicados a los obispos Leandro Rodríguez de la Gala y Crescencio Carrillo y Ancona. Faltaría saber si el busto de Norberto Domínguez que se encuentra en el atrio de la iglesia de la Candelaria, en Mérida, es también de su autoría. De igual modo, considerar qué mausoleos y esculturas del cementerio pudieron ser obras suyas.

Pero, como dice Eduardo Urzaiz, Giacomino “ni permaneció mucho tiempo aquí ni abrió escuela”. En cambio en Monterrey sí dejó escuela, con aprendices que asimilaron algo de su talento. En la capital neoleonesa realizó una importante labor en materia de arte funerario y se conservan sus obras con registros de ubicación y características de tema, técnica y estilo. Su labor fue de relevancia, casi pudiera decirse que pionera en materia de arte, al realizar significativos monumentos públicos, como el de Fray Servando Teresa de Mier. Dentro de su arte funerario de corte neoclásico destacan varias obras, entre ellas el mausoleo de Francisco y Octavio Zambrano, calificado por los historiadores Casas y Cavazos como una de las de mayor valor artístico en Monterrey.

Recibió varios reconocimientos e incluso un músico de nombre Pedro C. Salazar compuso un vals titulado “Escultor”, concebido especialmente para el artista italiano, lo que es un buen ejemplo de inspiración de una disciplina para otra. En vida expuso en Texas y realizó encargos para Nueva York. A través de sitios de internet podemos saber que ha habido exposiciones de su obra en este 2010, tanto en Potenza, Italia, como en Santiago de Chile. Pero este año no sólo tiene estos aspectos gratos de rememoración, ya que lamentablemente hace unos meses fue robado el busto del gobernador Jerónimo Treviño, que realizó en mármol de Carrara en 1917 en el Panteón del Carmen, en Monterrey.

Para dar una idea de su producción está la foto que acompaña este artículo, correspondiente a su estudio en Mérida en 1906 y que formó parte de la exposición del Archivio di Stato di Potenza. ¿Por qué se habrá ido de Yucatán si las condiciones económicas de las familias dominantes –sus naturales clientes- eran boyantes? Su desconocimiento local es otra prueba más del pobre aprecio que históricamente se le ha tenido a las artes plásticas en Yucatán.


Por esto!, 16 de noviembre de 2010.

sábado, 27 de noviembre de 2010

Por un beso en la boca



Por Jorge Cortés Ancona


Cuántos terribles crímenes no han provenido de haber intentado o logrado dar un beso en la boca a quien le puede parecer repugnante esa práctica. Puede parecer raro que muchas personas no tengan problemas en cuanto a tener relaciones sexuales con desinhibición y libertad pero que, sin embargo, sienten hondo rechazo a los contactos interbucales.

Desde hace años escuchaba testimonios de extrañeza de insignes putañeros por el hecho de que prostitutas con las que tenían trato frecuente y plena confianza no tuvieran problema en realizarles felizmente prácticas como el sexo oral, pero que mostraran una férrea resistencia a los besos en la boca. Jóvenes o maduras, podían aceptar el contacto bucal con un pene pero no con unos labios y una lengua ajena. En ellas no contaba para nada el razonamiento expresado con sinceridad por una amistosa prostituta, de que no besaba bocas porque acostumbraba besar penes y ello era una forma de ser derecha con sus clientes. El rechazo de aquellas prostitutas estribaba sólo en que, de plano, aborrecían los besos húmedos.




En muchas mujeres este rechazo ha de tener un origen cultural, ya sea por regiones o por etnias, como ciertas culturas amazónicas donde no hay repulsión por el sexo anal pero donde tanto a mujeres y varones les parecen asquerosos los besos de cualquier índole que sean.

Me atrevo a suponer que ese es un problema mayor en el mundo homosexual y uno que otro crimen (porque no me trago el rutinario y simplón cuento policiaco de que se deban a resistencia a un mero cambio de activo a pasivo y viceversa) pudo haber provenido de forzar un beso a la misma persona que no tuvo reparo en realizar otras prácticas homoeróticas. Como que el beso es algo íntimo, personal, que no se otorga ni se recibe fácilmente. Los besos son una extrema cercanía afectiva cara a cara, indicadora de un lazo más fuerte, que no necesariamente conllevan otras prácticas homosexuales.

Mis sospechas provienen de fuentes literarias, en específico de dos novelas setenteras de Hispanoamérica: “El lugar sin límites”, de José Donoso, y “El beso de la mujer araña”, de Manuel Puig, ambas llevadas al cine.

En la primera, La Manuela, personaje homosexual y trasvestido, está de parranda con dos parroquianos del burdel que administra. “La Manuela se inclinó hacia Pancho y trató de besarlo en la boca mientras reía. Octavio lo vio y soltó a la Manuela”. “-Ya pues, compadre, no sea maricón usted también…” (…) “-Qué me voy a dejar besar por este maricón asqueroso, está loco, compadre, qué me voy a dejar hacer una cosa así. A ver, Manuela, ¿me besaste?”. “La Manuela no contestó. Siempre pasaba cuando había un hombre tonto como el tal Octavio, que maldito lo que tenía que ver con el asunto y mejor sería que se largara. Comenzó a zamarrearlo”. “-Quiubo, maricón, contesta”.

Más adelante la aseveración de Pancho resume el problema: “-Una cosa es andar de farra y revolverla, pero otra cosa es que me vengái a besar la cara”. El desenlace tiene mucho que ver con este conato de beso del homosexual a su compañero de parranda.

En “El beso de la mujer araña”, donde Molinita, homosexual, cumple funciones de espía en calidad de compañero de celda y de sexo de Valentín, un activista político, el hecho se da de un modo afectivo y simbólico: “-Bueno, pero de despedida, querría pedirte algo…”. “-¿Qué?”. “-Algo que nunca hiciste, aunque hicimos cosas mucho peores”. “-¿Qué?”. “-Un beso”. “-Es cierto”. “-Pero mañana, antes de irme, No te asustes, no te lo pido ahora”. “-Bueno”.

Luego de una pausa silenciosa, Molinita le pregunta a Valentín: “-Tengo una curiosidad… ¿te daba mucha repulsión darme un beso?”. “-Uhmmm… Debe haber sido de miedo que te convirtieras en pantera, como aquella de la primera película que me contaste”. “-Yo no soy la mujer pantera”. “-Es cierto, no sos la mujer pantera”. “-Es muy triste ser la mujer pantera, nadie la puede besar. Ni nada”. “-Vos sos la mujer araña, que atrapa a sus hombres en su tela”. “-¡Qué lindo! Eso sí me gusta”.

La farra con homosexuales se permite, pero los miedos a contactos provenientes de ellos son otra cosa. Se da una pugna entre la autocompasión del que no puede dar ni recibir besos y el asco de quien los recibe. Sobre todo, el temor a una metamorfosis no sólo de quien besa sino, sobre todo, del besado. Tal vez de ahí la puerta de ciertos crímenes.

Por esto!, 15 de noviembre de 2010.

viernes, 26 de noviembre de 2010

La RLS clausura la primera edición del I Coloquio de Cómic


MERIDA, Yucatán, 25 de noviembre.- Ante la gran aceptación que tuvo el I Coloquio de Cómic en la Cultura: La Historieta en la Literatura, Cine y Sociedad, la Red Literaria del Sureste convocó a los participantes a integrar un nuevo cuerpo de ponentes y conferencistas para realizar la segunda edición en 2011.

La ceremonia de clausura estuvo a cargo de los organizadores Carlos Castillo Novelo, Raúl Pérez Navarrete, Ricardo E. Tatto y Miguel A. Civeira González, quienes agradecieron al público su presencia en los cuatro días del coloquio así como su participación.

El discurso de cierre estuvo a cargo de Ricardo E. Tatto quien destacó que la Red Literaria del Sureste México-Nuestra América reitera su compromiso con la cultura, la promoción y la difusión de todas las manifestaciones del arte.

“El I Coloquio del Cómic en la Cultura, como su nombre lo dice, es apenas el primero de muchos esfuerzos orientados a atraer públicos hacia la lectura, ya que la historieta es considerada el noveno arte, lo cual la hermana a otras manifestaciones artísticas como la literatura, las artes plásticas y el cine”, señaló.

De igual forma, expuso que la lectura del cómic constituye un medio para fomentar la lectura entre los jóvenes y niños, motivo por el cual debe ser analizada y discutida con mayor profundidad en las próximas ediciones del coloquio.

Durante la clausura agradeció a los colaboradores Carlos Castillo Novelo, Raúl H. Pérez Navarrete y Miguel Angel Civeira por su activa participación para promocionar el evento así como para organizarlo con tan buenos resultados.

En su intervención, el presidente de la Red Literaria del Sureste, Antrop. Rodrigo E. Ordóñez Sosa, recordó que en el I Coloquio los ponentes y organizadores reconstruyeron la historia del cómic mexicano y sus manifestaciones en diferentes períodos históricos.

“En los cuatro días que duró el I Coloquio se analizó el cómic desde diferentes ángulos como fueron las aproximaciones a la Cultura Maya y sus representaciones de historias en las vasijas, el acercamiento a los caricaturistas de la Revolución, el cómic político y la propuesta del cómic como lectura iniciática y estímulo para impulsar la lectura entre los jóvenes, éste es el primer paso para estudiar los fenómenos culturales y mediáticos de actualidad, cuyo análisis debe continuar en los siguientes años”, expresó.

Asimismo, reiteró el agradecimiento a los miembros de la Red Literaria del Sureste, Ricardo E. Tatto, Carlos Castillo Novelo, Raúl Pérez Navarrete así como de la labor que hizo el escritor Miguel Angel Civeira González al presentar las cuatro películas que se proyectaron durante el coloquio.

Finalmente, en la última jornada del I Coloquio de Cómic, se proyectó la película Fritz The Cat, así como se realizaron las mesas panel Cómic y Literatura con los ponentes Miguel A. Civeira González, Raúl Pérez Navarrete, Ricardo E. Tatto y Carlos Castillo Novelo así como la segunda intervención denominada Creadores de Cómics, Cartones y demás Monos con Juan Fleites, Fernando Peniche, Juan García Magaña, Sergio Neri e Iván Escalante.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Los sueños de una mujer




Por Hortencia Sánchez


Hace unos días llamaron mi atención unas figuras cubiertas sobre el Paseo de Montejo. No pude evitar sonreír y comentar: nuevamente regresa algún hombre de hierro a inquietarme. Tendré el placer de fantasear, crearme historias de pasión en torno a su cuerpo, a su fuerza. Como años atrás me acostumbrará a su presencia para luego abandonarme; fueron muchas las veces que lo viví, imaginé, que me construí historias apasionadas y tormentosas.




Enero 2007:… Emprendí una aventura con un hombre de hierro. La primera vez que lo vi logró atraparme, miré su cuerpo perfectamente esculpido y no pude contenerme; mis senos quedaron erectos, un fuerte calor invadió mi cuerpo, apresé en una foto su imagen y quedó guardada entre las nubes y el cielo azul como fondo, acrecentando su porte, su grandeza.

Nunca cruzamos palabra alguna, cada vez que pasaba a su lado, las fantasías colmaban mi pensamiento: ¿Cómo sería su abrazo? ¿Podría romper mis huesos? ¿Cómo se escucharía su voz? ¿De qué me hablaría? ¿Sería posible que intentara poseerme? ¿Me atravesaría con su miembro de hierro? Por lo que me arrepentiría por haberlo buscado.

Decidí admirarlo en secreto, sabía que algún día ya no me sería posible mirarlo.

Nunca soltó sus maletas, él sí tenía claro que su estancia en esta ciudad era pasajera. Muchas otras, y otros, lo miraron atentos; algunos hasta se atrevieron a acar
iciarlo; no tengo ni idea de lo que significó para ellos.

Ahora está a punto de irse, no volveré a verlo, la caja de madera en la que lo trasportarán de regreso a su país está lista para guardar su cuerpo.





Agosto de 2007: … A lo lejos lo volví a mirar, ahí parado, con el sexo apuntando al sol, su rostro sintiendo el aire fresco de la mañana. No pude evitarlo, me acerque muy lentamente, lo mire de frente. Me impactaba su altura, su porte, sus largos dedos, sus piernas bien torneadas, sus fuertes brazos que podrían romperme, pero sobre todo su fuerza.

Él estuvo espiándome. Cada mañana que pasaba muy cerca parecía llamarme, hoy lo consiguió: no pude resistirme, le hice caso, está muy cerca de mí… tomo su mano… la acaricio, siento la humedad de su figura, pero no le basta con inquietarme con su desnudez.

Ahora me exhibe ante los otros que pasan, los que caminan o corren muy temprano sobre la avenida. Ellos observan que estoy atrapada por este hombre de bronce y se preguntan: ¿Por qué le toma fotos a ese hombre desnudo? Sonrío, que imaginen lo que quieran, ya se acercaran a mirarlo muy de cerca y entenderán mi arrebato.

Agosto de 2008: … Ahora me encuentro a su lado. Qué tristez
a, anteriormente lo había visto desnudo, luciendo su hermoso cuerpo. Ahora lo encuentro cubierto por un traje que le queda un poco grande; me acerco a él, sin hacer ningún tipo de ruido, está de espaldas. Al mirarlo de frente contemplo el daño que le han hecho los otros hombres. No puede mover sus manos para saludarme, las tiene apretadas, como sufriendo grandemente; sus zapatos están fijos al piso en una placa de pegamento transparente y lo peor es que sus ojos están sin vida, vacíos.

No me importa, intento trasmitirle mi aliento, me acerco a él, recorro sus manos muy lentamente, acaricio su corbata, le tomo las mejillas entre mis manos; algunas partes de su rostro se encuentran limpias, suaves. Esta vez, me lo advierte a través de símbolos, no se quedará mucho tiempo conmigo. La caja que lo trasportó está muy cerca de él, cuidándolo, resguardándolo.

Noviembre de 2010: Estas historias fueron parte de mi andar en el Paseo de Montejo, contemplando las esculturas que, de manera constante, traía a nuestra ciudad el MACAY.

Ya en el 2003 la obra de Leonora Carrington formó parte de nuestro paisaje, junto a otro importante creador, José Luis Cuevas. Es realmente importante que ahora el Gobierno del Estado, el Municipio de Mérida y ASUR, unan esfuerzos para reanudar esta actividad, trayendo “LEONORA CARRINTONG, EN MERIDA”, que contribuye a que los ciudadanos puedan acceder y disfrutar del arte caminando sus avenidas.



No obstante que en esta ocasión no llegó ninguno de mis hombres, de mis amores, la presencia de Leonora colma mis fantasías. Ella ha creado otros personajes que son parte de los sueños de muchos de nosotros: Los rostros enormes mirándonos fijamente, los encapuchados, de quienes imaginamos su rostro, los seres fantásticos que nos convocan al ejercicio de la imaginación, del disfrute, del atrevernos a realizar nuestra lectura, inventar nuestros propios fantasmas.

La alegría me invade al mirar el Paseo de Montejo habitado por esos seres extraños, fruto de las manos, los pensamientos, la fantasía de una mujer.

La escultura de los Montejo intentan sentirse acompañadas, no obstante estos seres misteriosos les dan la espalda.

Ojalá todas las manifestaciones artísticas en nuestro estado puedan aspirar a ser difundidas, valoradas y respetadas en igualdad.

ritualteatro@hotmail.com


Por esto!, 16 de noviembre de 2010.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

La RLS inaugura el primer coloquio de cómic en la ciudad


Mérida, Yucatán 23 de noviembre de 2010.- La Red Literaria del Sureste-Nuestra América inauguró la primera edición del Coloquio de Cómic en la Cultura “La Historieta en la Literatura, Cine y Sociedad”, con el objetivo de analizar diferentes enfoques de un fenómeno cultural que atrae a diferentes sectores de la sociedad.




El presidente de la Red Literaria, Rodrigo E. Ordóñez Sosa; el subdirector de Literatura y Fomento Editorial del ICY, Jorge Cortés Ancona; el maestro Roldán Peniche Barrera y Ricardo Tatto, uno de los organizadores del coloquio.


El presidente de la Red Literaria del Sureste, Antrop. Rodrigo E. Ordóñez Sosa, afirmó que el objetivo central será discutir diferentes puntos de vista sobre el cómic y su relación con la sociedad, así como la influencia que tiene en el cine, el arte y la literatura actualmente.

Asimismo, informó que los principales temas que se abordarán serán La historia del cómic en México, Los vínculos con la Revolución Mexicana y la caricatura, La lectura de los cómic como instrumento para fomentar la lectura entre los jóvenes y La proyección de películas y el análisis del impacto que tiene en la cultura actual.

Ordóñez Sosa comentó que igualmente, habrá una exposición de creadores y dibujantes yucatecos que trabajan con editoriales de Estados Unidos y mexicanas, para la difusión de sus creaciones entre los jóvenes y que conozcan que en la entidad existe un creciente potencial creador en el ramo.

Por su parte, el subdirector de Literatura y Fomento Editorial del Instituto de Cultura de Yucatán, Jorge Cortés Ancona, resaltó la importancia de discutir los fenómenos culturales actuales a través de la presentación del análisis de las diferentes manifestaciones artísticas del cómic.

A las 20:15 horas, Cortés Ancona dio formalmente inaugurado el 1er. Coloquio de Cómic en el Teatro Armando Manzanero, el cual será clausurado el próximo jueves, a las 22 horas, por los organizadores Ricardo Tatto, Carlos Castillo Novelo y Raúl Pérez Navarrete.

El lunes inició con la proyección de la película Kick Ass comentada por el escritor Miguel Ángel Civeira González en la cineteca Manuel Barbachano Ponce del Teatro Armando Manzanero y al concluir, se dio formalmente inaugurado el 1er. Coloquio de Cómic con la conferencia del maestro Roldán Peniche Barrera titulada “La Historieta en Yucatán”.

En la inauguración, estuvieron el presidente de la Red Literaria, Rodrigo E. Ordóñez Sosa; el subdirector de Literatura y Fomento Editorial del ICY, Jorge Cortés Ancona; el maestro Roldán Peniche Barrera, y los organizadores del evento, Ricardo Tatto, Carlos Castillo Novelo y Raúl Pérez Navarrete.

Programa de Actividades

Lunes 22 de noviembre
-18 horas: Proyección de película: Kick Ass (Matthew Vaughn, 2010, 117 min.)
-20 horas: Inauguración: Conferencia magistral “La historieta en Yucatán” a cargo del Mtro. Roldán Peniche Barrera.

Martes 23 de noviembre
-18 horas: Proyección de película Persépolis (Marjane Satrapi & Vincent Paronnaud, 2007, 96 min.)
-20 horas: Mesa Panel: “La Historieta mexicana”
Participantes: Rodrigo Ordóñez, Rosely Quijano, Martín Sobrino y Marco Antonio Rodríguez Murillo.

Miércoles 24 de noviembre
-18 horas. Proyección de película: Art School Confidential (Terry Zwigoff, 2006, 102 min.)
-20 horas: Conferencia magistral: “El cómic mexicano contemporáneo en los medios de comunicación”, a cargo del L.D.G. Christian Pacheco.

Jueves 25 de noviembre
-18 horas: Proyección de película: Fritz The Cat (Ralph Bakshi, 1997, 78 min.)
-20 horas: Mesa panel: “Cómic y Literatura”
Participantes: Miguel A. Civeira, Raúl H. Pérez, Ricardo E. Tatto, Carlos Castillo Novelo.
-21 horas: Mesa panel: “Creadores de comics, cartones y demás monos”
Participantes: Juan Fleites, Fernando Peniche (Marvel), Juan García Magaña, Sergio Neri e Iván Escalante
-22 horas: Clausura del coloquio a cargo de los organizadores.



Por esto!, 24 de noviembre de 2010.

martes, 23 de noviembre de 2010

Analizan el cómic en la cultura



La Red Literaria del Sureste realiza un coloquio en Mérida


En el marco del Festival Anual de las Artes Otoño Cultural 2010, el Instituto de Cultura de Yucatán, a través de la Subdirección General de Literatura y Promoción Editorial, y en coordinación con la Red Literaria del Sureste, lleva al cabo la primera edición del Coloquio del Cómic en la Cultura "La historieta en la literatura, cine y sociedad".

El coloquio comenzó ayer y concluirá pasado mañana jueves; se realiza de 18 a 22 horas, en la Cineteca Nacional "Manuel Barbachano Ponce" del Teatro Armando Manzanero. La entrada es libre.

Los organizadores son Ricardo Tatto, Carlos Castillo Novelo y Raúl Pérez Navarrete, integrantes de la Red Literaria del Sureste, informa el ICY.

Se debatirá el papel de la historieta en la crítica social durante la Revolución Mexicana, la importancia de la historieta como formadora de jóvenes lectores de ficción, los procesos creativos de elaboración y transmisión de mensajes a través del llamado noveno arte, así como su importancia para la cultura popular y su relevancia social.

Más informes al teléfono 942-38-00, extensión 54022. También se puede consultar el blog www.yucatanliterario.blogspot.com.

Rufino Tamayo



Por Hortencia Sánchez


Hace días me enteré de tu llegada. Con ansia espero acudir a mirarte como lo hice ya hace bastantes años cuando aprendí a conocerte, ya que a través de tus manos dejabas imágenes que despertaban mi curiosidad, mis dudas. Me propuse entenderte, saber más de ti. Trascurrieron los meses y aprendí a amarte. Me encantaba mirar que eras un artista comprometido, que te encerrabas en tu estudio donde repasabas tus técnicas durante horas. No quisiste ser muralista, tú querías ser universal, salir del país, entender a la humanidad entera.


Venus negra


Siempre quise admirar tu obra de cerca y cuando tuve oportunidad llegué a tu casa, a tu museo en la Ciudad de México. Cuando entré la alegría me invadió, ahí estaban el Retrato de Olga, algunas de tus sandías y animales fantásticos.

Ahora ya has partido y tu obra es eterna, vive latente, tanto en el país como en el extranjero continúas siendo un gran creador, un gran hombre, un inolvidable referente.

Decidí esperar unas horas más para ir a visitarte, anoche hubiera sido imposible estar cerca de ti. Estoy casi segura que me sucederá como la primera vez que contemplé tu obra, cuando la emoción me llevó a lavar los ojos.

Necesito seguir llenando esta alma de muchas esencias, de muchas presencias porque algunos amaneceres siento que está helada, vacía.

Me da orgullo saberte de mi país, de Oaxaca, me da gran gusto que no escatimen recursos para tenerte entre nosotros, porque dar al pueblo cultura de calidad construirá mejores personas, porque no se trata de mirar en gris, sino de mirar los colores de nuestra tierra, las preocupaciones, la búsqueda, la sensibilidad, la inteligencia.

Hoy saborearé tus jugosas sandías, rojas, blancas, pero sobre todo dulces, tiernas. Hoy te amare más que en aquellos años mozos porque, sin duda alguna, eres uno de los seres que contribuyeron a que necesitara mirar de manera más profunda. Hoy seré feliz de saberte en esta ciudad, en la que te quedarás prendido al alma de cada uno de los que lleguemos a visitarte.

Parto a tu encuentro, te abrazo, te respiro, te miro, vivo el sueño y la magia sucede. Me recibe tu hermosa “Venus negra”, acompañada por el mensaje que las autoridades de nuestra blanca ciudad, difunden manifestando: “La cultura es en mi gobierno un elemento primordial para el desarrollo integral del ser y junto con la educación y la tecnología serán factor esencial del progreso familiar y para que la ciudad que queremos cuente una mejor realidad.”

La realidad que Tamayo trasforma, que deja de ser cotidiana porque él mira a través de los sueños profundos, del juego, dejándose ser; por lo que las dos mujeres le bailan a la luna, mientras el viento juguetea su vestido rojo, sangre-carbón, tierra-luz; o con su campesina, la nuestra, con la piel tierna que empieza a dorarse al sol.

Absolutamente comulgo con tus palabras, me enternecen, las acompaño:

“Yo digo que soy estudiante de pintura porque el camino es interminable: la vida no alcanza para hacer lo que uno hubiera querido hacer.” Rufino Tamayo.

Tus esculturas literalmente destellan luz, plata, vida, familia. Sin duda alguna que eres lo relativo, lo absoluto y lo sublime…

Parto feliz, disfrute de tu obra, de una pequeña parte de ella. Entregaste a la humanidad muchos mundos, muchos cielos, mujeres de mil formas, sonriendo, estáticas, de infinidad de rostros, de cuerpos imaginarios, de noches de luna llena.

La exposición “Rufino Tamayo: lo abstracto, lo real, lo sublime” estará en exhibición en las salas 1 y 2 del Centro Cultural Olimpo durante este noviembre.

¡Una muy buena oportunidad para conocer y valorar la obra del artista mexicano, universal!

ritualteatro@hotmail.com


Por esto!, 8 de noviembre de 2010.


domingo, 21 de noviembre de 2010

Las artes plásticas y la Revolución en Yucatán

Por Jorge Cortés Ancona

La Revolución Mexicana generó cambios temáticos y de enfoque en las artes plásticas de Yucatán. Esto ocurrió sobre todo dentro de un período comprendido entre 1915, con la llegada del Gral. Salvador Alvarado a Yucatán, enviado por el Presidente Venustiano Carranza como Gobernador y Comandante Militar, hasta algunos años después del asesinato del líder socialista Felipe Carrillo Puerto, lapso en que a su vez los sucesivos gobiernos estatales efectuaron una serie de medidas políticas vinculadas al mejoramiento de las condiciones sociales de la gente del campo yucateco y en general de transformaciones positivas en los diversos niveles de la educación, entre las cuales figuró la creación de la Escuela de Bellas Artes en 1916.

Conforme a ello esta etapa muestra tres aspectos centrales que habrán de servir de ejes del arte de Yucatán a lo largo del siglo XX. El primero es el hecho de que el paisaje yucateco pudiera ser plasmado pictóricamente y ser objeto de arte; el segundo, la imitación o la influencia del arte maya prehispánico en las artes plásticas de ese período; y tercero, la posibilidad de que tanto los indígenas mayas como su indumentaria y, en general, todo lo que corresponde a su vida cotidiana actual pudieran ser temas pictóricos.

Estos tres puntos pueden ser entendidos como una dignificación del indígena maya, actitud muy distinta de la que se veía en el siglo XIX, en que imperaba el menosprecio hacia toda manifestación proveniente de los indígenas. En buena medida, era difícil que los grupos dominantes en la vida política, económica y cultural aceptasen una imagen siquiera amistosa acerca de los mayas contemporáneos después de haber vivido la Guerra de Castas, que enfrentó a los mayas rebeldes con las poblaciones urbanas criollas y mestizas, y luego de haberse dado a conocer la terrible explotación que sufrían los peones indígenas en las haciendas henequeneras.

En materia de imágenes la visión del paisaje yucateco y de sus personajes representativos había sido muy escasa y debida en gran parte a la visión de extranjeros como Frederick de Waldeck, Frederick Catherwood, Desiré Charnay y Teoberto Maler. Los escasos pintores yucatecos preferían copiar los paisajes europeos que aparecían en postales.

La Revolución Mexicana generó una visión más abierta respecto al mundo rural e indígena yucateco, procurando plasmarlo con respeto e interés. Se trataba en ese momento de plasmaciones realistas, que con el cambio de los tiempos se irían volviendo nostálgicas sino es que artificiales. Esta visión revalorizadora se hizo notar tanto en las manifestaciones plásticas como en diversos textos donde se exponían las ideas sustentadoras de esta tendencia.

El mundo maya prehispánico pero también el de esas décadas que van de 1915 a fines de los años 20 habrían de ser los temas principales y novedosos. En pintura, el tiempo daría lugar a la obra de varios pintores yucatecos que estudiaron en la Escuela de Bellas Artes y que en los años 30 y 40 emigraron a la ciudad de México, como Miguel Tzab, Raúl Gamboa Cantón, Fernando Castro Pacheco y Rolando Arjona Amábilis. Además, diversos pintores no yucatecos plasmarían con vigor esos mismos temas. Una lista muy limitada incluye a Rivera, Orozco, Siqueiros, Anguiano, Zalce y Julio Castellanos.

A su vez, la escultura de tema maya que había iniciado Miguel Rodríguez junto con Manuel Cachón tendría más adelante a otros cultores como el colombiano Rómulo Rozo y Enrique Gottdiener, nacido en la capital del país. La obra de estos dos escultores en relación a los temas mayas se empezaría a realizar a partir de los años 30.

Toda esta etapa de las artes plásticas yucatecas ha sido poco estudiada, por lo que dedicarse al registro tanto de obras como documental de la época puede ofrecer hallazgos de interés para entender una zona ignorada del arte mexicano.

Por esto!, 13 de noviembre de 2010.

sábado, 20 de noviembre de 2010

Inauguración del Primer coloquio de cómic en la cultura: la historieta en la literatura, cine y sociedad

    


Lunes, 22 de noviembre



-6PM: Proyección de la película Kick ass (Matthew Vaughn, 2010, 117 min.)



-8PM: Inauguración formal a cargo del presidente de la Red Literaria del Sureste, Rodrigo Ordóñez.



- Conferencia magistral: “La historieta en Yucatán”, por Roldán Peniche Barrera.
Moderador: Ricardo E. Tatto.




Cineteca "Manuel Barbachano Ponce"

Teatro "Armando Manzanero" (Antes Mérida)




  







viernes, 19 de noviembre de 2010

El gigantismo y el poder

Por Jorge Cortés Ancona

En los años de las fuertes dictaduras del siglo XX europeo se proyectaron enormes monumentos que no se concluyeron o quedaron a nivel de maqueta. Sus dimensiones iban de la mano con el poder omnímodo que se arrogaban los gobiernos respectivos.




Un antecedente de ello, por demás uno de los más fascinantes por la integración de arte y ciencia dentro de una concepción estética netamente de vanguardia, fue el Monumento a la Tercera Internacional proyectado por Vladímir Tatlin, en Rusia, alrededor de 1920. Se trataba de una torre formada a base de una estructura en espiral de hierro y acero, que incluiría en su interior un cubo, una pirámide, un cilindro y una media esfera —todo ello en vidrio— que rotarían a distintas velocidades, con una inclinación en conjunto similar a la del eje de la Tierra y una medida que era una porción exacta del meridiano en que se ubica esa región del mundo. Este monumento dinámico alcanzaría con sus 400 metros mayor altura que la Torre Eiffel y a diferencia de ésta, incluiría servicios como una estación de telégrafos, un centro de reuniones y varias oficinas.

Con todo y su cientificismo, este proyecto abstracto-geométrico celebraba el desarrollo tecnológico alcanzado por la sociedad humana, pero los otros en cambio servían de legitimadores del poder y entronización del Estado como un hombre artificial, un Leviatán, como la estatua de Lenin que habría de medir cien metros y se colocaría sobre el Palacio de los Soviets en Moscú. En similares condiciones se proyectó la estatua de Benito Mussolini para ser colocada en un sitio que le permitiera dominar las Siete Colinas de Roma.

En el estudio “Guillermo Ruiz: estoicismo y heroicidad”, dentro del libro relativo a la obra de Guillermo Ruiz y la Escuela de Escultura y Talla Directa, de publicación reciente, el investigador Agustín Arteaga hace referencia a esas proyectadas estatuas de Lenin y Mussolini, pero también a la del héroe insurgente José María Morelos, en la isla de Janitzio, dentro del Lago de Pátzcuaro, Michoacán. Esa obra de Ruiz fue realizada de 1933 a 1935 y con sus más de 40 metros de altura presenta al prócer con el puño en alto, en un saludo de poder muy de la época. Arteaga señalaba que en principio podía pensarse como una influencia de la Estatua de la Libertad, de Bartholdi, pero que en realidad deriva de las estatuas de corte fascista como la de Mussolini, respecto a lo cual presenta algunos ejemplos con ese mismo saludo, sean monumentos o esculturas de caballete.

Fueron cinco proyectos de índole megalomaníaca en el mundo relativos a personajes y es curioso que sólo tres se hayan llevado a cabo: la mencionada de Morelos y dos de índole religiosa, que son el Cristo Rey (concluido en 1940), de Fidias Elizondo, sobre un edificio en el Cerro del Cubilete del estado de Guanajuato, y la del Cristo Redentor, en el Cerro del Corcovado (1931), en Río de Janeiro. Obsérvese que la estatua del primer Cristo se ubica en el corazón de la Guerra Cristera y cuna del sinarquismo, tendencia de ultraderecha vinculada al fascismo. El otro Cristo, ahora declarado una Maravilla de la Humanidad, se empezó a construir durante el período final de los gobiernos encabezados por la oligarquía cafetalera brasileña y es una demostración del poder de la Iglesia Católica en Latinoamérica.

La tendencia a esta gigantomaquia —término empleado por Carlos Mérida y retomado por Arteaga en otro escrito, en ese caso relativo a la escultura pública de la ciudad de México— se manifestó de otras maneras como con el Monumento a los Niños Héroes, obra de Ernesto Tamariz en Chapultepec calificada de fascistoide (sic) por Diego Rivera, así como otros monumentos con pretensiones de gigantismo. La relación proporcional de las dimensiones de esos monumentos con el poder cerrado y centralizado que los originó es más que evidente.

Por esto!, 4 de noviembre de 2010.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Celebrar la vida

Por Karla Marrufo

Pero lo que existe y no se puede contar y se siente aquí dentro, exige una palabra para decirlo […] Es como una palabra húmeda de misterio. Con ella no se necesita contar ni las estrellas ni los granos de arena. Hemos cambiado el conocimiento por la emoción: que es también una manera de penetrar en la verdad de las cosas.

Canek, de Ermilo Abreu Gómez

Más que en una sustitución, creo en las diversas maneras en que a veces se complementan el conocimiento y la emoción, así como en los instantes justos en que logramos advertir algo de la verdad que reside en las cosas. Creo también en los tiempos y en los ciclos, en las líneas invisibles que se van trazando año con año hasta dar forma a alguna pequeña certeza.




Los primeros días de noviembre tienen la cualidad de prefigurar el orden que la vida adquirirá para finalizar el año, y creo que esta organización tiene mucho que ver con la voluntad generalizada de recordar a nuestros muertos y de hacerlos presentes a través de rezos, altares, representaciones o la sola memoria personal. La celebración por sí misma implica dedicar pensamiento, acción, sonrisa o lágrima, espacio y tiempo al objeto del festejo y en más de un sentido, estos días dedicados a los difuntos suelen llevarnos –incluso involuntariamente– a esa emoción que penetra en la verdad de las cosas.

El poder del mes de noviembre sobre el curso de los días me llevó el domingo pasado (31 de octubre) a participar de la celebración del Día de Muertos en el CERESO. Como cada domingo -día destinado a la recepción de visitas a los presos-, el patio y los arriates se encontraban llenos de familias. Las sillas dispuestas en torno al auditorio estaban todas ocupadas y, a un lado, un amplio sector del jardín albergaba 18 casitas de paja con sus respectivos altares en el interior. En todas ellas había una cruz de cal o de ceniza para darnos la bienvenida y un par de buenos anfitriones que se encargaba de dar la explicación en maya y castellano.

Más allá de los dulces para las almas de los niños, las jícaras con atole, sal y agua; los platos de comida regional, los rosarios, los pibes, los pozos, las fotografías de los difuntos, los granos de maíz, el estoraque, las cruces en el altar y la tierra, me sorprendió esa vitalidad tan generosa con que familias enteras se reúnen para reivindicar las tradiciones y significados que cada año escucharon de la voz de sus padres y abuelos. Más que un concurso de altares, recorrer cada casita vino a ser palabra genuina y llena de misterio, mirada de gratitud desde las imágenes protagonistas de cada altar y desde la mesita siempre lista para el ánima sola.




Si la reiteración de las tradiciones es por sí misma un motivo para la celebración, no lo es menos el poder tocar con el teatro esas pequeñas cosas que importan. Por eso, luego del concurso de altares, asistimos a la presentación de la obra de teatro “Muerte por fermentación”, de la maestra Conchi León, quien desde hace un par de meses ha estado dirigiendo al grupo de teatro “Libertad” conformado por internos del penal y que dos semanas antes presentó su primera obra, “Los caídos del Bicentenario”.

Mirar a hombres que hasta hace muy poco tiempo no habían tenido un sólo contacto con el teatro desenvolverse en escena, crear sus propios vestuarios, trabajar/jugar ante sus familias y amigos, y asumir el compromiso de participar en una obra de teatro, es también acceder a esa palabra húmeda de misterio que entiende la verdad con la emoción y que se reitera al ver cómo ese público se involucra de la misma manera con ellos, siguiendo sus pasos, sus palabras y equivocaciones, el curso de sus acciones en escena, el gesto de gratitud, la gran sonrisa ante el aplauso final y los ánimos para emprender el siguiente proyecto que estará dedicado a las fiestas de diciembre.

Más allá de la muerte, me parece que tradición y teatro se han unido en el CERESO para celebrar, ante todo, la vida.

Por esto!, jueves 4 de noviembre de 2010.

lunes, 15 de noviembre de 2010

Un libro sobre escultura



Por Jorge Cortés Ancona


Poco se escribe sobre la escultura en México, a pesar de la presencia importante a diferentes niveles urbanos de las esculturas públicas, estatuas y monumentos. A pesar de haberse liberado del peso de siglos de ser un anexo de la arquitectura, esta disciplina plástica se ha visto opacada por la pintura, y en un buen tramo del siglo XX lo fue sobre todo por el imperante muralismo. Sin embargo, la escultura mexicana, desde los años 20, ha demostrado notables valores técnicos, significativos y estéticos.

Un libro-catálogo reciente trata acerca del escultor Guillermo Ruiz y la Escuela Libre de Escultura y Talla Directa que fundó en el Mercado de La Merced, de la ciudad de México, luego de haber regresado de Europa. En esa escuela se formaron numerosos artistas plásticos y se contó con la participación académica de escultores como Juan Cruz Reyes, Oliverio Martínez, Francisco Zúñiga y Rómulo Rozo. Su propuesta fue la de dar valor al trabajo escultórico en sus diversas técnicas y materiales, por lo que elaboraban puertas de madera talladas, piezas en diferentes tipos de piedra y trabajos en terracota. Es de suponer que su influencia se extendió a todo el país, tanto por la obra pública que realizaron como por el ejemplo que las obras mismas representaron para otras generaciones de escultores.



Guillermo Ruiz


En cuanto a ese desconocimiento, algo tiene que ver que los escultores exponen menos que los pintores, tanto por los requerimientos de un montaje escultórico como porque reciben encargos de obra pública, que a menudo les lleva mucho tiempo y energía. Ese fue el caso de Guillermo Ruiz, que sólo tuvo una exposición individual en vida, en 1936, pues buena parte de su trayectoria se enfocó a la creación de monumentos de conmemoración histórica, de los que el más imponente fue el Morelos, en la isla de Janitzio, Michoacán, y que apenas es 1.05 metros menor que la Estatua de la Libertad de Nueva York.

Mucho del conocimiento de este autor y de esta época deriva de fuentes hemerográficas y fotográficas. En el libro se habla de proyectos que nunca se concretaron y otros que han desaparecido. Se presenta una respetable serie de fotos de obras valiosas cuyo paradero es desconocido, así como imágenes de monumentos que han sido destruidos no por decisión razonada de un comité de expertos en arte, historia y urbanismo, sino por caprichos de políticos, auténtico azote que le ha tocado vivir a las artes plásticas y a la arquitectura en México.

De esas obras de caballete, varias muestran las influencias cubistas, lo que era poco común para el contexto plástico mexicano. En este caso Ruiz, con su figuración estilizada, se aúna en la voluntad renovadora al primer escultor abstracto que hubo en México, que fue Germán Cueto.



Germán Cueto



Los estudios de María Estela Duarte Sánchez, Agustín Arteaga, Ivonne Solano Chávez, Dorian Aarón García García y Erandi Arenas Sánchez aportan una información valiosa para conocer una disciplina que merece más atención dentro del proceso histórico de las artes plásticas mexicanas. Entre otras cosas, figura el hecho de haber realizado una exposición de obras de la Escuela Libre de Escultura y Talla Directa en el Pabellón de México en Sevilla, realizado por Manuel Amábilis, Leopoldo Tomassi López y Víctor M. Reyes, (de quien, por cierto, es de interés que se haga referencia a su papel como pintor y funcionario del INBA, ya que en la Península de Yucatán, lamentablemente se desconoce su obra, a pesar de ser originario de Campeche, haberse formado en Mérida y ser autor de obras con temas ligados a esta región). Asimismo, el estudio dedicado a la escultura en Michoacán y al papel impulsor de Lázaro Cárdenas para varios monumentos públicos.

Guillermo Ruiz y la Escuela Libre de Escultura y Talla Directa, Conaculta-INBA-Casa Museo Diego Rivera y Frida Kahlo, México, 2010, 104 pp.


Por esto!, 3 de noviembre de 2010.

domingo, 14 de noviembre de 2010

Primer coloquio de cómic en la cultura: la historieta en la literatura, cine y sociedad







De lunes 22 a jueves 25 de noviembre

Cineteca "Manuel Barbachano Ponce"

Teatro "Armando Manzanero" (Antes Mérida)




Actividades


Lunes, 22 de noviembre

-6PM: Proyección de la película Kick ass (Matthew Vaughn, 2010, 117 min.)

-8PM: Inauguración formal a cargo del presidente de la Red Literaria del Sureste, Rodrigo Ordóñez.

- Conferencia magistral: “La historieta en Yucatán”, por Roldán Peniche Barrera.
Moderador: Ricardo E. Tatto.



Martes, 23 de noviembre

-6PM: Proyección de la película Persépolis (Marjane Satrapi y Vincent Paronnaud, 2007, 96 min.).

-8PM: Mesa panel: “La historieta mexicana” Participantes: Rodrigo Ordoñez, Rosely Quijano, Martín Sobrino y Marco Antonio Rodríguez Murillo.



Miércoles, 24 de noviembre

-6PM: Proyección de la película Art school confidential (Terry Zwigoff, 2006, 102 min.)

-8PM: Conferencia magistral “El cómic mexicano contemporáneo en los medios de comunicación” por Christian Pacheco. Moderador: Raúl H. Pérez Navarrete.



Jueves, 25 de noviembre

-6PM: Proyección de la película Fritz the cat (Ralph Bakshi, 1972, 78 min.)* Mayores de 18 años.

-8PM: Mesa panel: “Cómic y Literatura”. Participantes: Miguel A. Civeira, Raúl Pérez, Ricardo E. Tatto, Carlos Castillo Novelo. Moderador: Rodrigo Ordóñez

-9PM: Mesa panel: “Creadores de cómics, cartones y demás monos”. Participantes: Juan Fleites, Fernando Peniche, Juan García Magaña, Sergio Neri, Iván Escalante. Moderador: Ricardo E. Tatto

-10PM: Clausura del coloquio a cargo de los organizadores.

-Brindis de honor




sábado, 13 de noviembre de 2010

La invencible nostalgia

Rodrigo E. Ordóñez Sosa

Estoy consciente que la película “The Expendables” no será catalogada como una joya cinematográfica ni mucho menos un reto a la inteligencia del espectador. Sin embargo, debo admitir que como cierre de una etapa, representa el broche de oro perfecto, no sólo por la cantidad de veteranos actores de acción que aparecen, sino porque su argumento retoma todos los elementos de las películas anteriores para contarnos la última aventura cinematográfica de Estados Unidos en las selvas latinoamericanas.




Pese a lo sencillo de la trama, logró mantenerme pegado a la butaca y en ningún momento la acción decayó. Al contrario, fue una espiral de explosiones, madrazos, balazos y navajas volando que cumplieron su propósito de desconectarme de la realidad.

A mediados de los ochentas se configuró el héroe de acción de Hollywood, protagonistas duros y directos, curtidos en mil peleas de cantinas, con armas enormes y capacidad destructiva descomunal, películas donde el trazado moral esta delimitado sin ambigüedades y con una filosofía sencilla: los buenos ganan y los malos mueren. Definitivamente salimos de la sala fracturados por la nostalgia de una época que marcó a muchos de nuestros padres y revivió noches enteras cenando frente al televisor que brincaba en medio de edificios derrumbados y helicópteros destrozados.

Estrenada en 2010, The Expendables congregó a los duros del cine: Sylvester Stallone, Bruce Willis, Arnold Schwarzenegger, Jason Statham, Jet Li, Dolph Lundgren y Mickey Rourke. Esa combinación es la propuesta de Stallone para que “las mujeres dejen de preguntar dónde están los hombres de verdad”, una referencia franca de un cine que ha adoptado los héroes estéticos, vaporosos y con más cremas que las actrices.




Ese encuentro de hombres acostumbrados a abrirse camino con la fuerza de sus bíceps y municiones, significó retomar los elementos y lugares recurridos en el género de acción de la vieja usanza. Los protagonistas viajan en grandes motos a través de una ciudad oscura, prostitutas envejecidas, talleres mecánicos y salas de tatuaje para presidiarios, paisajes urbanos cubiertos de oscuridad y botes de basura repletos. Estos son los paisajes de fondo donde se mueven los héroes, quienes a golpes y puñetazos defienden el honor de sus mujeres. De ese “paraíso” son expulsados a las selvas latinoamericanas, para derrotar a los dictadores y narcotraficantes de una isla extraviada.

Sin embargo, los nuevos elementos que aparecen en la trama al principio son imperceptibles, aunque después de reflexionar un poco nos percatamos de ello. En primer lugar andan en sus motocicletas con cascos, utilizan chalecos antibalas, respetan la realidad en los combates cuerpo a cuerpo. Por esa razón Jet Li no logra vencer a Lundgren, cuestionan sus actos y reconocen su discapacidad cultural.



Un elemento nuevo que aparece es un acto de honestidad para Estados Unidos: su intervención en los asuntos de Latinoamérica, porque precisamente un ex agente de la CIA es quien suministra el dinero para sostener al ejercito del dictador, son ellos quienes exigen que se plante la droga y son ellos los ejecutores de la matanza y la tortura que sufren los habitantes de la isla. Una honestidad brutal en congruencia con los héroes que plantea la película y su propuesta implícita es arriesgada: los enemigos de Estados Unidos no provienen del exterior, sino que de sus propias filas salen los arquitectos del terrorismo.

Finalmente, en Internet me encuentro con la declaración de los protagonistas: que si logran vencer a las grandes producciones de superhéroes que abundaron este año, regresarán con un nuevo proyecto. Si es así, no sería lo mismo, definitivamente para mí es un cierre y su última incursión cinematográfica. Espero que comprendan que a veces hay que irnos por la puerta grande.


Por esto!, miércoles 3 de noviembre de 2010.

jueves, 11 de noviembre de 2010

El día de la muerte nació la vida


Por Hortencia Sánchez


Llegaste a acompañarme --me enteré de forma azarosa--, me colmaban ya treinta años. Pasaron los meses, luchabas por crecer dentro de mi pequeño cuerpo, crecías a lo ancho, no había espacio. Desde entonces eras grandioso y un 1 de noviembre de hace 15 años llegué a cumplirle a la vida.
En ese instante me trasformé en tierra expuesta, escuché tu llanto, yo me encargaría de que se trasformara en sonrisas. No eras un recién nacido hermoso, eras un niño de cabellos obscuros, de manos regordetas; me costaba trabajo tenerte contento, me esforzaba.



El tiempo trascurrió y crecías entre el berrinche, la sorpresa y la exigencia. Te escribía poemas y de pronto tú encontrabas las palabras precisas, eras un gorrión cantando al presente. Me das lecciones de vida muy a menudo, te preocupa el caos, la injusticia, la discriminación. Te esfuerzas por encontrar tu discurso, amas la cultura vikinga, las historias de héroes, la música, el metal y ahora tienes ansia por la música clásica.

Vistes siempre de negro, no obstante tú eres sólo luz. Conoces mucho más que yo del sonido, de países, de leyes, de esperanza, de ilusión. Construyes mi pasado, mi presente, mi futuro. Me obligas a necesitar, a desear la eternidad para poder estar siempre a tu lado. En este mes de muerte y despedidas, tú continúas siendo nacimiento, vida: Natanael, mi regalo de Dios.

Has decidido abrazar el arte, entregarte aún sabiendo que no es fácil. Comprendes que es la manera de ser feliz, a pesar de que no a muchos les interesa. Me exiges que te cuente de mis miedos, de mis frustraciones; amas mi fragilidad, el verme llorar por ser excesivamente sentimental. Gozas de mi afán por conservar la lozanía, la frescura. Has compartido conmigo la escena con mis chicos de educación especial, de capacidades diferentes, la conviertes en comunión, en encuentros. Crees en el mundo lleno de sorpresas, bailas sobre las nubes, en el mar, en este mundo injusto, un poco cielo, un poco infierno.

Este 1 de noviembre cumples 15 años, los cuales disfrutas como buen hombre, con tus compañeros que creen todavía como tú, que es posible cambiar lo terrible, lo cabronamente horrible que sucede. Por las mañanas lees las noticias guardando la esperanza de que mañana todo será mejor. Consuelas al viejo abuelo, y a tu padre, intentas entregarle tu optimismo, aunque muy en el fondo también le tengas miedo al destino.

Mi pequeño, mi niño de ojos grandes, espero que tú si consigas los mejores cielos, la bonanza, un mejor presente y futuro, pero sobre todo acompañarte hasta que llegues a tierra firme.

Que estos primeros 15 años te doten de sensaciones, de emociones, para que los que vienen sean sólo mar, sólo cielo, vida.

Porque aunque naciste un día de muertos ambos sabíamos, estábamos seguros, de que el día que llega la muerte era un buen pretexto para recibir a la vida, ésta en la que apenas empiezas, la que vas encontrando cuando cada mañana despiertas y, a pesar de los obstáculos, de las tristezas, de la frustración, de la inconformidad, miras a tu padre apostándole, no obstante la soledad, el miedo, el futuro; porque sabes tomar entre los dedos lo que te depara, lo que vendrá.
¡Que cumplas muchos… muchísimos años más, mi niño de ojos y corazón enorme!

ritualteatro@hotmail.com


martes, 9 de noviembre de 2010

Mi sangre lejos de las balas



Por Hortencia Sánchez


…quiero escribir la rabia
con todas las piedras
hasta derribar el miedo
en migajas…
Mónica Mansour

No lo podía creer, nuevamente varios adolescentes habían sido masacrados. Las televisoras pasaban las imágenes de cómo lavaban un patio y el agua se teñía de sangre. No puedo evitarlo y me suelto a llorar.

¿Por qué tanta crueldad? ¿Por qué el humano se ha convertido en un animal? ¿Cómo se atreven a atentar contra la vida?

Duele enormemente que sean jóvenes que no tendrían por qué haber terminado de esa horrible manera.

Habrá que exigir a quienes se encargan de la seguridad, del rumbo del país, que se pongan a trabajar, que encuentren la manera de detener este caos que viene haciendo pedazos a nuestro México.




Tal vez si se pusieran en el lugar de los padres que se han quedado sin sus hijos podrían entender que no es posible saber que ya no mirarán la mirada brillante, la energía contagiosa, la esperanza de un futuro, el amor naciente, la alegría juvenil, el creer que encontrarían un mejor futuro, una nación que les entregue esperanza, libertad -chingada madre- aunque fuera unos años más de vida.

Hoy, con mucho miedo, me atrevo a decir que nuestros festejos no han servido para nada, que no contamos con garantías mínimas de seguridad, de trabajo, de educación, de recreación. Que el pueblo, el ciudadano, no le importa a quienes ostentan el poder. Que a éstos los miraremos conviviendo con los de su calaña, en grandes festejos, bodas elegantes, reuniones con artistas, todo fashion, todo lindo, todo puesto, mientras el ciudadano común tendrá que seguir luchando contra la indiferencia, la crisis, el alza de precios, la injusticia y el valemadrismo.

El que las empresas, el gobierno, las sociedades civiles, estén haciendo otro reality show para otorgar premios por dinero, mostrando a los ciudadanos que realizan de manera cotidiana su lucha por algunas buenas causas, es muy poco, además de grosero. ¿Por qué no, simplemente, apoyar sin tanta difusión, exceso de comercialización y de show?

El país necesita de cada uno de nosotros. Dejemos atrás las conveniencias y el pensar sólo en nosotros mismos. Luchemos por ser un pueblo inteligente, que supere la enajenación, la crueldad, el revanchismo, el creernos dignos de homenajes, aplausos y reconocimientos, mejor preguntémonos: ¿Qué hemos hecho por nuestro prójimo, por la comunidad, por la sociedad?

El país somos todos, pensemos en esos jóvenes mirando los ojos de nuestros hijos, busquemos que ellos sí cuenten con la fortuna de recibir al sol, al día iluminado de esperanza, de futuro, dejemos que el nudo en el pecho se desborde, lloremos juntos por esas madres que les han arrancado a los hijos, y con esto la vida. Hagamos algo, lo que sea por mostrar nuestra rabia, enojo o temor, por esto que viene sucediendo.

¡Puta madre! ¡Cómo me encabrona, me duele, me indigna, me pega, lo que ha sucedido con nuestros pobres jóvenes!

ritualteatro@hotmail.com

domingo, 7 de noviembre de 2010

“Ramírez 09. 2010”

Por Jorge Cortés Ancona

La pintura puede ser cíclica en el proceso de una vida, volver a sus orígenes pero luego de haber incorporado todo aquello que en el transcurso fue aplicado o conocido. Retornar con todo un bagaje icónico formado por signos que fueron siendo sustituidos a lo largo de una trayectoria y que se integran de nuevo en una conjunción de tiempos.




Nunca en silencio


Podríamos decir esto de Gabriel Ramírez, que en las diversas etapas de su obra ha empleado diversos elementos, siempre dentro de una unidad de estilo mantenida durante cinco décadas de trabajo. Ahora vemos sus cuadros más recientes integrados con elementos que empleó en otras etapas de su obra, como los círculos y los movimientos curvos. Un Gabriel Ramírez siempre enérgico y más abigarrado.

Esta exposición de acrílicos titulada con un sentido cronológico “Ramírez 09.2010”, y que se presenta en las salas 6 y 7 del Museo de Arte Contemporáneo Ateneo de Yucatán, puede servir de referencia comparativa para apreciar sus transformaciones y diferencias, ya que en la sala de “Paso doble”, dedicada a la biografía y la iconografía de las gemelas Pecanins, figura un cuadro suyo de 1971; tenemos en la sala 8 la exposición permanente, que tiene notorias diferencias con la de carácter temporal, y más adelante, en una de las salas donde se expone la colección de la Galería Pecanins volvemos a ver un cuadro suyo, en este caso de 1998. Como si nada, podemos observar los cambios y las continuidades del emblemático artista yucateco.

Es un lugar común decir que sus exposiciones parecen la repetición casi invariable de un mismo cuadro, cuando en verdad la atención cuidadosa va mostrando las diferencias de obra a obra. Por ello vemos algunos cuadros como “Nunca en silencio”, con una ausencia de colores ácidos que venía siendo una constante de tres décadas para acá y tal vez el cuadro más tendiente a la mesura en esta muestra.

Pintura a base de intrusiones, sean de colores, manchas, formas, figuras escondidas, para un conglomerado más complejo que el de otras pinturas suyas menos temperamentales, en esta exposición la hora feliz convive con la patria, ya que hay dos cuadros con ese ánimo celebratorio y otros con títulos irónicos como “Así gritó Morelos”.

Los colores están de fiesta, estridentes a veces, y hay cuadros que parecen haber sido realizados con la temperatura que señalan sus títulos, como “Mediodía 37.5” y “Mediodía 38.5”.

La ironía y el furor campean en sus plasmaciones, como en “Dama con liguero”, “La verde es pasión”, o en los naranjas tan fuertes en “Fatal día de campo”, mientras que fondos amarillos en cuadros como “Insectos domesticados” y “Fin de día” parecen servir de contención al torrente.

Por último, en otro guiño autorreferencial, en el título de un cuadro hace referencia a los pintores Jorn y Appel, con lo que Gabriel Ramírez remarca su admiración hacia el grupo CoBrA, cuya influencia le ha sido atribuida en diferentes estudios acerca de su obra.

La exposición “Ramírez 09.2010” puede visitarse de 10:00 a 18:00 horas, de miércoles a lunes.


viernes, 5 de noviembre de 2010

Sobre la muerte y otras despedidas


Por Hortencia Sánchez

Lloverás en el tiempo
de lluvia,
harás calor en el verano,
harás frío en el atardecer.
Volverás a morir
otras mil veces.
Florecerás cuando
todo florezca,
No eres nada, nadie, madre.
De nosotros quedará
la misma huella,
la semilla del viento
en el agua,
el esqueleto de las hojas
en la tierra.
Sobre las rocas,
el tatuaje de las sombras,
en el corazón de los árboles
la palabra amor.
No somos nada, nadie,
madre.
Es inútil vivir
Pero es más inútil morir.
Jaime Sabines

Mi árbol de jícaras está hermoso, cubierto de frutos redondos, dando sombra; me recuerda que pronto, muy pronto, llegarán nuestros amigos y familiares a visitarnos.

Querido Rubén Chacón, llegas vestido de blanco, te sientas a las puertas del Peón Contreras, mientras miras venir allá a lo lejos, por el Parque de Santa Lucía, una procesión. En ella participa mi hijo, aquel niño pequeño que tú conociste; ahora es ya un adolescente, estudia en CEDART, y por lo tanto es parte del evento al cual tú diste vida: “Delirio Teatral”, al igual que uno de los amigos comunes, uno de los que más te quiso, José Luis Almeida.




Seguramente ya has recorrido la Plaza Grande y te ha emocionado mirar la cantidad de casas de paja, de albarradas, de animales de traspatio que se han apoderado del centro de nuestra blanca ciudad. Yo andaré por ahí segura de que te sentiré a mi lado.

Ahora verás a muchos, de los que algún día fuimos estudiantes, como trabajadores, cuidando el altar que nos representa. Las mesas rebozarán de viandas, de elementos que como cuenta, o dice, la tradición, son necesarios, imprescindibles.

Yo te comparto que en mi casa —tu casa—, estará instalada una mesa para ti, y para Eduardo Ortegón, otro de nuestros grandes artistas, para mis queridos y viejos abuelos, entre ellos mi abuela María, engalanada en una imagen con sus hermosas trenzas ya blancas. Le pondré en la mesa lo que tanto amaba, un café cargado, unos tabacos, un mezcal, y la frescura del agua del arroyo.

A mi buen Eduardo lo espera una cerveza helada, un buen cigarro, alguno de sus pinceles, pero sobre todo el amor de Julia, de sus hijas y nietos.

Y a ti, mi amado mi buen Rubén Chacón, te tendré en la mesa los poemas de Sabines, un sombrero de mestizo, un buen vino y el buen recuerdo que mi pareja y mis hijos te procuran.

Seguramente la pequeña mesa colocada en la terraza de mi casa llamará la atención de los jóvenes y niños vecinos, que han cubierto sus casas de calabazas y brujas, mientras tanto yo riego con devoción mi mata de jícaras, orgullosa de esperar en mi casa, a mi mesa, a tan queridos amigos.

No me molesta o preocupa el halloween, éste sólo es un pretexto para que los niños y jóvenes se disfracen, y hasta algunos adultos se dejen llevar y adornen sus oficinas con costumbres tan lejanas, tan ajenas. No me interesa imitar a un país que se empeña en mirarnos como seres humanos de segunda, con desprecio, o sólo como servicio de las actividades que ellos rechazan.

Yo me quedo con el olor a humo, a tierra, a pib dorado, a sabor de arroyo, de fruta fresca, a provincia, a la convivencia que se da a partir de la nostalgia de las despedidas. A aroma de flores, a la chispas de las velas, a color, a amor por lo mío, por lo que me pertenece; en el respeto de que cada ofrenda es nuestra, única, digna de respeto.

En estas fechas nuestro país se ilumina con velas, el lago de Janitzio se incendia, los panteones se colman de música y llanto. No obstante, ya lo sabemos, para vivir hay que morir.

Y como bien dice la canción de Mercedes Sosa: “Sólo le pido a Dios que el dolor no me sea indiferente, que la reseca muerte no me encuentre vacía y sola sin haber hecho lo suficiente”.

ritualteatro@hotmail.com


Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León