miércoles, 24 de marzo de 2010

Libro sobre la historia de Halachó


Concurso de Ensayo sobre José Martí

EL GOBIERNO DEL ESTADO, A TRAVÉS DEL INSTITUTO DE CULTURA DE YUCATÁN; EL CONSULADO DE CUBA PARA LOS ESTADOS DEL SURESTE; LA RED LITERARIA DEL SURESTE “MÉXICO-NUESTRA AMÉRICA”, Y PROMOTORES CULTURALES RADIACCIÓN A.C.

Con el objeto de que se conozca la vida, obra y pensamiento de José Martí, quien fue un joven comprometido con su tiempo, un escritor insigne, un educador incansable y un ciudadano consciente de los problemas de su sociedad, las instituciones firmantes

CONVOCAN

AL

TERCER CONCURSO DE ENSAYO SOBRE LA VIDA, OBRA Y PENSAMIENTO DE JOSÉ MARTÍ
“IDENTIDAD CARIBEÑA Y LATINOAMERICANA”


BASES

Podrán participar de manera individual todos los investigadores, creadores literarios, estudiantes e interesados en el pensamiento de José Martí que residan en el Estado de Yucatán.

TEMAS

Los trabajos deberán versar sobre la temática de la identidad caribeña y latinoamericana basada en alguno de los aspectos de la vida, obra y pensamiento de José Martí que se enumeran a continuación:

• Pedagogo
• Periodista
• Jurista
• Literato
• Humanista
• Político

EVALUACIÓN

Los criterios que serán considerados para la evaluación de los trabajos son los siguientes:

• Redacción y estilo
• Aportación informativa
• Sustento de la investigación
• Validez de la interpretación

PRESENTACIÓN DE LOS TRABAJOS

• Deberán ser inéditos y se presentarán en original y 3 copias escritas a computadora, a doble espacio, letra Times New Roman número 12, papel tamaño carta por una sola cara y, de preferencia, acompañados de un disco compacto que contenga el archivo electrónico.
• Deberán contar con un mínimo de 15 cuartillas y un máximo de 25, considerando aparte la portada, los agradecimientos y las referencias bibliográficas y de otro tipo.
• La portada deberá indicar: título del trabajo y aspecto a tratar de la vida, obra y pensamiento de José Martí, y el seudónimo empleado por el participante.
• Adjunto al trabajo, en un sobre cerrado e identificado con el mismo seudónimo, el participante deberá escribir su nombre completo, domicilio, número telefónico y correo electrónico, además de documentos que acrediten su identidad y domicilio.

PREMIOS

• 1er. lugar: $3000.00; viaje a La Habana, Cuba; lote de libros y reconocimiento.
• 2do. lugar: $2000.00, lote de libros y reconocimiento.
• 3er. lugar: $1000.00, lote de libros y reconocimiento.

DISPOSICIONES GENERALES

• El jurado estará integrado por representantes de las instituciones convocantes y su fallo será definitivo e inapelable.
• Los resultados se darán a conocer el día miércoles 30 de junio y se notificarán de manera personal a los participantes mediante teléfono y correo electrónico.
• No podrán participar los directores ni los miembros de los consejos directivos o equivalentes de las instituciones y asociaciones convocantes. En específico, tampoco podrán enviar trabajos los autores pertenecientes a la Subdirección General de Literatura y promoción Editorial del ICY.
• Los casos no previstos en la presente convocatoria serán resueltos por el Comité Organizador.

RECEPCIÓN DE LOS TRABAJOS

Las propuestas y obras concursantes deberán enviarse a cualquiera de las siguientes direcciones:

Instituto de Cultura de Yucatán, Subdirección General de Literatura y Promoción Editorial, Calle 86 (Av. Itzaes) # 501-C x 59 y 65, Centro, C.P. 97000, Mérida, Yuc. Teléfonos: 9 30 47 00 (extensiones 54022 y 54039)

Biblioteca Pública Central Estatal “Manuel Cepeda Peraza”, Calle 55 x 60 y 62, Centro, C.P. 97000, Mérida, Yuc. Teléfonos: 923 21 77 y 928 04 70


La recepción de los ensayos queda abierta a partir de la publicación de la presente convocatoria y concluirá a las 18:00 horas del día lunes 31 de mayo del presente año.


Mérida, Yucatán, México, febrero de 2010.

El Comité Organizador

domingo, 21 de marzo de 2010

Comentarios al libro, Historia de Halachó de Miguel Ángel Kú Mis

Por Jorge Luis Canché escamilla

A Miguel Ángel Kú Mis, tuve la oportunidad de conocerlo cuando recibí de él, una invitación para presentar su libro: Gremios, Devoción a Santiago Apóstol en Halachó, Yucatán, presentado el 15 de julio de 2008, en los bajos del Palacio Municipal del municipio de Halachó. Joven de 31 años, maestro de primaria, muestra una sed enorme de saber de la historia de Halachó, el papel jugado antes y después de la conquista. Pero sobre todo, de los tiempos contemporáneos. Ese primer encuentro –entre él y yo- fue de una sinergia en la que pudimos intercambiar nuestras visiones sobre el lugar del que ambos provenimos: Halachó, así como de su circunstancia en el Camino Real. La de él, desde la observación de su estancia de vida en el sitio referido y la mía, desde los recuerdos, vivencias y lecturas aisladas del mismo lugar, desde la ciudad de Mérida. En Miguel Ángel hay algo más todavía, su formación como maestro, su convivencia con diversas comunidades en el proceso de la enseñanza y del aprendizaje, da lugar a despertar su vocación de investigador lo que lo lleva a indagar sobre su origen y el papel de la cultura maya, nuestra cultura en el espacio geográfico en que se encuentra.

En el primer encuentro al que me he referido, tuve la oportunidad de conocer los proyectos futuros del maestro Kú Mis, siendo el inmediato: la edición de la Historia de Halachó en dos tomos, lo que me pareció extraordinario. Al pedirme que prologara el primer tomo “Del Postclásico al Porfiriato”, me sentí gratamente honrado y complacido, aceptando de inmediato tal encomienda. Debo decir, que hacía mucho tiempo deseaba saber más de Halachó y su historia, conocía la existencia de algunos eventos registrados en sus anales; así como el hecho, de haber sido un sitio importante por el lugar geográfico que ocupa entre Mérida (la capital del estado), Campeche y la capital del país. Al igual de la fama de sus novenarios (gremios) dedicados al Santo Patrón Santiago Apóstol y el festejo de onomástico que se realiza en la tercera semana de noviembre. Pero, nada más.

En este primer tomo de la historia de Halachó el autor ubica su origen en el Periodo Clásico de la civilización maya (150 d. de C. – 900 d de C) refiere de acuerdo a investigaciones de Lorraine A. Williams Beck y el japonés Tsubasa Okoski Harada que los Canché vivían en Dzitbalché, los Mut en Xicincah (lugar desaparecido, los Tayú en Tzemez Akal (lugar desaparecido) y los Eúan en Mopilá, por mencionar algunos. Sitios que fueron y son lo que ahora conocemos como comisarías de los municipios.

Loable en verdad, el interés que tiene Miguel Ángel por rescatar la historia de Halachó y sus alrededores, la cual además, ofrece principalmente a sus conterráneos halachoenses y demás miembros de la sociedad yucateca. Esto es justamente lo que actualmente se requiere, esto es, recuperar nuestra identidad como herederos de la Cultura Maya tener el sentido de pertenencia y trascender con ella hacia el futuro y ponerla al servicio de las nuevas generaciones, sintiendo el orgullo de pertenecer a tan reconocida estirpe.

A fin de abordar el periodo establecido de la Historia de Halachó I, el autor divide el contenido del libro en cuatro períodos: Postclásico, Época Colonial, De la Independencia a la restauración de la República y el Porfiriato.

Siguiendo está metodología documenta y señala la localización, población y etimología de Halachó. Indicando que la situación de pueblo fronterizo con el estado de Campeche, y puerta de entrada a Yucatán por el conocido Camino Real, contribuye a hacer de Halachó una de las poblaciones yucatecas más conocidas por los habitantes del interior de la República e inclusive del extranjero que viene por carretera.
Miguel Ángel nos refiere en su trabajo que durante el periodo clásico de la Civilización Maya (150 d. de C. – 900 d. de C.) las tierras de Halachó estaban rodeadas por Oxkintok, la precolombina ciudad de Chunchumil (hoy comisaría de Maxcanú), la ciudad de Sihó (hoy comisaría de San Antonio Sihó cuyo esplendor aconteció entre los años 550 y 600 d. de C.) y Tacunché. Perteneciente al señorío de Ah Canul.

El cacicazgo de Ah Canul se extendía de T´ho (Mérida) a Ah Kin Pech (Campeche) de Norte a Sur y de las Sierras Altos y Bajos del Este, al litoral correspondiente del Golfo de México por el Oeste.

En cada uno delos apartados en que se encuentra dividido el libro Kú Mis narra en forma documentada aspectos relevantes de esa historia que he mencionado, es por ello que en el período identificado de la Colonia, nos dice que con el objeto de cristianizar a los mayas de halach´oenses y a los de Chulilá, Fray Luis de Villalpando erigió una capilla n el barrio de Mejorada en honor de “Nuestra Señora de Mejorada”. Indicando que está construcción coincide con la política de los conquistadores que al principio no permitían la mezcla de las distintas razas. Los cronistas indican que fue justamente en este barrio donde empezó la existencia de Halachó.

Con una amenidad, propia del autor describe la visita que el célebre investigador John L. Stephens hace al poblado en 1843 y el asombro que le causa la magnitud de la feria de Halachó al igual que su devoción por el santo patrón Santiago Apóstol, quién fue invitado por el hacendado Simón Peón. Un hecho relevante durante la Guerra de Castas (1847) fue la actuación de Antonio Mijangos, originario de Halachó quién se opuso a la venta y comercio de esclavos mayas que duró entre 1848 a 1861, siendo está actividad una de las consecuencias de la Guerra Castas, está afirmación fue realizada por el Teniente Coronel Bernardino Mena Brito. Evento significativo fue la estancia que realizó la emperatriz Carlota Amalia, en la iglesia de Halachó (en la casa cural) el día 9 de diciembre de 1865. Una de las comunidades de Halachó, aún hoy en día lleva el nombre de Cepeda, en honor del general Manuel Cepeda Peraza quién fuera héroe de la guerra contra el Segundo Imperio; por cierto, Cepeda Peraza jugo un papel relevante para que Halachó no se integrara al recién creado estado de Campeche, por aquellos tiempos.

El 4 de octubre de 1875, de cuerdo con el Decreto 82 de la V Legislatura de aquel entonces, recibe Halachó el título de Villa.

La parte última del libro, aunque no la menos importante, dedicada al Porfiriato Halachó tiene una participación que la distingue particularmente por la construcción del tren Mérida – Campeche (vía larga y angosta), inaugurado el 28 de julio de 1898 constituyendo Calkiní el lugar de unión entre las dos vías. Proyecto relevante no solo por la unión de las dos entidades y el impacto en la vida socioeconómica, sino porque la actividad ferroviaria fue la modernización de México, obra de primer orden durante la era Porfifirista. Demos la bienvenida y reconocimiento al profesor Miguel Ángel Kú Mis, por está iniciativa de dar a conocer sus inquietudes traducido en libro para dejarlo como herencia y conocimiento de los halachoenses y de los yucatecos en general.

Hagamos votos para que continúe con esta noble tarea, esperando que al ser conocida su labor y calidad investigativa tenga mayores oportunidades para continuar no solo investigando, sino también, para su publicación. Historias locales como estás deben de ser apoyadas y divulgadas. A mi juicio debe de ser incorporado este libro, como texto de lectura en la enseñanza básica de Halachó, en la parte de Historia. Sin duda es una tarea que debe ser considerada por las autoridades públicas, privadas y académicas. Insisto es una opinión.

Por último felicitar una vez más a Miguel Ángel y el agradecimiento sincero por la atención a mi persona para realizar el presente prólogo. Deseo haber cumplido con la encomienda solicitada.

Mérida Yuc. Méx. A 14 de marzo de 2010

Presentación del número 11 de la revista Al Pie de la Letra

Presentación del número 11 de la revista

"Al pie de la letra"
Revista de literatura, arte y humanidades

Licenciatura en letras

Universidad Modelo

Presentan: María Dolores Almazán y Roberto Ruz
Actuación especial: Regina Carrillo


Este martes 23 de marzo, 20:00 horas Teatro Mérida, sala de arte

Habrá brindis y revistas de cortesía



viernes, 19 de marzo de 2010

Entrevista a Oscar Oliva

Escribir a golpes


Por José Castillo Baeza


Leer a Oscar Oliva significa, juro que es verdad, adentrarse en una Realidad Cruzada de Rayos. No bastándole al poeta el estallido con el que cada rayo (así, por separado) lubrica la percepción humana, se empecina en fabular la luz; en tejer el asombro con el trueno que se nos mete por los ojos atascándonos, como diría él mismo, de cielo. Porque no es sino a través de la contemplación que Óscar Oliva entiende el instante poético; por medio de su verso, imanta las diversas caras de la realidad para, luego de ser seducidas por la imagen, obligarlas al diálogo, orillarlas a volver pero ya impregnadas de saliva, de gritos.

-Maestro, a 50 años de la publicación de “La espiga amotinada” ¿Qué pensamientos le genera ver, desde la distancia, aquel movimiento poético?

Había en nosotros la necesidad estética de transformar los estereotipos de la poesía mexicana de entonces. Trabajábamos en correspondencia a la vitalidad que se estaba dando y gestando en los movimientos sociales genuinos como la huelga de los ferrocarrileros (1958-1959), que estremecieron al país, y dar este estremecimiento con formas poéticas que rompieran los viejos ropajes, por más hermosos que fueran, pero que ya no correspondían al espíritu, violento, de la época. Sin abandonar los temas más subjetivos y personales, de paisaje, de amor y solidaridad, dentro de una especie de evangelio furioso. Había que escribir poesía casi a golpes. Escribo como escupo, nos enseñó Blas de Otero.

Por supuesto, La espiga fue un arranque. Y aquellos jóvenes poetas con los que conviví intensamente, son, aún, parte de mí mismo.

-Los detractores del grupo de “La espiga...” se encargaron de encasillar a sus miembros bajo la etiqueta de estar comprometidos con una causa política. Hoy, a 50 años, ¿Qué fue lo que aportó, “La espiga amotinada”, literariamente hablando, a las letras mexicanas?

Claro que hubo detractores. No era posible que un grupo de jóvenes poetas tuvieran como arranque emotivo las luchas guerrilleras, la revolución cubana, comprometiéndonos con la historia agitada del momento. No era posible que no siguiéramos los caminos de la poesía con sonido crepuscular, ni la de las baratas confesiones existenciales, aunque estuvieran en los labios ya gastados de buenos poetas. ¿Lo que aportamos? Tal vez la cólera y el odio a una situación dada, ya muy enferma como país. Y el querer encontrar la sorpresa en todas las cosas, las más nimias y las más grandes; con los fuertes sonidos de las noches y de los amaneceres.

-¿Cómo sintetiza usted los aprendizajes que tuvo cuando estaba dentro del grupo? ¿Qué le aportaron a su trabajo individual?

Fue mi mejor escuela. Aprendíamos unos de otros, y muchos descubrimientos poéticos y artísticos los hicimos juntos. Aprendí a manejar una furiosa autocrítica. Que el oficio de la poesía es un trabajo permanente, para siempre. Mi trabajo poético está lleno de ellos, Juan, Jaime, Laco, Jaime Augusto. Me enseñaron rigor, precisión, descubrimos juntos a Elliot, a Pound, Perse, Vallejo, Góngora, Rilke, Rimbaud...Cuando obtuve el Premio Nacional de Poesía de Aguascalientes dije a un periódico: “Todo se lo debo a mis manageres”.

-En una entrevista publicada en La Jornada, Juan Bañuelos cuenta que usted junto con Eraclio Zepeda (y el propio Bañuelos) acostumbraban ir de jóvenes a escuchar recitar poesía en los bailes chiapanecos. ¿Relaciona usted directamente este hecho con el carácter conversacional, narrativo de su producción poética individual?

No. Para nada. Lo que dice Bañuelos es una anécdota, una cuestión graciosa. No me gusta mucho la poesía conversacional que se hacía en Cuba, Chile o Nicaragua. Lo narrativo viene a mi poesía por otras fuentes. Tal vez de Catulo y Juvenal, de Efraín Huerta y Jaime Sabines, y de las novelas y cuentos de José Revueltas. Lo que trataba de hacer era una mezcla de lo que me habían dado los autores antes señalados, con la llama herida de Quevedo y la noche oscura del alma de Juan de la Cruz. Esa era mi intención. Esa sigue siendo, pero ahora tratando de captar el espíritu actual de lo que estamos viviendo, con la velocidad con la que vivimos, atento a lo poco que puedo entender de la ciencia, de la tecnología, de los cambios, furiosos, de la naturaleza. De las nuevas guerras de aniquilación y de la violencia del narcotráfico y de los estados nacionales, dizque democráticos. De las ciudades pánico, de Paul Virilio.

-De su trabajo poético se ha afirmado que es “subrayadamente corporal”, una “poesía del cuerpo”. Al mismo tiempo, se dice que sus poemas cantan a una realidad histórica y colectiva. Sin embargo, destaca también la conciencia del acto creativo por parte del yo poético ¿Cómo entiende usted esta relación entre el poeta que escribe (y que se sabe escribiendo), su tradición y la propia individualidad?

Sí, creo que así ha sido. El poeta siempre debe estar sumergido en las nuevas realidades del desastre y de las nuevas pasiones con las que nos despertamos a diario. Y tratar de aprender cómo funciona nuestro pensamiento poético, cómo se genera en el lenguaje, cómo se hace conciencia oscura o clara, es lo de menos, en al acto creativo. En mi obra actual estoy tratando de desentrañar todo esto, apoyándome en lo vertiginoso de la información y del conocimiento, para estar en el encuentro y en el desencuentro del ethos nuestro, de todos, verdaderamente planetario; en la estancia del tiempo, que diría Paul Celan.

No queda sino cerrar con las mismas palabras que utilizó el maestro Oliva al final del discurso que pronunció en 1990, cuando recibió el Premio Rosario Castellanos por parte del gobierno de Chiapas: “Como poeta, trataré de ser un cronista de todo lo que sucede, sabiendo de antemano que la realidad es lo que no sabemos nunca. El mundo está abierto. Resplandece bajo las alas de un pájaro en vuelo”.

Por esto!, 19 de marzo de 2010.

Penas

Por Conrado Roche Reyes

Toda aquella tertulia era muy yucatanista. Yo era prohijado por el aglutinador del grupo, Raúl Maldonado. Algo bueno vio en mí. La verdad es que desaparecidos los intelectuales de la peña del Café Sevilla, se fijó en mí como esperanza. ERA UN PRINCIPIANTE ESTE SERVIDOR. Quizá es que yo les agradaba como escritor y como persona, mi forma de ser.

De cómo me cuidaban y trataban, alentaban, se preocupaban por mí puede dar idea Joaquín Bestard. Fuera de esta reunión fui conociendo a mucha gente interesante, que ha pasado a la historia de la literatura nacional y de las artes, por ejemplo al escultor Reynaldo Bolio, que entonces no estaba tan cotizado, la gente del mundillo casi no lo tomaba en cuenta. Llegaba a veces a alguna reunión con unos cuadros bajo el brazo, para venderlos, para poder comer o beber. Mucha gente le compró muy baratos aquellos trazos, que hoy se encuentran en casas de gente adinerada pero con sensibilidad artística.

A mí me gustaban sus cuadros. Terribles, de putillas algunos hechos en 5 minutos a lápiz.

Conocí también a Gabriel Ramírez, pintor. Fui a su casa de la mano de sus amigos Manuel Calero o Eduardo Ortegón, a tomar los tragos. Posee una biblioteca impresionante. Y escuchábamos música clásica.

Cierta ocasión puso un disco de Tchaikowski y después uno de Schumann, preguntándome cuál de los dos me gustaba más. Antes de responder, él respondió por mí diciendo que aunque me conocía poco, estaba seguro prefería a Schumann, ya que el otro es más espectacular pero Schumann es más músico. Pareciera que me leyó la mente.

Aparte de los de la tertulia, ya empezaba a haber por otros lados conradistas y anticonradistas. Los primeros, pocos ,comenzaban a admirarme porque veían en mí que yo les daba algo que estaban buscando y no lo encontraban, que es el arte de escribir sin ropaje, y yo estaba agradecido con Dios por haber nacido con ese don.

Si la gente anda buscando una cosa y saben que tú se la das de cuando en cuando, te saben esperar. Porque escribir, como todas las artes, es así, sale de cuando en cuando. Y afortunadamente es así, porque eso a diario no se puede dar. No sería arte.

Yo esto lo entiendo, porque lo que aquellos amigos de entonces sentían conmigo, y han sabido esperarme, era lo mismo que yo sentía por Mazapán. Yo era un admirador del Maza en silencio, como hay partidarios míos buenos, los de la cofradía del silencio, los calladitos, los que no aúllan, los templaditos, porque cuanto más grita una persona menos sabe de nada.

Yo al Mazapán y a Mike no les daba lata, no los atosigaba, ni estaba todo el día encima de ellos, pero los comprendía y sabía esperar cuando tenían problemas.

Los tiempos cambian, y con ellos, nuevos y jóvenes escritores. Si éstos caen bien, se les hace una gran publicidad, marketing que diríamos ahora.

A mí nunca me ha interesado aquello que cuando comencé me hicieron. Les ha hecho muy bien esa propaganda y ese incienso, y ellos son en su mayoría personas con mucho mérito. Se llevan mucho tiempo en el análisis y corrección de sus textos, hacen sus escritos, pero en una línea completamente contraria a la que yo empleo. Somos la noche y el día.

Ellos hacen lo suyo y yo lo mío. Con esta camada nace un receptor nuevo, que, como suele pasar en estos casos, desaparecerá cuando ellos lo hagan.

Las presentaciones de libros se llenan de un público que nunca había sido lector, sino nada más a escucharlos y ver aquellas palabras tan nuevas, tan contemporáneas, tan de chavos, tan técnicas.

Reconozco que para quienes hacemos otras cosas, el ambiente es muy hostil. Con estudios e información... Pero cada quien es como es.

¿Para qué contar las penas y pesimismo Emo? Las penas no son para pregonarlas. Las penas son para uno, y para sacarlas uno escribiendo con ironía. Ahí es donde hay que contar las penas.

Al lector es al que hay que contarle las penas, no al público que va a esos actos a divertirse y no quiere saber nada de penas.

Las penas, para uno.

Siempre es mejor decir que estoy contento a que estoy triste.

miércoles, 17 de marzo de 2010

El remedio para el llanto

Por Conrado Roche Reyes

Fue entonces cuando te estableciste en Mérida. Después de habérsete hecho algunos homenajes públicos en el pueblo, parece que quedaste totalmente olvidado. Se acercaba navidad. Las tiendas estaban abarrotadas como camiones de pasaje, las calles adornadas con luces y motivos navideños, los limosneros, tamboreros y payasos se multiplicaban, el frío aumentaba y tú caminabas, cada vez más extranjero entre los extranjeros, cada vez más bruja entre los brujas.

No recibías un peso. Te prometían trabajo, un empleo de albañil. Tus protectores se cansaban de oírte siempre machacar el relato de tu hazaña. Cómo habías defendido al gran hombre arriesgando la vida. La vida seguía adelante mientras que tú continuabas plantado en tu encrucijada.

Te gustaba sobre todo vagar por el mercado, en la plaza podías ver a los desempleados a la espera de alguna chambita cualquiera. Todos te conocían, te vacilaban, te invitaban un trago barato. Eran mañanas grises de invierno en que el frío calaba.

Un día encontraste a una mujer. Ella salía de un hotel de paso por el Monte de Piedad. Tú hacía tiempo ya que te habías ido de tu pueblo. Te le acercaste.

—No me sacarás de la cabeza la idea de que te he visto en alguna parte —dijo la prostituta.
Subieron al cuarto. Cuando hubieron terminado ella habló.

—¿De dónde eres?

—De —y dijiste el nombre del pueblo.

—Tengo muchos clientes que son de allá. Yo también he estado allí, cuando aún era muchacha, para la feria. Quizá de ahí te he visto.

—Tal vez me conoces por otra cosa. Yo soy N, el que evitó que maten al gran hombre.
Una vez más repetiste la hazaña.

Mérida te parecía inagotable. Una ciudad magnífica llena de sorpresas. Un día, aquella señora de la aristocracia te hizo ir a su casa. Pretendía ser no racista por la sola razón de que su marido lo era y ella no perdía ocasión de demostrarle su odio.

Se inclinaba compasiva sobre las gentes sencillas y mayas que, a pesar de su pobreza, tenían buenos sentimientos.

El chofer de la señora fue a buscarte a tu choza. Era la primera vez que te arriesgabas por el rumbo elegante de Mérida. Otro mundo.

Al bajar del coche viste unos perros en una canasta en la sala a través del cristal. La criada abrió la puerta. Te quedaste con la boca abierta. Nunca habías visto una mansión semejante. La dueña de la casa llevaba un vestido púrpura. Te estrechó la mano efusivamente. El perfume te embriagó. Ella quiso conocer los detalles:

—Háblame de tu hazaña.

Bebías agua sin cesar para no tener que hablar. Antes de irte, la señora deslizó discretamente un sobre. Una vez afuera, lo abriste: era dinero.

Lo enviaste todo, una buena suma, a tu casa para la fiesta anual. Tu mamá dejó de llorar después de hacerlo durante el mes completo.

martes, 16 de marzo de 2010

El cinismo en la publicidad

Por Jorge Cortés Ancona

Desde hace ya tiempo presenciamos día a día la burla que determinadas empresas hacen a los valores del trabajo, de la honestidad y de la tolerancia hacia los demás. Un fondo de racismo, tan rancio como el que considera que las plumas de nuestros ancestros prehispánicos eran muestra de salvajismo, está imperando.

Una actitud de cinismo ante la realidad que se nos quiere imponer por el régimen calderonista y la inflada ultra-derecha local que busca expandirse agresivamente por todos lados.




Tengo ante mí, no tan ociosamente como pareciera, un envase vacío de un yogurt de 250 gramos, que en su exterior muestra cinco perlas verbales, con distintas tipografías y colores. Las cito textualmente:

“Al seis lo inventaron en un dos por tres”.
“Si trabajar es sano, que trabajen los enfermos”.
“Yo pienso que es mejor no pensar”.
“No soy un completo inútil, por lo menos sirvo de mal ejemplo”.
“Estudiar es desconfiar del de al lado”.

Inmediatismo, facilismo, pereza, ignorancia voluntaria, desconfianza, todo conjuntado en una buena dosis de demagogia para complacer a cierto sector juvenil y engatusar a otro de mayores dimensiones.

Estos mensajes no son una excepción en nuestro medio, sino que forman parte de una sistemática campaña para alejar a los jóvenes de toda creatividad y toda voluntad de participación social y política.

Los mensajitos de este insignificante envase de yogur (cuyo contenido era desagradable, en verdad, con un sabor medicinal) encajan muy bien en la planeación educativa que sólo pretende crear técnicos de pocas luces para satisfacer un mercado de trabajo con escasa movilidad ascendente.

Hay universidades que están creando técnicos para lanzarlos en plena carrera al campo laboral, procurando una aparente conveniencia para el estudiante, pero en realidad condenándolo a ser un triste aprendiz que quizá tendrá trabajo seguro pero pobres posibilidades de escalar puestos mejores y de ampliar su calidad de vida. Lo que les enseñan es un mero dominio técnico, sin profundizar en su razón de ser, sus interrelaciones con otros campos de conocimiento y sus implicaciones sociales.

Empleando por analogía los términos del sistema económico gremial, en este opresivo sistema económico se procura formar aprendices, que quizá de viejos lleguen a ser oficiales, pero nunca maestros. Dominarán una pequeña porción de conocimiento, pero nunca entenderán cuál es el proceso al que se integra ésta y el modo en que funciona dentro del contexto de la época y del lugar.

Tampoco se desea que dominen la capacidad de responder favorablemente a situaciones imprevistas ni de generar propuestas innovadoras de impacto comunitario.

Me han dicho que los mencionados mensajes del yogur para la “broza” quizá no lleguen a ser leídos por sus destinatarios, en vista de tanta flojera andante para leer y la indiferencia hacia todo lo que signifique letra impresa. Pero tengo serias dudas sobre ello y no me parece tan gratuito el propósito. De ninguna manera es un jueguito travieso de diseño.


lunes, 15 de marzo de 2010

De músculos y rimas

Por Jorge Cortés Ancona


En la presentación de los libros Pichorradas y Picardía yucateca, el escritor Carlos Peniche Ponce recordó el curioso caso de la demanda en verso escrita e interpuesta por José Esquivel Pren en México.

Aunque la anécdota ha circulado desde hace años, no he tenido nunca noticia del modo de acceder a dicho texto legal. Como sea, como parte del ingenio yucateco, queda más bien el hecho que la obra misma.

La cuestión de emplear el verso como vehículo expresivo de disciplinas que por lo común le son ajenas puede deberse a un criterio de facilitar su memorización, es decir, de nemotecnia, o bien, de destreza verbal que obliga a prestarle atención a lo que se dice o a causar un efecto gracioso.



Habría que saber si la versificación de la demanda de Esquivel Pren era sólo de regularidad silábica o incluía también algún tipo de rima, lo cual quizá intensificaría el efecto humorístico si ese era el propósito. Y aunque no lo fuera, éste parece en ocasiones ser el destino inevitable de tantos textos que usan la rima sin habilidad técnica, sobre todo la consonante.

Hay un ejemplo de este tipo de empleo del verso medido y la rima, nada menos que en un breve tratado médico. Su título es “La miología, o sea la ciencia y doctrina de los músculos del cuerpo humano”, puesta en verso castellano por don Rafael de Cáceres. El tomito se imprimió en Madrid en 1815 y hay una reproducción facsimilar de 1976.

El prólogo inicia con la explicación puntual del propósito que persigue su autor en cuanto a la dificultad del aprendizaje de la materia: “La multitud de músculos que componen el cuerpo humano, sus numerosas inserciones al sistema huesoso, las adherencias y relaciones de unos con otros, y lo ilimitado de sus usos, hacen esta parte de la Anatomía la más escabrosa de todas, y acaso la que más hace desmayar los ánimos de los principiantes”.

Y por ello habrá de emplear el verso para expresarse, ya que “a nadie le es desconocido el poderoso influjo que tiene la poesía sobre nuestras potencias intelectuales, especialmente sobre la memoria (…)”. Este uso de un recurso literario —en este caso el verso medido y rimado— para el estudio de una materia no literaria encaja perfectamente en la teoría del deslinde, de Alfonso Reyes, encuadrándose en la categoría de “préstamo poético total”.

El propósito que tenemos en este caso es dar una sencilla prueba de cómo a veces lo que creemos chistoso no deriva más que de la combinación del uso de la rima y del empleo de términos ligados al sexo y a la defecación. Tengamos muy en cuenta que don Rafael de Cáceres pretendía un fin nemotécnico y para nada causar risa, ni voluntaria ni involuntariamente.

Empecemos con una cita ajena a lo sexual: “Los músculos que rodean / la mandíbula inferior, / son el músculo crotáfites / y el músculo mascador”. Y sigamos con menciones a partes pretendidamente sexuales: “De los que ocupan las nalgas / hago un exacto diseño, / diciendo que son los glúteos / grande, mediano y pequeño. (…) Los glúteos forman las nalgas / de quien los tres toman nombre: / el más grande es más carnoso / y de una extensión enorme. (…) El mediano al grande glúteo / se asemeja en su figura: / su extensión es más pequeña, / pero mayor su grosura”

Después viene un no tan pequeño lapsus: “El pequeño en su principio / es redondo ancho y delgado, / al gran trocanter del fémur / con el mediano está atado. / Doblan la mano hacia fuera, / y si una pierna está errante, / tira la pelvis al lado / porque no caiga adelante”.

¿Por qué el lapsus? Porque maravillosamente aparece una tachadura en la palabra “mano”, para sustituirla con escritura manual por “pierna”, un recurso magnífico de aplicar para dobles sentidos expresados de modo pretendidamente inocente. (¿Le traicionó el inconsciente al señor Cáceres o al cajista de la imprenta?).

Más adelante, pasa al mecanismo masculino: “Al pene lo constituyen / tegumentos esponjosos, / la uretra y vena dorsal / y dos cuerpos cavernosos. / Cada cuerpo es un cilindro / elástico y espacioso, / tiene un músculo delgado / llamado ischio cavernoso. / Winslow les puso este nombre / que con razón les conviene, / no siendo como creyeron / los erectores del pene. / Y en caso que hasta este uso / pueda haber condescendencia, / sólo estando ya erigido / aumentarán su turgencia”.

El libro (de cuyos ejemplos actualizamos la ortografía y puntuación) concluye con el mayor de los tesoros: “Los órganos genitales / en la especie femenina, / tienen dos músculos solos / situados en la vagina. / El nombre de constrictores / por su uso les conviene, / y en la turgencia venérea / son los que abrazan el pene. / Ambos en su origen son / delgados y tendinosos, / pero el esfínter del ano / les suele hacer más carnosos”. Chico el libro, pero carnosito.

Por esto!, martes 9 de marzo de 2010.
Red Literaria del Sureste

Invita al todo el público en general

a la

Mesa Panel

Recordando al poeta Carlos Moreno Mediana
(1913-1979)

Participan:
Rodrigo Ordoñez Sosa
Jorge Cortés Ancona
Marco A. Rodríguez Murrillo

Auditorio de la Biblioteca pública central
Manuel Cepeda Peraza
Martes 16 de marzo de 2007
19:30 hrs
.

domingo, 14 de marzo de 2010

Cuando nos entran las ganas

Por Jorge Cortés Ancona

Bueno sería morirse en el curso de una carcajada, como dicen que le ocurrió a Marcel Duchamp. Y digo esto, luego de gozar de nuevo con los poemas procaces y escatológicos de Pichorra, que al leerlos en voz alta casi me dejan con el corazón en las narices, bañado en llanto de risa y en mocos, así como con riesgo de soltarme la vejiga en lugar indebido. Y una agitación…

El asunto viene a cuento porque el pasado jueves 4 de marzo se realizó la presentación de los libros Pichorradas y Picardía yucateca, en el Centro Cultural Dante. Tres conocedores y gozadores del tema, que son Roldán Peniche Barrera (prologuista de ambos libros), Orlando Rodríguez Núñez y Carlos Peniche Ponce, hablaron sobre diversos tópicos al respecto, en especial referencias históricas universales, nacionales y de la región con muchas anécdotas llenas de sal y picante. Además, el actor Juan Carlos Moreno leyó en voz alta varias de las composiciones de los libros.

Un punto que se mencionó, pero sólo en parte, es el de la raigambre hispánica de estos temas, que no sólo se limita a la novela picaresca (cuidado de no confundir “picaresca” con “picardía”) y Quevedo —a los que habría que agregar dentro del canon a La Celestina--, sino que tiene otros ejemplos que han sufrido de una gran relegación y censura como La lozana andaluza, de Francisco Delicado, en prosa, al igual que muchos poemas anónimos del siglo XVII y obras en verso de Samaniego, Nicolás Fernández de Moratín y Espronceda, en los siglos posteriores. Varias de estas obras tienen como importante agregado que también incluyen el protagonismo sexual de las gentes de Iglesia, así que nada gratas habrían de ser para inquisidores y devotos.

Inútil será buscar esos textos de lenguaje y sexualidad increíblemente libre en las compilaciones de obras de esos autores que circulan normalmente en las librerías y bibliotecas. Si un día me invitan, con gusto me explayo en dos o tres sesiones de lectura oral de esos coloradísimos textos, a los que habría que agregar uno más del modernista uruguayo Julio Herrera y Reissig, fallecido hace cien años.

A su vez, hay otra tradición, tal vez no tan difundida en nuestros ámbitos intelectuales, que es la que proviene de los pueblos mesoamericanos, como se puede ver en una deliciosa compilación: el libro Una vieja historia de la mierda, de Alfredo López Austin, con ilustraciones de Francisco Toledo. Habrá que considerar la confluencia de estas dos vías en nuestras acrecentadas picardías mexicana (como la recopilada por Armando Jiménez, con numerosas reediciones) y yucateca.

Si bien no tengo objeciones para las Pichorradas, confieso que mucho de lo procaz y escatológico que se incluye en verso en Picardía yucateca no necesariamente me causa risa, aunque sí me genera un interés por entender el modo en que se manifestaban esas extrañas formas reprimidas de sexualidad que se vivían décadas atrás, a pesar del papel central que jugaba en Yucatán la zona de tolerancia reglamentada, de la que hoy carecemos indebidamente.

Pienso que a veces parece desplazarse el humor en favor de la mera mención de órganos sexuales y funciones escatológicas, aunque –repito— quienes estudien temas de género en Yucatán así como imaginarios sociales, relaciones entre lenguaje y cultura y expresiones literarias y del teatro regional yucateco, tendrá aquí un buen compendio para analizar. Por cierto, hay que prestar especial atención a los textos que llamaríamos “blancos”, porque ahí aparece a menudo una gracia más ingeniosa.

Es de mencionar que la antología Picardía yucateca incluye también textos en prosa, encabezados por el “Hamacasutra”, de Rodríguez Núñez, texto que tiene toda la vena para convertirse en un clásico de la cultura yucateca. Como quiera que sea, la velada fue muy divertida y dio lugar a variados excursos y reflexiones, como se verá en otros momentos.

sábado, 13 de marzo de 2010

Arte en la sangre

Por Conrado Roche Reyes

En la familia miya por ambos lados hace que existe una predisposición natural hacia lo no muy normal. Mi chicha materna tocaba el piano las melodiyas de sus tiempos. Aunque rara vez lo haciya, lo haciya muy bien. Zarzuelas y operetas, así como algo del incipiente movimiento de nuestra trova. Mi madre ejecutaba también el piano, pero ella música más del tiempo de Guty, Palmerín, etc. Fue buena pianista, y además tocaba la guitarra (por más esfuerzos que hizo para enseñarme, nunca le agarré el feelin, no le di la intención que debe llevar nuestra hermosa trova).


Mis cuatro hermanas de mayor a menor, fueron pasando por la academia de piano de Don Pepe Rubio, a la vuelta de la casa. Unas más, otras menos, pero se echaron el libro de ejercicios del buen pianista Czerny. Cuando menos, la que menos gusto tenía, aprendió a tocar la Sonata para Elisa (parelisa) de Beethoven.

Las mayores, además tocaban muy bien la guitarra, cantando melodías extrañísimas para entonces pero que hoy son de cajón para todo músico de peña que se precie. Ambas se dedican profesionalmente al teatro. Una como directora y la otra como actriz, por cierto ambas han sido homenajeadas con breve espacio de tiempo entre una y otra por su vida dedicada al teatro.

Su servidor, un tiempo me dediqué a la música, aunque en la actualidad tengo como único oficio el de escribir.

Mi padre fue poeta y humorista. Sus versos fueron musicalizados por Manolo López Barbeito. Fue miembro fundador y presidente de la sociedad artística Ricardo Palmerín, promotora y preservadora de la canción yucateca autentica. Tuve-o tengo- un tío, por rama paterna, que es un genio para hacer parodias a canciones famosas. El famoso poeta Manuel Roche, de hace un millón de años. Carlos Lico, era mi primo, alcanzó lo máximo de la fama dentro de la música popular. El fenomenal poeta Miguel Ángel Menéndez, era mi tiyo. Al igual que mi tiyo Edmundo Bolio, gran orador y que hizo de la política e historia un arte.

Hablaré ahora de un pariente de en el pueblo de Izamal, quien era un apasionado del teatro, la actuación en concreto. No se perdiya una función de cualquier companiya que llegase a Izamal, para entonces los mejores exponentes del teatro o espectáculo, iban a los pueblos. Este pariente suplicaba que le dieran la oportunidad, de aunque sea salir de extra, el papel más pequeño lo haciya feliz. En ocasiones saliya de poleciya nada más atravesando el escenario. El pobre era extremadamente nervioso. Por tal razón, el diya que le dijieron que iba a decir cuatro palabras, se entusiasmo hasta el paroxismo. Se trataba de una escenificación de una obra de misterio. El debiya salir vestido de negro y con aspecto cadavérico y pronunciar su parlamento con la voz más cavernosa posible: “Aquí las velas están” y hacer mutis siempre sombrío. Se pasó todo el diya frente al espejo ensayando. Lo tenía perfectamente practicado. En fin, llegó la noche del estreno. Teatro lleno. La trama transcurría normalmente con el público en ascuas. Mi tiyo esperando el momento de salir a escena. Ahora-le dijo el director-, pero el pariente literalmente temblaba de los nervios. No queriya salir. Con el candelabro que requería su parte agarrado, maquillado, etc., fue empujado por el director. Él, en vez de aquel tétrico andar que ensayo cientos de veces, corrió hacia la primera persona que se le cruzó en el camino y aventando el candelabro dijo rápidamente: “aitan las velas” y salió despavorido.

Tuvo otra oportunidad, siempre con una obra de suspenso. Aquí debería decir junto al actor principal y otro tirado en el suelo muerto: “Oh, un cadáver”. Nada más. Tres palabritas. La misma historia. Ensaya y ensaya. Al tocarle su turno y decirlas, además con aspecto de asombro, pues así lo requería su papel, el pariente sale a escena y pronuncia en efecto tres palabras: “¡Puta, un muerto¡”.

viernes, 12 de marzo de 2010

Jornada poética con motivo del día mundial de la poesía: sin lugar para la ternura

Mujeres a la Vida



Por Hortencia Sánchez


“...Has educado tu boca y tus manos, tus músculos y tu piel, tus vísceras y tu alma. Sabes vestir y desvestirte, acostarte, moverte. Eres precisa en el ritmo, exacta en el gemido, dócil a las maneras del amor.

Eres la libertad y el equilibrio; no sujetas ni detienes a nadie; no sometes a los recuerdos ni a la espera. Eres pura presencia, fluidez, perpetuidad.
En el lugar que oficias a la verdad y a la belleza de la vida, ya sea el burdel elegante, la casa discreta o el camastro de la pobreza, eres lo mismo que una lámpara y un vaso de agua y un pan.

Oh puta amiga, amada, recodo de este día de siempre, te reconozco, te canonizo a un lado de los hipócritas y los perversos, te doy todo mi dinero, te corono con hojas de yerba y me dispongo a aprender de ti,... todo el tiempo…"

Jaime Sabines.



En este mes hablar, analizar, ponderar, alabar, magnificar nuestra entrega a la familia y a la profesión no será difícil, hemos construido suficientes caminos y vínculos como género para merecerlo.

No obstante no podemos negar la realidad de algunos grupos vulnerables, nuestras mujeres humildes, que a pesar de la existencia de esta conciencia, continúan recibiendo maltrato y violencia sin contar con preparación que les ayude a defenderse, a salir del maltrato y la marginación. Entre estos grupos se encuentran las sexoservidoras.

Muchas veces ha nacido en mí la empatía por estas mujeres que ofrecen sus servicios por algunas calles y avenidas de nuestra ciudad. Hoy, que se celebra el Día Internacional de la Mujer, tomo valor para acercarme a ellas y entablar un diálogo para subir su palabra a estas páginas.




Me encamino a la calle que se encuentra detrás de mi querido POR ESTO! y con gran respeto les pido dejarme escuchar sus palabras, sus necesidades, sus temores, sus frustraciones y sus anhelos. Me acerco a dos hermosas jóvenes que portan minifaldas y blusas de gran escote, su rostro maquillado de colores brillantes, sus cuerpos firmes, piernas musculosas y largas.

Ahora las miro de cerca a los ojos y les pido con respeto conversar con ellas, informándoles que pretendo compartir la charla en el medio en el que colaboro con mis artículos de cultura y de la vida.

Ellas aceptan amablemente.

Hortencia: ¿Saben qué se conmemora el día de hoy, 8 de marzo?

Entrevistadas: (Se miran entre sí, sonríen) No

Hortencia: Hoy es el Día de la Mujer (Las mujeres sonríen nuevamente)

Entrevistadas: Claro, hoy es nuestro día.

Hortencia.- ¿Qué opinan de este festejo?

Entrevistadas: Nada, no sabíamos que teníamos nuestro día.

Hortencia: ¿Qué problemáticas enfrentan en este trabajo?

Entrevistadas: Tener que esconder a nuestra familia a qué nos dedicamos, no contar con servicios mínimos de salud, dejar mucho tiempo solos a nuestros hijos, dar explicaciones del porqué nos ausentamos de casa, no poder decir a qué nos dedicamos.

Hortencia: ¿Tienen libertad para ejercer este trabajo?

Entrevistadas: (Se miran, contestan con cierto temor) Algunas veces nos molesta la autoridad, no siempre.

Hortencia: ¿Se sienten juzgadas?

Entrevistadas: Sí. Las actitudes de las personas muchas veces son ofensivas, intentamos protegernos en grupo.

Hortencia: ¿Les agrada su trabajo?

Entrevistadas: No, pero alguien tiene que hacer el trabajo sucio. Aquí nos topamos con hombres de todo tipo. La gente cree que esto es fácil, pero tenemos que vivir a escondidas, guardar el secreto a nuestros hijos, andar en la oscuridad. Los clientes te piden relaciones de todo tipo. Antes de ir con ellos les aclaramos qué y cómo podremos atenderlos, si aceptan las condiciones vamos. Una regla es el uso de condón. Llegamos a esto cuando ya no encontramos otra manera de obtener dinero para mantener a nuestra familia, hermanos pequeños, hijos.

Me despido con un apretón de manos. Les agradezco sus palabras, su honestidad, su valentía, su tiempo.

Y las preguntas me invaden: ¿Llegará el tiempo en que cuenten con atención a sus necesidades? ¿Cómo sobrevivirán cuando su herramienta de trabajo se desgaste con los años? ¿Lograrán que sus hijos encuentren mejores amaneceres? ¿Algún día las cobijara el festejo?

“El Día Internacional de la Mujer (8 de marzo) es una fecha que celebran los grupos femeninos en todo el mundo. Esa fecha se conmemora también en las Naciones Unidas y es fiesta nacional en muchos países. Cuando las mujeres de todos los continentes, a menudo separadas por fronteras nacionales y diferencias étnicas, lingüísticas, culturales, económicas y políticas, se unen para celebrar su día, pueden contemplar una tradición de no menos de noventa años de lucha en pro de la igualdad, la justicia, la paz y el desarrollo”.

¡Felicidades a todas!

¡Un voto de esperanza para aquellas que aún viven en el desamparo!

ritualteatro@hotmail.com

jueves, 11 de marzo de 2010

Mi primera vez

Por Conrado Roche Reyes

Desde el primer instante que un servidor escuchó rock and roll quedé atrapado para siempre por esa nueva y extraña música. Al popularizarse masivamente, a través de los conjuntos locales, se me metió en la cabeza el formar uno. Cantaba y me acompañaba con las baquetas de mi tambor, ya que tocaba en la banda de guerra en la escuela con bastante buen ritmo —la guitarra la aprendí a tocar tiempo después solo, sin maestro—, decidí que sería el baterista del futuro grupo de rock. Era un niño casi, o sin el casi, iba a los bailes con la única intención de escuchar. Me paraba cerca de los músicos y miraba extasiado su actuación. Me fijaba, más que nada, en el baterista.




Dentro de la numerosa cantidad de conjuntos que se formaron en Mérida y en algunas comunidades grandes, había uno infantil, Los Babys, de los hermanos Avila oriundos de Panabá, que tocaban muy bien y eran más o menos de mi misma edad, lo que reforzó aquella idea de pertenecer a alguno.

En todo festival que se efectuaba en la Escuela Modelo, donde estudiaba, no podía fallar en el programa además de la palabras alusivas, el infalible declamador y el numero fuerte era “Música y trova yucateca a cargo del alumno José Ruz”. Este, tocaba muy bien la guitarra. Lo que yo no sabía es que era también un apasionado del rock, y lo ejecutaba.

Con Ruz y otros amigos, vecinos que vivían al lado de mi casa, hermanos y modelistas conformamos nuestro primitivo conjunto obviamente tocando él la guitarra, una de madera, de las llamadas españolas. El cantante, Fernando, lo hacía a pulmón. Su hermano Armando fabricó su bajo, el latimonocordio que como antes, en otra colaboración dije, consistía en una tina de metal con un cordel atado a ella y a un palo colocando un pie en dicha tina —servía para lavar ropa con polejía y agua hirviendo con leña—, y yonibeismuler hice mi batería con una lata de galletas, el platillo, la tapa de la misma clavada en el destupidor del excusado sirviendo como base la parte de hule de este artefacto de higiene casera (modesta,”Mot” la nana, preguntaba en su peculiar manera de hablar que dónde estaba el palo con su hule, metes excusado y chupas el tah), las baquetas fueron unas agujas de tejer de mi mamá. Ensayábamos en el patio de mi casa, que entonces me parecía una ENORME JUNGLA. Recuerdo que después de escuchar cientos de veces el disco, la primera que sacamos más o menos bien fue “Siluetas”, de Los Rebeldes del Rock, obviamente “La Plaga” de Los Teen Tops, “Tus Ojos” de Los Locos del Ritmo”, etc. Llegamos a tener un buen repertorio.

Tocamos en varias fiesteritas familiares, en las que me di cuenta que las niñas nos miraban de manera diferente y al terminar nuestras actuaciones, que a los adultos parecía divertir mucho, ellas nos rodeaban y hasta nos pedían autógrafos coqueteando con los “músicos”. Muy profesional firmaba: “Para fulanita, Conrado, baterista”.

Aún no teníamos nombre, cual debe de ser en todo conjunto que se precie. Fue mi hermana, gran fanática del rock, quien nos bautizo como “Los Firer Boys”. Nombre de lo mas pretencioso para lo que en realidad éramos. Pero nos encantaba que las chicas nos admirasen.

Aquello no duró creo ni un año, mas los recuerdo de esa aventura los tengo como de los más preciados. Remembranzas bellas e inocentes, ahí están en un especial lugar de mi cerebro. La cuestión es que como comenzó terminó, sin gran alharaca. Nuestro guitarrista es hoy el respetado padre Ruz, en alguna parroquia católica; Fernando Baqueiro, alto ejecutivo en un banco de los Estados Unidos. Su hermano Armando es el Contralor del Estado, y yo, pues soy el saraguato que escribe esto.

martes, 9 de marzo de 2010

Dragones sin princesa

Por Hortencia Sánchez

En este mes que se celebra el Día Internacional de la Mujer, me nace hacerlo hablando sobre la sensibilidad artística de varias compañeras, por lo que inicio este humilde homenaje con la escritora Brenda Alcocer, la artista plástica Lucina Castillo y la escritora Beatriz Guillermo, ya que al leer el cuento “El Cuartel de Dragones”, las tres mujeres trajeron a mí varios recuerdos.



Brenda Alcocer se caracteriza por su sencillez, el respeto que tiene hacia los compañeros de oficio y su gran tesón y lucha por continuar preparándose en esta área.

Me agrada mucho su manera de enfrentar su ser femenino. Ha crecido a sus hijos de manera plena, todos con profesión, además que desde hace varios años, como directora de la biblioteca del ISSSTE, ha acercado a niños y jóvenes a la palabra, a los libros, al conocimiento.

Al leer este libro, iniciando el día, me conduce a una bella historia sobre la llegada de los chinos a Yucatán, la curiosidad de los niños hacia ellos, la amistad que logran y el intercambio que tienen sobre fantasías, historias fantásticas y dragones como mascotas. Me agrada y atrapa el manejo de imágenes, del lenguaje sencillo pero hermoso, además la manera inteligente de tratar a los lectores infantiles. Nunca me ha parecido correcto añoñar las historias, el lenguaje o las situaciones, pretendiendo “bajarse” al nivel de los infantes. Me causaron ensoñación los diminutos dragones que se trasformaron en mascotas y la manera de integrar la función formadora y trasformadora del Centro Cultural del Niño Yucateco, y es cuando de manera inmediata llega el rostro de Beatriz Rodríguez, cuando hace algunos años dirigía el rumbo de este centro, lugar que ha iniciado a varios de los que ahora son jóvenes universitarios de las carreras de la ESAY, de la que ahora es directora.

El CECUNY siempre me cautivó por su amplitud, sus bellos jardines, sobre todo por ser iniciador de las almas que serían encaminadas por los rumbos del arte.

Sé que Beatriz disfruta grandemente su labor, por lo que nunca ha alejado sus pasos de la formación artística, que ahora le toca cerrar el círculo y terminar de encaminar a esas almas que abrazaron el arte, proporcionándoles, como lo hizo con los niños, las mejores condiciones para su formación.

Como escritora constante, poeta, sobre todo mujer sensible, no puedo evitar traer al recuerdo la noche en que miraba a su padre, como actor aficionado en una obra de teatro, la sonrisa que iluminaba su rostro, y cómo no hacerlo si Don Wilberth Rodríguez, su padre, es un hombre entrañable, amigo, todo un gran caballero.

Regresando al cuento que motivó esta lluvia de palabras, considero que Lucina Castillo logró una verdadera comunicación con la escritora para plasmar imágenes que escapaban y se multiplicaban en las manos, bocas y sueños de los personajes.

Lucina, como creadora plástica, se ha desarrollado con sutileza, con feminidad a través de sus libros de arte objeto, sus obras plásticas. He contado con la fortuna de trabajar con ella durante varios años en el festejo por el Día Internacional de la Mujer; este año no fue posible trabajar juntas ya que, como mujer comprometida con su género, está terminando en su profesionalización a través de un curso que le requiere bastante esfuerzo.

Qué alegría da mirar trabajos en los que se reúnan personas creativas, emprendedoras, sobre todo sensibles y comprometidas.

“El cuartel quedó cerrado por mucho tiempo con sus negras paredes, sus enormes portones de madera gruesa y su torre desde donde vigilaba el gran anciano.

Ahora es un lugar donde los niños y niñas aprenden a disfrutar la imaginación porque fue convertido en un laboratorio de sueños”

El cuartel de dragones, de Brenda Alcocer, con ilustraciones de Lucina Castillo fue editado por el Instituto de Cultura de Yucatán.

ritualteatro@hotmail.com


Por esto!, lunes 8 de marzo de 2010.


domingo, 7 de marzo de 2010

Mujeres y palabras: espejo de dos siglos



El Consejo Editorial del Instituto de Cultura de Yucatán invita al ciclo de actividades


Mujeres y palabras: espejo de dos siglos


que se realizará en el marco de la conmemoración por el Día Internacional de la Mujer el 9, 10 y 11 de marzo a las 8 de la noche en la Galería del teatro José Peón Contreras (la del Callejón del Congreso)


Revisar en la historia de nuestra región el quehacer de las mujeres yucatecas en la literatura, el periodismo y la educación, permite reconocer las raíces de nuestra identidad desde las voces femeninas, entender quiénes fuimos para saber quiénes somos en la actualidad.


Programa


Martes 9 de marzo, ocho de la noche. Charla Mujeres en el periodismo literario yucateco del siglo XIX, por Rita Castro y Virginia Carrillo. Exposición de objetos personales de Rita Cetina Gutiérrez.

Miércoles 10 de marzo, 8 de la noche. Presentación del Monólogo El ilustre caso de la mujer maravilla y sus conflictos con el amor de la actriz Analié Gómez.

Jueves 11 de marzo, 8 de la noche. Charla Mujeres en la educación del siglo XIX y XX, por Celia Pedrero y Ena Evia. Lectura poética a cargo de Patricia Flota y Leticia Castillejos, alumnas de la licenciatura en Artes Escénicas de la ESAY.

viernes, 5 de marzo de 2010

Arte y cultura en la red



Alfonso Reyes


Sitio dedicado al gran intelectual originario de Monterrey, Nuevo León. Contiene biografía, imágenes, obra y ensayos sobre él por otros autores.


www.alfonsoreyes.org




Apocalyptica

Página oficial de una de las agrupaciones más originales de la última década, donde la música clásica converge en poderosos y finos violoncelos con el rock pesado.

www.apocalyptica.com



Palabra virtual. Antología de poesía hispanoamericana



Borges, Neruda, Pellicer, Sabines, Unamuno… Y demás autores en este excelente sitio.

www.palabravirtual.com



Women in Art

Sitio en inglés dedicado a importantes pintoras entre las que destacan Frida Khalo, Tamara de Lempicka y Georgia O’Keeffe

www.mystudios.com/women/women.html


miércoles, 3 de marzo de 2010

Efraín Calderón Lara: Memoria histórica y conciencia social





La Asamblea de Estudiantes Tecnológicos

los invita a que recordemos las historia de nuestro estado y todas esas cosas que de las cuales no se hablan mucho y en donde el Tecnológico jugo un papel muy importante.





Mesa Panel:

Efraín Calderón Lara:

Memoria histórica y conciencia social



Participan:

Pedro Quijano

Lillian Paz

Mario Mex Albornoz

Cristóbal León





Exposición Fotográfica:

Movimiento social e 1973-74



AUDIO VISUAL 1

jueves, 04 de marzo de 2010, 15 hrs.

Tecnológico de Mérida calle 60

lunes, 1 de marzo de 2010

No esperé lo suficiente

Por Hortencia Sanchéz

El 21 de febrero de 2010 se publicó la convocatoria para becas FOECAY, ahora nombradas Programa de Estimulo y a la Creación y al Desarrollo Artístico de Yucatán. PECDA.



En de una de mis colaboraciones en esta página de cultura escribí que era una verdadera a lástima que las becas FOECAY hubieran desaparecido, que se hubieran perdido, ya que algunos compañeros del medio habíamos pedido algunos cambios y que no se habían dado puesto que ya no serían otorgadas.

Me da satisfacción que esto no haya sucedido, me callaron la boca, por una parte, porque ahora continúan y con más recurso, no obstante la sugerencia de que no fuera un impedimento que ya se hubiera contado con ella en otras emisiones permanece.

Lo que habría que tener en claro es que los creadores continúan en la búsqueda, en la lucha, y con más impedimentos en contra, como serían el pago de impuestos y el terrible ietu. Cuando se trata de apoyos a través de la federación no se tiene que pagar este tipo de impuestos por lo que el recurso será mayor para los que decidan participar en este proyecto.

En esta emisión se abre un rubro encaminado a apoyar a estudiantes de las escuelas de arte, me parece acertado, porque antes era injusto meter a los profesionales con los amateurs en el mismo costal.

Otra de las situaciones que no considero congruente es que en el rubro de creadores con trayectoria se pida cinco años de creación comprobada. A mi humilde opinión, trayectoria sería como mínimo quince años de lucha incesante en un medio y un área en la que es complicado subsistir.

De igual manera se hace hincapié en que los que no hayan cumplido en tiempo y forma con sus proyectos esta vez no serán aceptados. Es lo mínimo que se puede exigir ya que sabemos de varios proyectos que se quedaron en eso, meros proyectos de los que nunca observamos resultados, y eso no es el problema, que los del gremio nos diéramos cuenta, sino que estos apoyos, que se otorgan con los impuestos de los ciudadanos, no hayan tenido un resultado.

Considero que además de que no puedan participar funcionarios de la institución o instituciones convocantes, tampoco pudieran hacerlo familiares muy cercanos, sino de esta manera se escuchará por los pasillos: -Es que el familiar de tal o cual fue parte del proyecto beneficiado.

Ojala que los participantes en estas becas cuenten con una verdadera valoración de sus proyectos y la elección no quede en simpatías, mecenazgos o acuerdos.

Se de muchísimos compañeros que esperaban de este apoyo porque es la única manera de lograr dar vida a sus proyectos, o de sentir que su trabajo de tantos años es reconocido, valorado y difundido.

Tarea realmente difícil para los integrantes de las distintas áreas que tendrán en sus manos dar y otorgar importancia a cada uno de los proyectos.

Que este recurso sirva para el crecimiento de los creadores, de los artistas y no para dividir o pelear por sentir que un recurso no fue dignamente otorgado.

ritualteatro@hotmail.com


Por esto!, lunes 1 de marzo de 2010.

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León