domingo, 28 de febrero de 2010

Murió el escritor mexicano Carlos Montemayor


México, 28 feb (EFE).- El intelectual mexicano Carlos Montemayor, miembro de la academia de la lengua de su país, falleció en México a los 62 años a causa de un cáncer contra el que llevaba luchando varios meses, informó la editorial Random House Mondadori en un comunicado.



"Con profundo dolor, confirmamos que la madrugada de este domingo falleció el novelista, ensayista, traductor, poeta y promotor de las letras indígenas", dijo la casa editorial.

Nacido en Parral, localidad del norteño estado de Chihuahua, el 13 de junio de 1947, Carlos Montemayor era un destacado escritor y periodista, cuyas aportaciones periódicas se publicaban en el diario La Jornada y en el semanario Proceso.

Miembro de la Academia Mexicana de la Lengua, y de la Asociación de Escritores en Lenguas Indígenas, Montemayor trabajó durante años en causas sociales de su país y defendió a activistas sociales, indígenas y otras minorías o grupos desfavorecidos. Además se dedicó a la poesía como autor y traductor de diversas obras en lenguas como el griego o el portugués, y fue cantante de ópera.

Entre sus novelas destacan "Mal de piedra" (1980) y "Guerra en el Paraíso" (1991), un relato trágico de la violencia asociada con los grupos guerrilleros y la represión que se vivió en México a principios de los años setenta que le valió el Premio Colima de narrativa.

Además, obtuvo el Premio Internacional Juan Rulfo por su cuento "Operativo en el trópico" (1994), el Xavier Villaurrutia por "Las llaves de Urgell" (1971) y el José Fuentes Mares por su libro de poesía "Abril y otras estaciones" (1979).

Para el próximo martes está previsto que comience a circular un nuevo libro de Montemayor, titulado "La violencia de Estado en México", que lanzará la editorial Debate. EFE

domingo, 21 de febrero de 2010

Recuerdan al líder asesinado Efraín Calderón Lara

Recuerdan al líder asesinado Efraín Calderón Lara

La Biblioteca Central Manuel Cepeda Peraza fue escenario de una mesa panel sobre Efraín Calderón Lara: Memoria Histórica y Conciencia Social, con la participación de los panelistas Alejandro Jurado, Pedro Quijano, Mario Mex Albornoz, Cristóbal León Campos y Jorge Cortés Ancona, así como de una exposición fotográfica denominada “Movimientos Sociales de 1973-74” que presenta más de 15 imágenes seleccionadas del libro “Confesiones de un asesino” con autoría de Carlos Francisco Pérez Valdez y de “La otra cara de Loret de Mola” por Franklin Alonzo, publicado en 1979, en donde se muestra una panorámica de la lucha en Yucatán en memoria de la vida de los líderes más representativos, cuyos ideales y logros siguen vigentes hasta el día de hoy.

El panelista Cristóbal León Campos señaló que la idea de crear la mesa panel es el poder discutir los pormenores de los movimientos populares y sindicales de Yucatán en 1974, un año en el cual se fundan varios sindicatos independientes bajo la tutela de Efraín Calderón Lara “El Charras”, por lo que se busca recuperar toda la historia en cuanto a hechos y acontecimientos y cómo se van dando y van a llevar al gobierno encabezado en ese entonces por Carlos Loret de Mola, a secuestrar y asesinar a Efraín Calderón Lara.

A partir del secuestro y asesinato del “Charras” que se da el trece de febrero en la noche, al día siguiente se desarrolla todo un movimiento popular en el Estado, la inconformidad a raíz del secuestro se generaliza entre estudiantes y obreros que llevan a suspender actividades en todos los planteles de la universidad y de los sindicatos que Efraín había asesorado y se crean más de 46 comités de barrio y ejidales y se convierte en un verdadero movimiento popular como no se ha vuelto a dar otro igual en la historia del Estado.

Pedro Quijano Uc fue uno de los que estaban con el “Charras” cuando lo secuestraron y que en esos tiempos se mantenía una muy buena relación con el sindicato de electricistas, en el que había una tendencia democrática que brillaba, así como con los demás sindicatos con tendencia agrarista, y posteriormente se establece una relación con trabajadores de la Unión de Yucatán. A partir de ello se empieza a configurar en el 73, en marzo o abril, lo que fue el primer sindicato de transporte urbano.

No fue fácil, fue una confrontación muy fuerte porque en ese entonces la Unión de Camioneros representaba un brazo fuerte del Estado, todos los dirigentes (permisionarios) eran regidores, diputados y los encargados de proveer de gente a los actos del partido de Estado.
De manera que era un verdadero agravio tocar esos intereses, por lo que se tuvo que hacer paros por dos días de diez minutos de los autobuses. Ante esos paros, la Unión de Camioneros despide a la dirigencia del sindicato y la respuesta fue que se tuvo que secuestrar los autobuses que fueron aproximadamente 120.

El movimiento creció y se hizo más fuerte con la participación de los estudiantes, lo que hizo que Carlos Loret de Mola se reuniera con su gente de confianza y en su domicilio particular decidieran “sustraer del ambiente”, o sea, secuestrar y luego asesinar, después de torturarlo, al líder que cimbró las estructuras de poder en el Estado, al que hoy se recuerda.

Por Esto! 20 de febrero de 2010 (Luis Tamayo)
Evento organizado por la Red Literaria del Sureste

sábado, 20 de febrero de 2010

Mi amigo Efraín. Y los oportunistas

Por Conrado Roche Reyes

Conocí a Efraín en la Prepa de El Fénix. Ambos éramos estudiantes de “pasar y ya”. Jamás fuimos de buenas calificaciones. Aunque él era “santiaguero” y yo “santaneco”, amigos comunes nos acercaron, entre los que recuerdo, de su barrio, a mi primo Edgar Pérez, quien creció por ese rumbo pero que entonces vivía enfrente a mi casa; “Cuco” Soberanis, Blanco Loroño, Benjamín Paredes, Pepe Toraya, entre otros, como “El Cebo” Arceo y “El Tocino” Rosado.

Por entonces se estilaba “machacar” en parques y calles por las noches para presentar examen. Hice buenas migas con él. “Charras” de la Prepa no tenía ningún interés político. Le encantaba el desmadre, el deporte, fue un buen futbolista, llegó al equipo de Primera Fuerza de la universidad. También practicaba el básquet, siendo un magnífico encestador. Jugué en el mismo equipo de él durante cierto período.

Entre quienes estudiábamos en las diversas casas de todos estaban Jorge Fernández, Allen Urbina, Miguel Cardín y Raúl Pérez, los que con otros compañeros sí tenían cierta inquietud política de izquierda.

Con alguna preparación marxista teórica muy elemental, pero muy entusiasta, en lo personal, simpatizaba con dicha ideología por influencia paterna. Sin embargo, fueron tiempos de cambio. La música era parte de nuestras vidas, en especial Los Beatles.

Efraín seguía siendo apolítico, aunque compartíamos muchas cosas. Amigo de verdad. Juntos entramos a la Facultad de Jurisprudencia, donde pregonábamos nuestro marxismo.

Señalados como “Los comunistas de leyes”, que entonces era algo peor que el demonio y en cuya Facultad había muy pocas mujeres, recuerdo de mi salón (1er año) a Yadira Alcocer y a Rocío Lara, prima de “Charras” y que simpatizaba con nosotros. No así en la vecina Escuela de Comercio y Administración, en donde sí estudiaban mujeres casi todas provenientes de colegios confesionales, quienes nos odiaban, especialmente una llamada Ana Rosa y los varones, muchos de ellos pertenecientes al grupo derechista del padre bueno, quienes pretendían incrustarse en la política y dirección de la UDY. Bastión del conservadurismo la E.C.A.

Nos reuníamos en casa –de paja, en donde entonces terminaba Mérida, frente a la gasolinera de la Alemán- de un sujeto extraño, chiapaneco, muy dogmático, con muebles rústicos y sin luz eléctrica, que se llamaba Oscar Palacios. Alrededor de una vela discutíamos sobre socialismo.

Efraín, nada más escuchaba. Me confesó que aquello no le interesaba en lo absoluto. En un tocadiscos de baterías escuchamos absortos y asombrados. El L.P. del Sargento Pimienta de Los Beatles. A Oscar, aquello no le gustaba. Incluso escribió un poema dedicado al “Cando” Fernández (era medio amanerado) reclamándole su pasión por el rck, en verso apuñado –se me hace que le atraía- en donde, excluía del cambio aquella revolucionaria música.

Fue en un viaje grupal a Acapulco en ADO que me tocó de compañero de asiento Efraín. Allí le hablé en cristiano de la desigualdad en que el país vivía, los atracos de los poderosos, del papel de los obreros en la futura revolución. Se interesó. Le di un libro -no recuerdo cuál- que leyó vorazmente; otro de José Revueltas y la gesta de la Revolución Cubana. En Acapulco volvió a ser el “Charras” cotorro de siempre, pero la semilla, la inquietud ya estaba sembrada en él.

Tiempo después –yo deserté en segundo año- lo veía muy esporádicamente. Aunque en las elecciones de la Facultad ganó el izquierdista Allen Urbina, aunque al año siguiente, Efraín ya más politizado –nuestro candidato- perdió con Jorge “El Zapote”, Zapata. Me dediqué a la música y él se adentró en cuestiones sobre reivindicaciones obreras y campesinas. Nos veíamos esporádicamente en el restaurante “Los Arrecifes”, propiedad de Urbina, quien con otros compañeros venía después de un conato de guerrilla, a la que fui invitado y a última hora me acobardé. Todos los que fueron eran estudiantes de Derecho.

Algo sucedió, que aquel intento abortó. Este episodio de mi maricones me persiguió –y persigue- como pesada loza.

Uno de mis mejores amigos que permaneció en la lucha armada clandestina fue asesinado por el Ejército, causando y calando hondo en mi espíritu, el valiente luchador, mi inolvidable camarada Raúl “Lula” Pérez Gasque.

Por entonces, “Charras” había crecido velozmente como asesor sindical. Democratizó varios. Como es sabido, fue asesinado por el gobierno. Su muerte provocó la mayor movilización de protesta en Yucatán en 60 años. Hubo traidores, muchos de los cuales hoy se erigen como participantes del movimiento, cuando en realidad fueron “Micos”. Los boquetes de las balas policíacas a la Universidad fueron resanados.

La placa que se colocó a la entrada del edificio recordando aquella feroz represión, fue quitada por alguien que hoy pregona su participación junto a “Charras”, al igual que fueron borradas las letras del teatro de la universidad rebautizada entonces como “Efraín Calderón Lara”.

El infecto asesino material, un padrote y mayate de la zona de tolerancia, Pérez Valdez, “La Araña”, publicó en “Ovaciones que él sólo recibió órdenes siendo policía. Lo que no publicó este hijo de su puta madre fue lo que hicieron a Efraín antes de matarlo. A mí no me lo cuentan, vi el cuerpo putrefacto. Este y otros malditos hijos de la más horrenda de las matrices y vientre infringieron a “Charras” torturas abominables: le reventaron las uñas de manos y pies a martillazos. No quiero ni imaginar el dolor y sufrimiento de mi amigo. Con hojas de afeitar le contaron las tetillas.

Lo castraron (éste, no hay adjetivo para su perversidad, entregó a otro policía, el homosexual Chan López, dos pequeñas como semillas a sus putrefactas manos. El comandante –tan criminal como todos y que murió “suicidado”, preguntó al mil veces infectó Pérez Valdez qué era aquello. El error de Dios -Pérez- le dijo sin más: “los huevos de “Charras”, pegando el torturador puto un grito de horror dejándolos caer. Y para dispararle, este maricón de “La Araña”, tuvo que taparle los ojos al mártir. No soportó como buen cobarde la mirada de un joven amarrado de pies y manos, tirado en el suelo, inerme, cubriéndole la cara con un trapo.

En las protestas posteriores, cuando miraba –no me involucré mucho- a Fidel Rodríguez “El Negro”, líder de las mismas, le suplicaba yo todo apachurrado: “No aflojes” “Negro”.

Hoy, varios del entonces P.C. (Partido Comunista) que se portaron como maricas, odiadotes de los hippies de pelo largo, es decir las bases, quienes fueron realmente los protagonistas del movimiento, se quieren apropiar del sacrificio de Efraín, cuando en realidad a la mera hora, se hacían pendejos. Son muy buenos para organizar charlas a toro pasado. Y ¡mesas! Si quiere usted que algo no funcione, organice “mesas de trabajo”.

Hace unos meses, el hoy Lic. Jorge Fernández, quien sí estuvo con Efraín desde el principio, me propuso escribiera un libro, no del movimiento de protesta, sino del desarrollo de los sindicatos que formó, su rápida y exitosa labor entre los trabajadores, con el válido argumento de que aquellos que fueron opositores del asesor, pro-gobiernistas, se aprovechaban ahora ostentándose como, “obreristas” –muchos eran “orejas”-, pero, para rescatar esa historia no contada, se necesitan recursos y yo no los tengo. Sólo en entrevistas a personajes de la época hice una lista de más de veinte personas. Hacer trabajo de campo, cuesta, y en lo personal, no tengo ningún apoyo económico. Esa es la razón por la que no lo escribí, no por huevón, o incompetente, mi querido Jorge. Por “bruja”.

Buscan salvar a The Abbey Road Studios

LONDRES.— La agencia a cargo de preservar los sitios históricos de Gran Bretaña, el National Trust, podría impedir la venta de Abbey Road, los estudios de grabación que el grupo The Beatles usó para la mayoría de sus grabaciones.

El organismo informó ayer que considera adquirir el local, luego de recibir numerosas quejas del público por la posibilidad de que los estudios caigan en manos privadas, debido a que la empresa propietaria, EMI, tiene dificultades económicas.



Ha surgido “un asombroso clamor” del público a favor de la idea y la entidad estatal podría intervenir si se demuestra que hay un sentimiento nacional a favor de preservar los lugares relacionados con la legendaria banda de rock, explicó el portavoz John Hewitt.

“No es frecuente que la gente proponga espontáneamente que compremos un edificio famoso... pero parece que los estudios de Abbey Road están en el corazón del pueblo”, expresó Hewitt.

La campaña para salvar los estudios Abbey Road —que podrían venderse y convertirse en una lujosa vivienda en el vecindario St. John’s Wood del norte de Londres— fue impulsada por el ex Beatle Paul McCartney y el prominente DJ Chris Evans.

McCartney, quien por años ha tenido una casa cerca de los estudios, explicó en televisión a principios de esta semana, que le encantaría que se salve el edificio.

Declaró que algunas personas asociadas con los estudios estaban considerando un esfuerzo para preservarlo. Sin embargo, el músico no se ofreció a poner el dinero.

Se calcula que los estudios valen entre 10 y 30 millones de libras esterlinas (entre 16 y 48 millones de dólares).

El National Trust ya posee las casas donde crecieron McCartney y su compañero de banda John Lennon, hoy grandes atracciones turísticas en Liverpool, ciudad portuaria donde empezó el mítico grupo The Beatles.

Abbey Road se ha convertido en parte importante de la devoción al cuarteto,Tras recibir quejas del público, el National Trust considera adquirir los estudios de grabación que inmortalizó el grupo The Beatles

LONDRES.— La agencia a cargo de preservar los sitios históricos de Gran Bretaña, el National Trust, podría impedir la venta de Abbey Road, los estudios de grabación que el grupo The Beatles usó para la mayoría de sus grabaciones.

El organismo informó ayer que considera adquirir el local, luego de recibir numerosas quejas del público por la posibilidad de que los estudios caigan en manos privadas, debido a que la empresa propietaria, EMI, tiene dificultades económicas.

Ha surgido “un asombroso clamor” del público a favor de la idea y la entidad estatal podría intervenir si se demuestra que hay un sentimiento nacional a favor de preservar los lugares relacionados con la legendaria banda de rock, explicó el portavoz John Hewitt.

“No es frecuente que la gente proponga espontáneamente que compremos un edificio famoso... pero parece que los estudios de Abbey Road están en el corazón del pueblo”, expresó Hewitt.

La campaña para salvar los estudios Abbey Road —que podrían venderse y convertirse en una lujosa vivienda en el vecindario St. John’s Wood del norte de Londres— fue impulsada por el ex Beatle Paul McCartney y el prominente DJ Chris Evans.

McCartney, quien por años ha tenido una casa cerca de los estudios, explicó en televisión a principios de esta semana, que le encantaría que se salve el edificio.

Declaró que algunas personas asociadas con los estudios estaban considerando un esfuerzo para preservarlo. Sin embargo, el músico no se ofreció a poner el dinero.

Se calcula que los estudios valen entre 10 y 30 millones de libras esterlinas (entre 16 y 48 millones de dólares).

El National Trust ya posee las casas donde crecieron McCartney y su compañero de banda John Lennon, hoy grandes atracciones turísticas en Liverpool, ciudad portuaria donde empezó el mítico grupo The Beatles.

Abbey Road se ha convertido en parte importante de la devoción al cuarteto, en parte por el álbum de 1969, titulado como el nombre de los estudios. El cruce peatonal frente al edificio fue inmortalizado en la carátula del disco, y muchos turistas acuden a verlo cada año.

Desde los años 60 del siglo pasado, Abbey Road ha sido uno de los estudios de rock más famosos. Los álbumes allí grabados incluyen Dark Side of the Moon, de Pink Floyd; Band on the Run, de Wings, grupo de McCartney, y OK Computer, de Radiohead, entre muchos otros

Tomado de www.excelsior.com.mx

miércoles, 17 de febrero de 2010

Literatura joven de Yucatán: narrativa

El Gobierno del Estado, a través del Instituto de Cultura de Yucatán, y
la Casa de la Cultura del Mayab, invitan a la lectura en atril

LITERATURA JOVEN DE YUCATÁN: NARRATIVA

Carlos Castillo Novelo | José F. Castillo Baeza
Escritores invitados

Miércoles 17 de febrero de 2010
"Patio de las farolas"
Casa de la Cultura del Mayab
(Calle 63 entre 64 y 66
Centro Histórico)
19:00 horas
ENTRADA LIBRE

México revoluciona la Berlinale a golpe de cortometraje y de nuevos talentos

Berlín, 15 feb (EFE).- La película mexicana "Revolución" protagonizó hoy la jornada de la Berlinale, fuera de competición, con una serie de diez cortos de una nueva y pujante hornada de cineastas, encabezados por Carlos Reygadas, Fernando Eimbcke, Diego Luna y Gael García Bernal.


El filme mexicano marcó una jornada de fuerte sabor latinoamericano en la que se estrenaron "Besouro" (Brasil) de Joao Daniel Thikomiroff y la argentina "Por tu culpa" de Anahí Bernerí.

En el año en que se conmemora el centenario de la Revolución Mexicana -que depuso la dictadura de Porfirio Díaz-, diez exponentes de la nueva narrativa cinematográfica reflexionan sobre el estado del país, un siglo después, y sobre "si en realidad hay algo que celebrar", explicó en rueda de prensa el productor, Pablo Cruz.

Un niño al que se impone a golpes la fe cristiana, un nieto de Pancho Villa que se ve utilizado por la política, un emigrante que quiere ser enterrado en su patria y una cajera de supermercado que cobra su sueldo en vales de compra son algunos de los rostros de "Revolución", proyectada en la sección Berlinale Special, que se estrena en México el 20 de noviembre.

Mariana Chenilla, Amate Escalante, Rodrigo García, Fernando Naranjo, Rodrigo Plà y Patricia Riggen completan la selección de nuevos talentos escogidos para profundizar en "si la revolución sirvió de algo", según Cruz.

García Bernal explicó que los únicos parámetros de los cineastas fue que abordaran, desde un punto de vista contemporáneo, "dónde queda la revolución hoy" y que se hiciera en menos de diez minutos.

Explicó que los realizadores optaron por "hacer preguntas más que dar respuestas" y plantear el interrogante de "qué país queremos ser", en lugar de realizar un "ejercicio revisionista" sobre los acontecimientos del pasado.

En declaraciones, el también actor, que verá por primera vez el conjunto de trabajos esta noche, expresó su deseo de que el "juego de malabares" que supone unir diez trabajos "levante y agite un debate necesario" a través de una "alquimia perversa".

Su cortometraje aborda la exaltación de la bandera y del crucifijo como símbolos que se "imponen" durante el "despertar infantil" y que dejan a los niños "poco espacio" para hallarse a sí mismos.

Sobre su nueva faceta como director, aseguró que su profesión es la de actor y que sólo busca dirigir "de vez en cuando" y cuando tenga "una historia que contar".

Roberto García explicó que su cortometraje, centrado en el uso político de la revolución, surgió de su "indignación" ante la actitud de los gobernantes.

Criticó que la clase política "no profundice" en "hasta dónde se llegó con la revolución" y que limiten los festejos a "meras fotografías".

"La revolución surgió por la falta de justicia social y de igualdad. Pero cien años después México sigue siendo un país de ricos y pobres, con un montón de pobres", lamentó el cineasta, para quien los grandes ideales de esa revolución "siguen pendientes".

Reygadas fue aún más crítico con la situación actual de su país al afirmar que ya no sabe qué fue la revolución. "No es nada, es un desastre, es un infierno lleno de buenas intenciones".

La filmografía brasileña estuvo presente en la Berlinale con "Besouro", un filme sobre el legendario capoerista del mismo nombre, que a principios del siglo XX, se erigió en héroe del colectivo negro por enfrentarse a los patrones de las plantaciones de azúcar.

Se exhibió también la argentina "Por tu culpa" de Anahí Beneri, que explora las tribulaciones de una madre desbordada, tanto física como emocionalmente, que termina acusada de malos tratos cuando su hijo pequeño se fractura un brazo.

martes, 16 de febrero de 2010

Efraín Calderón Lara: memoria histórica y conciencia social




Red Literaria del Sureste-Nuestra América


Invita a la Mesa Panel



Efraín Calderón Lara:

Memoria Histórica y Conciencia Social



Participan



Alejandro Jurado

Pedro Quijano

Mario Mex

Cristóbal León

Jorge Cortés

Exposición Fotográfica a cargo de

Cristóbal Acevedo



Viernes 19 de febrero a las 19:30 hrs

Biblioteca Manuel Cepeda Peraza

Fotogravedad, de Gabriel Orozco

Por Jorge Cortés Ancona


La capacidad imaginativa del artista conceptual mexicano Gabriel Orozco, de crear sentidos nuevos a los objetos por medio de unas pocas modificaciones en su conformación o su uso, o bien, en el contexto en los que se ubican, ha sido un factor importante para situarlo en los primeros planos del arte contemporáneo.



Todo en él se vuelve inmediatamente motivo de interés, como lo pude constatar en una amplia exposición suya celebrada hace unos años en el Palacio de Bellas Artes, en la ciudad de México, donde veía a gente de todas las edades (incluso familias con todo y abuelos) y de distintos estratos sociales adentrándose con naturalidad en la variopinta cantidad de obras expuestas.

En esa exposición en Bellas Artes, presentó también sus propuestas de museografía en diversos recintos internacionales y sus reflexiones en cuadernos de notas donde, más allá de la caligrafía y los planos trazados a mano, imperaba una ordenación racional, coherente, de toda su sustanciosa propuesta artística, muy personal pero también vinculada a etapas y obras de la Historia del Arte.

Una manera de acercarse a este fascinante mundo orozquiano es el libro “Fotogravedad”, una versión divulgadora del catálogo publicado en ocasión de la exposición realizada en el Museo de Arte de Filadelfia en el último trimestre de 1999. Diez años después, aparece esta edición, con imágenes en blanco y negro y del cual, según indica el colofón, se tiraron 1,000 ejemplares para distribuirse bajo el criterio de que “se publica de manera independiente, busca la difusión de la obra y no tiene fines de lucro económico ni otros que contraríen el espíritu original de la misma”.

En este libro podemos ver fotografías de las obras y de apuntes a mano del autor, a la vez que su transcripción impresa en que se manifiestan los conceptos que determinaron la concepción de cada obra. En sí mismo, constituye una propuesta lúdica y más sencilla de percibir las implicaciones semánticas de sus propuestas.

Aparecen piezas como la emblemática “DS” (léase como “déese”, que es “diosa” en francés), formada a partir de un automóvil Citroën al que le cortó una sección longitudinal de 62 cm., para hacerlo más aerodinámico en su apariencia; “Papalotes negros”, que es un cráneo de verdad con escaques romboidales en grafito; “Pelota ponchada”, “Piedra que cede” y otras más, aparte de traslaciones de una serie de fotografías de esculturas prehispánicas que se expusieron en el Museo de Arte de Filadelfia en 1950.

Esta inclusión fotográfica es demostrativa de su capacidad de transformación de los sentidos de las imágenes en cada espacio. Aunque las obras puedan ser las mismas no es lo mismo verlas en tal o cual espacio, ya que se integran de distinta manera al entorno museográfico y a las demás obras conocidas o recientes que se incluyen.



Al final del libro se incluye un estudio de Ann Temkin, que es una valiosa aportación para entender el mundo de Gabriel Orozco, como el hecho de quitarle peso y masa a las esculturas, la tentativa de restarles gravedad, sobre todo a través de la interrelación entre escultura y fotografía (como ocurre en “Mis manos son mi corazón” que muestran el proceso y la obra en las dos fotografías, que, a su vez, constituyen una obra) y el papel de las formas circulares en dos y tres dimensiones.

Orozco es un artista que, al igual que Duchamp, otorga valor al aspecto nominativo de las obras, aparte de su capacidad de manejar una diversa cantidad de materiales y técnicas en los objetos y acciones que realiza. Incluso, como señala Tomkin, hasta su apellido, donde la única vocal es la “o” cobra sentido como sello propio. Es una de las razones para tanto círculo u óvalo pintado o tantos objetos esféricos trabajados.

Este es un libro de interés para entender los sinuosos caminos del arte contemporáneo y de uno de sus más preclaros y audaces representantes, de creación tan antropocéntrica y reflexiva sobre la complejidad humana.

Orozco, Gabriel: Fotogravedad, Alias, México, 2009, epílogo de Ann Tomkin, 200 pp.

lunes, 15 de febrero de 2010

Anuncian el Premio de Poesía Aguascalientes

AGUASCALIENTES.- El poeta zacatecano Javier Acosta fue declarado ganador de la edición 43 del Premio Nacional de Poesía Aguascalientes por su Libro del abandono. El director del Instituto Cultural de Aguascalientes (ICA),Víctor Manuel González Torres dio a conocer el fallo: de 321 trabajos que se recibieron de todo el país, el jurado integrado por Antonio Cisneros, colombiano, y los mexicanos Juan Domingo Argüelles y el ganador de ese mismo reconocimiento Tomás Segovia decidió otorgar el premio a Acosta (250 mil pesos y la publicación de su libro). De la venta del mismo, una parte de las ganancias serán para el ICA. Javier Acosta es autor de Cuadernillo del viento y Regla de tres, Dos filos y Runa y Babel. El ganador es actualmente docente en la Universidad Autónoma de Zacatecas en donde imparte clases de literatura; es doctor en Filosofía por la Universidad Complutense de Madrid. El Libro del abandono, explica su autor, es una reflexión poética sobre la necesidad que tiene el ser humano de poseer y descubrir que al final no tiene nada. “En el momento que te das cuenta que no posees nada hay poesía. Hablo del desapego, de la misericordia, de empezar a dejar que fluyan las cosas, de no controlar, de dejar ser”, dijo sobre su obra. Javier Acosta Escareño recibirá el premio en el marco de la Feria de San Marcos.

Tomado de www.diariolatempestad.com

domingo, 14 de febrero de 2010

El futbol sí es cosa de cuento



TORREÓN, Coahuila.- Se ha lanzado una convocatoria de cuento cuya temática será el fútbol soccer, a través de El Club de fútbol Pachuca, A leer / IBBY México y la Universidad del Fútbol y Ciencias del Deporte. El concurso, que inaugura su primera edición bajo el título de El fútbol sí es cosa de cuentos, tiene tres premios: un primer lugar recibirá una dote de 100 mil pesos, un segundo de 50 mil pesos y un tercero de 25 mil pesos. Los escritores mexicanos que residan en la República mexicana tienen hasta el próximo 28 de febrero para mandar su material. Los ganadores se anunciarán el día 5 de julio. Las obras galardonadas serán publicadas a través de la Editorial CIDCLI. El jurado estará integrado por Javier Aguirre, Joseph Blatter, Germán Dehesa, Gabriela Murguía, José Luis Prado y Juan Villoro, quizá uno de los autores que mayor desempeño han tenido en los terrenos donde la literatura y el soccer se cruzan. Para más detalles sobre la convocatoria, puede visitarse el sitio ibbymexico.org.mx, “organización no lucrativa que trabaja para propiciar el surgimiento de una sociedad en la que la lectura placentera, analítica, compartida, creativa e incluyente forme parte de la vida diaria de personas de todas las edades”, de acuerdo a lo reportado a través del diario Milenio.

sábado, 13 de febrero de 2010

Un diccionario de danza mexicana

Por Jorge Cortés Ancona

Realizar un diccionario biográfico es tarea compleja, sobre todo cuando se trata de una disciplina en específico y correspondiente a todo un país. Es aún más complicado cuando gran parte de las fuentes deriva de currículos personales y de grupo.

Este es el problema que suponemos tuvo que pasar el “Diccionario biográfico de la danza mexicana”, coordinado por César Delgado Martínez y publicado apenas en diciembre de 2009.

En principio, lamentamos la ausencia de una introducción explicativa de la metodología empleada y de los criterios de la selección de personajes, colectivos, instituciones y festivales así como del período comprendido en cuanto a las acciones consideradas en cada entrada del diccionario.



De acuerdo con la cuarta de forros, más de mil entradas conforman el diccionario y, conforme a lo que observamos en la lectura, los datos se limitan a lo ocurrido hasta el año 2000, aunque hay casos en que se indican fechas de fallecimiento posteriores a ese año.

Es interesante que se incluya no sólo a los ejecutantes, directores y coreógrafos destacados sino que también aparezcan músicos, escenógrafos, críticos y funcionarios que tuvieron relación con la danza en el siglo pasado. Esto explica que encontremos los nombres de Carlos Chávez, Miguel Bueno, Santos Balmori, Carlos Mérida y muchos músicos, pintores y escritores más.

Por esta información nos enteramos de que Blanca Estela Pavón, la famosa “Chorreada” de “Nosotros los pobres”, fallecida en plena juventud, tuvo una trayectoria destacable en la danza. O de que Martín Luis Guzmán haya sido cofundador del Ballet de la Ciudad de México, junto con José Clemente Orozco y las hermanas Gloria y Nellie Campobello.

Buscando las entradas relacionadas con Yucatán, hallamos entre otros los nombres de Socorro Cerón, Alfredo Cortés Aguilar, Tomás Cortés, David Franco, Manuel May Tilán, Cristóbal Ocaña, Erika Torres, Graciella Torres. Asimismo, del Festival Oc Ohtic y de la Compañía Provincial de Ballet.

Hemos dicho que entendemos las dificultades para hacer un diccionario de esta índole, pero no justificamos que los datos estén incompletos. Resulta increíble que el currículum de gente dedicada de lleno a la danza como Ocaña y las hermanas Erika y Graciella tengan menor número de líneas que los de personas que sólo tangencialmente se vincularon con dicha disciplina. Que se omitan datos como el relativo al premio que la Compañía de Danza Contemporánea de Yucatán obtuvo con “Incidentes melódicos del mundo irracional” y otros logros de la danza de Yucatán.

Más triste es aun que no se haya incluido a personajes plenamente vinculados con la danza como Menalio Garrido y Víctor Salas. De este último, sólo se hace mención en la entrada correspondiente a la Compañía Provincial de Ballet, donde aparece como su director, cuando su trayectoria abarca la labor de ejecutante, coreógrafo, crítico, investigador, promotor y otras más.

En esa misma entrada parece una broma de mal gusto que se mencione que “los bailarines que la conforman actualmente son Cynthia Ricalde, Tania Lavín, (…)”y que la propia Cynthia tenga su entrada donde se indique sólo su fecha de nacimiento y se exprese que perteneció, entre otros colectivos, a la Compañía Provincial de Ballet (1994-2000)”, cuando ella falleció en 1999 y este diccionario se está publicando a fines de 2009. ¿No bastan diez años para actualizar determinados datos de importancia?

No niego la utilidad de esta ambiciosa y necesaria obra editorial, en la que también participaron como coautores Angélica del Ángel Magro, Rocío Hidalgo y María Teresa Nava Sánchez, y como colaboradores Beatriz Margarita Hernández Gutiérrez y Julio C. Villalva. Sin embargo, creo necesario un suplemento con precisiones y una futura reedición corregida y aumentada con pleno rigor.

Delgado Martínez, César (coord.): Diccionario biográfico de la danza mexicana, Conaculta, México, 2009, 426 pp.


Por esto!, viernes 12 de febrero de 2010.

viernes, 12 de febrero de 2010

Apártida


Por Conrado Roche Reyes


El invierno transcurrió en la pena y amargura. Cuando llegó la primavera, parecía que todo iba mejor. Un amigo lo llevó un día, en marzo, a ver a los suyos a Mérida. Encontró a su madre más vieja, a sus hijos más grandes, a su mujer más distante, el barrio más pequeño. ¿Qué hacía en el D.F.? No tenía ya más nada que temer aquí. La casa familiar le pesó enseguida como una cárcel.

“Si has llegado a ser famoso, hijo –le dijo su madre- ¿por qué no te has hecho rico al mismo tiempo para sacarnos de la miseria?”. En vano él le explicaba que en su situación una cosa no entrañaba fatalmente la otra. La vieja no quería dar su brazo a torcer. Estaba convencida de que su hijo se daba la gran vida. A su partida, le pidió que saludara de su parte a Gómez cuando lo viera, y que le recordara la jubilación que esperaba desde hacía años. Esta atmósfera le resultó tan penosa que volvió a la capital con alegría.

La primavera sólo comenzó a cobrar sentido, a sus ojos, con la marcha conmemorativa. Hacía tiempo que la izquierda preparaba esa jornada. “Vuelve a México la primera Primavera después de la matanza. El país conmemora el recuerdo de sus muertos”: posters de Zapata, Villa, Morelos y hasta “El Che” que fue blanco de ataques del gobierno por ser extranjero.

Reinaba de nuevo un ambiente de kermesse. Pero él estaba entristecido por las declaraciones del presidente. Desde luego, no se había atrevido a prohibir la marcha. Pero se había guardado de aprobarla, aunque fuera tácitamente.

Había tratado de desalentar a la opinión diciendo que la marcha, monopolizada por la izquierda, no representaba a la mayoría aplastante de los estudiantes amantes de la paz y el orden sino a la lamentable minoría de algunos extremistas. El se preguntaba cómo algunos nuevos y jóvenes políticos, cuando eran líderes de la oposición, habían estigmatizado la represión del año anterior, y este año, ya miembros del aparato del Estado, la condenaban también de antemano al fracaso. ¿Cómo habían podido, cuando la matanza, denunciar el crimen y tratar al gobierno de “bárbaro” de “gobierno de sangre”, y este año no podían, no digamos honrar a los caídos, pero por lo menos callarse ante la misma sangre?

¿Así es que la política no respetaba nada? ¿O quizá no había ninguna diferencia entre los partidos burgueses: el progresista y el reaccionario? Tan pronto llegaba uno al poder, tan pronto el otro, como dos pueblerinos que comparten el mismo pozo. El pozo es el pueblo que sacia su sed y que no advierte el cambio más que unos son más sedientos que otros. Todo lo que sabía de eso, lo había aprendido solo. Era comunista y tenía conciencia de que no todo era digno de elogio en su partido, pero le reconocía una línea bien definida. Los otros, son unas prostitutas. Tales eran los pensamientos de él en el alba del día de la Marcha Conmemorativa.

Por la tarde en el lugar de reunión para la marcha, encontraron todavía poca gente. Se unió a los de la avanzada. Los líderes. Los valientes. Los organizadores. Esperaban que la gente fuese llegando después de los discursos, los mensajes, los poemas. Pero horas más tarde, sucedió lo contrario. Los primeros en desertar discreta, secretamente, fueron los líderes del partido. El continuó a la cabeza con unos desconocidos muy jóvenes. No daba crédito. Esperaba una multitud. La marcha comenzó. Durante el recorrido, se detuvo para tener una vista de conjunto de los participantes: no creía lo que veían sus ojos, se quedó estupefacto. Una desvalida marcha de rostros graves que no llegaba al millar de personas. Ese día, renunció al partido y decidió no pertenecer jamás a ninguno. Sería un “Apártida”.

Por esto!, 12 de febrero de 2010.

Julio Cortázar



Julio Cortázar

Bruselas (Bélgica), 26 de agosto de 1914 - París (Francia), 12 de febrero de 1984.

miércoles, 10 de febrero de 2010

En homenaje a López Méndez


Por Jorge Cortés Ancona

En este año en que conmemoramos el bicentenario de nuestra Independencia y el centenario de nuestra Revolución, resulta pertinente centrar nuestras palabras en el aspecto nacionalista de la obra de Ricardo López Méndez “El Vate”.

Varios poetas de Yucatán han cantado a las gestas históricas de nuestro país, empezando por el prócer Andrés Quintana Roo, quien ya desde el inicio mismo de la Independencia escribió una oda al 16 de septiembre que se ha vuelto emblemática de ese período inicial de nuestra historia como nación liberada del yugo español. Después, otros poetas han escrito poemas exaltadores respecto a nuestros héroes y de nuestras mayores efemérides, poetas como Wenceslao Alpuche, José Peón Contreras y Justo Sierra Méndez, por mencionar algunos de una lista que se extendería hasta poetas de tiempos más recientes como Carlos Moreno Medina y Alberto Cervera Espejo, autores de cantos de acendrada expresión lírica a don Miguel Hidalgo.

Esto habla de la visión nacionalista de nuestros forjadores de cultura, una visión que ha acompañado a México a lo largo de su historia. Los poetas de la Península de Yucatán han expresado ese fervor patriótico como también lo hicieron en su momento, al grado de la polémica, otros intelectuales como Ermilo Abreu Gómez, él campechano Héctor Pérez Martínez y Antonio Magaña Esquivel.

Dentro de esa cronología ilustre figura en un plano prominente Ricardo López Méndez, quien junto a sus efusivos poemas de temática amorosa, muchos de ellos musicalizados y presentes en la memoria popular, ha escrito textos en que revela una vena patriótica que se ha convertido en otro de los aspectos característicos de su obra. Hablo en primer lugar de su poema “Credo”, pero también de “Morelos”.

“Credo” es un poema en doce estrofas de a seis versos de once sílabas métricas, salvo el primer verso, el que se repite regularmente, que es “México, creo en ti” y que consta de siete sílabas métricas, con rimas asonantes.

Desconozco en qué medida se ha considerado la época en que este poema se hizo parte del repertorio lírico nacional, pero me parece pertinente su contexto histórico. Hablamos de 1940-41, cuando México ya se estaba recuperando plenamente de la crisis mundial del 29, que afectó fuertemente la economía de los países latinoamericanos. Estaban dadas las bases para lo que habría de ser un gran crecimiento económico anual, con las transformaciones sociales que ello implicaba. Y ese optimismo tendría que reflejarse en las expresiones de la época.

Era aún más reciente una de las decisiones más trascendentales que se asumieron en el México del siglo XX, que fue la Expropiación Petrolera, que tantas presiones ejerció sobre nuestro país, pero que supo salir avante de ellas.

Y sobre todo, el “Credo” se escribió en un momento cuando en Europa, Asia y África se vivía en una el mayor conflicto bélico de la historia universal, y parecía que enormes porciones del mundo habrían de colapsar de manera definitiva. Eran tiempos de angustia los que se vivían y ello afectaba aun a regiones más tranquilas del mundo, como era en ese entonces la nuestra.

En nuestro continente y en nuestro país había la conciencia de que habríamos de ser la pervivencia de los logros humanos universales, que América mantendría vivos los valores positivos que nos habían hecho crecer tan altamente como sociedad humana y así lo refleja el artículo “Americanismo”, de López Méndez, publicado en un periódico de la ciudad de México en junio de 1941, donde expresaba que “Las patrias son baluartes; América es la frontera con Europa y el frente de la libertad”.


Por tanto, el “Credo” ha representado siempre una manifestación entrañable de amor a México, la expresión de un sentido de pertenencia como se aprecia en sus posesivos “mis” y “mío”. Un poema que fue compuesto para ser dicho en voz alta. Ese aspecto de su oratoria tan evidente, ese pragmatismo en su creación que lo vincula directamente con otra de las grandes pasiones de López Méndez que fue la radiodifusión, habría de hacerlo llegar a la gran mayoría de la población. Un destino que muy pocos poemas y poetas han logrado en nuestra tierra. En la voz de Manuel Bernal, pero también repetido a todos los niveles a lo largo y lo ancho del país, ese poema ha tenido un destino favorable y, en estas importantes conmemoraciones, ocupa un lugar muy especial.

Hemos dicho que López Méndez escribió también una oda a José María Morelos, un héroe político y militar que contaba con una progresista visión social en relación a la tierra que nos da de comer. Un auténtico hombre de Estado y un precursor del agrarismo, aparece en un poema de aliento, visto dentro de una íntima subjetividad del poeta. En el texto del “Vate” no hay expresiones grandilocuentes sino, ante todo, una percepción de lo humano.

Más allá de un tema cívico, aquí se ve al héroe Morelos en su imagen positiva, que es la que recordamos con admiración y agradecimiento. No el héroe desacralizado, cuestionado en sus acciones, sino como uno de los forjadores de nuestra Patria y que en sus acciones luchó con plena convicción en favor de un objetivo que, a la larga, llegó a concretarse totalmente. En el rostro y las manos del héroe epónimo observa las peculiaridades de un México en formación: Morelos llevaba en sí mismo la patria.

En estos tiempos cuando México necesita de todos nosotros en la lucha cotidiana por un mejoramiento integral. En estos momentos en que tanta violencia se abate desde las propias entrañas de nuestro país y no por las sujeciones extranjeras, la consolidación de nuestra noción de patria mexicana necesita de manifestaciones verbales que dejen huella en la memoria de todos los días. Necesitamos de esa creación verbal persuasiva, dirigida a nuestros oídos y nuestras conciencias, como lo son el “Credo” y el poema a “Morelos”.
Por esto!, martes 9 de febrero de 2010.

martes, 9 de febrero de 2010

Primeros pasos


Por Conrado Roche Reyes

Los grupos pioneros se enfrentaron a la incomprensión e intolerancia que ya los adultos mostraban contra todo aquello que oliera a rock. Ya desde entonces, el cabello masculino fue el primer blanco de la aversión hacia la nueva, llamémosle, moda. Llevo 50 años escuchando a los papás y las mamás (futuro nombre de famoso cuarteto de los 60’s) repetir hasta la saciedad: “Ninio, anda a la barbería, ya está muy largo tu pelo”. Pero aquello era pecata minuta. En los E.U. se decía que Elvis Presley y el rock and roll eran emisarios de Satanás. Que despertaba el tam-tam y los Instintos más primitivos entre los jóvenes. Aquí no se llegó a tanto. Uno que otro párroco sí condenó abiertamente “aquella música del diablo. Entre los adultos, la molestia era el volumen y “esos pantalones de kankalases”. Y es que, al presentarse en los primeros bailecitos familiares amenizados por los noveles conjuntos rocanroleros, estos lo hacían uniformaditos y por vez primera con trajes de colores chillones: rojos, amarillos, dorados o plateados que escandalizaban a los mayores.

Un baile de entonces, casi siempre en casas particulares, el Jardín Coca-Cola, y los más afamados, los de Bancarios. Entre los públicos y los privados no había gran diferencia.

Llegaban primero las muchachas, siempre de los siempres, acompañadas de su respectiva chaperona, sea mamá, tía y hasta la abuela. Se colocaban sillas pegadas alrededor de la terraza o sala que la hacía de pista de baile. En lo personal, era un chamaco –había visto bailar rock en mi casa a mis sisters con sus amigas, mas nunca con pareja masculina. Esa ocasión, contrataron a “Los Monjes” y a “Radio Sonido Maldonado”, un amplificador para discos. La fiesta comenzó, era en mi casa. Mientras el conjunto se “armaba”, el tocadiscos musicalizó. Se trataba de canciones más o menos convencionales, bailables. Todo dentro de lo normal y lógico. Mas todo cambió en el instante en que “Los Monjes” comenzaron a tocar. Aquello me pareció un turbulento mar. A los bailadores, como que se les metió la alegría al cuerpo. Se trataba de un ir y venir, vueltas, saltos, el tirahule famoso. Era un novedoso deleite mirar aquel numeroso contingente mostrando sus mejores pasos.

El revolotear de las faldas en ellas mostrando por un instante centímetros de muslo. Viéndolo en perspectiva, se trataba de una competencia. Aquellas parejas que roncaroleaban sabroso, les hacían “rueda” siguiendo el ritmo de “grandes bolas de fuego”, “La Plaga”. Fue tan impactante escuchar en vivo aquella música que tanto me gustaba, como el observar que sin darnos cuenta, por medio del baile, las viejas estructuras comenzaban a resquebrajarse.

“¡Maare! ¿Cómo pueden bailar eso, já? “Parecen cirqueros”, alguna tía quedó tan impresionada que fue a buscar a mi abuela, al lado de mi casa, para que viese aquello que la tenía espantada. El veredicto de la abuela era santa palabra. Casi a rastras la llevaron. Se sentó, observó el baile durante dos canciones y mirando con reproche a quien la sacó de sus eternos rezos, simplemente sentenció.

“Baax demonios, es sólo un baile loco para locos”. Y eso que ella pertenecía al siglo XIX.

En estos bailecitos eran casi, o sin el casi, bailar pegado o de cachetito como entonces se decía, dado el pequeño espacio y era difícil escapar al ojo avisor de las chaperonas que, entre paréntesis, todas sin excepción, llenaban sus bolsas con sándwiches, tamales o lo que se diera en la “repartición” que así llamaban a la hora del ambigú o refrigerio. En lugares como Bancarios o el Jardín Coca-Cola, sí era posible mediante mañas ir llevando a la pareja al centro de la pista –acudía todo Mérida— y perdidos entre cientos de pareja, danzar de esa manera, y es que dentro del primitivo rock, existían canciones lentas, Ad hoc para hablarle al oído a la novia o enamorada. Ahí estaban: “Tus ojos”, “Pensaba en ti”, “Sabor a nada”, y las instrumentales “Mirando una estrella”, “Tema de Tracy”, “Venus”, etc., etc.

Antes de pasar a relatar un baile en Bancarios, hablaré brevemente de los usos y costumbres en el contexto rocanrolero durante el Carnaval, la escuela, y los Halloween (todos se anunciaban como macabros y espeluznantes).

domingo, 7 de febrero de 2010

Falleció J.D. Salinger

NUEVA YORK.- J.D. Salinger falleció a la edad de 91 años, por causas naturales, de acuerdo a la declaración realizada por su hijo, el productor teatral Matthew Salinger; también le sobrevive su hija Margaret. Autor de clásicos norteamericanos como la novela The Catcher in the Rye (El guardián en el centeno), una obra de crecimiento que retrató a uno de los personajes adolescentes más entrañables de la literatura contemporánea, Holden Caufield. También será recordado por la serie de cuentos en torno a la familia Glass, entre ellos Franny and Zooey, Nine Stories o Raise High The Roof Beams, Carpenters and Seymour, an Introduction; libros conformados por cuentos aparecidos originalmente en publicaciones como The New Yorker. Aunque es probable que Salinger también será recordado por la fama que obtuvo alejándose, precisamente, de la fama; un recluso desde mediados de la década de 1960 –cuando estaba en su momento estelar, ya publicados Franny and Zooey y The Catcher in the Rye- dio pocas noticias sobre su vida personal, nunca dio entrevistas y rara vez salía de su anonimato, a no ser para proteger este o su obra (en la década de 1980 acudió a la Suprema Corte para impedir que el crítico inglés Ian Hamilton citara fragmentos de su correspondencia; incluso el año pasado impidió que se publicara en los Estados Unidos una supuesta secuela de su afamada novela, escrita por el humorista sueco Fredrick Colting, de título 60 Years Later: Coming Through the Rye).


Tomado de Diario La Tempestad.

sábado, 6 de febrero de 2010

"Las huiras de la Sierra Papakal"


Dramaturgia y dirección: Conchi León

Con: Salomé Sansores "Chepita", Andrea Herrera y Conchi León.

Todos los sábados del mes de febrero en el Centro Cultural Dante

9:30 p.m.

Fallece Tomás Eloy Martínez



Una de las plumas más reconocidos del periodismo contemporáneo latinoamericano y mundial, el periodista y escritor argentino Tomás Eloy Martínez, falleció en Buenos Aires a los 75 años de edad, víctima del cáncer.

El periodista argentino, reconocido mundialmente, era columnista de los prestigiosos diarios La Nación de Buenos Aires, Argentina; The New York Times de Estados Unidos y El País de Madrid, España, y vivió gran parte de su vida en Estados Unidos, donde dirigió el Programa de Estudios Latinoamericanos de la Rutgers University, en Nueva Jersey.

Tomás Eloy Martínez también ganó fama por novelas que se convirtieron en clásicos como "Santa Evita", "Purgatorio", y "La pasión según Trelew", de 1974 que narraba la matanza de un grupo de guerrilleros.

Otras obras destacadas fueron "Lugar común la muerte", "El vuelo de la reina" y "La novela de Perón", basadas en las vidas del presidente argentino Juan Domingo Perón y su segunda esposa, Eva Duarte, en las que combinó ficción y realidad.

El libro “Santa Evita”, traducido a más de 30 idiomas, se convirtió en la novela argentina con mayor cantidad de traducciones. También fue escritor de libretos para el cine y la televisión y fue crítico cinematográfico.

Eloy Martínez fue distinguido en 2002 con el premio internacional Alfaguara de Novela y luego recibió el premio Ortega y Gasset de Periodismo en el 2009.

Graduado de licenciado en literatura española y latinoamericana en la Universidad Nacional de Tucumán, comenzó su carrera como corrector de estilo en el diario La Gaceta de Tucumán, provincia en la que nació en 1934.

En 1975 amenazado por la organización paramilitar de derecha, Alianza Anticomunista Argentina, la triple A, se exilia en Venezuela donde trabaja como editor del diario El Nacional y funda El Diario de Caracas. También en 1991 participa en la creación del periódico Siglo XXI en México.

Tomás Eloy Martínez fue además uno de los maestros del periodismo en la Fundación para un Nuevo Periodismo Iberoamericano, creada por el escritor colombiano, el premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez.


Tomado de voanews.com

viernes, 5 de febrero de 2010

Sembrar miedo y generar caos social



Son los objetivos de la guerra que Estados Unidos mantiene contra el narcotráfico, sostiene el reverendo metodista James Lawson en Mérida, al inaugurar las sesiones de la Escuela de Periodismo Auténtico en el teatro universitario “Felipe Carrillo Puerto”/ Añade que sí es posible recurrir a la no violencia para enfrentar al Crimen Organizado



El ministro metodista James Lawson, uno de los íconos de la lucha no violenta para transformar a la humanidad, declaró anoche que Estados Unidos mantiene una guerra contra el narcotráfico no con el objetivo de acabarlo, sino para sembrar miedo y generar caos en la sociedad.

En entrevista para POR ESTO!, quien fuera llamado por Martin Luther King como el teórico y estratega de la no violencia en el mundo, subrayó que en esta guerra contra el narcotráfico tanto Estados Unidos como México y Colombia han padecido miles de muertes violentas, pero a pesar de eso se insiste en el combate armado “como una política del gran negocio”.

Antes de abrir las sesiones de la Escuela de Periodismo Auténtico en el teatro universitario “Felipe Carrillo Puerto” con su conferencia magistral sobre la lucha de la no violencia en Nashville, Lawson declaró al Diario de la Dignidad, Identidad y Soberanía que los gobiernos de estos países saben que una posible solución al trasiego de estupefacientes de drogas ilegales es “poner a la cocaína en el mismo nivel legal que el alcohol y que los comerciantes de ella paguen impuestos para que esa recaudación se destine a obras sociales”, y sin embargo no toman una decisión en ese sentido.

Insisten en mantener una guerra contra el crimen organizado porque con esa política no sólo mantienen un gran negocio, sino que además crean confusión y miedo en la gente, la cual sólo piensa que mediante una lucha armada es posible acabar con ello cuando esto no es así, declaró.

El reverendo Lawson señaló que sí es posible recurrir a la no violencia para enfrentar al crimen organizado. “Recuerden que Estados Unidos usa la guerra contra las drogas para devastar a las familias y controlarlas, pero realmente el gobierno no quiere un cambio”, abundó.

Dijo que el uso y abuso del alcohol, por ejemplo, ha ocasionado más muertes en todo el mundo, contrario a la cocaína y sin embargo a la gente se le hace creer otra cosa.

El metodista señaló que si aspiramos a un mundo mejor, no debemos luchar contra un sistema colonialista e imperialista copiando sus mismos esquemas de explotación mercantilista, sino oponiéndonos de manera no violenta al status quo.

Consideró que sólo mediante ese tipo de movilizaciones no violentas, las cuales no significan que sean pacíficas ni que deba ponerse la otra mejilla, es que podrá aspirarse a eliminar la pobreza, el racismo, el sexismo y el capitalismo económico mundial.

En esta lucha el reverendo Lawson estimó que los periodistas auténticos pueden lograr muchos cambios, pues sólo con su dedicación y empeño podrán validar la democracia haciendo contrapesos reales a los gobiernos.

Dijo que los medios de comunicación deben ser portadores de información, pero al mismo tiempo de formación de la memoria histórica, pues con sus investigaciones harán entender a la sociedad.

“No habrá una sociedad democrática si no hay una prensa auténtica. Esta es una de las características necesarias para la democracia. Así como debemos tener sindicatos, comunidades, universidades y organizaciones civiles es fundamental tener una prensa auténtica y enseñar con ella a la gente a ser responsable”, destacó.

Después de la entrevista, en la que amablemente colaboró Kaelyn Forde como traductora, el director de la Facultad de Economía de la Universidad Autónoma de Yucatán, Alberto Quintal Palomo, dio la bienvenida a los cerca de 80 estudiantes de la Escuela de Periodismo Auténtico patrocinada por Narco News, de Alberto Giordano.

Los estudiantes y sus profesores se encuentran en Mérida para aprender del Periodismo Auténtico en diferentes sesiones durante todo este fin de semana.

Enseguida se presentó a Lawson y se proyectó un video acerca del racismo que se vivió en Nashville, Estados Unidos, donde James inició la lucha para eliminar la segregación, con el movimiento de la resistencia no violenta que vio sus primeros frutos en apenas seis meses, en 1960. El ministro metodista dijo a los estudiantes que durante toda su vida se ha dedicado a promover la resistencia pacífica, no violenta, y todo lo relacionado con este tema, por ello el filme resume en 30 minutos la lucha, lo que fue una campaña intensa de 1953 a 1963.

“Hay que tomar en consideración las décadas previas como una preparación para el movimiento. Después de 1963 hubo más movimientos y espacios de organización, inclusive a mediados de los setenta que las personas con discapacidad comenzaron a organizarse y a darle voz a sus demandas de igualdad”, dijo.

Asimismo, refirió que en los setenta los hispanos, latinos y minorías asiáticas comenzaron a organizarse. Los movimientos feministas emergieron luego de estas dos décadas de intensa organización y lucha. Los de campesinos unidos comenzaron luego de estas décadas y avanzaron en la lucha por sus derechos. Y los movimientos gay y lésbicos aprendieron de esto y empezaron a pelear por sus derechos.

“Lo que quiero señalar es un amplio marco de referencia en esos años; luego que comprendan que las enseñanzas de estas dos décadas no han sido resumidas en una especie de guía de curso para resistencias no violentas. Se han publicado varios libros acerca del tema y puede hablarse del asunto en su dimensión legal”.

Comentó que el movimiento para la defensa legal comenzó a ampliarse a partir de la enseñanza de la Constitución como algo fundamental.

“Un asunto tremendamente humano es que este filme muestra una acción masiva de no violencia para cambiar la situación de la sociedad. El primer movimiento tuvo lugar en el sur de los Estados Unidos en una ciudad de Luisiana. Pero fue en realidad el boicot a los autobuses en Montgomery, Alabama, que llevó esto a su momento de clímax, pues mandó un golpe de corriente muy fuerte para abrir los ojos en Asia y América Latina. Tomamos conciencia”, narró.

Dijo que fue el movimiento de Nashville el que tomó la esencia de lo ocurrido en Montgomery. “Deben comprender que estos movimientos históricos tienen detrás cientos de momentos de organización en el sur profundo de los Estados Unidos. El de Nashville fue un momento específico de organización que se basó con lo ocurrido en Montgomery”.

Tras sus explicaciones en este sentido, indicó que si bien desde lo local la gente no puede hacer nada por cambiar al imperio estadounidense, sí se puede transformar el entorno local, definir metas, ambiciones y los puntos del futuro.

Comentó que el movimiento de la no violencia representa el poder del pueblo y señaló que así como Albert Einstein es el padre de la física y aportó el método para que otros científicos lograran los cambios, así Mahatma Gandhi es quien ideó esto de la no violencia.

Por otra parte, los estudiantes de la Escuela de Periodismo Auténtico suman cerca de 80 y se dividen en cuatro grupos que se dedican a la investigación y a la documentación de casos que exponer en los medios.

Los grupos de trabajo aprenden cómo editar vídeos, noticias, y en general se van enseñando los unos a los otros en el uso de los medios, tanto los clásicos como la Internet.

Además de ellos, anoche estuvieron presentes en la plática de Lawson el investigador Carlos Bojórquez Urzaiz y el ex director de la Facultad de Economía de la Uady, Jorge Canché Escamilla.

(Rafael Gómez Chi)

Por esto!, 5 de febrero de 2010.

jueves, 4 de febrero de 2010

De nuevo San Lucas y Carranza

Por Jorge Cortés Ancona

La infinita terquedad camionera no reconoce las protestas sociales y en vez de tender puentes, prefiere ahondar más las brechas. Uno creería en la sensatez de que si se tiene problemas con un sector de la población, peor aun, con uno adormilado desde años que es el de los estudiantes universitarios, tendríamos que tratar de que haya los menos roces posibles.

Pero vemos que la voluntad es muy pobre y que se sigue pensando en términos puramente de ganancias económicas sin considerar las condiciones sociales y educativas de los jóvenes.

Aunque un estudiante sea protegido económicamente en lo sustancial por sus padres, no lo puede ser en todos los aspectos. Dudo mucho que en la actualidad haya más de un 5% de familias tan boyantes como para absorber todos los gastos básicos de sus hijos, así que a cualquiera le viene bien un descuento.



En los dos últimos años de mi carrera, hace más de 20 años, sólo les pedía a mis padres la cantidad exacta para mis camiones de siete días, considerándola en términos del descuento existente en ese entonces. Ni los taxis colectivos (combis) ni los minibuses tenían la obligación de dar descuento, que sólo correspondía a los viejos y destartalados camiones, así que era frecuente que llegara yo muy tarde a mi casa (el horario era vespertino-nocturno) por esperar con toda paciencia al único tipo de transporte que me permitía mi escasa economía personal.

Por ello, cómo no voy a ser solidario con la petición de los estudiantes en estos tiempos de crisis. La conciencia me obliga, ya que ellos protestan por algo que me ha tocado y sigue tocando vivir.

Nada ha cambiado desde hace décadas en este problema que se arrastra desde que estaba en manos del municipio de Mérida y se ha agravado en años recientes debido a que el porcentaje de ancianos ha aumentado notablemente.

Los choferes de la mayoría de los vehículos de transporte urbano siguen sin darles parada a los adultos mayores, y en caso de que descienda alguna persona procuran cerrarles bruscamente la puerta sin importarle el perjuicio que ocasionan al anciano usuario.

Esta situación puede verse en cualquier punto de la ciudad, y para colmo a las puertas de los hospitales y clínicas donde pasan las rutas de Circuito Colonias, Circuito Poniente, Pensiones, etc.

Los estudiantes se siguen quedando en bloque con la mano colgada y en el interior los servicios siguen siendo pésimos en materia ergonómica. Hay autobuses cuyo espacio de entrada y salida de pasajeros es tan estrecho que resulta un milagro para los obesos y para quienes cargan niños o bultos (o las dos cosas, que es muy frecuente). No hay una conciencia de la peligrosidad que implica el ascenso y descenso en los paraderos de ruta.



Y las burlas a los usuarios son recurrentes, como la que se da en los autobuses de las rutas San Lucas y Carranza. Se sube uno confiadamente en pleno trayecto, pensando que se trata de San Lucas y al cabo de un rato se da uno cuenta de que la ruta es Carranza, lo cual obliga a bajar de inmediato y emprender una no muy corta caminata.

¿El chofer del falso San Lucas? Hablando por celular y acelerando en determinados tramos a una velocidad mayor de la permitida. He reportado a la empresa esta falta de señalamiento algunas veces, pero sabemos que toda queja de los usuarios es inútil en este aspecto del transporte. Tal parece que les es muy difícil colocar en el exterior del autobús y también adentro los letreros que indiquen la ruta real.

El transporte público es un servicio obligatorio concesionado, pero lo que campea son el cinismo y la falta de respeto a los ciudadanos, la falta de solidaridad con nuestra sociedad yucateca.

miércoles, 3 de febrero de 2010

“Retomando el rumbo” Libro de Emma Sacramento que me “movió”

Por Conrado Roche Reyes

Pertenezco a una de las familias más numerosas de Yucatán. Mi abuelo tuvo diez hijos, dos de los cuales también procrearon diez hijos. Otros seis, cuatro, etc. por lo tanto somos muchísimos primos hermanos. Tantos, que al más joven de mis tíos, Jorge, le pusieron de joven en La Modelo el apodo de “El tío Reyes”.

En la infancia, adolescencia, y juventud, llevamos todos, hombres y mujeres, cercana amistad. Vivían los abuelos y sin faltar, todas las noches sus hijos varones cenaban en su casa –al lado de la mía-, hubo un tiempo que en la misma cuadra vivíamos cuatro familias carnales. En la 64 x 45 los Calero Reyes (Diez primos); en la 62 x 43, los Reyes Ponce (5 primos); los Roche Reyes (6 primos); los Reyes Carrillo (4 primos), y en casa del abuelo siempre vivía alguno o algunos primos de Izamal que venían a estudiar a Mérida; los Reyes Bolio (diez primos, estos aún radicaban en el pueblo ancestral). Los Reyes Herrera (tres primos).

Antes de que, como tiene que suceder, cada quien fuera tomando su propio rumbo con la adultez, fuimos una familia muy unida.

De niño y adolescente con quien más cultivé amistad fue con los gemelos Armando y Fernando Reyes Ponce por la cercanía vecinal. Todos los varones fuimos modelistas, y las mujeres del cercano Colegio Hispano Mexicano, algunas se pasaron al “Mérida” o al “Teresiano”.

Me llevaba y visitaba mucho a los Calero, con la cariñosa e inolvidable tía Mimí manejando a diez jóvenes. (Sus restos reposan en la capilla de Cottolengo, agradecida al programa y lugar que salvó la vida a sus hijos).

Mi compañero, por ser de mi edad, era Luis, con quien exploraba cenotes, jugábamos béisbol, etc. El único niño en la familia era el X’tup, un güerito muy sonriente a quien lanzaba yo por los aires.

El tiempo pasó y la cosas también. Pese a ser mayor que él, con quien me llevaba más era con el más pequeño, un jovenzuelo ya. Por afinidad en nuestro gusto por la música, y porque, por alguna razón, tal vez porque lo seguía mirando como a un niño, siempre fue el primo que más quise. Epoca de cambios nos tocó vivir. Corrimos toda la gama de experiencias propias de la naciente “era de Acuario”. El, siempre con la sonrisa a flor de labios, cotorro, positivo. Creo ha sido la época única en que generaciones diferentes convivimos.

Pero no todo era diversión. El terminó una carrera universitaria, yo me atoré en la mitad de Jurisprudencia y me dediqué a la música. Nos dejamos de ver por largo tiempo. Ambos nos casamos. Eramos felices. Hasta que un día el demonio, en forma de alcoholismo, nos atrapó. Yo, con lo que he vivido, he experimentado, considero que el alcohol es la droga más perversa y maligna de todas. Y es legal. Las peores estupideces que he cometido en mi existencia han sido con alcohol en la panza.

Mi primo, que pienso se sumergió más que yo en la enfermedad, porque es una enfermedad, aunque incurable, tuvo las agallas de salir de aquel infierno. Y no es nada fácil. Hay que tener mucho valor y entereza. Acudió al lugar indicado y soportó, con la ayuda de otros enfermos, el periodo de recuperación. Yo acudí durante un año a un grupo de doce pasos y recuperé cosas irrecuperables. Por desgracia recaí, aunque –no quiero que esto sirva de excusa- me dijeron en el grupo que mi problema era otro. Hoy bebo, pero en un 80% menos que en aquel horrendo periodo. Sin embargo, todos los días de mi vida, hasta el final de ellos, mi despertar es una lucha cotidiana, a muerte contra mi mal y su insidia.

Es por eso que felicito a Emma Sacramento de Calero por su libro, muy espiritual, pero sobre todo, escrito con valentía –el aceptar la dependencia o codependencia, es un paso muy difícil- y con inmenso amor.

“Retomando el rumbo” narra la oscuridad inicial ante una terrible, inesperada y desconocida enfermedad –alcoholismo- los tropiezos, la incomprensión, hasta llegar finalmente a la luz por medio de Al-Anon. No es un libro desgarrador ni de convencimiento, es el testimonio de una mujer que, por vía espiritual, sobrellevó y ayudó sobremanera a aquel jovial primo a salir a flote y vivir en plenitud. Un libro que merece la pena ser leído.

Hay cosas que no se olvidan. Desde niño fui muy apegado a mi madre. Y ella a mí. Cuando se encontraba enferma y la visitaba, mis hermanas en broma decían al ver cómo “sanaba” milagrosamente al mirarme: “Ya llegó Conrado, mira a mamá: “mejor, mejora, mejoral”.
Con papá casi no intimé hasta que estuvo ya muy mayor. Era parco. El día que mamá falleció –que yo pensaba no iba a soportar-, obviamente me dolió muchísimo, mas no con la intensidad que esperaba.

Cuando mi papá murió, todos mis resortes de impavidez se distendieron. Ha sido el peor día de mi vida. Jamás he sentido tanta angustia, dolor. Estallé en incontrolable llanto. Fue tal mi sentimiento (no cesaba de llorar como un niño) que ni los miles de consejos, palabras de tíos, tías, hermanas lograron consolarme. Me dieron una pastilla y ni así concilié el sueño. Estaba hecho una Magdalena.

Así, todo acongojado, como un autómata me guiaron al velatorio en donde se oficiaría una misa. Confieso que momentos antes había renegado de Dios. Al comenzar la liturgia, sentí a mi lado la presencia de un hombre quien con la mayor naturalidad del mundo, me tomó de la mano y la apretó cariñosamente. Se trataba de mi primo, el “X’tup”, a quien hacía tiempo no veía.

Lo hizo con tal fraterna solidaridad y consuelo –percibió creo, que quien más estaba sufriendo era yo.

Lo miré a la cara, él a mí diciéndome simplemente: “Hola “Conro” (mi apodo musical). Yo, que soy escéptico y desconfiado, juro que sentí una corriente de paz espiritual. Incluso dejé de temblar. Y así, tomados de la mano, escuchamos misa. Al término de ésta me dice: “Si quieres, ¡sólo si quieres! Puedes confesarte. Sentí que me lo decía para desahogarme- ¡Ha sido la última vez que me confesé!-; me senté junto al padre, y ¿saben qué fue lo que me dijo? “Ese llanto, seguro es porque no te tocó herencia”. Lo saqué a empellones. Papá, habiendo manejado millones, murió sin un quinto.

Pero el gesto aquel, esa transmisión de buenas vibras, jamás se me olvidarán, querido primo “Totol”.

lunes, 1 de febrero de 2010

Tributo a José Martí*

Yucatán y Cuba se unen junto al busto del pensador isleño


01/02/2010

En el marco de la celebración del Día Internacional de la Identidad Latinoamericana y del Caribe, el sábado por la mañana se rindió un homenaje a José Martí en el Parque de las Américas, donde se encuentra el busto del apóstol de la independencia de Cuba, informa un comunicado.

En el lugar se llevó al cabo una ofrenda floral, organizada por el Instituto de Cultura de Yucatán en coordinación con la Red Literaria del Sureste Nuestra América y el Consejo Mundial del Proyecto José Martí de la Unesco, para rendir tributo a uno de los más grandes pensadores de nuestro continente.

Asistieron a la ceremonia Renán Guillermo González, director general del Instituto de Cultura de Yucatán (ICY); Jesús Manuel García Rodríguez, cónsul general de Cuba en Yucatán, Campeche y Quintana Roo; Rodrigo Ordóñez Sosa, presidente de la Red Literaria del Sureste Nuestra América; Roger Metri Duarte, director de Cultura del Ayuntamiento de Mérida, y Pedro de la Portilla Cabrera, presidente de la Asociación de Cubanos Residentes en Yucatán “José Martí”, entre otras autoridades, y público en general.

El cónsul agradeció al gobierno del Estado y al ICY por hacer una digna celebración del Día de la Identidad Latinoamericana y del Caribe y un homenaje más a José Martí, “un visionario que expresó la urgente necesidad de que los pueblos de América se hermanen y creen una identidad publicada hace 119 años en el ensayo Nuestra América”.

Por su parte, Guillermo González manifestó que con esta celebración se cumple el compromiso adquirido con el Consejo Mundial del Proyecto José Martí de Solidaridad Internacional y comentó que es un momento oportuno para la reflexionar sobre las ideas de José Martí.


*Diario de Yucatán, 1 de febrero de 2010, en el apartado de cultura de la sección Imagen, página 3.

Urge promover y lograr unidad latinoamericana y caribeña*

Como demandaba José Martí

—Hoy, al cumplirse 119 años de haberse publicado aquel ensayo, que forjó y fortaleció nuestra identidad latinoamericana y caribeña, que recoge el anhelo de Bolívar, quien murió soñando con la unidad de nuestros pueblos, la frase martiana: “Es la hora del recuento y de la marcha unida, y hemos de andar en cuadro apretado, como la planta en las raíces de los Andes”, es más oportuna y necesaria que nunca ante la dramática situación de los problemas actuales del mundo, de crisis económica mundial, cambio climático, guerras de rapiñas, grandes desigualdades e injusticias sociales, señaló ayer el Cónsul de Cuba en la Península, Jesús Manuel García Rodríguez.




En el marco de la celebración del Día de la Identidad Latinoamericana y Caribeña, que ayer se llevó a cabo en el Parque de las Américas, promovido por el Instituto de Cultura de Yucatán, la Red Literaria del Sureste “Nuestra América” y la Asociación de Cubanos Residentes en México “José Martí”, el diplomático recordó el ensayo “Nuestra América” de José Martí, publicado en El Partido Liberal, el 30 de enero de 1891, el cual, dijo, es forjador de la identidad de lucha de los pueblos de Latinoamérica.

En referencia a Martí expuso:

—Su genial talento y profundo pensamiento, le dieron la posibilidad de ver con claridad los peligros que acechaban a nuestros pueblos y de la urgente necesidad de conocerse entre sí, hermanarse, integrarse y unirse en la diversidad cultural y social, para luchar contra la miseria, la desigualdad y la agresividad del imperialismo estadounidense.

El cónsul cubano agradeció a los presentes, entre los que se encontraba Renán Guillermo González, director del Instituto de Cultura de Yucatán y representante personal de la Gobernadora del Estado; la directora de Relaciones Públicas Internacionales de POR ESTO!, Sra. Alicia Figueroa González, así como el presidente de al Asociación de Cubanos Residentes en Yucatán, Pedro Juan de la Portilla, que por segunda ocasión consecutiva se celebre aquí el Día de la Identidad Latinoamericana y Caribeña.

En el evento actuó el Coro de Cámara del Estado, que interpretó un par de canciones cubanas, como “Son de la loma” y “Guantanamera”.

En su intervención, el presidente de la Red Literaria del Sureste “Nuestra América”, Rodrigo Ordóñez Sosa, se manifestó a favor de rescatar los valores identitarios contenidos en el pensamiento de Martí, puesto que hoy día tratan de imponerse modelos culturales y sociales tendientes a disolver la identidad latinoamericana.

Expresó que las fronteras deben borrarse en el continente, en el sentido de trabajar todos para resolver los problemas, para hacer una América única.

A su vez, Renán Guillermo González, director general del ICY, expuso que al inicio de este siglo es imperativo volver la mirada hacia nosotros mismos, como quería Martí, sobre todo ahora que “nuestra identidad y nuestros sueños se ven constantemente amenazados”.

Ante la presencia del Consejo Mundial del Proyecto José Martí de la UNESCO, Carlos Bojórquez Urzaiz y del director de Cultura del Ayuntamiento de Mérida, Roger Metri Duarte, el funcionario añadió:

—Es imperiosa la necesidad de conocernos, de examinar nuestras diferencias, de resolver sobre todo nuestros quebrantos, de hacer posible en la práctica una filosofía de la acción como la que ha sido propugnada por los filósofos latinoamericanos, señaló Guillermo González.

Expuso que José Martí propone hacer uso de la voluntad y de la razón para llevar a cabo un cambio sustancial del espíritu, que será posible en la medida en que se valoren las luchas de independencia que han dado al pueblo latinoamericano dignidad.

—Los pueblos de Latinoamérica y el Caribe nos hemos liberado heroicamente de la sujeción de cinco potencias coloniales, las más poderosas en ese aspecto en Europa y lo seguimos haciendo ante los embates de cualquier fuerza opresora. Y debo decir que los latinoamericanos y caribeños somos pueblos privilegiados ya que en un vasto territorio compartimos costumbres y un sentido de pertenencia, algo que sólo ocurre en pocas regiones del mundo, señaló.
Dijo que todos tenemos el compromiso moral de ayudar al pueblo de Haití, una nación latinoamericana y caribeña devastada por las fuerzas de la naturaleza y que fue el primero de los países de continente en lograr su independencia. Resaltó que los servidores públicos tienen el compromiso de crear nuevas estrategias cuyo impacto sea principalmente a la dignidad del pueblo y de los pueblos hermanos.

En la conmemoración, el Dr. Fernando Bautista leyó un mensaje enviado por Armando Hart Dávalos, presidente de la Sociedad Cultural José Martí, quien destacó los valores del pensamiento martiano.

Estuvieron presentes también representantes del Instituto de la Amistad con Cuba “Dr. Ernesto Guevara de la Serna” y de la Escuela Superior de Artes de Yucatán, entre otros. El evento se llevó a cabo como parte de los festejos por el Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución Mexicana.

*Por Esto!, 31 de enero de 2010, en la sección La Ciudad, página 7.
Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León