miércoles, 27 de octubre de 2010

1910, de Magaloni


Por Jorge Cortés Ancona

Un poema puede leerse como un relato, e incluso es para ponerse en duda si hay diferencia entre poesía y narración en tanto que discurso (y sobre eso la crisis del concepto de género literario…). Ejemplo de ello es un breve poema narrativo, preciso en su concentración y con una capacidad de sintetizar toda una serie de situaciones cotidianas es el titulado “1910”, del poeta yucateco Honorato Ignacio Magaloni (1898-1974).




Incluido en el libro “Polvo tropical” (1947), el poema cuenta con 37 versos octosílabos divididos en 12 estrofas de tres versos con rima asonante en los impares y con un verso gráficamente aislado que marca un momento culminante. No se expresa directamente que se trate de un entorno yucateco, pero la referencia al “bolán” y varios términos relacionados con el henequén permiten ubicar el texto en una hacienda de Yucatán.

El hecho contado engloba una totalidad de sufrimientos padecidos durante mucho tiempo. Desde el inicio está viva la violencia: “Llegó don Antonio Ocampo / y del bolán de su hacienda / descendieron Dios y el diablo. // Lo saludaron tres indios / inclinando las cabezas / y escondiendo los cuchillos”.

Después viene una pausa de referencia al entorno y a sus protagonistas diarios: “La humilde tierra del campo / a sus plantas se tendía / como perra junto al amo. // Encabezaban las milpas / lejos algunas cabañas / con sus indios en cuclillas”.

Los hechos reiterados del derecho de pernada y de los abusos sexuales a capricho, porque el dueño de la hacienda es el dueño de las vidas y las almas, marcan el momento conflictivo a resolverse. El modo de presentarlo es en forma de diálogo: —¿Qué piensas, indio bilioso? /—Me cogieron a la hija / que le gustó a don Antonio”.

Después la narración se hace de modo oblicuo, pero sin dejar de apuntar al hecho que produjo la crisis. Son de hacer notar las referencias a la Iglesia y a la Revolución: “Tres o cuatro golondrinas / jugaban al tobogán / de una choza a la iglesita… // Y de pronto el campanario / se puso a gritar furioso: / ¡Yo soy revolucionario!

Seguidamente, el lugar del conflicto se suma como un personaje a la acción, en una serie veloz de elocuentes imágenes visuales y verbales, Lo inanimado encarna en los propios peones y el hostigador lugar del suplicio diario se humaniza en la lucha. Incluso las pencas de henequén traspasan su condición metafórica de armas: “La máquina raspadora / mordió las últimas pencas / rugiendo como leona. // Los caminos alargaban / los brazos amenazantes / con sus músculos de lajas. // A distancia los planteles / invadían horizontes / con sus mares de machetes”.

Como consecuencia de este modo indirecto que conlleva la elipsis de la sangrienta venganza, llegamos al primer desenlace, el del hecho conflictivo: “Y de allí cargado en hombros / llegó rígido y sangriento / el cuerpo de don Antonio”. De donde viene el verso de enlace gráficamente aislado, pero rimado con el primero y el tercero del último terceto: “Dios y el diablo huyeron de él. // Y en el rojo día aquel / se durmió toda la sombra / debajo de un gran laurel”.

Hasta Dios y el diablo le tuvieron pavor o asco a este hacendado, que es decir la gente buena con la Iglesia y los malévolos políticos y hacendados porfirianos. El color rojo alude a la sangre, pero también a todo un símbolo de la época revolucionaria en Yucatán. Sin embargo, qué ambiguo es ese final, que si en principio hace pensar que la luz ilumina esta tierra, por otro lado –dadas las candentes temperaturas acostumbradas— hace pensar también en una pérdida del cobijo, del manto protector, a la vez que de un adormecimiento general de nuestra población yucateca.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León