domingo, 12 de septiembre de 2010

Permiso para amar

Por Hortencia Sánchez

Me despertó sentir el cuerpo colmado, algo sucedía muy dentro de mí. Como cualquier fin de semana me tomé de un trago un vaso de cerveza fría, mi estomago no lo aguantó, corrí al baño; intenté acercar el cigarro a mi boca, sucedió igual. En ese instante me di cuenta que ya no habitaba sola mi cuerpo, otro ser vivo se encontraba durmiendo dentro de mí.

Llegué y arropé a la mujer de hermosa mirada; dormía plácidamente. Ahora contaría con un compañero de juegos, o tal vez sería su mamá chiquita.

Para ser madre de familia nunca le pedí permiso a nadie, no había porqué hacerlo. Quién puede decidir si serás lo suficientemente honesta, bondadosa o capaz de educar, guiar, amar a tus hijos.

Como persona común, habrá días en que te escucharán enojarte, mentar madres, o algunas otras llorar como niña, -como lo hacen ellos-, hacer berrinches, carcajearte de sus ocurrencias o advertirles que nunca más les permitirás lo que les venga en gana. “Regarla” al cuidarlos durante alguna enfermedad, ponerte “preocupona”, o terriblemente nostálgica. Temer partir y dejarlos muy solos. Temer que ellos partan antes. Querer que encuentren una buena pareja, que se realicen y sean realmente felices. Desear para ellos, por siempre, todas las bienaventuranzas y las dichas.



Pero, ¿Quién nos asegura que lo lograremos, que lo conseguiremos, que ellos no encontraran otros caminos?

Todos estos pensamientos llegan de golpe, ahora que tanto se discute sobre las leyes de matrimonios gay y su derecho de adopción.

Me surgen varias preguntas: El sacerdote que tanto ataca y discute sobre el tema, ¿Alguna vez ha sido padre, de ese que adormece y cuida a los hijos durante la enfermedad? ¿Se ha puesto a pensar por un segundo la tristeza que invade a los pequeños que no cuentan con nadie que pueda consolarlos, abrazarlos y procurarles techo, comida y educación? ¿Que no será más pecado no hacer nada porque se castigue a los sacerdotes que abusan de los niños?...

¿Qué buscan tantas gentes oponiéndose a la libertad de las personas por hacer con su vida, su sexualidad y su derecho a tener hijos?

Nada podrá asegurarnos que se puede ser perfecto, omnipotente. Prefiero pensar y actuar en congruencia a mis propias decisiones; las otras serán responsabilidad de los otros.

Asistí a un bar el fin de semana, y los jóvenes que se encontraban ahí no querían ser padres; por ahora no les importa. Estoy casi segura que también entre mis amigos gay’s existen muchos a los que les vale madre asumir y vivir lo que para la sociedad es una familia. De igual manera conozco a mujeres y hombres heterosexuales que no parecen acatar lo que la sociedad exige; no tienen hijos, no tienen pareja.

Pienso, luego existo. Dejemos que cada ser humano decida su camino, su propia lucha.

En un Estado donde existen tantos niños, jóvenes y adultos que dan fin a su vida siendo hijos de parejas “normales”, a lo mejor si hubieran sido cobijados por otro tipo de familias no se encontrarían entre las estadísticas, porque la sensibilidad y el amor puede trasformar. Entendiendo que nadie tiene el poder para otorgar permiso para amar, el amor se da así, de manera simple, verdadera, como lo hacía el buen Eduardo Ortegón, “aflojando el alma”, dejando escapar a los ángeles, permitiéndoles el mejor vuelo. No el de los hombres, no el de la religión, ni de los seres comunes, imperfectos, terriblemente imperfectos.

Regalemos a los otros su decisión, su sueño, su entrega...

Mis hijos no son míos, simplemente me los prestaron….

Un regalo de la vida…

Nadie me otorgó el permiso para amar.


ritualteatro@hotmail.com.


No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León