miércoles, 15 de septiembre de 2010

La fotografía en un poema



Por Jorge Cortés Ancona


El yucateco Wenceslao Alpuche es autor de un curioso poema en redondillas, para mi gusto de auténtico vuelo lírico, titulado “A una joven retratándose en el daguerrotipo”. Me llama la atención lo temprano del asunto, ya que el daguerrotipo llegó a México a fines de 1839, el mismo año de su invención por Louis Daguerre y a menos de dos años de la prematura muerte del propio Alpuche.

Es de considerarse que el poeta yucateco plasme literariamente un hecho que seguramente no era todavía común en nuestro país, que es el de posar para la cámara y observar la imagen resultante; de manera particular, que la anécdota se base en una novedad tecnológica y saque provecho poético de ella. El resultado es un delicioso poema breve, con su chispa de humor, y un refinado piropo para la amada.




Aunque el lugar de ubicación del poema no se hace explícito, entendemos que serían México o Veracruz. En el primer caso porque Alpuche ejerció de diputado en la capital del país y eso explica que en su obra haya poemas con referencias a sitios y habitantes de la capital y que manifieste algunas veces su nostalgia por Yucatán. En el segundo, porque era el obligado puerto de embarque y llegada para acceder al centro del país y probablemente fue Veracruz la ciudad mexicana donde se dieron las primeras tomas fotográficas.

El hablante del poema reconviene a la joven por el hecho de que se encuentre ante los rayos ardientes del sol, con el rostro sudoroso y obligándola a entrecerrar los ojos: “No, Isabel, ¿cómo consientes / que para ser retratada, / hieran tu faz delicada / del sol los rayos ardientes? // ¡Cómo inflaman tu color, / y cuánto su ardor te apura! / Ya en tu frente bella y pura / brota copioso el sudor”.

El detalle de la sudoración cambia el idealismo lírico de la pureza indeleble de la amada, siempre un dechado de perfecciones para cualquier poeta de la época; un toque realista que le da un vuelco a la artificialidad a la que eran tan proclives los poemas de este tipo en el siglo XIX. A lo largo de las primeras estrofas se alude al proceso en que la muchacha está posando y el resultado posterior, que para el hablante no es una verdadera copia ya que carece del colorido distintivo de ella. En principio, se demuestra el desconocimiento acerca de la imagen resultante: “Ven ya al fresco, mi querida, / ven, y veremos la copia: / será, sí, tu imagen propia, / tendrá tu cara encendida…”.

Pero surge en seguida la decepción: “¿Y esta apagada pintura / podrá llamarse retrato? / ¡Qué! ¡Tan célebre aparato / sólo da una sombra oscura! // ¿Y aquella mezcla de rosa / y jazmín de tus mejillas, / y el encanto con que brillas, / dónde están, virgen hermosa?”.

Obsérvese el desencanto típicamente romántico, ya que este movimiento literario artístico se caracterizó por reaccionar contra la degradación que traía el maquinismo moderno. En este poema se trastoca el esquema ideal, el arquetipo de belleza que entrañaba siempre flores y colores de referencia como motivos de descripción de los encantos femeninos. Aquí la máquina ha hecho su intervención y está ofreciendo una copia fea, distante, falta del colorido rostro de la joven.

Al compararse el elemento real y la imagen imitada se evidencia que ésta no es la que debería esperarse, que es una débil copia del objeto de referencia. Los últimos versos manifiestan esta decepción: “Tal pintura te hace agravio: / sin color, ¡cuánto le falta! // Ese instrumento al metal / traslade muros y ruinas; / no las formas peregrinas / de tan bello original”.

El poeta expresa que la fotografía sirva para lo estático, lo inanimado, los enmohecidos vestigios del pasado, no para lo vivo, lo grácil, lo colorido. Muy perceptivo fue Wenceslao Alpuche para notar esa carencia de identidad icónica entre el original y su reproducción. Ahora esto parece un lugar común, pero no tenía por qué serlo para quién se enfrentaba con un medio novedoso, claramente revolucionario como fue la fotografía. Su reacción no fue la del embeleso, sino la del escepticismo; la conciencia del valor de la realidad y de su traidora imitación.


No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León