sábado, 31 de julio de 2010

Un problema relegado


Por Jorge Cortés Ancona

Uno de los sufrimientos más lacerantes de siempre es el de los abusos sexuales contra los menores de edad. Todos los días leemos noticias al respecto, en las cuales observamos una tendencia a que el abuso ocurra en el hogar familiar.

Aunque es un problema enorme, del cual seguramente sólo se denuncia penalmente una pequeña parte, se perciben pocas acciones para abatirlo. Una de ellas debería ser el estudio pormenorizado acerca de lo que está ocurriendo y por qué ocurre, que se realicen análisis desde diferentes disciplinas para conocer cuáles son las motivaciones que llevan a un adulto a violar a niños y púberes.



En lo personal me resulta tan inconcebible ese tipo de deseo sexual, que no tuve conciencia plena de su expansión sino hasta hace unos pocos años. Me parecía un problema aislado, quizá propio de Tailandia o de algún otro país lejano, pero ahora tenemos claro que es algo terriblemente extendido en nuestro propio entorno.

Propongo que se estudie qué ha cambiado en los gustos hacia los cuerpos y qué es lo que está influyendo en este tipo de conductas sexuales. No me conformo con la explicación de que los abusadores fueron también abusados de niños, lo cual podría ser una respuesta válida para una porción de los abusadores pero no para todos.

Algo distinto es lo que está moviendo la libido de tantos individuos. En los años 90, recuerdo a una muchachita en la pasarela de un centro teibolero, que sólo con sus primeros y nada gráciles movimientos provocó gritos y aullidos entre los numerosos espectadores. Cuando concluyó su rutina, había una buena cantidad de sujetos ansiosos de invitarla a una copa. Fueron tantas las invitaciones que sólo permanecía unos cinco minutos por mesa (más bien, cinco minutos por piernas) en los que entre leperadas suyas a granel, se tomaba en uno o dos tragos su bebida, para continuar con su cargado rol de fichaje.

Uno de los que la tuvieron en sus piernas se hallaba en mi concurrida mesa, más o menos cerca de mí. Y, una vez que ella voló a otras piernas y otros brazos, discutí con él por el hecho: por qué manosear a una menor de edad, a la que se le estaba haciendo un daño social y psicológico dificilísimo de reparar y que en todo caso, poniéndonos a un mismo nivel de morbo, era una chica menos que adolescente, carente de vello púbico y con pechos aún no desarrollados, cuando a nuestro alrededor había decenas de mujeres deseables, atractivas, hechas y derechas. Su respuesta fue que esas características de púber eran precisamente lo atractivo de la muchacha y que no le provocaba ningún remordimiento manosearla y lo demás. Me fui de ahí, indignado, que es lo menos que puedo decir.

Hace unos meses una colaboradora de Por Esto! había escrito acerca de la infantilización del cuerpo femenino adulto a través del extremo adelgazamiento y de la depilación excesiva, todo ello un forzamiento con daños a la salud femenina. Como ese es el esquema de belleza que el poder mediático-comercial quiere imponer, cabe la posibilidad de que de alguna manera esté influyendo en la mentalidad de muchos varones de hoy.

A la vez, la tendencia de ahora es vestir a las niñas como si fueran adultas, con modas de vedete y actitudes de top model, si bien esto sólo vale para un sector de la sociedad que no es el mayoritario. Queda flotando en el aire lo que ocurre con los sectores más empobrecidos y con el caso de los niños que son abusados y no porque los vistan como adultos ni como niñas.

La violación de niños es alarmante y triste. Lo es también la indiferencia con que se toma el asunto. A veces a grados tan repulsivos como el de un sujeto que alguna vez justificó el asunto como un hecho “cultural” por ser una práctica “común” en la vida rural yucateca. Con burdos argumentos como ese, podríamos vivir el horror de que hasta llegara a considerarse legal esta práctica destructora de vidas y que sigue haciendo sufrir a tantos seres humanos

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León