lunes, 10 de mayo de 2010

Sabina de un trago



Por José Castillo Baeza



Para Olga y Elena


Algo nos arrancan las canciones de Joaquín Sabina; son cosas que él se fuma, entran en su pulmón cansado y salen convertidas en una nube desesperada que entra de nueva cuenta en nosotros. O bien, cosas que se quedan en el aire esperando que alguien se refleje en ellas, en ese vapor que lo mismo cobra la forma de un amor desencajado, la silueta del encuentro con una prostituta que también vende cariño o el contorno del vómito que escondemos bajo la camisa bien abotonada hasta el cuello.




En el concierto que ofreció el cantautor español el pasado martes en esta ciudad de Mérida, pudimos escuchar el sabor que deja el vinagre en la garganta. Nos emborrachamos poquito, cantamos ese soplo de nuestras tristezas que también son las del otro, las de la historia de este siglo con su “maldito mayo de París” y su “maldita ley del embudo”; con su “gripe postmoderna” y sus “peces de ciudad”.

Ahí estaba, frente a nosotros, el “niño con cara de viejo” moviéndose de un lado a otro sobre un escenario que desacralizaba con sus desparpajos; jugando con sus músicos y representando pinceladas teatrales con la bellísima Marita, su corista; fumándose un cigarro que le permitía, en los entretiempos, dejar volar a sus extraordinarios músicos; reinventando los temas de las canciones añejas por medio de las recientes.

Durante las pausas entre las canciones, Sabina reivindicó su condición de bohemio absoluto: “Vinagre y rosas”, su nuevo disco, es el resultado de emprender un regreso a los preceptos que lo consagraron como artista, es decir, cantar su modo de entender la vida, festejando y llorando cada noche la condición de los días inútiles, de las mañanas crudas. Por eso fue a Praga a romper sus canciones con el poeta y narrador Benjamín Prado, por eso prefiere mirar una sola vez la luna que vivir cien años buscándole un sentido a las banquetas que templan sus pasos.

Esa noche, en los salones del Siglo XXI, la diversidad del público se manifestó en el rostro de los boletos que iban desde 1800 hasta 400 pesos; se manifestó también en la presencia de la clase política, la pasividad de los ancianos, los gritos de los estudiantes, y hasta en los que estaban ahí por un decreto divino trasnochado (“¿ese es el que canta Ojalá?”). No pude evitar preguntarme entonces qué es lo que hay en las canciones de Joaquín Sabina que, como el humo de su tabaco, se desvanece por todo el aire no sin antes impregnarlo de su voz.

Y creo que la respuesta está en los gritos del borracho que, en lo más profundo de nosotros, vive atragantándose con las dolencias de la vida. Ahí, bien oculto para algunos, se bebe de golpe el vaso de ron al tiempo que sacude nuestras entrañas con sus tambaleos. A veces, unas gotas del delirio del borracho lubrican nuestros ojos, y es entonces que alcanzamos a mirar con cierta sensibilidad el mundo.

Porque el de Sabina, es un canto a la degradación del hombre que en el camino lo pierde todo, excepto esa cosa extraña que lo sigue haciendo humano: la conciencia de su desolación y del vacío que habita detrás de esta pecera, la misma conciencia que le permite, que nos permite, seguir manteniéndonos erguidos durante, por lo menos, los siguientes 19 días y 500 noches.

Quizá un poquito más.


No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León