viernes, 28 de mayo de 2010

Poética del desamparo

Por José Castillo Baeza

Tengo que tratar de mantenerme ocupado con el trabajo. He visto que las personas así consiguen frenar el sangrado de la sensibilidad cuando a ésta le da por desbordarse sobre las regiones de la cotidianeidad. Su caudal inunda los pueblos civilizados donde habita el hombre funcional que siempre lleva zapatos; inunda las tierras del hombre del siglo XXI, esas en cuyas laderas crecen las flores del bienestar social, la comodidad y la normalidad de la vida que le permite ser sin verse atormentado por su reflejo de gritos.



Así logran soportar algunas personas. Otras que tienen más suerte, colocan un televisor entre el hombre sentado en una silla rota y el espejo que contiene, en su transparencia, la imagen de ese mismo hombre, pero sentado sobre sus rodillas en el suelo, con las manos sobre la cara, muerto en llanto. ¿Cubrir el espejo con una manta? Sí, también es una opción, aunque se corre el riesgo de que el hombre atrapado en el reflejo, en uno de sus movimientos, carcomido por la desesperación que le causa el desgarro de no verse del otro lado, ocasione la ruptura del espejo.

Cuando pienso en la opción de sumergirme en el trabajo es cuando caigo en la cuenta de que no puedo mantenerme ocupado, porque mi oficio se sustenta en mirar el techo; me percato de que no puedo correr de aquí para allá, ni estar apurado; no puedo no pensar porque pensarte es la faena que me persigue y a la cual me he consagrado un poco queriendo, entre la risa y el llanto. Y el oficio de escribir no ofrece seguro de vida.

La H que le falta a tu nombre, enmudece triste en la punta de mi pluma. Aún así decido escribirla, quizá para saberte otra. Y sin embargo, sólo consigo comprender que la ficción agoniza traicionada por los deseos imposibles que la vida y el tiempo le ponen enfrente.

Trabajar con emociones significa vivir contaminado. No encuentro, en este laboratorio con tuberías rotas y focos quemados, un traje que me proteja de las sustancias que caen en mis manos. Aquí no hay forma de tapar las fugas de azufre, el poco oxígeno que entra desde fuera alcanza para respirar a medias, tan sólo para no morirse asfixiado.

¿Cómo depositar este ardor en la boca de un personaje sin quemarme? ¿Cómo recorto, sin herirme, la hoja en blanco que tapiza mi epidermis? ¿Para qué abrir el capullo de la hiel si sé que una metáfora de alas atigradas se irá volando para no regresar jamás?

Sólo me protege el narrador que invento todos los días, suerte de distancia que se interpone entre el fuego y yo. Pero en días como éste en el que voy caminando descalzo y con el pecho roto, arrastrando a cuestas mi sombra que aferra sus uñas al asfalto, ese ser pequeñito que me invento y que navega sobre las aguas del papel, naufraga al encontrarse con tus ojos. Y yo me hundo con él.

Habla conmigo: no me dejes idealizarte. Sé que tu cintura es un árbol cuyas hojas se pasean por los cielos que tanto me gusta frecuentar, pero esa conciencia no cesa esta agitación; hazme saber todos los días que ese árbol se enraíza en la tristeza de la tierra…quizá así consiga ocupar mi mente en el trabajo.

Hoy puedo empezar escribiendo tu nombre con H, por ejemplo.


No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León