miércoles, 26 de mayo de 2010

¿Cuánto vale?

Por Conrado Roche Reyes

Conozco a Alejandro Lora hace más de treinta y cinco o cuarenta años, por medio de Miguel Manzur. Fue la época de más popularidad del rock tocado por mexicanos. En los lugares más nice actuaba alguno. Bares de hoteles elegantes, sitios ex profeso. Aquí, seguíamos en la eterna lucha por tocar, impedido esto por un enfermo y traumado jefe policiaco –al que sus continuadores imitaron— que tenía sus fobias: las putas y el rock. Se autonombró “capitán”. Entonces los yucas íbamos al D.F. a escuchar arrobados a los grupos, cantidad y calidad, que allí se desenvolvían. Fue un breve espacio de tiempo en el que las estrellitas del momento tenían como trofeo a su roquero. La rifaban: “Bandido”, “Tinta Blanca”, “Enigma”, “Peace and Love”, “Zig-zag”, “Free Way” y (por involuntaria omisión se me escapan demasiados) “Three Souls in my Mind”. Estos y otros tocaban en conciertos. De “Three Souls”, entre elementos que nadie recuerda, estaba Lora.

Este, clasemediero, era eso, uno más entre el moloch. De familia sin problemas económicos, Alex era un hippie mariguano más, y músico. El rock vivió su mejor momento.

En el año de 1971, Luis de Llano y otros empresarios organizaron un festival de rock como complemento a una carrera de autos, que era el evento estelar, invitando a los grupos que quisieran a tocar en el mismo. La sorpresa fue que casi todos los que estaban en el candelero aceptaron y se puede decir que de gratis.

“Festival de rock y ruedas en Avándaro”. Repito, a los huaches les encanta eso de las carreras de autos, porque lo vuelven fandango (ver “Mecánica Nacional”), pero sucede que para sorpresa de todos, organizadores incluidos, asistieron al lugar más de 250,000 personas ¡a escuchar rock!

Imagínese el lector tal muchedumbre “Living in peace”. No hubo ningún incidente que lamentar. La prensa los abatanó “Todos desnudos, sexo, drogas, orgía”. En realidad sólo se encueró una chavita de Monterrey.

Allí, Lora conoció a “Chela” (“Mi domadora”, ay). Esta sí era de extracción humilde, pero logró enganchar al entonces reventado Lora hasta el matrimonio. Bajo la influencia de esta mujer, abandonó a su grupo y formó –nada pendejo— “El Tri” (era un campeonato futbolero). Pienso que ni él mismo se imaginó el éxito y trascendencia que tendría. Y éste llegó, con mucha imaginación, mercadotecnia y “veletismo”. “El Tri” es más que un buen grupo, un fenómeno social. Aconsejado por “Chela” (a la que al igual que Lennon y McCartney hizo parte de su banda), Lora ha sido partidario, según le convenga, del EZLN, de AMLO, de Fox, del PAN, de la Virgen de Guadalupe, contra la Ley de Arizona, etc., etc.

La última ocasión que platiqué con él fue en Cancún, donde, cual Luis Miguel u otra “luminaria”, cerró “la parrilla”. Me confesó que ya casi no tomaba ni se daba su toque. Ocasionalmente, a escondidas de “Chela” lo hacía. Y, -esto fue hace diez años- me dijo que su hija le daba problemas.
La chavita se ha visto envuelta en líos. Ahora, mató a un trabajador. Ella venía bien peda. Sin embargo, los medios la han cubierto. Me dio asco un programa dirigido por una mujer odiada y convicta en su país.

Amiga del criminal Fujimori y que buscó por todo el continente en donde le levantasen el cartel. En todos lados la despreciaron, excepto en un país: ¡México! Tiene un “Talk show”, al cual invitó a “Chela” y a la viuda del muertito. Paupérrima. Burdamente indujo el programa a favor de la hija de Alex. Allí, en público, esta asquerosa mujer “Laura de América”, hizo que la pobre viuda, con cuatro hijos aceptase (“Chela” hecha un mar de lágrimas “por lo que pasa mi pobre hija) gastos funerarios ($80,000), honorarios de su abogado ($150,000), indemnización ($500,000 y regateó doña Lora). La viuda, con cara de “algo es algo” y muy triste, aunque miraba muy feo a “Chela”.

Yo le preguntaría: “¿Cuánto?”, “cuánto qué”. “Sí, ¿cuánto vale?” (?). “¿Cuánto vale, cuánto cuesta tu hija?”…. El otro, feliz apoyando a los de Arizona.


No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León