martes, 4 de mayo de 2010

Así era… y más

Por Conrado Roche Reyes

Hace muchos años. Parece que fue ayer. De niño en la primaria me dio por tocar la batería. Incluso formé parte de un conjunto de chamacos tocándola. Tiempo después, sin carnal ni comparsa, o sea, solo, me dio por la guitarra. Entonces en todo hogar yucateco que se respetara, dicho instrumento formaba parte de los bienes muebles en la casa.

Recuerdo que lo “primerito” (yucatequismo) que saqué, fue la introducción, el “punteo” del éxito de “Los rebeldes del rock”, “Melodía de amor. Después, con las dos cuerdas de abajo (mi-sol) con un dedito, acompañaba canciones.

Poco a poco, y fijándome, añadí un dedo más, con estos tres, anular, medio e índice, ya las armonías sonaban “como en el disco”. Durante muchos años ejecuté, se puede decir, todos los rocanroles de moda con este singular truco. Quienes sabían tocar me decían que eran “tonos inventados”. Puede ser, pero sonaba igual, que es lo que cuenta.

Los nombres de los siete tonos no los sabía. Para que el lector se dé una idea del número de canciones que sabía, mencionaré sólo algunas: “Pensaba en ti”, “Sigue tocando”, “Nena no me importa”, “Diana”, “Muchacho solitario”, “Presumida”, “Noches y días perdidos”, “Adiós a Jamaica”, “Lluvia”, “Cien kilos de barro”, “Dulces mentirillas blancas”, “El Tigre”, “La novia de mi mejor amigo”, etc., etc.

En donde me estrellaba era en los solos. Siempre fui malísimo, y en las rolas cuyos tonos eran muchos y difíciles, como “La hiedra venenosa”, “Mujer bonita”, “La suegra” y otras. Sin embargo, los cuates de secundaria iban a mi casa a escucharme tocar. Y otra cosa rarísima: nunca se me cruzó por la mente tocar en un conjunto de rock.

Con “Los Beatles” y la ola inglesa, me aporreé. En el principio, muy pocos en Mérida sabían tocarlas. Recuerdo a Pepe Villamil, quien me enseñó algunas. Jorge Cuevas, idem (ellos incluso hacían “voces”), Daniel Mandujano, que me pasó los tonos de “Thinks we say today”, “When I get home”, que eran de las más difíciles y las que más me gustaban.

Saqué sólo de los Stones “Out of time”, “Get out of my cloud” y otras.

Fue entonces cuando surgió Mike Manzur (entre nosotros), quien quería formar un grupo de aquí. Acudía al monumento con su guitarra acústica. Escuchó a varios que deseaban tocar con él.

Pedrito Silveira y su hermano Pablo. “El Numo”, “El Maextro”, “El Yumi Yumi” y varios bajistas de la vieja guardia. Una noche “El Zorrito” Montalvo le preguntó quién era el que le gustaría como bajista. Mike respondió que ninguno, “pero el único que puede agarrar la onda es éste”, y me apuntó. Yo, que en mi vida había empuñado ni siquiera una guitarra eléctrica.

Pues se empeñó en enseñarme. Parece que aprendí. Tocábamos ya profesionalmente lo que nadie podía. Quienes hoy se ostentan —hablo de los rucos— como súper bajistas, entonces lo más grueso que tocaban era “El Juego de Simón”, “Sugar”, “Honny” y acaso “Credence”. Lo mío fue cosa de unos diez años.

Hacía otras cosas. Ellos, los profesionales que al yo comenzar a tocar tenían años en la música, nunca la dejaron tocando literalmente lo que sea y donde sea: “La Atómica”, “Montparnasse”, “Bikini”, “La rumba” y “Moloch” conjuntos. Obviamente tienen “callo”.

Recuerdo a uno que era como su sombra (de Manzur), a quien dijo (aunque digan que no lo dijo): “Mira, no insistas, no me gusta tocar con pendejos”.

Aunque no dudo haya dicho también, de este mismo músico: “Es el mejor bajista con quien he tocado”. Frase que dijo muchas ocasiones refiriéndose a “El caballo”, “El Keno”, “El Meme”, Oscar, yo, Iván, “Xic”, Zurita, Shilinski, “El pato”, “Gigio”, etc., etc., y es que así era Miguel Manzur, a quien no creo nadie haya conocido mejor que “Yoni”.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León