martes, 16 de febrero de 2010

Fotogravedad, de Gabriel Orozco

Por Jorge Cortés Ancona


La capacidad imaginativa del artista conceptual mexicano Gabriel Orozco, de crear sentidos nuevos a los objetos por medio de unas pocas modificaciones en su conformación o su uso, o bien, en el contexto en los que se ubican, ha sido un factor importante para situarlo en los primeros planos del arte contemporáneo.



Todo en él se vuelve inmediatamente motivo de interés, como lo pude constatar en una amplia exposición suya celebrada hace unos años en el Palacio de Bellas Artes, en la ciudad de México, donde veía a gente de todas las edades (incluso familias con todo y abuelos) y de distintos estratos sociales adentrándose con naturalidad en la variopinta cantidad de obras expuestas.

En esa exposición en Bellas Artes, presentó también sus propuestas de museografía en diversos recintos internacionales y sus reflexiones en cuadernos de notas donde, más allá de la caligrafía y los planos trazados a mano, imperaba una ordenación racional, coherente, de toda su sustanciosa propuesta artística, muy personal pero también vinculada a etapas y obras de la Historia del Arte.

Una manera de acercarse a este fascinante mundo orozquiano es el libro “Fotogravedad”, una versión divulgadora del catálogo publicado en ocasión de la exposición realizada en el Museo de Arte de Filadelfia en el último trimestre de 1999. Diez años después, aparece esta edición, con imágenes en blanco y negro y del cual, según indica el colofón, se tiraron 1,000 ejemplares para distribuirse bajo el criterio de que “se publica de manera independiente, busca la difusión de la obra y no tiene fines de lucro económico ni otros que contraríen el espíritu original de la misma”.

En este libro podemos ver fotografías de las obras y de apuntes a mano del autor, a la vez que su transcripción impresa en que se manifiestan los conceptos que determinaron la concepción de cada obra. En sí mismo, constituye una propuesta lúdica y más sencilla de percibir las implicaciones semánticas de sus propuestas.

Aparecen piezas como la emblemática “DS” (léase como “déese”, que es “diosa” en francés), formada a partir de un automóvil Citroën al que le cortó una sección longitudinal de 62 cm., para hacerlo más aerodinámico en su apariencia; “Papalotes negros”, que es un cráneo de verdad con escaques romboidales en grafito; “Pelota ponchada”, “Piedra que cede” y otras más, aparte de traslaciones de una serie de fotografías de esculturas prehispánicas que se expusieron en el Museo de Arte de Filadelfia en 1950.

Esta inclusión fotográfica es demostrativa de su capacidad de transformación de los sentidos de las imágenes en cada espacio. Aunque las obras puedan ser las mismas no es lo mismo verlas en tal o cual espacio, ya que se integran de distinta manera al entorno museográfico y a las demás obras conocidas o recientes que se incluyen.



Al final del libro se incluye un estudio de Ann Temkin, que es una valiosa aportación para entender el mundo de Gabriel Orozco, como el hecho de quitarle peso y masa a las esculturas, la tentativa de restarles gravedad, sobre todo a través de la interrelación entre escultura y fotografía (como ocurre en “Mis manos son mi corazón” que muestran el proceso y la obra en las dos fotografías, que, a su vez, constituyen una obra) y el papel de las formas circulares en dos y tres dimensiones.

Orozco es un artista que, al igual que Duchamp, otorga valor al aspecto nominativo de las obras, aparte de su capacidad de manejar una diversa cantidad de materiales y técnicas en los objetos y acciones que realiza. Incluso, como señala Tomkin, hasta su apellido, donde la única vocal es la “o” cobra sentido como sello propio. Es una de las razones para tanto círculo u óvalo pintado o tantos objetos esféricos trabajados.

Este es un libro de interés para entender los sinuosos caminos del arte contemporáneo y de uno de sus más preclaros y audaces representantes, de creación tan antropocéntrica y reflexiva sobre la complejidad humana.

Orozco, Gabriel: Fotogravedad, Alias, México, 2009, epílogo de Ann Tomkin, 200 pp.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León