martes, 19 de enero de 2010

Matapasiones


PorJorge Cortés Ancona

Hay ciertos olores, ciertas visiones, o auténticas epifanías, que prenden cualquier pasión. Son percepciones de un instante y ya estamos apuntando al objetivo.

Había una mujer que al levantar el brazo provocaba erecciones automáticas. El olor que despedían sus axilas podía acelerar cualquier proceso excitante, incluso hasta llegar a abruptos fines en momentos inesperados. El poderoso aroma se imponía a cualquier desodorante y a cualquier perfume que usara. Tampoco importaban las temperaturas ni la ropa, y sí que era un lío cuando no se estaba en el lugar propicio, qué ansiedad.

Mucho mejor viagra se hubiera hecho extrayendo la esencia de esas axilas. Afrodisíaco auténticamente natural y delicioso.

En cambio, abunda lo contrario, esos elementos que aniquilan en seguida cualquier pasión, por muy calenturiento que se esté. Lo peor de todo es que no siempre son efímeros, digamos que eliminando el obstáculo haga uno que todo vuelva a la normalidad. No, para nada: se pueden volver definitivos, bien registrados en las memorias (Ojo: en relación con la causante, nada más; no hay que especular más allá, malpensados). ¿En qué consiste eso? ¡Vaya usted a saber! Lo común que tienen es que se trata de productos industriales. Cada quien tiene sus propias matapasiones. He observado que casi todos los tienen de tipo visual. Pero para los silvestres pesa más el olfato. Así que ahí va una lista:

-Cremas femeninas para la cara y el cuerpo. Son una barrera no sólo para la nariz sino también de embarramiento pegajoso de dedos y labios.

-Aliento bucal de fritos, tostitos y fritangas similares. Si uno no las ha comido en simultáneo con la musa, puede quedar traumado de besar a una mujer el resto de sus vidas.

-Perfumes de señora en muchachas y de muchacha en señoras. Como que los cuerpos y las hormonas siguen sus respectivos caminos y no se entrecruzan para nada.

-Café capuchino. No sé cómo combinan los ingredientes, que despiden un tufo que aturde de cerebro a pies. En cambio, un café cargado --sea americano, buchito, exprés o moka-- acelera, potencia y enriquece el verbo florido.

-Ciertos polvos para las caras. Huelen literalmente a caca. Al parecer, sólo ocurría con mujeres pasaditas de la madurez, pero de vez en cuando se percibe en señoritas. Aclaro, sólo ciertos polvos (no sé cuáles porque no soy cosmetólogo ni uso esas cosas), ya que hay otros en cambio encandiladores, sobre todo los que huelen a chocolate o a algo dulce.

-Impregnación de cebolla de cochinita pibil. Aunque uno sea altamente cebollero, hay casos que rebasan todo límite. Ahí ya no sólo fregó el asunto con la dama respectiva sino que da lugar a que uno tenga que aprender de nuevo todo, desde la ingenua pubertad.

-Salida de ciertos cafés céntricos meridanos. No sé por qué eso sólo pasa aquí, pero cuidado que sale uno con una mescolanza infernal en ropa y cabello: azufre ambulante. Lo peor es que eso le toca a uno mismo y, por consiguiente, cohíbe ante cualquier situación, por mucha confianza que se tenga.

Nada como el aroma natural de mujer recién bañada o que lleva tres días sin hacerlo. Por donde se huela, el asunto puede ser maravilloso.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León