miércoles, 6 de enero de 2010

El día después (she is like a rainbow)



Por Conrado Roche Reyes

Primero de enero de 2010. Me despierto como a las dos de la tarde con una cruda espantosa. Después de aguantar el horrendo “rush” de la misma, quien pasó la noche conmigo, anónima veneciana, nos levantamos con un hambre atroz, ella con un hombre atrás. Discretamente me deshice de la frugal compañera, no sin antes pagarle sus emolumentos profesionales. Me dirigí entonces al parque de Santiago, con la intención de comer algo. Las dos cuadras que dista de mi cueva las anduve en un paisaje desolador. Ni un alma en la calle. Sus razones muy válidas tendrán quienes aseguran que así les gustaría que estuviese Mérida todo el año. A mí no. Llego al glorioso parque y no había ningún comedero del mercado abierto.

Sólo me quedaba por allí un “Oxxo”, pero eso de comer un hot dog o un sándwich congelado me hicieron desistir. Intenté comprar POR ESTO!, pero ya se habían “gastado”. Decidí ir al centro. En el trayecto de la 70 sobre la 59 comencé a ver señales de vida humana --perros miré bastantes--, algunos todavía zigzagueando bien “mamados”. De pronto, como si fuera otra ciudad, la plaza grande estaba pletórica de gente, como pocas veces la he visto. Ni en “Mérida en fracaso”.

Pareciera que los meridanos nos pusimos de acuerdo para acudir al corazón de la urbe. Incluso la gente “nice”, esa que nunca pisa “ese lugar de huiros”, abundaba. Y muchísimos huaches, todos/as con algo puesto en la cabeza (no sé por qué les encanta ponerse sombreritos, gorras o lo que sea), también, bastante foráneos con aspecto de “zetas”, sicarios, soldados, etc., pelados como los que salen en las fotos de “arraigados” –que como entran al bote salen al poco tiempo-, abundancia de mujeres bellas. No sé, pero algo flotaba en el ambiente que las puso coquetas. A muchísimas.

A pesar de la deslechada de la noche anterior, me senté en el “Nicté-Ha” ¡Qué mujeres! Los entallados pantalones resaltaban bellos traseros. Al pasar alguna buenota, casi se me caían los ojos mirando fijamente esos glúteos. Ellas, al darse cuenta de mi baba, los movían más cachondamente, y hubo una que me descontó –hasta me puse los lentes para comerte mejor, perdón, para mirarla mejor, entonces, volteó la cara abruptamente y me miró, sonrío, y caminó como teibolera en la pasarela. Los generosos escotes y senos --gracias a Dios han vuelto a estar de moda—que hoy usan las mujeres, no eran cubiertos disimuladamente al notar que descaradamente les miran. No, ayer hasta los resaltaban, también disimuladamente. Ya juntando los brazos, o de plano, asentándolos en la mesa. Esto me hace recordar a una amiga de Monterrey, a la que pregunté qué sentía cuando los hombres le miraban las nalgas –las tenía comibles-- y me respondió con su acento regio: “si están guapos, ‘mushas’ cosas, si están feos, nada”.

Crucé a la plaza donde escuché a un estupendo grupo musical callejero, pero que tocan realmente bien, hacen primera, segunda y hasta tercera voces. Son lo que aquí han dado en llamar “artistas alternativos”. Reunieron a buen número de gente. Estos no se disfrazan (aunque toda ropa es un disfraz), no se ponen lacitos ni trencitas, visten ropa “normal”, y lo principal: se les ve limpios.

Vendieron muchos CD’s de ellos. Miré la portada. Los miembros del grupo con sus respectivos instrumentos, ellas arregladitas en una foto de estudio. Son el grupo “Sendero” y andan por todo el país. Luego llegaron los tamboreros que nos deleitaron con percusiones de Zaire, Costa de Marfil, etc., según su líder, y con una hermosa mujer bailando como los ángeles, me quise quedar por horas pero el hambre apretó.

Fui entre el maremagnum de gente al Bazar García Rejón. Sólo un puesto abrió y estaba lógicamente lleno. Esperé y comí cinco tacos de perro de casta, esto es, castakán. De allí, al Colón. Sorbete de elote. En un kiosco de Picheta compré el POR ESTO! Leí el hermoso artículo de mi amiguérrimo Carlos Bojórquez, en el que vierte elogiosas palabras a mi persona: Gracias Carlos.

Regresé a casa y comencé a leer una novela de Adán Echeverría que alguien me obsequió ¡El Diluvio! No pude avanzar más de tres páginas por las lágrimas de estética emoción. Es fenomenal. Léala, cómprela.

Aprovecho para dar las gracias a todos aquellos que me mandaron mensajes de felicitación y yo, deseo a todos el doble de lo que ellos a mí. Feliz Año Nuevo y que se cumplan sus deseos a Tere, Jéssica, Carmen, Miguel, Rafael, Faulo, Edgar, Evelio, a Doña Lupita, Wendy, Arelly, Elmy, Miguelina, Patricia y, sobre todo, a mis ángeles de la guarda: Conchi y Gina. A Jorge, Justo, José, Don Pris, Raúl, Mario hijo, y, por supuesto, a nuestro Director General, Periodista (after all) Mario R. Menéndez. Si alguien se me escapó, también el mismo deseo.

*Llegó una nueva remesa de mi libro “Los Nuestros II”, de venta en Librería Burrel.
Comentarios al 99999-01-58-86


Por esto!, marts 5 de enro del 2010.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León