sábado, 31 de octubre de 2009

Feria Internacional del libro en Oaxaca



OAXACA, México.- A partir del 13 de noviembre y hasta el próximo 29 de noviembre se celebrará en Oaxaca la edición número XXIX de su Feria Internacional del Libro. Francia será el país invitado de esta edición. La feria se celebra en el Centro Histórico de la ciudad de Oaxaca, así como en sedes cercanas. Organizada gracias a la colaboración entre Editorial Almadía y la Unión de Libreros de Oaxaca, se espera que esta edición tenga la participación de más de cincuenta autores. Este año destacan actividades como la premiación del Premio Internacional de Literatura Aura Estrada. Además, se contará con un homenaje al periodista Miguel Ángel Granados Chapa. Entre los autores franceses que estarán en la feria se encuentran Michel Houellebecq, Pierre Autin-Grenier y Climent Chéroux. Además, se contará con la participación de los norteamericanos Francisco Goldman y Jon Lee Andersn, así como el inglés Tom Raworth, el guatemalteco Eduardo Halfon y el holandés Rob Riemen. En cuanto escritores mexicanos, se espera la presencia de Juan Villoro, Guillermo Fadanelli, Rafael Pérez Gay, Cristina Rivera Garza, Vivian Abenshushan, Guadalupe Loaeza, Luis Jorge Boone, Ricardo Cayuela, Christopher Domínguez y otros. (En imagen, Juan Villoro)



Tomado de diariolatempestad.com

viernes, 30 de octubre de 2009

La cultura huele a muerte

Por Hortencia Sánchez

Ante la serie de acciones que se están tomando como medidas para atacar la crisis, es inevitable, se apodera de mi cuerpo un gran temor y un escalofrío intenso recorre mi columna vertebral y cada uno de mis huesos.

¿Qué nos espera a los que durante varios años hemos luchado por continuar proponiendo a través de la obra artística?

Realmente nos esperan tiempos difíciles. Bien sabemos que en nuestro país los mandatarios han confundido las acciones que se deben llevar a cabo para fomentar y difundir el arte; que éste se utiliza como un escaparate para apoyar y difundir las propuestas amañadas, comercializadas, avaladas por cuerpos y rostros casi perfectos, que proyectan la imagen de felicidad. Desde los máximos poderes se apoyan campañas teniendo como imágenes a los artistas de telenovelas, seudomodelos y cantantes de corte popular. De lo que se trata es de dar al pueblo pan y circo.

Cómo es posible que se realicen, y gaste en campañas con las que se pretende fomentar la equidad de género, el apoyo a la discapacidad, al bienestar físico, y por otro se permita a las televisoras que presenten programas que fomentan el revanchismo entre los sexos -“Guerra de sexos”- o, peor aún, la violencia y el crimen, -“Mujeres asesinas”-, o el gran sueño por convertir a jóvenes, y otros no tan jóvenes, en ídolos de las masas, y mientras lo logran son exhibidos y humillados. Pero esto no importa, el chiste es contar con gran audiencia, entrar a los hogares y convertir estos “chous” en plática de reuniones sociales y de familia.

La preocupación es fomentada a convertirse en sus admiradores y realizar llamadas telefónicas para que estos permanezcan en el concurso, como si se tratase de un inmenso logro.

¿Cómo es posible que los gobernantes no cuenten con asesores que les hagan saber las equivocaciones que se cometen al apoyar este tipo de programas? Se pierde piso de realidad.

Las instituciones y gobiernos son los que tienen el deber de encontrar la manera de fomentar en el ciudadano el gusto por las artes, a través de acciones que den difusión y apoyo a programas que ayuden a la población a educarse, a ser críticos, pensantes.

Sería importante, y necesario, que los funcionarios de todos los niveles fueran consumidores de arte, que nos los encontráramos en presentaciones de libros, en los museos, galerías, eventos de teatro, danza y música, para que entendieran la formación y sensibilidad que se adquiere siendo consumidor de obra artística, y por lo tanto le otorgaran la valía, lo consideraran necesario, importante, de utilidad para poder abatir la violencia y cerrazón del ser humano.

Quienes manejan y ostentan el poder cuentan con los recursos y fuerza para poder dar continuidad a programas que engrandezcan el pensamiento y alma de los ciudadanos. En algunos gobiernos se ha dado apoyo según los gustos o aficiones, y no debería ser de esta manera, sino apoyarse de los intelectuales, de los artistas, para encontrar el rumbo, si no perfecto por lo menos de dignidad para los ciudadanos.

Los artistas no pueden luchar solos contra los medios masivos de comunicación, no pueden vivir sin trabajo, sin difusión y venta de su producción.

La vida para los artistas viene muy difícil, porque siempre la constante es dejar al área que difunde y apoya la cultura con un mínimo, risible presupuesto.

Es vital que las instituciones se unan y apoyen para que cada una, desde su área, ofrezca producto artístico de calidad y dejen de fomentar el consumismo de basura, de bagatelas, de programas y espectáculos que sólo convierten al ser humano en un consumidor pasivo, complacido e idiotizado, que supone que esto es cultura porque si lo apoyan y difunden los responsables de la educación, de los proyectos y programas encaminados al pueblo, es porque son de verdad grandiosos.

Aprendamos a protestar, a inconformarnos, o al menos si acaso miramos y consumimos mierda, sepamos qué es lo que estamos comiendo.

No es posible escuchar a funcionarios de alto nivel comentando, disfrutando, difundiendo el trabajo de artistas comerciales, que lo único que aprendieron bien fue a sonreír y decir estupideces, y que vayamos a pagarles entradas con las que podríamos alimentarnos durante una semana.

No creamos que el arte es el que se da en la televisión, busquemos otras alternativas. ¡Basta de que nos tomen el pelo!

Hagamos a un lado el pensamiento de que el arte de academia es para los que mucho tienen, el pretexto de no leer por no contar con recursos para hacernos de un libro. Los que se encuentran en las bibliotecas son nuestros, es nuestro patrimonio. Las exposiciones son exhibidas para que nuestros ojos las miren y se apropien de ellas. El teatro, la danza, la música, son nuestro reflejo, nuestra alma desnuda y expuesta para que todos los humanos la consuman y encuentren respuestas a la búsqueda de una mejor existencia.

Ojalá, Dios quiera, que el olor a muerte se aleje y nos llegue un aliento a sereno, a rocío, a historia y costumbres que nos han convertido en un pueblo digno de admiración de los demás pueblos del mundo.

¡No dejemos al arte y la cultura sin piel!

¡No seamos cadáveres que se quedan expuestos al sol hasta que se desintegren y pudran!

ritualteatro@hotmail.com


Por esto!, jueves 29 de octubre de 2009.

jueves, 29 de octubre de 2009

Semana de la Antropología: Museo interactivo



Por Rosely Quijano

Dentro del marco de la Semana de la Antropología en la Facultad de Ciencias Antropológicas de la UADY se ha instalado un “Museo Interactivo” donde se exponen los libros y revistas de alumnos y ex alumnos de la carrera de Literatura Latinoamericana que han publicado a lo largo de estos años. Destacan obras como las de Manuel Iris, y las revistas editadas por Tomás Ramos “Andanzas y Tripulaciones” y “Arenas Blancas”, así como el libro colectivo compilado por Ivy May donde hay varios trabajos de ex alumnos titulado “Nuevas Voces en el Laberinto”.




Este museo está instalado en el aula 103 y es un espacio para ver y leer estos textos; estará hasta el viernes 30 de octubre de 9:00 a 2:00 p.m. Dentro de este horario se están también presentando unas charlas con algunos de los autores de los libros que están ahí expuestos.

En este sentido, el día de ayer estuvo el escritor Juan E. Chávez quien dio una plática muy amena donde habló sobre sus inicios en la literatura y la forma en que se ha involucrado en los procesos de producción de sus libros, así como la importancia que tiene acercarse y conocer todo lo que conlleva la edición.

También relató sus experiencias en la producción de cada uno de sus libros y las diversas presentaciones que tuvo la oportunidad de realizar de ellos.
En la exposición están Arimathea o la ciudad perfecta y El juego de moda, ambos libros de cuentos y su novela La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura.

A la charla acudieron alumnos del primer semestre de la carrera de literatura latinoamericana y también de antropología, los cuales le hicieron algunas preguntas como qué sintió cuando publicó sus primeros libros o qué lo inspira para escribir sus historias. De manera muy empática, amena y sincera Juan E. respondió a cada una de las interrogantes, a pesar de que durante la plática una abeja le picó su dedo, pero pese al dolor que seguramente estaba sintiendo continuó con la plática y nos demostró que cuando uno disfruta lo que hace, como en su caso escribir, no importan las adversidades y siempre hay que abrirse camino a pesar de ellas, pero además demostró que esa “pose” que muchos de los jóvenes escritores adoptan para sentirse muy por encima de los demás no va con él y a pesar de ser tan joven y tener publicados ya tres libros sigue siendo el mismo Juan E. de siempre.

El miércoles estará en ese mismo espacio la ex alumna Nataschia, y el jueves el poeta y dramaturgo Ivy May a las 12:00 del día.

miércoles, 28 de octubre de 2009

Una humilde ofrenda


Por Hortencia Sánchez

Me apasiona la manera en que los mexicanos sabemos, o creemos saber, sobre el culto a la muerte. Comparto un fragmento de una información, de la que más me ha convencido, acerca de la comida de almas: La conquista española y su dominación por trescientos años en América produjo en la cultura maya una sensible modificación en sus costumbres.

Los Franciscanos no pudiendo desarraigar de golpe sus antiguos ritos idolátricos terminan en su afán de evangelizarlos, por tolerar sus costumbres, no sin antes adaptarlas más a favor de la liturgia católica. Es así como la antigua tradición maya de honrar a sus muertos viene a coincidir con la fiesta religiosa católica del 1° de noviembre, llamada de Todos los Santos y con la del 2 del mismo mes, conocida como de Fieles Difuntos.

Actualmente las instituciones educativas y culturales pretenden fomentar y mantener viva la tradición de los altares, razón por la cual realizan eventos, concursos, exposiciones, para que los vivos expresen y manifiesten su sentir ante la irremediable muerte, esa de la que algún día formaremos parte.



Aunque existen diferencias en la manera de realizar las ofrendas a las almas de los difuntos lo importante es la esencia y es cuando me surgen varias preguntas: ¿Los que participan en los concursos y muestras de altares, conocieron y apreciaron a los que miramos en las fotografías que se encuentran en su altar?

¿Creen que las almas nos acompañarán para absorber la esencia de las viandas? ¿Se sienten orgullosos por ser participes de realizar una ofrenda con devoción a sus seres queridos?

¿Habrán colocado en la mesa el alimento preferido del pariente, o en su lugar colocaron lo que la costumbre señala? Si fue así las almas no se acercarán. Es más, creo que se irán molestas, encabronadas, ofendidas.

¿Y entonces para quien fue la ofrenda? ¿Para los vivos que curiosean, comentan y afirman, muy doctos?: …les faltó el puño de sal, el camino de cal y de flores, las velas negras, el mantel de punto de cruz, las begonias, margaritas, etc, etc… Yo, por mi parte, asumo mi compromiso con mis fieles difuntos, - para quienes se realiza esta fiesta - , por lo que, junto con varias personas de la tercera edad, prepararemos, con todo cariño, la mesa para nuestros buenos amigos, que fueron usuarios de la Estancia de la Santa Ana, y ahora han partido en busca de un cielo iluminado.

Seguramente que nos visitarán y estarán contentos por saber que les dedicamos nuestra ofrenda. Encontrarán manteles largos, flores, su comida y bebida favorita, sus fotografías, que nos recuerdan sus rasgos, su sonrisa, su mirada.

Los asistentes están convocados a llevar un poco de los alimentos y bebidas, de las que sabían eran de su preferencia, para después realizar una ceremonia en la que se pide por la dicha de las almas.

De igual manera colocaremos una mesa dedicada a los niños, con el fin de compartir una pequeña muestra de los bellos juguetes tradicionales que se continúan construyendo en nuestros pueblos. La realidad es que nuestros niños ya no juegan con ellos, pero es un pretexto para traer buenos recuerdos.

Una pequeña planta de jícara con frutos verdes a su lado, sólo para tener cerca el árbol que durante tantos años ha dado recipientes para la comida y bebidas de las almas.

En lo personal no me importa combinar mi esencia chilanga con la yucateca. Le apuesto a la ofrenda, la que realizo y hago con todo afecto, con todo respeto, a las almas de mis viejos, sabios y grandiosos abuelos.

Ahí estaremos el 28 de octubre desde las 9:00, en los jardines de la Delegación del ISSSTE (Calle 14 x 21 # 100 M, Col. Itziminá). Haremos tortillas a mano, para después saborearlas con sal y manteca y un poco de puyul. ¡Qué delicia es disfrutar de nuestras viandas y tradiciones!

Este mes de rezos, encuentros y despedidas, nos deja apreciar la vida, esa que nos saluda mirando a los jóvenes que transitan libres y felices por las avenidas, a las mujeres que ofrecen sus cuerpos cubriéndose con sombrillas mientras aparece el cliente, y a lo mucho que nos queda por hacer en tanto se nos convoca a la mesa de los difuntos a disfrutar la esencia de las viandas.

ritualteatro@hotmail.com


Por esto! martes 27 de octubre de 2009.

martes, 27 de octubre de 2009

Homenaje al maestro Brígido A. Redondo


La ropa sucia se lava en casa...


Por Karla Marrufo


Desde detrás de una albarrada asistimos a la cotidianidad, al calor de todos los días que a veces sofoca y a veces alienta. La escena inicial es familiar y reconocible: mujeres lavando y tendiendo la ropa, cocinando, discutiendo, organizando fiestas, comparándose entre sí, mirando pasar sus vidas sin nada más ni nada menos, quizás con la esperanza a punto de perder vigencia.

Pero no son sólo las mujeres, los hombres jóvenes también se incorporan a ese sopor de ver pasar los días sin ir a ningún lado, de entretener el desencanto con alcohol, de comprobarse a sí mismos que son hombres, aunque eso tampoco sea garantía de nada. Entre hermanos y hermanas, la tía, la chichí, los padres ausentes, los primos que llegan inesperadamente de Estados Unidos, nos acercamos a la vida de una familia del sur de la ciudad de Mérida, en la década de los ochentas, para reiterarnos una vez más que las cosas quedan entre familia, que nuestros secretos no salen a la calle, que la ropa sucia se lava en casa.




Esta sentencia popular es la que da título a la obra de teatro dirigida por el maestro Tomás Ceballos, escrita por Conchi León, actuada por los alumnos del quinto semestre de la Licenciatura en Teatro de la ESAY, y que el pasado sábado 17 de octubre celebró su última representación después de una exitosa temporada de cuatro semanas.

Lo mágico del teatro reside en la presencia, en el contacto con el otro, en el coincidir espacial y temporalmente con quien está representando, y es ese convivio el que también permite el diálogo una vez concluida la representación.

En este caso, las opiniones del público (en su mayoría conformado por alumnos de la Preparatoria 2), dejaron ver aquellas situaciones esbozadas en la obra que, de muchas maneras, nos significan y nos hacen cuestionar el estado de cosas actual o, sencillamente, sorprendernos de que aunque todo cambia nada cambia en realidad: Michael Jackson se sigue imponiendo con una vigencia cada vez más brutal, familiares o conocidos continúan emigrando hacia el Norte en busca del “sueño americano”, la sociedad aún circunscribe a la mujer dentro de ciertos roles en el hogar…

Sin embargo, como en todo buen melodrama, hay estrategias para entretener las emociones, para reírnos del otro al vernos a nosotros mismos, para identificar los vicios o complejos que jamás admitiríamos, para mirar las cosas con humor.



Por esto!, lunes 26 de octubre de 2009.

lunes, 26 de octubre de 2009

40 años de la Hemeroteca José María Pino Suárez


Por Conrado Roche Reyes

Hace unos días, la Hemeroteca del Estado cumplió 40 años de prestar sus servicios a la comunidad. Han sido fructuosos desde donde se le mire. Su acervo es de cientos de miles de material hemerográfico. Es creo yo, el lugar más visitado en cuestiones de consulta, investigación, simple curiosidad, etc. Ahí se puede dar cuenta la gente como fue la historia de nuestro Estado. Abarca periódicos y revistas incluso del siglo XIX. Nos asombramos en ocasiones de la manera de vestir en el devenir del tiempo de nuestros ancestros. Su forma de pensar. Esto en todas las materias, sea política, social, chusco y picaresca. Y no deja uno de asombrarse del cambio en la filosofía y quehacer político de aquellos tiempos. Es impresionante mirar fotografías del cadáver recién asesinado de Felipe Carrillo Puerto, varios de sus hermanos y correligionarios. Impactante documento grafico y la narración de los días que precedieron al llamado “Juicio Sumario” que la soldadesca montó resuelto en tiempo récord. La cuestión era terminar con la vida del Gobernador Constitucional de Yucatán, como espetó el prócer, durante aquella farsa, al llamarlo simplemente ciudadano y enumerar sus también increíbles delitos.

Pero, hoy no hablaremos de la historia del recinto informativo. Me referiré a mi caso particular. Tendría unos 17 años cuando mi padre, al ver que andaba en la vagancia (estudiante es un decir), decidió que debería incorporarme a algún trabajo para alejarme de la perdición. Por entonces, él se reunía a diario, se podría decir, en el café “Sevilla”, hoy desaparecido y cuyo local ocupa un Oxxo, con los más connotados intelectuales de la época. Don Clemente López Trujillo, a la sazón director de la Hemeroteca, el poeta Lara y Lara, apodado “El gato”, El también bardo, Alfredo Aguilar Alfaro, Fito Ruz, el historiador Miguel Civeira Tabeada, el poeta y escritor Miguel Ángel Menéndez, y muchos otros más. En ocasiones, cuando lo pasaba a recoger, me sentaba a la mesa con estos gigantes de nuestra intelectualidad escuchando arrobado su charla que versaba sobre los temas más diversos, política, letras, obviamente mujeres, y porque no decirlo, como en todo café que se precie, del último chisme del día.

La idea de papá era el que yo entrase a trabajar a la Hemeroteca, sabedor de mi pasión a la lectura. Se lo platico a Miguel Ángel Menéndez que era muy amigo de López Trujillo, quien accedió, Miguel Ángel, que era mi tío, a proponérselo al Director. Se hizo la cita. Confieso que llegué a la misma temblando como una hoja, porque hay que decirlo, los que tenían el carácter y la voz más fuerte, siempre regañando eran precisamente López, y Menéndez.

Al arribar al cenáculo cafeteril, se puede decir que ya estaba palanqueado por el tío Miguel Ángel. Durante toda la tertulia, mi futuro jefe no me dirigió ni la mirada. Estaban centrados en su mundo de poesía y política. Conforme el tiempo transcurría, mi congénita nerviosidad iba en aumento. En un momento dado, sin decir agua va, López Trujillo me dice de sopetón: “Joven, vamos a aquella mesa” señalando una lo más alejada del grupo. Comenzó una especie de interrogatorio con el vozarrón de mi interlocutor que ponía a temblar al más templado.

Así Que quieres trabajar.

Sí, señor.

¿En qué año vas?

En tercero-o segundo, no recuerdo bien- de prepa.

¿Lecturas?

Los clásicos de todos los tiempos y todo lo que me parezca interesante.

¿Has leído a tu tío Miguel Ángel?

Sí.

¿Qué te parece?

Excelente.

Mira, él me recomendó mucho que te diese el trabajo, y óyelo bien, nada más por eso te lo voy a dar. El sueldo no es la gran cosa, ni el trabajo. Es más bien una cosa física. Vas a encontrar en el archivo, el periódico o revista que los usuarios pidan y se los entregas en la mano. Preséntate mañana a las 8PM, y ahí mi secretaria te dará instrucciones.

Gracias maestro.

Y ,¡Córtate El Cabello!.

Al día siguiente, me presento tal como me ordenó. Resulta que su secretaria era Lulu Pérez, a quien conocía porque participó en varias obras teatrales con mis hermanas. Me saludó cordialmente explicándome en que consistía la chamba. Había que subir y bajar a un segundo piso cada diez minutos. En realidad era yo el chalán. Por entonces la Hemeroteca no era lo que hoy, confortable y con aire acondicionado. No, había un calor de los mil demonios y los documentos materialmente se despedazaban en las manos, los muy antiguos, y los no tanto, cuando el director llegaba, el lugar parecía ser objetivo de un terremoto. Los empleados se esmeraban a trabajar o a hacer como que lo hacían. Un buenos días fue todo lo que escuche de él. Aunque Lulu me decía que en el fondo era muy bueno. Pues… sería muy en el fondo ya que siempre aparentó ser una persona muy eficiente pero impositiva.

Siendo como soy, ya te imaginaras lector, el tiempo que dure allí. Fue como una semana. Sin embargo, fue la primera chamba que tuve en mi vida. Algo aprendí allí: para hacerla en este tipo de trabajos, se tiene que ser una persona muy aplicada, ordenada, disciplinada. Todo lo contrario a mi persona. Ya te imaginaras el cagoteo del tío Miguel Ángel al enterarse de que tiré la toalla. Me baño de mierda.

Y también guardo otro recuerdo de ese lugar. Allí me casé, ya que funcionó también como Registro Civil, en una boda, como todas las de entonces, con una miaja de surrealismo. Los contrayentes, testigos, juez, parientes y demás de pie escuchando la epístola de Melchor Ocampo, que las feministas aún no botaban. Una enorme ventana daba a la calle 64, de tal manera que la boda se celebró con un montón de mirones en la misma. No faltó el chistoso que gritase desde la misma. “¡Ya te chingaste chavo!”, causando la hilaridad incluso del mismo juez…y la mía inclusive.

Hoy, la Hemeroteca es dirigida por el buen amigo Faulo Sánchez, y se efectuó una conferencia para conmemorarla. Cabe señalar también que dependiente es del Centro de Apoyo a la Investigación Histórica de Yucatán.




Por esto!, viernes 23 de octubre de 2009.

viernes, 23 de octubre de 2009

50 años de la Casa del Lago



CIUDAD DE México.- En el marco de los festejos del aniversario 50 de la Casa del Lago –que inicia el próximo miércoles con un torneo de “Slam Poetry” y Concierto de Jazz en el Centro Cultural España para continuar hasta el próximo 28 de noviembre- se contará con la presencia del francés Michel Houellebecq, autor de novelas como Ampliación del campo de batalla, Las partículas elementales, Plataforma, La posibilidad de una isla, entre otros libros. Houellebecq, de acuerdo a lo reportado por el diario capitalino La Jornada, participará en los festejos del aniversario con un evento titulado Partículas horizontales, a lado de Alonso Arreola, el próximo 26 de noviembre a las 19 horas. Entre otros eventos que se llevarán a cabo en el marco de los festejos se encuentra la mesa redonda titulada Juan García Ponce y Casa del Lago, con ocasión de los 20 años de la publicación de Inmaculada o los placeres de la inocencia; esta mesa es celebrará el próximo 5 de noviembre. El próximo 31 de octubre, Alonso Arreola presentará Confabulario musical, evento durante el cual intervendrá musicalmente la obra de Juan José Arreola (primer director de Casa del Lago). Para más información sobre estos y otros eventos, consultar casadellago.unam.mx


Tomado de www.diariolatempestad.com

jueves, 22 de octubre de 2009

Los espacios de creación

Por Hortencia Sánchez

La difusión del trabajo de los artistas de las artes plásticas ha sido una constante de las diversas dependencias culturales de nuestro estado. No obstante para exhibir, o dar difusión, sería necesario que los participantes en las exposiciones cuenten con buen nivel en el manejo de las técnicas y con una seria propuesta estilística.

A partir de esto llegan a mí varias preguntas: ¿Quiénes son los que los que aceptan, o rechazan, el que se otorgue espacio a una exhibición? ¿El director de la galería, del museo o un Consejo? En algunas ocasiones se realizan exposiciones convocadas con motivos muy específicos como serían: “Día del adulto mayor”, “Día de la juventud”, “Día de la mujer”, Día del mar” etc. Al realizar este tipo de exhibiciones la calidad o trayectoria de los que participan no se basa en grandes exigencias, por lo que existen abismales diferencias entre los que en ella participan. Se trata de exposiciones colectivas, donde alguno de los exponentes asume el rol de compilador.

Los espacios que se les proporciona son los mismos que se otorga a la obra de creadores con mayor trayectoria, pero tratándose de exposiciones individuales, o convocadas por concursos con las temáticas ya señaladas, se les abren las puertas colocando la obra en los recibidores, los corredores, y no en las salas principales. De esta manera se sensibiliza a los participantes que se desarrollan en este oficio como un pasatiempo, o como amateurs, por lo que aceptan este tipo de condiciones conscientes que existen muchos artistas profesionales que han luchado para lograr tener obra de calidad y que son los que merecen que su obra sea exhibida en una galería o museo, porque dominan muy bien las técnicas, cuentan con un serio curriculum y han invertido dedicación y esfuerzo.

Quienes son aficionados, o estudiantes, tendrán que esperar el tiempo necesario, lograr convencer para acceder a los espacios creados para la obra de los artistas, ya que si no es de esta manera sólo estaremos creando caos y confusión en un público que está intentando ser participe de la cultura, pero sin sentirse traicionado o sobajado.

Asistiendo de manera constante a estos espacios, algunas veces me he topado con obra que tiene que ver más con personas que cuentan con un estatus social alto, o con poder político, por lo que les ha sido fácil pasar sin mayor problema los filtros que sin duda son necesarios para dar cabida a tal cual obra, y así que a muchos nos parezca injusto no tenemos la manera de oponernos.

No podemos olvidar que en la historia de la humanidad existen varios periodos en los que quienes han sido plasmados en los lienzos han sido los poderosos, los encumbrados. A lo mejor para los artistas de las distintas épocas no era su mayor preocupación, pero si no hubieran realizado estos trabajos no hubieran nunca accedido al mundo del arte y el reconocimiento.

El arte es un campo azaroso, difícil. ¿Cuántos grandes creadores pasaron desapercibidos y ahora son reconocidos y valorados? ¿Cuántos murieron en la miseria y ahora su obras son las más valoradas y cotizadas?

Sin duda las decisiones son difíciles en el momento de valorar o catalogar al artista, sin embargo es importante, necesario, vital, porque no es posible abrir los escenarios, los foros las galerías, a quienes simplemente lo soliciten sin tomar en cuenta el valor o trascendencia de su trabajo. Para lo comercial, lo amateur, lo ocupacional, existen muchísimos espacios.

El arte es una profesión tan sería e importante como la de los cirujanos. ¿Permitiríamos a una persona que no contara con un título, con estudios, con la preparación y experiencia, abrirnos el corazón?

El arte es una profesión tan respetable como cualquier otra, mirémosla con la misma seriedad. Las almas dañadas, jugueteadas, maltratadas, se enferman y nunca más encuentran cura.

ritualteatro@hotmail.com

Por esto!, 17 de octubre de 2009.

miércoles, 21 de octubre de 2009

Juan Cárdenas, guitarrista

Por Conrado Roche Reyes

En cierta ocasión, Juan Cárdenas me confesó que tendría unos diez, once años, cuando escuchó tocar por primera vez a Mike Manzur. Fue en una de aquellas tocadas, en las que el gran guitarrista desaparecido, solo con su Gibson Les Paul, efectuaba esa especie de happeningas en lugares más insólitos. Por medios que desconozco, la gente se enteraba de ello.



Hubo ocasión en que conectó su amplificador a la batería de un carro estacionado en la carretera que va a la hacienda San Antonio Cucul, que por entonces era monte, y tocó su instrumento en medio de la noche ante numerosos acólitos de Satanás.

Juanito me platicó, que él lo escuchó en una casona abandonada, en la calle sesenta, cerca de la avenida Colón, que después albergaría a la prepa México, y posteriormente una clínica.
Entonces al amparo de la aliada noche, Mike tocaba su guitarra sin ningún acompañamiento.

Por esa época, Mike estaba clavadísimo en los efectos que nadie más podía sacar. Poseía un distorsionador movible, un Boss Tone que se enchufaba al instrumento. Su pedal Wa wa y la palanca vibrato que todas las guitarras traían integrado. A su distorsionador, por medio de su conocimiento de la entraña de su lira, le adaptó un filo gillette y le sacaba sonidos extrañísimos.

Todos recordamos su efecto simulando el vuelo de un jet, y otros totalmente nuevos para todos y todas, porque ya acudían las primeras chavitas. Realmente puedo describir en una palabra, el efecto que producía entre los oyentes: pasmo.

Juan, decidió entonces convertirse en rocanrolero. Y se puso a estudiar escalas. Con el paso del tiempo llegó a tocar muy bien, siendo llamado a formar parte del grupo “El sonido del eco”, junto al también fallecido y gran tecladista y líder, Jorge Carlos Castro, Roberto “Xic” Arcila en el bajo, Jorge Valdez en la batería, y Carlos “el Borrego” Bojórquez en la flauta.

Con el tiempo se integró al grupo, un chavo de nombre Waldemar, que venía de la escuela clásica y tocaba el violín. Toda una innovación en el rock. Esta agrupación fue considerada como una de las mejores, y para varios, la mejor. Juan requinteaba cada día mejor.

Incluso hubo quien lo comparara con Mike, y hasta que lo superaba. Surgió entre ambos una rivalidad.

El grupo, para vivir de la música, y como eran los más contratados, comenzaron a tocar música bailable. Castro puso a todos a estudiar solfeo hasta convertir a su banda en músico vocal. Su fuerte, y lo que estaba de moda en los bailes era el bossa nova, aunque de vez en cuando se echaban sus rocanrolitos.

Nuestro personaje llevaba una vida normal. Tuvo novia, se caso, etc., etc. Pero su obsesión por superar a Manzur era muy grande. Yo no sé si lo siguiente sea cierto, pero eso es lo que dice esta tierra de mitos, ritos, kotex y leyendas. Cuentan que en una ocasión, ya estando Juan fuera del Sonido, tocaba con un grupo de rock, de cuyo nombre no me acuerdo, coincidió con el grupo de Mike en Cozumel. Allí Mike, alternó con él y como estaba muy celosos porque los comentarios acerca de la calidad de Cárdenas llegaron a sus oídos, tocó como nunca desbaratando aquellos comentarios. La verdad es que Juan tocaba muy bien, pero el otro comía aparte. Dicen que comentó que cómo le haría para tocar de esa manera tan casi perfecta, y no faltó el genio maléfico que le respondiera que tocaba así porque tomaba LSD.

Y ahí va Juan, acepta uno de esos inventos de Baal, el acido lisérgico. Tuvo un muy mal viaje, y a partir de ese momento, algo se trastocó en su mente y ya no volvió a ser el mismo. No estoy insinuando que quedó loco, pero sí ya su plática, y su modo de ser, sufrieron un cambio. Al menos, yo, hubo un tiempo que no comprendía de que me estaba hablando. Eso sí, jamás abandonó su guitarra que tocaba, aunque sea, solo en su casa. En varias ocasiones fui a ésta y tocábamos algo, pero nunca me llegué a acoplar con él.

La juventud pasó, y ya un hombre mayor, tuvo la fortuna de encontrarse con “El judío”,qepd, Miguel Barrera, y Jorge Cervera, que ya adulto se compró su batería y la aprendió a tocar en un tiempo record. Ensayaban en casa de “barrerita” y formaron un grupo que llamaron “La tranca”, con algunos cambios en sus elementos. Con la llegada de Ricardo Pat, otra agradable sorpresa como cantante, incluso, en su primer ensayo, me invitaron a cantar.

No creo de mala fe, pero se trataba de “Sea of joy” de Blind Faith, cuyo cantante Steve Winwood, entona los registros más altos del rock. Obviamente no alcancé y tiré la toalla. El grupo se llama “La fuente del poder” y son muy buenos.

Cárdenas es un individuo interesante. Cuando está en la vida diaria, tiene sus cosas, pero en el momento en que empuña su guitarra sufre una asombrosa transformación. No comete, ni en su música, ni en el stage ningún desfiguro. Centrado, acompaña esperando su turno para requintar y ataca ferozmente y con mucho feeling su parte. Es el único guitarrista, que he escuchado, que la gente le aplauda después de su “solo”. Y otra cosa que me gusta mucho de él. Se sabe las rolas que a mí me gustan y que no toca con el grupo.

Aprovechamos cualquier descuido y toca por ejemplo “I gotta have a song”, “It must be love”, “Spoonfull”, “Sitting on the topo f the World”, “Alaska” “I feel free”. En resumidas cuentas, es el único con quien puedo tocar blues, ya que mi buen amigo y con quien lo hacía Carlos Bojórquez, está huido. Ya lo fui a ver a su casa setecientas veces y no está. Era para invitarlo a tocar tres rolas, sólo tres rolas en el cumpleaños de un gran y fraterno amigo y que le encantan. Serían una de Fats Domino, una de Little Richard, y alguna muy conocida de Presley.

Hoy por hoy, Juan Cárdenas es el mejor guitarrista de rock en Mérida.

Por esto!, martes 13 de octubre de 2009.

martes, 20 de octubre de 2009

Lo efímero de existir

Por Hortencia Sánchez

¿Qué sucede con las personas? ¿Por qué cuando obtienen algún tipo de reconocimiento, o estatus, pierden la humildad, o se vuelven tan complacientes?


Me angustia mirar a tantos conocidos, que ahora son escuchados, cómo se vuelven intransigentes con sus iguales y tan dadivosos y complacientes con quienes ostentan el poder.


Naturaleza muerta, vanidad (1630), por Pieter Claensz



Solemos agacharnos y hasta ser zalameros ante las personas que sabemos, o creemos, que pueden apoyarnos para obtener algún beneficio, como posicionarnos en algún puesto que nos procure una vida de muy buenas entradas. No podemos ser tan mañosos. Se nos olvida que sólo somos carne y hueso y que algún día estaremos muy en el fondo de la tierra a la cual pertenecemos.

¿Siempre han sido de esta manera? ¿Por qué solemos bailar al son de la música que nos tocan? Tendríamos que hurgar en lo más profundo de nuestra existencia y preguntarnos: ¿Qué ser supremo nos puso aquí? ¿Qué hemos hecho para que seamos reconocidos y respetados? No podemos vivir una esencia que nos lleve a que cuando convivimos, o tratamos, con personas alejadas de nuestra provincia, así se trate de los más chingones, los más enteros, nos agachemos. O cuando hagamos referencia a los encumbrados les otorguemos siempre la razón y cuando nos toca enfrentarnos a personas humildes, o nuestros coterráneos, seamos tan soberbios, tan ajenos, tan lejanos.


No podemos referirnos hacia las personas según el cargo que la sociedad les haya impuesto. Aseverando que lo que realiza el poderoso es perfecto, encomiable. ¿Por qué lo que hace nuestro hermano, nuestro colega, tenemos que sobajarlo? No olvidemos, no perdamos de vista que lo único cierto es que somos efímeros, volubles y terriblemente mortales.


Hace algunos meses mi buen amigo Manuel Tejada realizaba algunas reflexiones acerca de los resultados en la Bienal de Literatura en la que los escritores yucatecos no accedieron a los primeros lugares. A mi parecer los concursos no te hacen mejor o peor escritor, pero sin duda es más difícil obtenerlos cuando se convoca a creadores de todo el país, ya que los niveles son distintos. Alguien me comentaba que nos hace falta ser más maduros, y que nos atrevamos a decirnos de manera seria y respetuosa nuestros desaciertos o fallas. Que si son señaladas por más de una persona, sin duda es porque estamos confundiendo nuestra búsqueda.


Ahora se acerca la Bienal de Artes Plásticas. ¿Quedarán como ganadores nuestros artistas plásticos? Los que dejamos nuestra opinión en un medio escrito debemos tener bastante cuidado, ya que algunas veces nos atrevemos a realizar observaciones muy alejadas de la objetividad o conocimiento de lo que se intenta analizar. Un ejemplo serían las reseñas que realizan de algunos montajes, que si son realizados por amigos se vierten halagos o se comenta que se trata de espectáculos muy contemporáneos, con utilización de elementos novedosos y grandes actuaciones, cuando para algunos artistas del gremio las puestas adolecen de lo mínimo que deberían contener, como sería contar una historia y que ésta fuera entendida. Necesitamos formarnos como críticos, no escribir según nos convenga o nos guíe una actitud de conveniencia. Prefiramos empezar a andar el camino dando una palabra de aliento al compañero, al artista, buscando la manera de señalar con mesura, con respeto, con conocimiento de causa, los desaciertos o logros. Lo demás son sólo palabras inútiles, que sólo llegarán al peor vacío.


Ahora varios jóvenes se inician formándose en el teatro, vienen detrás de mí. No puedo hacer trampas, traicionar al compañero, al amigo.


La verdad es que necesito compartir el sueño. Si no logro la magia, es que nunca se escuchó mí corazón que se escapa de mi pecho.


El arte, el teatro, nos honra. Nosotros somos pellejo y carne que simplemente se comerán los gusanos.

ritualteatro@hotmail.com


lunes, 19 de octubre de 2009

Jornada de desagravios


Por Jorge Cortés Ancona


Rememorando las antiguas y aún vigentes luchas sociales, se están llevando a cabo en nuestra región las Terceras Jornadas de Desagravio al Pueblo y Nacionalidad Mayas. Iniciaron el domingo 11 en Tixcacalcupul y Valladolid, el lunes 12 en Sotuta, el martes 13 en Kisteil, Yaxcabá y continuarán todos los días hasta el sábado en Ticul, Maní, Tzucacab, Muna y Mérida, donde concluirán con un homenaje al Prof. Clemente Orozco Romero, en la Biblioteca Central “Manuel Cepeda Peraza”.



Busto de Nachi Cocom en Sotuta


La propuesta proviene de la Asociación Kuxanoob y participan en el apoyo la Secretaría de Política Comunitaria y Social, la Dirección de Educación Indígena de la SEGEY, el Indemaya y el Instituto de Cultura de Yucatán.

La colaboración y presencia de todos los alcaldes de los municipios ha sido muy importante: Casimiro Mis Hoil, Mario Peniche Cárdenas, Ernesto Díaz Castillo y Sansón Israel Palma Santos respectivamente.

En Tixcacalcupul se realizó una ceremonia de homenaje a Juan Cupul, héroe de la Guerra de Castas, ante el monumento que se halla en el parque principal.

En Valladolid se realizó un homenaje a Manuel Antonio Ay, mártir también de la Guerra de Castas, en el parque de Santa Ana, y escuchamos la finura de las voces de un coro infantil de Yalcobá en su interpretación del Himno Nacional Mexicano en maya.

Posteriormente, en la Casa de la Cultura se inauguró la exposición de fotografías relativas a monumentos de los héroes mayas, con los comentarios del Prof. Artemio Kaamal Hernández, y una charla sobre la importancia de la cultura maya que me tocó impartir.

En Sotuta se realizó un homenaje a Nachi Cocom, héroe de la resistencia ante los invasores españoles y del que se han erigido dos monumentos (un busto y una estatua) en la enorme e imponente plaza central de esa población. Y al día siguiente continuó la jornada con la visita a Kisteil, llamado oficialmente Kantirix (Kantirix II, para ser más precisos), la tierra donde se vivió una de las mayores tragedias de la historia de Yucatán, en 1761. En dicha población mayahablante de 84 habitantes pudimos constatar los avances que se están viviendo en nuestra sociedad yucateca.

Recuerdo que en el año 2000, según escuchaba por información de primera mano, el acceso a Kisteil era sumamente difícil y no había visos de que contara con servicio de extracción de agua y con energía eléctrica. Actualmente, una carretera está en proceso, ya hay postes de luz eléctrica que empezarán a funcionar en poco tiempo y existe una bomba extractora de agua en el pozo de la noria.

Estuvimos ahí en un mesurado mediodía en una sesión pública y solemne del Cabildo de Yaxcabá encabezada por el alcalde, en la que se aprobó instituir la presea Jacinto Canek. Luego, se desarrolló una ceremonia en la que tuvieron parte el Prof. Artemio Kaamal, el Sr. Marco Vela Reyes, Secretario de Política Comunitaria y Social; el Lic. José Adolfo Pool Pech, Jefe de Proyectos Comunitarios y Desarrollo Sustentable del Indemaya y quien llevó la representación de la Gobernadora Ivonne Ortega Pacheco, y por último el alcalde Palma Santos.

Fueron discursos llenos de ideas y propósitos favorables. Palabras de constatación de hechos y realidades. Una de las promesas será la de que en menos de un mes se inicien los trabajos para que la población cuente con un parque en su explanada central.

Debajo de un añejo pich (¿habrá sido testigo de la masacre hace 248 años?) y cerca de varias ceibas, con una temperatura amable y la presencia discreta de los habitantes de Kisteil, cumplimos un viejo anhelo de estar en la tierra de Canek. Andanzas que nos llevaron a suposiciones, inspirados por el plano del pueblo que me enseñó alguna vez la historiadora Teresa Ramayo Lanz, de quien obtuve hace años amplia información acerca del sitio y de su historia.



Caminando por el centro de la población, luego de saludar al antropólogo Jaime López y acompañados por el Prof. Jaime Novelo y otros maestros de Educación Indígena, conocimos lo que queda de la estructura que quizá sostenía una iglesia de material perecedero y algunas huellas que quedaban a nuestra imaginación.

Estábamos en la tranquilidad actual de lo que fue una terrible matanza hace más de dos siglos. Una ofensa a un pueblo, la cual pasó a la Historia como una herida que no cierra todavía. Maldijeron Kisteil echando sal, dañando el agua. Contra la maldición de la sal y del veneno, la ceremonia de jet’s luum de este martes, realizada por dos menoob es punto de arranque de una nueva esperanza.

Por esto!, miércoles, 14 de octubre de 2009.

domingo, 18 de octubre de 2009

Sólo le pido a Dios

Por Hortencia Sánchez

“Sólo le pido a Dios que el dolor no me sea indiferente, que la reseca muerte no me encuentre vacío y solo, sin haber hecho lo suficiente”.



Partiste volando cual paloma, pero tu canto se quedó a acompañarnos por siempre.

La mañana que supe que te habías marchado, un trozo de hielo apretó mi corazón. En estos meses, que inicié montaje con los chicos de educación especial, cada vez que escuchaba la letra de la canción Sólo le pido a Dios, venía a mi mente todo lo que dejamos de hacer, lo que no miramos, la cerrazón que nos acompaña, la lucha por los sueños, aunque estos no sean los nuestros.

Qué paz la tuya, qué grandes satisfacciones se fueron acompañándote porque aún sin mirarnos, en el fondo de tus ojos te idolatramos, porque con tus canciones nos mostraste el camino para pedir por el que sufre, por el desvalido; nos impulsaste a intentar cambiar, aunque sea un poco, nuestra sordidez y egoísmo. Tú hiciste lo suficiente y más todavía.

Sé que mientras te lloramos, tú cantas tus hermosas canciones, nos arropas con el sonido de tu voz, cual madre tierra, dadivosa, paridora de amor y bondad.

Compartiste el pan del alma a manos llenas, entre tus dedos habita la ternura, pero a la vez la lucha, el reclamo a nuestra indiferencia.

Cuántos corazones se desbordan en lluvia por saber que ahora has partido en busca de mejores cielos, esos cielos que mirabas en su inmensidad.

No pude evitar, esa mañana, decir muy fuerte: - No, no es cierto, ella ha partido.

Mientras leo la triste noticia me preguntan: ¿Qué sucede? ¿Por qué lloras? Cómo no hacerlo, si con tanta pasión pedías:

Sólo le pido a Dios
que lo injusto no me sea indiferente,
que no me abofeteen la otra mejilla
después que una garra me arañó la suerte.

Te lloramos, al igual que los habitantes de tu tierra, los que te aman por saberte mujer de luz, tierra, agua, de sol y luna.
Nos mostrarte la esperanza por lo que continuaremos cantando:

Sólo le pido a Dios
que la guerra no me sea indiferente,
que es un monstruo grande y pisa fuerte
toda la pobre inocencia de la gente.

Y sin haber nacido en mi país nos mostraste que es posible decir con voz muy fuerte:

Sólo le pido a Dios
que el engaño no me sea indiferente,
si un traidor puede más que unos cuantos
que esos cuantos no lo olviden fácilmente.

No encuentro manera de rendirte tributo, pero sé que muchos hombres y mujeres llevarán en su mente y recuerdo tu dulce voz, por lo que tu pensamiento nos acompañará por siempre, por lo que cambiaremos para bien, entonando sinceramente tus sabias palabras:

Sólo le pido a Dios
que el futuro no me sea indiferente,
desahuciado está el que tiene que marchar
a vivir una cultura diferente.

Mercedes Sosa, mujer amada, colmada, grandiosa, que Dios te arrope por siempre.

ritualteatro@hotmail.com

Por esto!, miércoles, 14 de octubre de 2009.

sábado, 17 de octubre de 2009

Historias como cuerpos


Por José Castillo Baeza


Realmente me sorprendió enterarme de la muerte de Gerardo Rod. Ayer, cuando abrí estas páginas y me topé con el título del artículo de Jorge Cortés, me alegré al pensar que se trataba de la reseña de un libro que marcó mis incipientes acercamientos a la literatura y de cuyo autor nunca supe nada más que lo que está escrito en la solapa. El libro lo compré por casualidad, en la librería de Educal en Felipe Carrillo Puerto. Y aquella noche, durante el viaje de regreso a Mérida, me lo leí completo.

Desde entonces tuve la intención de averiguar más del autor y de saber si éste contaba con otros títulos, sin embargo nunca lo hice. Luego, durante la carrera volví a escuchar el nombre de Gerardo Rod; Joaquín Tamayo les había mostrado a sus alumnos de Comunicación un par de textos del autor. Posteriormente, en una de las clases de guionismo, platicando de diversos temas, Daniel Irabién mencionó que él estaba realizando un cortometraje basado en un cuento de un tío suyo que tenía grandes características adaptables al cine. Recuerdo que cuando nos contó la anécdota del relato, no pude evitar interrumpirle para preguntar directamente… y sí, efectivamente, su tío era Gerardo Rod.

El cuento que en aquel entonces Irabién estaba adaptando al cine (ignoro si el trabajo se terminó) lleva por título Música para agujeros.Muchas de las características de este texto —su brevedad, el manejo de los ritmos y la velocidad narrativa, así como su remate demoledor— pueden apreciarse en casi todos los relatos del libro.

Un cuento que se muestra diferente a esta tendencia es Una yegua que larga la carrera, en donde Gerardo Rod elabora un interesante ejercicio en el cual los planos discursivos de un poema (al parecer de él mismo) y del propio cuento se intercalan de tal forma que el primero detona la significación de la línea anecdótica del relato, multiplicando las lecturas posibles que éste puede ofrecer.

Los textos en Historias como cuerpos tienen la hechura de eso que Cortázar enunció en una de sus conferencias en La Habana durante 1963: “un cuento es incisivo, mordiente, sin cuartel desde las primeras frases”. El cuento que vence al lector por nocaut.

Por lo tanto, el argumento cobra una importancia de primer plano para Rod; sus anécdotas suelen ser cautivadoras, de esas que mantienen en vilo a través de un lenguaje fluido y coloquial, que además se da tiempo para irrumpir de golpe con un giro estilístico que nos desestabiliza, o bien, alguna pincelada con las que nos dibuja sus estampas finales.

Cómo son las cosas, todavía hace un par de semanas les di a mis estudiantes un par de cuentos de Historias como cuerpos para analizar en clase. A la gran mayoría de ellos les gustó e incluso comentaron los textos ampliamente. Ahora, que tengo el libro entre mis manos, me percato del epígrafe de Felisberto Hernández que inaugura el texto: “¿No será el cuerpo quien quiere escribir y vuelve sobre el pasado para suponerse y relamerse con un futuro?”. Cómo son las cosas.

Por esto!, miércoles, 14 de octubre de 2009

viernes, 16 de octubre de 2009

Grindhouse


Octubre del 2009

Martes 20



Ciclo “Grindhouse”: A prueba de muerte (Estados Unidos, 2007) de Quentin Tarantino con Kurt Rusell, Sydney Poitier, Vanessa Ferlito, Rosario Dawson, Jordan Ladd, Tracie Thoms, Mary Elizabeth Winstead y Zoe Bell.

Stuntman Mike es un misterioso doble de películas que asesina a jóvenes mujeres utilizando como arma su viejo automóvil, un vehículo modificado para las escenas de riesgo, un auto “a prueba de muerte”.



Primera parte del proyecto Grindhouse, de los directores Robert Rodríguez y Quentin Tarantino, que intenta emular las funciones dobles de cintas de bajo presupuesto que solían exhibirse en autocinemas y viejas salas de cine de barrio.

Comentarios a cargo del Lic. Mario Helguera y Raúl H. Pérez Navarrete.

Centro Cultural José Martí / Adolescentes mayores de 15 años y adultos / 20:00 horas / Evento gratuito






Martes 27



Ciclo “Grindhouse”: Planeta terror (Estados Unidos, 2007) de Robert Rodríguez con Rose McGowan, Freddy Rodríguez, Michael Biehn, Josh Brolin y Marley Shelton.

Una extraña infección se desata en un pequeño pueblo y un reducido grupo de supervivientes se verá empujado a una lucha no sólo en contra de las personas afectadas por este mal y de los responsables de éste, sino también a sus propios demonios y limitaciones.



Segunda parte del proyecto Grindhouse, de los directores Robert Rodríguez y Quentin Tarantino, que rescata los clichés de las cintas de serie B.

Comentarios a cargo del Lic. Mario Helguera y Raúl H. Pérez Navarrete.

Centro Cultural José Martí / Adolescentes mayores de 15 años y adultos / 20:00 horas / Evento gratuito.

jueves, 15 de octubre de 2009

Para contar un cuento



Por Náser Badí Xacur Baeza



Papá, cuéntame un cuento. Esto dice el Xtup de la casa de apenas cinco años cuando pretendo dormirlo. El tiempo pasa, pero las luces artificiales que nos agreden desde todos los puntos permanecen iguales. Quienes, como en mi caso, por situaciones económicas viven en colonias o fraccionamientos de los llamados de interés medio o social, cuentan para el asentamiento de sus viviendas con un reducido número de metros cuadrados, lo que obliga a que las construcciones se encuentren muy cercanas al arroyo de la calle, con la consiguiente molestia de ruidos que de ella provienen y con la intromisión de las luces del alumbrado público; que si bien, son necesarias e indispensables en estos tiempos, no dejan de ser molestas cuando nos alumbran la cara a la hora del sueño.

Papá, cuéntame un cuento, solicita insistentemente, sin importar si recién se aleja del televisor después de haber visto 2, 3, o cuatro programas todos llenos de antivalores y violencia. Me refiero, desde luego, a esos de los llamados o destinados para el público infantil. Allá donde un bebé dinosaurio no cesa de golpear a su padre, o donde un niño de clase media norteamericana agrede con solicitudes insistentes a su familia, o bien, un conejo o un pato, golpean y burlan sádicamente a sus compañeros de pantalla.




Yo, como muchos otros, ahora citadinos, tuve la suerte de vivir parte de mi infancia en un pueblo, aquel pueblo de don Chicho. Allá se respiraba tranquilidad y romanticismo, y bien recuerdo lo común que era sentarse en grupo frente a una persona mayor a escuchar un cuento.

Papá, cuéntame un cuento, y es que los cuentos tienen tal hechizo que son un lazo de unión con los hijos de temprana edad. Estas fantasías resonantes que les señalamos y que ellos gozan al escucharlas de nuestros labios, les sirve de arrullo, de goce y sobre todo, para reafirmar que se encuentran, al instante de alejarse momentáneamente de este mundo para asistir al mundo de los sueños, al lado de un ser querido. El “estoy cansado”, el “ya es tarde”, el “no se cuentos” o el “dícelo a tu madre”, es dejarles un sentimiento de amargura, ya que sólo están pidiendo unas cuantas palabras, que posiblemente no alcancen escuchar en su totalidad antes de les venza el sueño.

Y que alegría poder relacionarnos con nuestros hijos, captar su atención, (o más bien que ellos capten nuestra atención), sin tener que mencionar que la quincena no nos alcanza y tendrá que esperar hasta la siguiente para estrenar esos zapatos que tanta falta le hacen; o tratar de que entiendan porque ese señor que se llevo 250 millones de dólares del país no los quiere devolver.

Papá, cuéntame un cuento, y es que en los cuentos no tenemos que mencionar las luchas por el poder, el narcotráfico, la corrupción y tantos y tantos males que nos agobian. Y cuando a nuestros hijos les regalamos estas fantasías con frecuencia, aprendemos a disfrutar del interés con que somos escuchados e iniciamos un dialogo interno en busca de soluciones para solventar todos los males que nos acosan y poder preservar la felicidad de ellos.

Quienes conocemos el hechizo de escuchar o narrar un cuento, sabemos que esto es algo que no debemos dejar de obsequiar a nuestros hijos, sobre todo, a las horas previas al sueño, y cuando concluimos nuestra narración podemos, ya con la paz que esta comunión padre e hijo nos deja, analizar y señalar que los cuentos , cuentos son; y no deben ser aceptados en sustitución a respuestas concretas por reclamos específicos que hacemos a nuestros gobernantes, ya que, para poder tener la paz suficiente para el trabajo y crecimiento armónico, es indispensable acabar con la corrupción, el narcotráfico, la invasión de antivalores y sobre todo los malos gobernantes.

Para encontrar el tema de un cuento, basta recordar algunas de nuestra leyendas, o alguna de nuestras anécdotas, o bien, mirar a nuestro alrededor y ver al niño que vende chicles o limpia parabrisas, o al niño cuyo padre peregrina de empresa en empresa en busca de trabajo, entonces, es cierto, los temas para los cuentos saltan a la vista.

Papa, cuéntame un cuento. Y es que para contar un cuento, sólo se requiere apagar las luces, dejar volar la imaginación, querer mucho a nuestros hijos e iniciar diciendo:… “Había una vez, un niño, que todas las noches antes de ir a dormir decía: - Papá, cuéntame un cuento”.

miércoles, 14 de octubre de 2009

Gerardo Rod

Por Jorge Cortés Ancona

Lo conocimos de distintos modos: Gerardo Rafael, Gerardo Rodríguez, Gerardo Rod. Se llamaba Gerardo Rafael Rodríguez Arcovedo y formaba parte de una familia dedicada a actividades intelectuales: fotografía, danza, letras, derecho. Él mismo era escritor y fotógrafo.

Sorprende su muerte prematura el pasado 7 de octubre y de la que nos enteramos a través de una esquela.


Desde los años 80 se hallaba activo en talleres literarios, como el del Centro Estatal de Bellas Artes, y en las diversas acciones importantes que se generaron en esos años. Fue fotógrafo y como tal laboró en los primeros años de POR ESTO! Se dedicó luego a actividades educativas y en el IECY prestó servicios como maestro. A la larga, emigró al Distrito Federal y sus contactos con Yucatán fueron intermitentes.

En los últimos 20 años, platiqué pocas veces con él. Estrictamente encuentros casuales de escasos minutos, salvo una vez que coincidimos en el IECY a mediados de los 90 y pudimos platicar tranquilamente en una oficina unos tres cuartos de hora, con una botella de vino tinto. Siempre las pláticas fueron amables, con el respeto que siempre nos guardamos, aun a pesar de un indirecto reclamo pasajero suyo por algún comentario que escribí sobre él, luego de una entrevista televisiva.

En los últimos años no hubo más contacto que escuchar su voz en off en la obra Corazón de nadie, de Paola Aimée y Jorge Chanona en diciembre del 2007 dentro del Festival de Danza Contemporánea Oc Ohtic, y un breve saludo en 2008, en los días en que presentaba una exposición retrospectiva en el Macay por sus 20 años como fotógrafo. Sin embargo, sabíamos algo de sus logros a través de Joaquín Tamayo, con quien formaba parte de un grupo innovador, algo marginado dentro de la tendencia dominante en la literatura de Yucatán.

Gerardo tenía una personalidad fuerte, con un estilo propio en todos los aspectos. Hace 20 años, sus escritos nos parecían raros en el contexto yucateco por su énfasis en los temas urbanos, más intelectualizados y sofisticados. Ahora, en cambio, todo ello ya es un tema muy reconocible como se puede apreciar en su libro de cuentos Historias como cuerpos, publicado por el Conaculta en la colección Tierra Adentro en 2002.

Lamento mucho no haber establecido contacto con él en estos meses de trabajo institucional, a pesar de que teníamos el proyecto de traerlo, dentro de esa serie de recuperaciones de los escritores que se han alejado físicamente de nuestra tierra, como Cáceres Carenzo, Felipe Koh Canul, Jorge Pech Casanova y Álvaro Chanona Iza. Estoy seguro de Gerardo Rod hubiera hecho muy buenas migas con jóvenes como Ricardo E. Tatto, Joaquín Peón Iñiguez y Juan Esteban Chávez, por las afinidades de gustos e intereses culturales.


Es el primer escritor yucateco de la generación de los nacidos en los 60 que fallece (nació en 1962). Hará falta retomar su obra, hablar acerca de sus aportaciones. Espero que con la excepción de los obstáculos que crean el pesar y la triste emotividad, sus amigos entrañables Joaquín Tamayo y Mauricio Quijano puedan encabezar un homenaje a su persona y a su obra. Y que también sea posible encontrar esos libros colectivos en los cuales se encuentran textos suyos y que llevan como títulos: Circo poético, Poesía a cucharadas, Crónicas de infancia y Silabario del corazón.

Mis condolencias a su familia, en especial a la abogada Migdalia y al fotógrafo Eduardo Arco.


Por esto!, martes 13 de octubre de 2009.

martes, 13 de octubre de 2009

Ásterix y Obélix: 50 años

MADRID.- El próximo 22 de octubre será lanzado lo que se considera el último álbum de los famosos personajes franceses Ásterix y Obélix, mismo que será titulado El libro de oro. El libro será lanzado por el dibujante Albert Uderzo y la editorial Albert René con ocasión del cumpleaños número 50 de los personajes. Éste será el quinto libro que Uderzo publica por sí mismo desde que en 1977 falleciera René Goscinny, quien hasta entonces escribía los guiones de las historias. La portada del nuevo capítulo en las aventuras de Ásterix fue presentada en la Biblioteca Nacional de Francia. De acuerdo a lo reportado por el diario madrileño El País el nuevo libro, de 56 páginas, parte de un texto que Goscinny nunca publicó en torno a la celebración misma. "Es un poco diferente de los cómics clásicos", afirmó Uderzo, "son historietas cortas, en las que todos los personajes hacen referencia al aniversario". Los personajes aparecieron por primera vez el 29 de octubre de 1959 en la revista Pilote, aunque el primer libro de la serie, Ásterix el galo, no vio la luz sino hasta 1961. Entre las celebraciones por el cincuenta aniversario también se encuentra una exposición de dibujos originales realizados por Uderzo en el Museo del Cluny de París.



Tomado de diariolatempestad.com

lunes, 12 de octubre de 2009

Solidaridad alimenticia (ahora es alimentaria)


Por Conrado Roche Reyes

En una de aquellas noches de hastío total, cuando uno vive más solo que Solimán, el único recurso que hay es mirar la televisión, cosa que hice. Encendí el aparato y lo dejé en el canal en que estaba.

Transmitían un programa de comentarios más o menos centrados en la política. Debo aclarar que se trataba de un canal local, no sé cuál. Había cuatro panelistas me parece, de los cuales sólo conozco a Bofia, a los demás, repito, no tengo el gusto, era la primera vez que los miraba. El rato que observé dicho programa, al inicio, el tema fue sobre cierto programa de ayuda alimenticia promovido por el gobierno del Estado. Pero, todos le buscaron algún pero. Por lo que entendí se trata de ayudar con alimentos a los sectores más marginados. Uno de los panelistas, muy enflusadito, al igual que Bofia, expresó sus dudas acerca de dicho programa. Dijo que tenía datos —le preguntaron que dónde los obtuvo y se salió por peteneras— que indicaban que se trataba de uno más de los actos electoreros y partidistas (FALTA UN CHINGO PARA LAS ELECCIONES) DEL PARTIDO EN EL PODER ESTATAL. Expresó que, con base en aquellos misteriosos y serios estudios, los parámetros indicaban inequidad ya que –continuó- en Tixpéual se había entregado ciento y pico de vamos a llamarle becas, en no recuerdo qué comisaría sólo setenta y tantos, y así por el estilo en MERIDA, DIJO LEVANTANDO LA VOZ E IMPOSTANDOLA IRONICAMENTE, nada menos que diez mil.

Hombre, estamos hablando de comunidades con menos de cinco mil habitantes, cuando la capital del Estado rebasa el millón. Aquí no veo inequidad alguna. Proporcionalmente, toca menos a Mérida, si a eso vamos. Se hablo de un decrecimiento en la desnutrición infantil del 8 % .En estos tiempos, todo lo que sea crecimiento virtuoso, es positivo. Mire usted señor panelista; el día que usted tenga hambre, pero hambre de verdad, la que duele, le aseguro que aceptara cualquier apoyo venga de donde venga. ¿Que condicionan el voto?, eso ya pasó a la historia, amén de que no estamos en tiempo de campañas electorales. La gente dirá que sí al donador, pero a la hora de votar, lo hará por quien se le pegue la gana. Tenemos cerca el caso de Chenkú, donde se proporcionó vivienda a los policías con la condición de que votasen por el PRI. En ese fraccionamiento, el PAN arrasó.

Eso le respondió más o menos Bofia. Con el hambre no se juega. También expresó que este tipo de programas deberían ser aplicados por instituciones ajenas al gobierno, y cito a la UADY, CINVESTAV y a otros. Es natural la desconfianza en los políticos. Entendible. Más claro que el agua. Pero en estos tiempos y en este caso, DE DONDE VENGA, bienvenido. Por si no lo sabías, amigo lector, Yucatán está entre los estados más pobres de la republica, y en desnutrición, aquí sí de estudios serios, peor que Haití, el eterno ejemplo de pobreza, pero que México hace su mejor esfuerzo por superarlo. Si la desnutrición bajó a ese 8 % el programa es bueno. Lo que sí es justo y necesario, es darle continuidad y bajarle aún más. Siempre los periodistas nos quejamos de que los políticos todo lo partidizan. Aquí, el enflusado hizo exactamente eso: partidizarlo.

Y que conste que, en lo personal, no pertenezco ni simpatizo con ningún partido. Tengo amigos en casi todos —y enemigos—, a la señora Ivonne Ortega no la conozco personalmente, esto es, no estoy dándole coba al gobierno. Es más, no creo en la democracia del sufragio. Y mi estimado panelista, contigo no tengo todavía mucho menos nada personal. Simplemente expreso mi punto de vista. “Caritas va a regalar medicinas, venga. Las damas de la veladora perpetua juguetes, venga. El partido que sea, la institución que sea alimentos, venga. El horno no está para bollos. Por tanto, cuando me vayan a fusilar diré: ”No abandonéis a mis puñalones”.

Por esto! viernes 9 de octubre de 2009.

domingo, 11 de octubre de 2009

Herta Müller, Premio Nobel de Literatura

CIUDAD DE MÉXICO.- La recipiente del Premio Nobel de Literatura de este año es Herta Müller (Nitchidorf, Rumania, 1953), novelista, poetisa y ensayista. Müller es una de las figuras más emblemáticas de la minoría alemana que vivió en Rumania durante la dictadura de Ceaucescu, que duró más de veinte años; un ambiente de terror que le sirvió a Müller para crear los ambientes de varios de sus relatos, de gran intensidad lírica. Entre sus obras más importantes destacan En tierras bajas (1984), El hombre es un gran faisán en el mundo (1986), La piel del zorro (1992) y La bestia del corazón (1994). Su editor, Michael Krüger, afirmó que Müller es una autora que “veinte años después del fin de la guerra fría insiste en mantener el recuerdo del lado inhumano del comunismo. Su gran trabajo de duelo literario es un ejemplo impresionante de una literatura europea comprometida”. Müller, por su parte, ha escrito “los libros que hablan de los tiempos difíciles se leen muy a menudo como un testimonio. […] Pero yo no me considero testigo de nada. He aprendido a escribir callando”.

Tomado de diariolatempestad.com

sábado, 10 de octubre de 2009

Yucatecos en Cuba


Etnografía de una migración



Por Carlos E. Bojórquez Urzaiz


Después de la lectura del libro de Victoria Novelo, Yucatecos en Cuba: etnografía de una migración, he llegado a la conclusión que para escribir una buena obra, interesante y agradable en todos los sentidos, debemos partir del embrujo que produce escuchar boleros y bambucos de las grandes voces que nos ha procurado Mérida o La Habana, o quizás de prestar mayor atención a las palabras que se escuchan al andar las calles de Guanabacoa, jamás pronunciadas en voz baja y con el sencillo propósito de responder a quien pregunta. Más tarde, hará falta, y esto resulta infalible también, quedar sobrecogidos con los lances de alguna obra del gran Alejo Carpentier, donde aluda a los tan mencionados yucatecos, en particular a las mujeres vistiendo hipil y hablando lengua maya en los suburbios habaneros, o a unos Condes de Novelo venidos de Yucatán donde poseían grandes haciendas durante el porfiriato.




Además, pienso que como las historias personales suelen influir en las historias que uno escribe, para ser capaz de apreciar la adecuada proporción de los rasgos y expresiones culturales que han transcurrido y subsisten entre Cuba y Yucatán, ha sido decisiva la procedencia yucateca que por el lado paterno tiene la Dra. Novelo, cuyas raíces la relacionaron íntimamente con nuestro Estado y desde ellas, aunado a sus estancias en La Habana y al rigor de su disciplina, pudo vislumbrar claramente los asuntos que ocupan la atención de este nuevo libro que nos obsequia. De su autoría es un trabajo precedente que intituló de manera por demás semejante al presente libro: Yucatecos en Cuba, puesto en circulación en 1999, hace exactamente 10 años.

Pero la obra, Yucatecos en Cuba: etnografía de una migración, recupera otra raíz que tiene que ver más con la formación profesión que comparto con la autora, ya que si bien desde la lectura previa que realicé a esta edición, coincidí con Victoria Novelo en la idea de intentar que los destinatarios de su libro fueran el público abierto y no sólo los especialistas, lo que indudablemente logrará debido a la elegancia y sencillez de su prosa. De todas maneras, es necesario insistir en que estamos frente a un libro de Antropología cultural, en el sentido más clásico de esta disciplina. Y es que si bien, en su Introducción la Dra. Novelo destaca que hasta cuando concluía la redacción de su libro conoció la obra de don Manuel Gamio, El inmigrante mexicano. La historia de su vida, que es pionera en las investigaciones antropológicas sobre migraciones internacionales, confieso que desde la primera vez que Victoria me entregó sus manuscritos, tuve la sensación de una positiva influencia de este clásico de la Antropología mexicana sobre la obra que examinaba, no sólo porque a través de las entrevistas se develaba la subjetividad del otro, como ella misma apunta, sino porque las estadísticas, las famosas cifras y gráficas pontificadas por otras ramas de las Ciencias Sociales, en su texto actúan exclusivamente como telón de fondo. El privilegio cualitativo que ofrece la etnografía en este libro, a no dudarlo, es el acicate que reanima los embrujos del bolero, los diálogos en las calles cubanas o la lectura de Carpentier, junto con el arte de las entrevistas abiertas y la observación participante anotadas en diarios de campo, como propusieron hacer los clásicos de la Antropología, en los cuales es muy versada nuestra autora, como consta a quienes han cursamos estudio con ella en las diferentes instituciones donde ha impartido cátedras.

Compuesto por una introducción esclarecedora, cinco capítulos bien dispuestos en los cuales describe y examina las interculturalidades cubano-yucatecas, coronados con sus reflexiones finales, varios apéndices y los descritos cuadros y gráficas que sirven, ya se ha dicho, como telón de fondo, Yucatecos en Cuba: etnografía de una migración, es una bien documentada obra, cuyas luces propias la inscriben de lleno en la tradición de estudios binacionales que en Yucatán iniciaron don Carlos R. Menéndez y el Dr. Eduardo Urzaiz Rodríguez, cada cual desde el ámbito de su ideología, y en Cuba don Fernando Ortiz, a través de su excepcional libro Contrapunteo del tabaco y la azúcar.

Quisiera subrayar que los estudios de Victoria Novelo, aportan inesperada actualidad a la mencionada obra de Fernando Ortiz, ya que en ella aproximó una definición de la identidad cubana a partir de las diversas oleadas migratorias de su país, con inclusión de siboneyes, tainos, españoles, judíos, ingleses, franceses, angloamericanos, negros, yucatecos, chinos y criollos. Y a través de estos conceptos, se armoniza también la idea de que el recuento de componentes cubanos injertados en el estado de Yucatán, que realizara Eduardo Urzaiz Rodríguez en el año de 1949, no procuraba hacer paralelismos entre la integración identitaria de Cuba y Yucatán, sino demostrar que el ámbito cultural de nuestro estado, a partir del coloniaje español y hasta los años que Urzaiz estudió, fue perfilándose con claridad en el ámbito caribeño, lo cual parece haber atenuado la circunscripción unidireccional mesoamericana a la que estuvo integrada nuestra Entidad, antes de la irrupción española.

Por lo demás, mientras conversaba con Jaime Sarusky, quien reabriera el capítulo de los yucatecos en Cuba, en su libro Los fantasmas de Omaja, comentábamos la obra que en esos momentos estaba a punto de publicar Victoria Novelo, coincidiendo en la trascendencia que estos estudios binacionales tienen tanto para la Antropología como para la Historia, e insistiendo en los trabajos etnográficos y arqueológicos sobre los yucatecos en Cuba que realizan las investigadoras habaneras, Karen Mahé Lugo y Sonia Menéndez, y la búsqueda en archivos que sobre el mismo tópico efectúa el canadiense Jason M. Yaremko. En conjunto, todos estos avances investigativos permitirían conformar una red internacional abocada precisamente al contenido y enfoque incluidos en la obra de la Dra. Victoria Novelo, coeditada por el Instituto de Cultura de Yucatán presidido por Renán Guillermo y el CIESAS, en un hermoso tomo que he tenido el honor de presentar. Felicidades a su autora y a las instituciones que la hicieron posible.

viernes, 9 de octubre de 2009

Una flor para “La Negra”

Por José Díaz Cervera

“Si se calla el cantor, calla la vida…”

Así cantó Mercedes Sosa, ofreciendo el poderío de su voz para el dolor de nuestras tierras, abriendo un tajo en la luz para recordarnos que tenemos manos y pies, ojos y lágrimas, labios para besar la noche.

Ha muerto “La Negra”, la voz mayor de nuestro canto, y seguramente entre su último atisbo de conciencia encontró los arrestos suficientes para decir “gracias a la vida”, antes de ir a encontrarse con ese pétalo de sombra que fue Violeta Parra.

El domingo por la tarde fue un poco más sombrío de lo que suelen ser los domingos por la tarde. Saber de la muerte de Mercedes Sosa llenó de tristeza las horas calurosas de este tiempo de sequía. A lo lejos, en el cuarto pequeño de nuestro departamento, vi a mi mujer arrullando a mis hijos pequeñitos, cantándoles una canción de Mercedes Sosa, y entonces la tristeza se convirtió en una mixtura azulosa al combinarse con la nostalgia.

Y así volví a cantar para mis adentros: “… gracias doy a la desgracia / y a la mano con puñal / porque me mató tan mal… / que seguí cantando”, aguantándome las ganas de romperme.

Nacida en Tucumán, en 1935, Mercedes Sosa se constituyó como una de las figuras emblemáticas de la canción popular latinoamericana, no sólo por la gran calidad de su arte interpretativo, sino también por su compromiso con las causas más nobles de la democracia.

En medio de la represión y la violencia política, Mercedes Sosa tuvo el valor de cantar, desafiando de manera frontal a la sinrazón y a la violencia. En un tiempo en el que se moría anónimamente, en un tiempo marcado por la sospecha y la brutalidad, “La Negra” enarboló con su mensaje de esperanza el tiempo subversivo de las rosas y de las nubes blancas; ese tiempo en el que no teníamos otra cosa que dar, sino nuestros intactos corazones: “¿Quién dijo que todo está perdido? / Yo vengo a ofrecer mi corazón…”

Donde estés, Negra, esta flor y este suspiro; este deseo de no estar jamás del lado de la indiferencia; estas ganas de no quedar “vacío y solo sin haber hecho lo suficiente”. Gracias por tu voz, gracias por tu valor. Sé que estás en Paz, pero no descansando.


Por esto!, jueves 8 de octubre de 2009.

jueves, 8 de octubre de 2009

Yucas en el DF


Por Conrado Roche Reyes

Eramos unos verdaderos chavitos. Terminando la secundaria, comenzando la prepa. Pero se había convertido ya en una especie de manda: ir durante las vacaciones a Acapulco en aventones y siendo clase media alta, con el menor dinero posible. Hoy día no le encuentro lógica explicación a aquella especie de masoquismo. Nos juntábamos el grupo —iban varios grupos— entre seis o siete chavitos en la gasolinera de la carretera a Campeche, hoy, absorbida por la ciudad pero que entonces era el confín de Mérida. Las etapas eran más menos predecibles. Uno, dos, o los que cupiesen en el vehículo que daba el primer aventón —casi siempre a dos— hasta Muna. Ahí estaba el primer atorón. Después de un buen tiempo, a Campeche, donde generalmente se pasaba la noche al borde de la carretera, donde había o hay una enorme estatua de un hombre saliendo con medio cuerpo de fuera desnudo —se supone— de la tierra. El chiste típico consistía en decir que ahí se iba a sentar conocido súcubo meridano a esperar que salga para verlo en pelotas. El alimento consistía en galletas y refrescos de cola. El siguiente paso era llegar a Champotón, y de ahí hasta un lugar desde donde se cruzaba en panga, conocido como Isla Aguada. El atorón allá significaba una verdadera pesadilla. Jamás he sentido ni visto tantos mosquitos juntos. Estos no picaban, sino que mordían y tenían el tamaño de una gaviota. Con decir que en la desesperación, en medio de la noche nos metíamos al mar hasta donde nos seguían estos malditos animales. De allí a Ciudad del Carmen. Sentados en el muelle, por turnos pedíamos el consabido aventón. Casi siempre lo daba un trailero, con la irrevocable condición de que no se durmiera uno, so pena de que le bajasen a medio camino. Sé de varios amigos que pasaron por eso. Choferes los había de todas clases, desde el que nos invitaba a comer hasta el que nos agarraba de “chalanes”. Recuerdo que en la panga, en casi todas, el borde de la misma, de fierro, estaba rayado con leyendas de yucas de generaciones anteriores que nos precedieron. “Aquí estuvo fulano. Mérida”. Existía entre estos rudos camioneros uno muy conocido entre la paisanada, de feroz aspecto y bigote, pero que era gay. No obstaba para que conste. Siempre había algún compañero que hacia el trabajito.

De aquí en adelante, la cosa marchaba más o menos bien. Hasta el famoso atorón en Puebla. Allí he sentido el frío más intenso de toda mi vida. Rezos. Pensamientos como “ahorita estuviera bien tapadito en mi hamaca de Mérida”. Finalmente: la capital. Nos dejasen donde nos dejasen, caminábamos hasta la entonces visible a kilómetros Torre Latinoamericana. Nos hospedábamos casi siempre en los mismos hoteles ya acordados de antemano, y a diario acudíamos a la Alameda, seguros de encontrar ahí al resto de la banda. Recuerdo a uno, se llamaba “Astorias”, como un conocido lupanar de la zona de tolerancia del terruño.

Ya todos reunidos, viajábamos a Acapulco en los temidos camiones Flecha Roja, mejor conocidos por sus continuos “flecharrojazos” que por su eficiencia. Eso sí, muy baratos. Cerca de la Terminal había un congal, “El siglo XX”, en donde mirábamos la variedad a pesar de ser menores de edad. Los porteros se pasaban por los cojones esa minucia.

Ya en el puerto, al hotel “Paraíso del mar”, sobre la costera, pero al que había que subir numerosos escalones ya que estaba en una montaña. Sinceramente, a pesar de ser un lugar muy barato —diez varos diarios— no era hotel de paso, y tenia una esplendorosa vista de la bahía de Acapulco. Cuarto comunitario, con muchas camas. Allí, teníamos ya una especie de rutina. Como buenos yucatecos, en bola, desayunábamos un jugo en un puesto. En calzoneras, íbamos en camión a Caleta. Allí se intentaba ligar con las gabachas, cosa que pocos lograban. Después de unas dos horas, siempre en camión —“Cine Río-La Base”—, a la playa de la Condesa. Tremendas olas. Aquí sí, los buenos para ello, ligaban ocasionalmente. Con poco dinero, nuestra base era el restaurante “Paradise”, uno de los más famosos del puerto. A cerveza por chola. En la Condesa abundaban los lancheros, que eran grandes ligadores. Nosotros, no dábamos crédito al hecho de que una belleza anduviera con un “sobuca”, como les llamaban. En Yucatán el turismo estaba en pañales, y quienes ligaban a las pocas gringas que nos visitaban eran de clase media para arriba. Aun no nacía el Mayan latin lover.

Era de rigor la siguiente bromita. Cuando divisábamos a otro grupo de yucatecos caminando en grupo, nos escondíamos y gritábamos ¡Pelaná¡. Ellos volteaban a ver asombrados como diciendo “ya nos descubrieron”. Causaba mucha risa las caras de provincianos asustados que ponían.

En la Condesa se encontraba, detrás de unas rocas, la playa “de los puñales”, adonde acudían obviamente pues…ellos. Era infalible mirar entre los gays, a algún mayate yucateco. Es más, los gays decían al referirse a Yucatán que era la tierra del Faisán y del Mayate. Estos últimos bajábanles dinero que compartían con los demás.

En la noche al “Tequila a Go Go”, una de las primeras discoteques del país y la más renombrada. Iban allí Enrique Guzmán, Hugo Stiglitz, Andrés García y otros famosos con su respectiva gabacha. Allí miré a la primera chica a go go en su jaula de cristal bailar. Se llamaba Elba Aponte y llegó a tener cierta fama. También fue allí la primera ocasión que escuché —tenían un buen equipo, lo mejor para la época— al distorsionador de los Rolling Stones en “Satisfacción”.
En un primer momento pensé que era un sax.



El portero era un hombrón al que apodaban “Chiquilín”, a quien luego miré en varias películas, siempre de madreador. A Olga Breeskin, que estaba en su apogeo de fama. A Verónica Castro y un chingo de gabachitas que no cortaban a nadie que las invitase a bailar, como era muy común entonces con las yucatecas. Yo, que soy malo, malo, tímido, tímido para el baile, ahí lo hacía. Nos asombraba lo fácil que era agasajárselas. Pero seguíamos sin comprender, en nuestros genéticamente racistas cerebros, que los lancheros, negros y feos, tuvieran tanto éxito con ellas. Hoy lo comprendo.

Allí me llevé varias sorpresas mayúsculas. Un amigo muy mayate nos invitó a casa de su puñal, al que llamaba “La Roca”, y nos decía que era un artista gringo muy famoso. Era Rock Hudson, que en las películas de un madrazo descalabraba a cien japoneses. Otro era Errol Flynn, nada menos que el valiente capitán Blood, que, de un espadazo, mandaba al otro mundo a mil enemigos y tenía mil viejas por película. Un famoso director, Boetiguer, formaba parte del harén de los mayates yucatecos. Este ultimo, dicen que hasta fletaba a su bellísima esposa, Debra Pager. Se reunían todas las noches en un cafecito del centro, casi junto a catedral,”Caballero” ampliamente conocido en ese inframundo.

Después de jugar a ser pobres por un tiempo, se agotaba el dinero. Pecata minuta. Un telegrama a casa y asunto arreglado. Hoy, todo esto sería imposible. El mirar a dos adolescentes a media carretera en Acayucan. Muerte segura. Ese es el país que estamos dejando a nuestros nietos; querámoslo o no, todos tenemos nuestra parte de culpa.

Por esto!, 5 de septiembre de 2009

miércoles, 7 de octubre de 2009

Necesidad de la palabra mágica: charla con Saúl Ibargoyen

Por Karla Marrufo

“Uno escribe por necesidad. Cualquier cosa se puede aprender, pero si no hay una necesidad de escribir, no hay nada. La creatividad parte de una necesidad de decir y de saber conjugar, lo que se sabe (nuestras lecturas), con esa necesidad”.



Aunque los temas fueron diversos, como en una charla espontánea, entre amigos, las palabras de Saúl Ibargoyen compartidas el pasado 29 de septiembre en la Universidad Modelo, encontraron siempre su rumbo hacia la poesía y algunos de sus misterios.

De un momento a otro, no era sólo la necesidad de escribir o de decir (porque igualmente en la oralidad encuentra la poesía un medio idóneo de expresión), sino también de remontarnos hacia los orígenes de la palabra poética, sus medios y posibilidades.

Desde la relación animista del hombre con la naturaleza y el universo, asistimos a un empleo metafórico del lenguaje, a esa pulsión por renombrar mágicamente las cosas. Utilizando nuestro propio cuerpo, sus características y cualidades como punto de partida, llegamos al “pie de un árbol” o al “brazo de un río”.

Nuestras búsquedas de lo divino y nuestra fascinación por el misterio de ese universo deificado, son los que nos sugirieron los rituales de verbalización: nombrar y renombrar la realidad (que no el mundo, tanto más abarcador) era conferirle a la palabra el poder de transformar el curso de las cosas a nuestro favor. Invocar por medio de la palabra era ejercer un poder reservado para unos cuantos, aunque también susceptible de ser transmitido oralmente.

Si entonces el chamán detentaba este poder y con él pretendía acceder a un cierto conocimiento del lado oscuro, desconocido de la realidad, el poeta, las más de las veces, naufragó en la empresa, porque no sabe lo que busca, porque desconoce el rostro y todos los posibles nombres de lo que aspira nombrar. Si ni siquiera el más mínimo o simple objeto puede ser enunciado fielmente, cómo decir todo lo demás, cómo decir la emoción, la conmoción, lo innombrable.

En este sentido es que Ibargoyen nos dice que el poeta ha perdido el rumbo, la emoción motiva a la verbalización, pero ésta nunca podrá nombrarla, y más adelante agrega “yo por eso escribí cincuenta libros… y cada libro es como una botella al mar: su destino es impredecible”.

Y en este curso de cosas, de nombres y perdiciones, el poeta volvió sobre sus propias palabras mágicas, dejándolas al aire como pregunta, como punto de partida, como posible final:

“El cantante negro”
(fragmento)

A Fela, in memoriam, voz popular de Nigeria

“¿Quién podrá matarme
si una sílaba sola
si una incendiada bandera
si una mínima melodía
si una sola gota
de blanca o morena o negra
mujer son la respuesta para
que los vientos
y las aguas y los fuegos
de la Tierra no puedan descan
sar?”
dijo o quiso decir
metido de una vez con su guitarra
en los atentos bolsillos de la
muerte
el mismo
cantante negro.

Por esto!, 2 de septiembre de 2009.
Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León