lunes, 31 de agosto de 2009

Primer aniversario de la revista Soma




La Red literaria del Sureste felicita a

Ricardo Tatto y a Elfego Sosa

por el primer aniversario de la Revista Soma.


Tercer Virtuality Literario Caza de Letras


La Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM

a través de la Dirección de Literatura

convoca al


Tercer Virtuality Literario Caza de Letras

www.cazadeletras.unam.mx



Caza de Letras es un Concurso-Taller en línea de cuento que será dirigido por tres escritores, que también se desempeñarán como jurado, durante 7 semanas


BASES:


Primera etapa. Registro

Del miércoles 2 al lunes 14 de septiembre de 2009


Podrán participar escritores en lengua española de hasta 40 años con un libro de cuentos en proceso.

Los participantes de las anteriores emisiones del Virtuality Literario Caza de Letras podrán concursar nuevamente siempre y cuando utilicen seudónimo e imagen de identificación (ex libris) diferentes.

No podrán participar escritores que tengan parentesco directo con los organizadores, ni aquellos que actualmente laboren en la Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM o alguna de sus dependencias.

El registro de aspirantes quedará abierto del miércoles 2 al lunes 14 de septiembre de 2009 en la página www.cazadeletras.unam.mx

Los autores deberán llenar una ficha de registro con los datos siguientes:


Seudónimo
Nombre
Nacionalidad
Tipo y número de documento oficial de identidad
Dirección
Teléfono(s)
Correo electrónico


El registro también incluirá la información siguiente:


Una breve semblanza curricular.

Al menos tres referencias biblio-hemerográficas de publicaciones de textos literarios de su autoría (libros individuales y/o colectivos, reseñas, ensayos, cuentos, poemas, artículos en periódicos o revistas, textos incluidos en antologías de cualquier género literario; se contarán antologías y revistas en internet).

Título y descripción del libro de cuentos en proceso.

Un libro de cuentos en proceso, rigurosamente inédito, del que ningún texto haya sido premiado ni se encuentre en dictamen editorial. La extensión mínima debe ser de 70 cuartillas. El material deberá entregarse en formato Word (.doc) con tipografía Courier de 12 puntos a doble espacio.

Una biografía del seudónimo elegido por el concursante, es decir, la historia imaginada del personaje bajo cuya identidad se amparará durante el tiempo que dure su participación en el concurso. Esta biografía podrá medir hasta 2,000 caracteres con espacios.



Nota: Los cuentos participantes no deberán haber sido publicados con anterioridad en medios impresos (libros, revistas, etcétera) ni electrónicos (revistas digitales, sitios institucionales y portales), y no podrán, bajo ninguna circunstancia, estar inscritos en ningún otro concurso ni en proceso de dictamen editorial.



Segunda etapa. Selección

Del miércoles 2 de septiembre al lunes 21 de septiembre 2009


Un comité dictaminador elegirá a los 12 participantes del concurso-taller.

La Dirección de Literatura dará a conocer oportunamente los seudónimos de los participantes y los nombres de los miembros del jurado.

Antes del inicio del concurso, los autores seleccionados deberán entregar o enviar a la Dirección de Literatura de la UNAM una carta en la que el participante manifieste que ninguno de los cuentos de su libro en proceso está inscrito en otro certamen literario o en dictamen editorial, así como copia impresa o digital del documento de identidad que haya utilizado para el registro, o de lo contrario quedará automáticamente descalificado.



Tercera etapa. Desarrollo

Del miércoles 7 de octubre al miércoles 25 de noviembre de 2009


Los escritores seleccionados recibirán una cuenta de blog ligada al portal www.cazadeletras.unam.mx, en la cual se identificarán únicamente con seudónimo y ex libris.

Cada concursante trabajará a través del Blog Taller con los miembros del jurado.

Durante las 7 semanas del concurso, los participantes deberán publicar los ejercicios solicitados por el jurado en su respectivo blog.

Cada participante deberá responder en línea, oportuna y públicamente, las dudas y comentarios tanto de los miembros del jurado como de los lectores de sus textos y ejercicios, sin estar obligados a dar respuesta a ofensas o invectivas.

Con base en el desempeño de los participantes, el jurado elegirá periódicamente a varios para salir del concurso. Estos se someterán a la votación del jurado y del público para salir o permanecer en el taller.

Las expulsiones se decidirán según los votos del jurado y del público, de manera que lleguen a la final al menos tres participantes, de los cuales se premiará a uno.

El jurado estará compuesto por tres escritores de trayectoria reconocida.

El jurado tendrá la facultad inapelable de nominar para expulsión a quien considere pertinente. Los seudónimos de los participantes eliminados de Caza de Letras, así como los de los participantes nominados para la siguiente expulsión, se darán a conocer periódicamente.

El fallo del jurado será inapelable.

El ganador recibirá un premio único de $ 100 000.00 pesos M.N. y la publicación del libro en coedición UNAM/Alfaguara.

Cualquier punto no contemplado en la presente convocatoria será resuelto por el jurado y los organizadores.




"POR MI RAZA HABLARÁ EL ESPÍRITU"

Ciudad Universitaria, a 14 de agosto de 2009

domingo, 30 de agosto de 2009

De un perdido tzompantli

Por Jorge Cortés Ancona


¿En qué lugar se agrupan
esas cabezas?

Les cortaron la inspiración,
todo resuello,
la espesura de los días fue
quedándose atrás.

Cómo fue el sufrimiento,
unos vieron el descabezamiento de los otros,
vieron cómo cortaban tajo a tajo
(y el machete no tenía mucho filo),
vieron cómo chorreaba la sangre,
cómo caían las cabezas al piso,
los gritos ensordecían todo,
pero la música, estridente, a todo volumen…



Y el mundo de todos los días, fiel a su indiferencia
de todos los días.

Nadie oía nada. Eran sólo unos metros
los que separaban
la muda paz de los círculos viciosos
y los gritos de las cabezas que después no fueron más.

Los rituales en el paso
de los siglos.
Cabezas alineadas, en el
recuerdo
de la decapitación, como
un sacrificio
en los altares de las inhalaciones más amargas.

Doce cabezas: un ausente memento mori.
Un alineamiento de cuerpos, unos sobre otros,
como en un reposo colectivo,
un amontonadero de cuerpos desnudos
que descansan con los brazos en tensión
en un tiempo en que no se muere por ideales.

¿Dónde sigue ese oscuro rito de muerte?
¿De qué transgresión de siglos viene escondido,
deslizándose en nuestros planos días
de limosnas sentimentales
y panes desabridos?
¿Dónde está ese altar subterráneo
en el que habrán de reposar las cabezas del miedo?

sábado, 29 de agosto de 2009

Hormigas


Por José Díaz Cervera


A la cálida vida que transcurre canora
con garbo de mujer sin letras ni antifaces,
a la invicta belleza que salva y que enamora,
responde, en la embriaguez de la encantada hora,
un encono de hormigas en mis venas voraces.

Siempre creí que las hormigas eran un asunto de azúcares y harinas, es decir, una faena de cocina y amas de casa.

López Velarde, sin embargo, autor de los versos que encabezan estas disquisiciones, me enseñó que las hormigas podrían ser una metáfora de la sensualidad y del deseo. Lo que nunca se me había ocurrido es relacionar a estos insectos con las posibilidades truculentas que nos ofrece su voracidad.

Como una hormiga de plata
mi voz va recorriendo, lentamente,
hoy que ya no te veo,
el nardo luminoso de tu cuerpo...


Debí haberlo imaginado cuando al final de mi infancia leí estos versos de Ricardo López Méndez. La voz, como una hormiga, devorando lentamente con sus fauces de plata el recuerdo de un cuerpo que nos sigue esperando bajo la luz de los acasos, era tan sólo una premonición extrañamente cifrada a través de la cual se anunciaba el oficio carnicero de la bestia.

Todo estaba dispuesto para la pesadilla y el terror. Todo tenía los ojos turbios del dolor agudo. Dios lo entendió así cuando dispuso que la mordedura de la hormiga fuera, mucho más que dolorosa, un pellizco acerado por el ardor y la rabia. Nadie podría adivinar que con ese sufrimiento concentrado, el hombre obtendría la ventaja de la supervivencia.

En efecto, si uno se detuviera por un instante a pensar en la voracidad de las hormigas, no podría volver jamás a conciliar el sueño por el terror de que, durante el mismo, las hormigas ejercieran su vocación depredadora dejándonos al alba tan sólo en nuestros huesos.

Por eso debí haberlo imaginado cuando, al encender la computadora, observé caminando sobre el escritorio dos hormigas pequeñas y muy rojas.

No estaba en mi recuerdo el relato del señor que vio cómo se quemaba el compresor de su aire acondicionado, ni la historia de la comadre que miró a su horno de micro ondas morir de un infarto en los circuitos integrados.

Por eso, después de consultar en mi correo electrónico los primeros mensajes de una larga lista (que de alguna manera me recordó un cuento de James Joyce donde se relata la tragicomedia que resulta la organización de una reunión entre miembros de un comité político), y cuando en la pantalla todo quedó como petrificado, supuse sólo alguna anomalía pasajera en el servidor. Nada que no se solucionara con el “reinicio” de la máquina.




Así, después de varios intentos infructuosos, decidí acudir con el técnico para que revisara la caja que contiene los aditamentos que hacen funcionar el aparatejo, sobre todo porque desde su interior se escuchaba un ruido como de martillos lejanos y constantes.

La posibilidad de que se hubiera perdido la información contenida en el disco duro estaba latente, según me lo anunció el experto. Había, sin embargo, que esperar el diagnóstico.

Una hora más tarde, la tragedia tomó la forma de una pesadilla: el disco duro de la computadora había sido devorado por una plaga de hormigas que anidó en el interior del mismo; toda la información contenida en él se había perdido. No había más remedio que instalar un aditamento nuevo.

Había perdido algunos archivos valiosos (entre ellos algunas fotografías familiares) y algunos documentos cuya recuperación implicaría una tarea tediosa. Por fortuna, los archivos importantes (de libros e investigaciones en proceso) estaban a salvo, debidamente respaldados.

Tengo tres días sin dormir. Cada vez que me acuesto, me parece que entre las sábanas me espera un encono de hormigas truculentas queriéndome arrancar en un mordisco los pocos sueños que me quedan. De hecho, mi insomnio revela que ya comenzaron a hacerlo.

diacervera@gmail.com





Por esto!, viernes 28 de agosto de 2009.

miércoles, 26 de agosto de 2009

Más preciso no puede ser



Por Jorge Cortés Ancona

“Yo no gano nada con el alza de los camiones. El que gana es el empresario, porque mi sueldo sigue igual que siempre”, fue la respuesta inmediata que me dio un chofer de autobús cuando le reclamé su tardanza en continuar su ruta.

“También yo soy usuario —me decía—. Para ir a buscar este autobús a la base tuve que tomar dos camiones y pagar mis seis pesos en cada viaje”, continuó, con lo cual nos da una pauta para entender muchas de las conductas camioneriles.

Según sus palabras, para ellos no hay ningún beneficio con el alza, lo resienten como usuarios y además reciben los reclamos de los pasajeros cuando les indican que la tarifa ha aumentado un peso.

Eran alrededor de las tres de la tarde del domingo y mi reclamo obedecía a que el chofer de la ruta Circuito Metropolitano se detuvo en uno de los paraderos que están frente a la Gran Plaza, conversó conchudamente con otros operadores ahí parados, cambió con total parsimonia un billete de 500 pesos por una gran cantidad de menudo, apagó el motor, bajó y subió reptando del autobús, volvió a bajar de la misma manera, cerró las puertas y se dirigió hacia la parte donde se ubica una tienda departamental.

Tardó su tiempo, regresó. Subió deslizándose bajo el sensor, se sentó de lado muy sonriente y ya iba a cambiar otro billete, sin encender todavía el motor, cuando me paré a reclamarle su falta de respeto hacia los usuarios ¡en el primer día del alza de camiones!

Uno puede entender que requiera satisfacer su humana necesidad fisiológica, pero que cuando menos le diga a la gente que se tardará unos minutos a fin de que aquellos que tengan prisa o se dirijan a un punto cercano decidan qué alternativa tomar.

Pero sobre todo, lo que me pareció aún más imperdonable fue un comentario que no puedo calificar de cínico pero sí de una sinceridad pasmosa: “Yo tengo un horario y tengo que salir a las 15:03 (dicho así literalmente). De nada sirve que por usuarios como usted yo salga antes porque de todos modos tengo que compensar el tiempo yendo muy despacio, arrastrándome. Así que no me importa lo que piensen los usuarios, yo sólo cumplo con lo que me manda el patrón y eso es lo que estoy haciendo”.

Más claro que el agua: los usuarios no son objeto de interés de los empresarios y, por extensión, ni de los choferes y despachadores. En esa falta de sentido humano sólo los números cuentan: horarios y dinero. Ni siquiera merecemos la dignidad de personas, puesto que para efecto de la terminología camionera somos “pasajes” no pasajeros ni usuarios ni ciudadanos. Nos ven como dinero y no como seres humanos.

Es necesario recordarles a todos que el servicio de autobuses urbanos es un servicio público concesionado, no un trabajo puramente lucrativo en el que la ética y el respeto a la dignidad humana brillen por su ausencia.

Si el primer día del alza ya se andan con estas verdades cargadas de indiferencia, qué nos espera en los futuros días.

2009-08-25

Herbe Pompeyo in memorian



Por Conrado Roche Reyes


Durante la era de la sicodelia, varios yucatecos que vivían en USA TUVIERON LA FORTUNA DE VER ACTUAR EN VIVO A BANDAS Y EXPONENTES LEGENDARIOS DEL ROCK. Los Rolling Stones, Led Zeppelín, Gratefull Dead, Cream, Pink Floyd, etc, etc. Quien pocos paisanos vieron en vivo pienso yo, fue a los BITLES-ESTA PINCHE COMPUTADORA SE NIEGA a escribir correctamente a los de Liverpool- ya que por entonces sólo actuaron en vivo en pocas ciudades de la Unión. Y los yucas que residían allí eran de la generación alcohólica que miraba en ellos.-como el ku klux klan. -. Fue posterior, cuando el rock absorbió a nuestros paisanos.

A Elvis PRESLEY, tampoco lo vieron muchos yucatecos en vivo. Yo conozco al menos a tres que lo hicieron. Mi hermana Nancy y su marido Juan Carlos, así como el gran impulsor, rocanrolero de toda la vida, el musicólogo, rocanrólogo mejor dicho, Herbé Pompeyo, quien fue el promotor de dichos fabulosos encuentros. Mis familiares lo vieron en San Antonio Texas. HERBE LO VIO, al Rey, innumerables veces, tanto en Las Vegas como en otras ciudades.

Pero, ¿quien fue HERBE Pompeyo? Mí recientemente fallecido amigo nació en Mérida Yucatán-en donde murió-, Santanero, estudió aquí sus primeras letras. Luego, se trasladó a Monterrey-La MECA- en aquellos años para cualquier joven yucateco que se preciara de ser alguien en el futuro. Desde los orígenes del rock, fue atrapado por la música del siglo, por los siglos jamás. Se trasladó muy joven a la ciudad de México, en donde comenzó su carrera dentro de la música. Por entonces, sólo había una o dos revistas dedicadas al gran ritmo. Herbé empezó a escribir en una afamada y de gran circulación revista de cine, una sección dedicada al rock y a la música-que por entonces era puro rock-, esta era “Cinelandia”.

Cuando el boom roquero explotó en el país, él, fue requerido por una disquera, por entonces de las más importantes del país. Polygram lo nombró su Director artístico. Pronto la compañía se fue posicionando en el gusto de los escuchas. Creó secciones jamás explotadas. Como la de música clásica, la nacionalista, la folklórica, la folkprotesta y sobre todo, su máxima invención. Fue el primero en dedicar al rock, en una época de terrible represión, la llamó “Rock Power”, en donde tuvimos a la mano sin tener que recurrir a amigos viajeros, lo mejor de la actualidad roquera.

Herbé jamás negó que su máxima afición como oyente fuese el soul. Fue Aretha Franklin, su ídolo mayor, seguida de James Brown. Sin embargo, su mayor logro como promotor, estamos hablando de hace 50 años, fue le creación de la serie “Rock en tu idioma”, algo impensable y muy peligroso para la época. Pero hablemos del ser humano.
Herbé (Jaime H. Herbé Pompeyo, como firmaba sus notas periodísticas), siempre le tendió la mano a quien se encontraba en apuros. Dio trabajo a mucha gente que si no fuese por él, no sé que sería de ellos ahora. Recuerdos juveniles se me agolpan en la mente y la garganta. Mis escapadas de casa eran cíclicas durante mi adolescencia.

En una de aquellas, cuando me dio por ser torero-siempre he estado medio loco-, no sé de qué manera mis hermanas y sus amigos se enteraron que en la novillada del domingo siguiente me iba a tirar de espontáneo- los yucatecos somos unas tumbas. En una megalópolis como el DF, se enteraron, y colocáronse cada quien en una de las puertas de la Plaza MEXICO. Fue Pompeyo quien me descubrió tratando de introducir una muleta con la que algo malo me hubiese pasado. A Dios gracias, porque en los corrales los miura eran de 200 kilos, y el día de la novillada crecieron como por arte de magia, para mi, a 500 kilos.

Me llevó junto con mis sisters-grandes aficionadas por entonces, hoy, hasta a mi se me está acabando la afición- a su casa, muy cerca del coso en la colonia Nápoles.

Allí me capotearon, y me…arroparon. Mi hermana, Yolanda Lara y su prima, trabajaban en diversas dependencias. Entonces el trato era que Herbé cocinaba-puchero, frijol con puerco, chocolomo ¡ay fo!, etc – para ellas. Yo me quedaba todo el día con su hermanita, que por entonces era una chavita, escuchando lo mejor de su colección y haciendo yoga para no botarme con su little sister que estaba muy bien desarrollada-hola Ivonne-. Mirábamos, en una fiesta por televisión por ejemplo el concurso para el Oscar de aquel año. Huaro a discre.

Para que los chavitos/as se den una idea de cómo era aquel tiempo, estaba muy de moda un grupo juvenil de plástico obviamente llamado “Los Osmond brothers”, que nos anunció Herbé a mi y al baterista “tse” Basteris-nos lo encontramos de casualidad en…. Sí, una discoteca, la más de onda “Hip 70”, y nos avisa que si queremos ver chiquitas buenérrimas, fuésemos a tal difusora porque los Osmonds iban a ¡hablar por teléfono!. Imagínate lector, a lo que vemos en la actualidad. Una llamada por teléfono y en inglés. Obviamente fuimos y salimos mareados por el vuelo de las chavitas en mini mini falda.

Volvamos A la faceta discográfica de Herbé. Dijimos que creó la serie Rock en tu idioma en donde por primera ocasión-después de los pioneros tan vilipendiados- se dio chance a los grupos de cantar sus rolas en el idioma de Cervantes. Fue un éxito que costó a nuestro personaje muchos disgustos. A él le deben, hasta el día de hoy, toodos, pero lo que se llama todos los grupos tan nacionalistas, el que se pueda cantar en español la mamada que se le pegue en gana a cada quien.

Vino entonces la debacle sin carnaval ni comparsa. Los presidentes de México exclamaban llorando que defenderían el peso como perros, que aprendamos a administrar la riqueza. Toda la serie de mamadas llenas de estulticia que en resumidas cuentas era, devaluación grave. Crisis. Deuda impagable, etc, etc, etc. Esto le dio en la madre a todo, entre ello, a la disquera de Herbé, que sinceramente no sé a qué se dedico todos estos años de pesadumbre y corrupción. La última vez que lo vi estaba de jurado en un concurso mamón de canto televisivo llamado “La academia”.

Sé que se regresó a Mérida, en donde intentó ponerse en contacto con un servidor para un proyecto radiofónico. Pero Herbé ya venía herido. Padeciendo la peor enfermedad que puede atacar a un ser humano. Depresión mayor. No la depre o el stress que hablan las páginas de sociales. Hablo del infierno en la tierra. Tengo entendido que mi amigo, se dejó arrastrar por la terrible enfermedad y falleció. Porque amigo lector.¿sabes?. La depresión mata.

Vayan estas líneas como un homenaje a alguien que entregó hasta su último aliento a la música, especialmente el rock, y dentro de éste, el soul. Herbé Pompeyo.

2009-08-25

martes, 25 de agosto de 2009

El alza y la nada

Por Jorge Cortés Ancona

El tema del transporte público en Yucatán es altamente problemático. Se trata de uno de los aspectos en que ha sido más difícil obtener mejoras y, en cambio, generan más disgustos para los gobiernos y la población, en la cual queda una sensación de no ser tomada en cuenta.

Y es que, si bien existen serias razones económicas para entender el alza a los pasajes no se sabe de ningún compromiso de reciprocidad a cargo de los empresarios, que desde hace muchos años nada han demostrado de voluntad por mejorar realmente el servicio.


Autobuses en pésimas condiciones siguen transitando llenos de gente, conducidos por malhumorados choferes que irracionalmente detestan a los estudiantes y a los ancianos. Dan paradas cuando les da la gana, manejan a velocidades inmoderadas sin considerar a la gente que va de pie en el interior y que se mantiene en equilibrio con dificultad, provocan carreras entre ellos (los de Minis 2000 encabezan esta manía desde hace años y no parecen tener ganas de cambiar sus modos de conducir), atropellan gente por su torpe manera de conducir las unidades.

Además, los autobuses contaminan brutalmente el medio ambiente y son un ejemplo de lo antiecológico desde sus propios interiores, al ser generadores ambulantes de basura callejera que la nula sensibilidad de los propios choferes permite, además de las peligrosas e incómodas condiciones de los asientos y asideros.

Con el Gobierno actual, nuestra sociedad yucateca ha tenido una mejoría notable en todos los aspectos. El desarrollo social y el justo trato humano han tenido un evidente ascenso. Sin embargo, aun cuando se trata de uno de los aspectos medulares de la vida económica y social de una ciudad, el transporte urbano sigue sin evolucionar. No es culpa de nuestras autoridades estatales sino un problema añejo que ha ido creciendo en complejidad con soluciones fallidas o escasamente aplicadas.

Los empresarios camioneros están como siempre: muertos de la risa, apostándole a la resignación de los usuarios y al pronto olvido. Habrá que estar recordando siempre la ausencia de responsabilidad social de esos empresarios, que sólo hablan de sus ganancias sin querer entender cuál es la función que cumplen. ¿Se han preocupado por capacitar en materia de sensibilidad humana a los choferes? ¿Han tratado de mejorar esos aspectos de dignidad social relacionados con la limpieza, la falta de ruido, el aminoramiento de la contaminación y el respeto a los demás conductores y a los peatones?

La importancia de este fundamental servicio que es el del transporte urbano está más allá de que en lo personal hagamos uso o no del mismo. Nadie es ajeno a lo que ocurre en este mal llevado servicio público que sólo provoca sinsabores a las administraciones públicas, como ocurrió con el Ayuntamiento de Mérida que no pudo con el problema y tuvo que tirar la papa caliente al Gobierno Estatal.




Por lo pronto, en la experiencia de los hechos en mi calidad de usuario cotidiano, es preocupante que no respeten a quienes gozan y gozarán del descuento. Para ellos hay un beneficio económico bienintencionado pero a costa de no poder gozar del servicio como cualquier ciudadano que vaya a pagar los $ 6.00. Seguimos viendo el maltrato a los estudiantes y a las personas de la tercera edad, a pesar de que cada vez son más en número y, por consiguiente, han aumentado en cuanto a su condición de usuarios: al no haber subsidio y tener derecho a pagar menos, les negarán la parada en los trayectos.

Estos problemas podrían ser mayores en unos cuantos años. Así que es indispensable resolverlos desde ahora con la participación de diferentes sectores de la sociedad, sobre todo de nosotros los usuarios.



Por esto!, lunes 24 de agosto de 2009.

lunes, 24 de agosto de 2009

Primer Coloquio Regional para Estudiantes de Maestría en Literatura Contemporánea de América Latina

La Universidad Autónoma de Querétaro

A través de la Maestría en Literatura Contemporánea de México y América Latina y el área de Extensión Cultural



CONVOCAN

Al Primer Coloquio Regional para Estudiantes de Maestría en Literatura Contemporánea de América Latina


“Perspectivas literarias y teóricas del siglo XXI en Literatura Americana”


El cual se llevará a cabo los días 11 y 12 de febrero de 2010 en Santiago de Querétaro, Querétaro.


OBJETIVO: Consolidar una discusión interinstitucional mediante la puesta en escena de ponencias que circunden en torno a perspectivas literarias y teóricas del siglo XXI en Literatura Americana.

PERFIL DE LOS PONENTES: estudiantes y egresados de maestrías en Literatura Mexicana y/o Latinoamericana


TEMÁTICA:

1. Perspectivas críticas de la Literatura América del siglo XXI

2. Generación Medio Siglo: análisis, crítica literaria y propuestas teóricas

3. Novísimos: análisis, crítica literaria y propuestas teóricas

4. Intertextualidades: ensayo, historia, cine, filosofía, artes plásticas, música

Se recibirán trabajos creados expresamente para el congreso o trabajos inéditos realizados para otros fines.

Deberán enviarse dentro del margen de las fechas que se estipulen.

Las ponencias deberán estar escritas en español, presentar estructura y metodología básica y tener las siguientes características:

a) extensión de 7 a 9 cuartillas (sin contar bibliografía);

b) formato de doble espacio;

c) tipografía Arial Narrow;

d) tamaño de letra 12 puntos.


La lectura de la ponencia no deberá rebasar los 15 minutos y deberá ser leída por su autor/a.


Deberá enviarse el abstract o resumen a la dirección: exculfll@uaq.mx , con copia a dorizaga@yahoo.comx y umbral31@hotmail.com con el asunto PONENCIA. El dictamen del comité organizador se enviará 7 días después de su recepción. En el cuerpo del mensaje se deberá incluir:


a) título de la ponencia;

b) resumen de no más de 300 palabras

c) nombre completo del autor;

d) institución a la que pertenece;

e) así como posibles requerimientos para la exposición (proyector, cañón, etcétera).



El costo de la inscripción será de: $ 350 (si el pago se hace antes del 31 de diciembre) y $ 450 (después de esa fecha) para los ponentes. Será gratuito para los asistentes.


La presente convocatoria queda abierta desde la fecha de su publicación hasta el 24 de septiembre de 2009.


Los casos no previstos en esta convocatoria serán resueltos por el comité organizador.



COMITÉ ORGANIZADOR



Lic. Enrique Brito Miranda


Coordinador de la Maestría en Literatura Contemporánea de México y América Latina


Mtra. Yolanda Sánchez

Mtro. Daniel Orizaga Doguim

Responsables del área de Extensión Cultural


Lic. Martha Nictze-Há Frías Lara

Lic. Daniela López Cabrera

Representantes de la Mtría. Lit.

Mtro. Daniel Orizaga Doguim
Docente/Área de Extensión Cultural
Facultad de Lenguas y Letras
Universidad Autónoma de Querétaro
Cerro de las Campanas s/n 76010 Querétaro, Qro. México

BLOG: http://extensionculturalflluaq.blogspot.com/

domingo, 23 de agosto de 2009

Acertado relevo


Hablo con la mayor sinceridad del mundo.


Por Conrado Roche Reyes


La esperanza que deposité en el nuevo gobierno fue quizás desmesurada. En general, ha habido más aciertos que errores.

No voy a negar que sufriera una decepción al ser publicados en el Diario Oficial los decretos que los legisladores y legisladoras mandaron al Ejecutivo en lo referente a la familia y el aborto. Ya en frío, aunque no comulgo con tales leyes, me he dado cuenta que la estrategia seguida por quienes se oponían al mismo fue totalmente errónea. Por principio, excluyeron a quienes no fuesen expertos en el tema durante sus plantones. Error. Miré en los mismos, a los de siempre protestantes profesionales con rostros más que sonrientes. Cinco gatos. Y lo peor, en lugar de ser los manifestantes los agresores, ellos iniciaron la provocación con mantas muy, digamos, no en contexto. Quién sabe qué presiones haya tenido que soportar la gobernadora, y más con este tipo de protestas mal planeadas, fue la puntilla. Consumatum est. De nada valdrán ya mítines —me extraña que en una manifestación de gente encabronada, todos salgan en la foto con la sonrisa de oreja a oreja. Chamba es, en Yucatán, para ciertos personajes el oponerse a todo, pero…hasta cierta raya invisible que sólo ellos creen mirar, y que sin embargo todos miramos.

El otro lado de la Luna, es el muy acertado nombramiento del doctor —¿te puedo llamar doctor aunque no des consultas?— Joaquín Tamayo, como nuevo director del canal trece local. Un joven profesionista -Tamayo- que desde su adolescencia ha estado ligado a los medios masivos de comunicación. Fue considerado, en su temprana juventud, como una de nuestras más prometedoras plumas. Muy buen escritor que se dedicó al periodismo abriendo brecha a temas antes jamás abordados en dicho rotativo. Docente en una institución universitaria, en el área siempre de la comunicación que es su alma y su pasión. Con él al frente del canal del Estado, pronto, más pronto de lo que se imaginan, se notará la diferencia porque, francamente, era vox populi que dicha televisora era un bastión de la derecha reaccionaria. Con programación francamente chabacana.

Estamos ciertos que el Sr. Tamayo se topará con miles de obstáculos para mantener tal status quo, pero siendo como lo conozco —hombre de carácter y amante de la cultura— logrará salir avante. Sabemos que es un monstruo enquistado, anquisolado, al que se va a enfrentar, pero estén ciertos, amigos lectores, que las cosas cambiarán pian pianito. Diversión, cultura, entretenimiento, etc.

El equipo es apuntalado muy bien -lo que faltó a los Leones-. Gente preparada y que lleva a cabo los planes y proyectos, así como la administración gubernamental a buen puerto.



Por esto!, sábado 22 de agosto de 2009.

sábado, 22 de agosto de 2009

Los más antiguos y venerables

Por Conrado Roche Reyes

Nunca debemos olvidar a quienes se ganan el pan con su trabajo. Ellos son quienes, los únicos, que podrían lograr el cambio. El verdadero cambio. De abajo hacia arriba. Sé que no viviré para mirarlo. Tenemos ejemplos de ello a lo largo de la historia.

Hablemos de un gran revolucionario. Aquel que nunca asistió a las escuelas. Pero maestros no le faltan. Conoce tres más grandes que los maestros: el trabajo, la naturaleza y el libro.



Es menester no olvidar que El fue obrero e hijo adoptivo de un obrero. No se debe ocultar que nació pobre, entre gente que trabajaba con sus propias manos, que ganaban su pan con el trabajo de las manos, y que él ganó el pan cotidiano, antes de emprender su labor de cambio, con el trabajo de sus manos. Aquellas manos que bendijeron a los sencillos, aquellas manos que fueron agujereadas por los clavos en el madero eran manos bañadas por el sudor del trabajo, manos que sintieron el dolor del trabajo, manos que se encallecieron con el trabajo, manos que habían manejado los útiles de trabajo, que habían inflado clavos en la madera dura, manos del oficio.

Fue obrero de la materia antes de ser obrero del espíritu; fue pobre antes de llamar a los pobres a su mesa. No nació entre gente adinerada en casa de lujo, con lecho cubierto de lana y púrpura. Descendiente de Reyes, habita en el taller de un carpintero; hijo de Dios, ha nacido en un establo. No pertenece a la casta de los grandes, a la aristocracia de los guerreros, a la hermandad de los ricos, al sanedrín de los sacerdotes. Nace en la última casa del pueblo, la que no tiene por debajo más que a los vagabundos, los criminales, las pecadoras.

Cuando ya no sea obrero manual, sino espiritual, descenderá todavía más ante los ojos de las personas respetables y buscara amigos entre aquella desventurada chusma, que está aún por debajo de la plebe. Representa en la jerarquía de las castas que divide eternamente a los hombres, un pobre trabajador y nada más.

Su oficio es uno de los cuatro más antiguos y venerables. Entre las artes manuales, la del labrador, el albañil, el herrero y el carpintero son las más compenetradas en la vida e historia del hombre.

El militar guerrero degenera en bandido, el marinero en un pirata corrupto, el comerciante en usurero. Pero los cuatro primeros no traicionan, casi no pueden traicionar ni corromperse. Manejan las materias más familiares y han de transformarlas, a los ojos de todos, para el servicio de todos, en obras visibles, sólidas, concretas, verdaderas.

El labrador saca el pan que come el rico y el criminal en la cárcel; el albañil levanta la casa del pobre, la casa del poderoso, los templos; el herrero templa y manipula el hierro para dar al guerrero su espada, la hoz al labrador, el martillo al carpintero; el carpintero sierra y calva la madera para construir la puerta que protege la casa contra los ladrones, para fabricar la cama donde dormirán corruptos e inocentes.

Estas cosas simples, ordinarias, comunes, usuales, tan usuales, que ya no se ven, que pasan inadvertidas hoy ante nuestros ojos, hacen maravillas, son las más sencillas creaciones del hombre, pero maravillosas y más necesarias que todas las inventadas después.

Este carpintero singular vivió en su juventud en medio de todas estas cosas, y las fabricó con sus manos, y por medio de estas cosas hechas por él, entró en contacto con la vida diaria de los hombres, con la vida íntima y sagrada de los hombres: la de la casa.

Fabricó la mesa a la cual es tan placentero sentarse con los amigos, aunque haya entre ellos un traidor; el lecho, donde el hombre respira la primera y la ultima vez.

El baúl, en que la esposa pobre y campesina guarda sus humildes trapos, el asiento en que los viejos, por la noche se ponen a hablar de la juventud que no ha de volver.

El oficio le enseñó que vivir significa transformar las cosas muertas e inútiles en cosas vivas y útiles; que la materia más vil, trabajada y reformada, puede llegar a ser preciosa amiga, auxilio de los hombres; que para salvar, en suma, es necesario cambiar.


Por esto!, viernes, 21 de agosto de 2009.

Periodismo e Internet

Por Manuel J. Tejada Loría

Las nuevas tecnologías han posibilitado la aparición de un periodismo informal que sigue proliferando día con día y que, incluso, ha encontrado cabida en programas informativos de televisión o radio. Decíamos en anterior entrega que el avance tecnológico ha logrado poner en manos del ciudadano común herramientas como cámaras de video o fotográficas (incorporadas al celular), que prácticamente le dan la oportunidad de captar los sucesos de manera oportuna.



Del mismo modo, Internet se ha convertido en el espacio ideal para que millones de cibernautas, a través de páginas gratuitas como los blogs, esbocen diariamente sus ideas sobre temas específicos del acontecer mundial. Es decir, se han convertido en editorialistas emergentes de nuestra actualidad, lo que quiere decir que, después de todo, Internet presenta un sinfín de oportunidades, muchas de ellas, idóneas para el desarrollo de la sociedad.

Siempre por Internet, existen varios programas dedicados a enlazar a las personas a través de redes como el Facebook o el Twitter. Si bien fueron creadas para entablar amistades o relaciones de otro tipo a través del ciberespacio, estas plataformas han sido reutilizadas y prácticamente se han convertido, en algunos casos, en agencias de noticias.

Me refiero a que muchos de los usuarios del Facebook o el Twitter comparten noticias a través de estos programas, de tal manera que todos sus conocidos pueden acceder a alguna determinada noticia, leerla, comentarla, y así hilvanar una discusión. Es como si un editorialista tuviera la oportunidad de discutir lo que comenta con sus lectores. Esto, en la prensa tradicional, es imposible.

Las dimensiones de lo que hablo pueden verse en los sucesos ocurridos en el golpe de estado en Honduras. La mayor parte de la información se difundió a través del Twitter, y personalmente recuerdo que ese domingo 28 de junio me enteré precisamente a través de Internet y no en la televisión.

La velocidad de difusión que representa el Internet así como el uso de otros artefactos tecnológicos (no olvidemos que ahora también existen conexiones a Internet a través del celular) ha puesto en jaque a múltiples empresas que se dedican a la difusión de noticias. Incluso algunos apocalípticos se han atrevido a afirmar, que esto no representa otra cosa que la muerte del periodismo tradicional, impactando principalmente en los periódicos impresos.

De hecho, actualmente no hay ningún periódico importante que no cuente con una página por Internet. Incluso se han visto en la necesidad de integrarse a estas nuevas tecnologías que comenté como el Facebook y el Twitter. Los periódicos ya difunden su información a través de estas aplicaciones de Internet, y cientos de usuarios se inscriben diariamente para recibir las noticias, ya sea al correo electrónico o al celular.

Desde luego que esto representa un fuerte golpe a la prensa escrita pues los lectores contemporáneos están prefiriendo leer las noticias a través de una pantalla (ya sea de computadora o celular) dejando atrás el papel; más adelante estoy seguro, también impactará sobre la televisión y la radio. No olvidemos que Internet permite transmitir tanto señal de audio como de video.

Algunas publicaciones ya han comenzado a buscar maneras alternas. Por ejemplo, una revista de Estados Unidos ofrecerá para sus suscriptores una edición especial al incluir dentro de las páginas una pantalla en LCD que estará transmitiendo publicidad con sonido.

El problema puede analizarse desde sus múltiples aristas. Por un lado las nuevas tecnologías han democratizado los medios de comunicación (dentro de lo que cabe) y desde luego, han dado paso a que los mismos ciudadanos se decidan a documentar su realidad, como ocurrió en Honduras. No obstante, ¿hasta dónde esta misma libertad no representa un riesgo contra los mismos ciudadanos al ser tomados estos espacios por personas con intenciones contrarias?

Y por supuesto, uno no deja de pensar en qué sucederá con los periódicos, sobre todo cuando crecimos con estas hojas de papel llenas de noticias. Uno transita, entonces, un poco entre la nostalgia y adaptarse a los cambios. Pero habrá que seguir reflexionando al respecto; buscar, sobre todo alternativas y soluciones.


Por esto!, viernes 21 de agosto de 2009.


jueves, 20 de agosto de 2009

Felicitación a Joaquín Tamayo

El Elegido

Por Manuel J. Tejada Loría

¿Tocado por Dios?, no. ¿Síndrome de intelectualismo fantoche?, quizá. Lo que es seguro es que César Nava va por un PAN más grande que la dirigencia de su partido. Eso explica la oposición de algunos peces gordos de la militancia panista: sabían, en el fondo, que su designación, irremediablemente lo acercaba a Los Pinos.




Miramos los signos inequívocos de lo que se trama. Luego del paso que representó llegar a la dirigencia blanquiazul, Nava se presentó el martes pasado ante la opinión pública como articulista de un periódico. Su primer texto publicado fue sobre el petróleo, aprovechando la visita de Estado que Calderón hizo a Brasil.

Luego, cual si fuera corresponsal espurio, publica este primer artículo de halagos, porras y agradecimientos. Promete que –como si hiciera falta– quincenalmente hablará del acontecer nacional. ¿Extraño? No. ¿Sospechoso? Menos. Es el lógico proceder de quien ha sido perfilado para ocupar la silla presidencial.

Tantas son las lecturas del Nava articulista. En su primera entrega presenta datos duros sobre los índices de producción del crudo. Compara: Petrobrás, en 2008, produjo 2.4 millones de barriles; México por su parte, 2.8. La diferencia es que mientras Brasil espera una notable alza en su producción (esperan alcanzar 3 millones de barriles el próximo año), en 2009 México cerrará con un aproximado de 2.5.

Nava expone números de intimidación, como en su momento Acción Nacional a través de spots televisivos, cápsulas radiofónicas y anuncios en la prensa. Señala a un PEMEX decadente y necesitado, al que hacen falta recursos y una mejor infraestructura para continuar con una producción favorecedora.

Más comparaciones: mientras México piensa en una refinería, en el transcurso de la siguiente década Petrobrás proyecta construir cinco. Remata preguntándose cómo logró Brasil tan importante avance. Su respuesta no pudo ser otra: habla de un marco legal flexible, de contratos de asociación y de producción compartida de empresas.

Las intenciones son obvias. Se trae de vuelta la discusión sobre la viabilidad de privatizar Petróleos Mexicanos. Llama la atención de dónde viene esta señal. Nava, sin duda, busca posiciones como buen alfil. Para nosotros, es tarea fundamental reflexionar los temas que se abordarán en las próximas quincenas pues se están dando claves sobre lo que viene, sobre lo que se fragua.




Resalta una cosa más en el texto: su reiterativo exhorto a “mirar al sur” de nuestro continente, de hecho así titula su artículo. Mirar al sur, ahí ‘donde habíamos dejado de ver’, dice. Pero ¿a qué parte del Sur se referirá César Nava?

Mientras tanto, las funciones del elegido son disímiles. No se sabe, a ciencia cierta, si es dirigente del PAN o vocero de la presidencia (si es que no son la misma cosa). Ellos dicen que no. Pero el tiempo se encargará de mostrarlo.


Por esto!, miércoles, 19 de agosto de 2009.

miércoles, 19 de agosto de 2009

La mano que sigue al intelecto

Gotero de letras


Por Carlos E. Bojórquez Urzaiz

Los párrafos escritos por José Martí, en 1880, sobre la edificación del monumento al poeta nacional ruso, Alexander Pushkin, y el Congreso Literario de Moscú realizado para honrar su figura, abrieron una discusión respecto a la correspondencia que debe existir entre el pensamiento literario, sus altas expresiones creativas y las actitudes políticas y hasta personales de los autores, cuya unidad en la obra actuación del Apóstol cubano, le otorgaron plena autoridad para expresar las críticas que formuló. “La mano debe seguir la inspiración del intelecto” exigió Martí en sus glosas publicadas en The Sun, de Nueva York, que a modo de pauta condujeron sus valoraciones del poeta ruso nacido 1799 en el seno de una familia aristocrática, pero quien por afinidad de ideas, en su juventud entabló amistad con otros intelectuales liberales, adhiriéndose al grupo Lámpara Verde, en el cual reprobaron la actuación del zarismo que encabezaba Alexander Primero, y donde proclamaron esperanzas en las reformas políticas y sociales de su país durante la revolución de 1825.

De estas actividades que forzaron el exilio de Pushkin en Ucrania y Crimea, donde refrendó su posición, Martí escribió:

“El poeta fue desterrado, pero al nutrirse con el amargo pan del exilio, su sarcasmo resultó más fuerte…Los monárquicos no quería que él les infiltrara vida nueva a las masas muertas…Hermosos son los cantos de los poetas que sufren. Hacerlos sufrir es hacerlos cantar más dulcemente. Fue en el exilio donde Pushkin escribió su El prisionero de Cáucaso. Su Fuentes de Bajchisarai y su Freies Brigands. También escribió una soberbia y preciosa tragedia Boris Godunov…”.

Pero si bien el cubano llegó a estimar que sin Pushkin quizás no habría florecido la tradición de escritores que incluía a Tolstoi, Dostoievski y Chejov, ni el alma rusa se habría manifestado de manera tan completa, uno se pregunta: ¿por qué juzgó la obra de este poeta fundacional desde la perspectiva de su actuación política y personal? ¿Qué determinó ese examen implacable en el que unificaba creación, actitudes y militancia? Indudablemente en el divorcio de estas esferas, abiertamente fundidas en su propio ideario y en su praxis, Martí hallaba aspectos culturales que perturban la delicadeza del poema y que él incluía en su crítica literaria. Así lo manifestaba cuando anotó:

“El pueblo conocía a Puschkin de memoria, pero deseaba castigar su falta de carácter. Fue un castigo sin piedad. Al convertirse en historiógrafo del zar ya dejó de ser amigo abierto del pueblo. Había besado el látigo que trató de quebrar. Los rusos insisten en que las acciones del genio deben corresponder a las promesas de sus cantos”.

Y es que sobre el ruso, José Martí llegó a considerar que como poeta era superior a Byron, pero como hombre no, ya que si bien el inglés “…veía la injusticia, y la azotaba. Puschkin alzó la voz contra ella, y luego se convirtió en su chambelán e historiador”. Esto ocurrió justo cuando Nicolás accedió al trono de Rusia y absolvió al gran Pushkin. Entonces “…se paseó con él, y pagó sus deudas, pero al mitigar su pena –concluyó el Apóstol— rompió su lira. Su amistad envileció al poeta”.

La severidad de la crítica martiana que valoró la necesaria correspondencia que debe existir entre el pensamiento literario y la práctica política, fue anunciada con más claridad y sin metáfora alguna cuando escribió en la Revista Venezolana del 1 de julio de 1881: “Hacer es la mejor forma de decir”, idea cenital de José Martí que mantiene sorprendente actualidad.



Por esto!, martes 18 de agosto de 2009.
Por Jorge Cortés Ancona

¡Cuántas cosas disímbolas se ofrecen en las ventas callejeras! Entre lo legal y lo pirata, se cuelan ciertas aspiraciones de venta que, por lo general, terminan siendo absurdas, curiosas o penosas.



Alguna vez, cuando era estudiante y estaba sentado en un parque con una chica, se nos acercó un hombre cargando lo que parecía ser una pesada mochila. Con mucha cortesía nos preguntó si nos interesaba leer. A nuestra respuesta afirmativa sacó un par de libros, de portada rústica sin ninguna ilustración, y me explicó que con todo el dolor del mundo se veía en la necesidad de venderlos por razón de haberse quedado sin dinero por gastos de salud.

El precio que pedía no era barato que se diga. “¿Y de qué tratan estos libros?”, le pregunté. “Son poemas y una novela, del famoso autor Fulano de Tal. Son magníficos, se los recomiendo”. Eran ediciones de autor, no parecían estar muy bien escritos y en mi vida había oído mencionar a tal escritor. Por un movimiento que le hizo a la mochila me percaté de que tenía otros libros idénticos a esos dos. Seguramente él mismo había escrito los dos libros y para ganarle algo a sus numerosos ejemplares, los andaba ofreciendo a la venta con esa historia de enfermedades.

Es muy frecuente el relato de la “venta hecha a mi pesar”, por la cual alguien se deshace de un objeto valioso o muy preciado a un precio que pretende pasar como una bicoca. Si al que de buena fe lo compra le va bien, quedará más o menos al parejo con lo que compró, pero lo más común es que haya pagado muchísimo más del valor real del objeto. No faltan ambiciosos que se van con la finta de una buena compra y terminan jalándose los pelos por la burla.

A veces, los pretextos para esas ventas de ocasión única son de los más peregrinos, como unos traileros que hace unos quince años andaban ofreciendo vajillas de vidrio supuestamente a la mitad de su valor, bajo pretexto de que si no las vendían entonces “Hacienda las iba a destruir”. “¿Y cómo está eso?”, les preguntábamos. “Sí”, decían. “Los inspectores las pasan por una máquina trituradora”. No pudimos sacar más que esa información repetida una y otra vez, pero alguien mejor enterado nos comentó que el precio al que vendían las vajillas no era tal rebaja, sino su precio real en cualquier supermercado o tienda departamental, lo que pudimos constatar en su momento.

Cuántos hay que venden productos en mal estado, arriesgándose a sobrevivir un día a costa de sus futuras ventas. Un caso irritante fue el de un pastelero que les vendió a unos oficinistas dos docenas de pasteles a precio especial y resultó que el relleno de queso estaba podrido. Nunca más pudo convencerlos de le volvieran a comprar.

También cuántos venden productos que ya nadie quiere comer porque los paladares han cambiado o porque hay otras maneras de prepararlos quizá más higiénicamente confiables. Hay quienes quieren vender lo que no es vendible, como aquel niño discapacitado que una mañana voceaba en Tizimín y al que estuvimos a punto de comprarle uno de sus periódicos viejos. ¿Qué infame lo habrá puesto en riesgo, con tal de ganar unos centavos a ver si alguien caía en el engaño?

Poco a poco, veremos aumentar de nuevo a quienes pregonan sus variopintas ofertas por las calles.


Por esto!, martes 18 de agosto de 2009.

De vecinos y amigos

Por Conrado Roche

En las grandes ciudades, el concepto de vecino se perdió hace ya muchos años. En una ciudad enorme, en la cual habitan en el mismo edificio numerosas personas que se ven todos los días nadie conoce a nadie, ni siquiera son de uso moderno las más elementales reglas de educación. Vamos, ni el saludo, ya no digamos un buenos días. Cada quien jala por su lado en un alarmante desinterés hacia sus semejantes, claro signo de descomposición social en el microcosmos actual.



No sé qué será peor, eso, o el vecino de una ciudad como Merida. Hablo de barrios, rumbos donde todavía es posible vivir, ya que quienes viven en lugares suburbanos, colonias, fraccionamientos y demás, están a punto de entrar a lo dicho en el primer párrafo. Se saludan casi a la fuerza cuando no les queda de otra, pero no saben absolutamente nada de sus vecinos. Todos encerrados en sus casas o departamentos, con los niños —si son casados— pegados a la tele todo el santo día.

Pregunto qué será más viable para la convivencia, ya que en los barrios aún existe el conocimiento, aquí si exagerado, de la vida y milagros de cada quien. Las señoras están más pendientes de la hora y estado en que llegó el vecino que del cuidado de su propia casa. Les encanta fisgonear en la vida ajena.

El más leve indicio de algo ligeramente fuera de lo rutinario, es motivo de que los postigos se entreabran tratando de averiguar el motivo. Si alguien ofrece una fiestecita, al día siguiente el rumor de que en casa de fulano/a se celebró una bacanal digna de Tiberio. Si el habitante es varón y escuchan voces o voz de mujer, ya está escrito que metió a su casa a mujeres de la vida galante. Arman toda clase de ruidos, como casuales para sacar de onda a quienes disfrutan en ese momento de los efluvios de Eros. Toses, aporreadas de puerta, silbidos y los y las más chivas lanzan el yucatequisimo ¡Shoo¡Y si la dama es de las muy expresivas fónicamente, levantarán el grito al cielo o, en casos excepcionales, llamarán a la chota. Los solitarios se ven obligados a mirar sus películas porno sin volumen, lo que le quita la mitad del agasajo al film, ya que son también, quizás, los más acosados por algún vecino “pedo” y envidioso.

Las tiendas de la esquina, que son templos del chisme y la calumnia —casi a la altura de cualquier oficina— son sacudidas por las chillonas voces de la envidia. Si sale, porque sale. Si no sale, ¿ya te fijaste en el vecino de tal casa, casi nunca sale, ¿no será que está metido en algo chueco?

Y los amigos. Existen tan pocos verdaderos. Platicaré de un caso muy ilustrativo, bueno, dos. Sucede que dos personas que se conocían de años, y llevaban una buena amistad, se distanciaron para siempre por el siguiente y surrelista hecho. Un día, sin mediar motivo alguno, el buenaonda escribió un libelo en donde ponía a su amigo como camote. Palabras lacerantes, perversas utilizó para referirse a su amigo de adolescencia. Sacó copias, cientos de ellas, y pagó a un par de mamarrachos para que las repartieran a los transeúntes en céntrica calle. Los transeúntes, a quienes importaba un carajo, ni sabían a quién se refería, hicieron lo que todos hacemos cuando nos dan un volante en la calle, esto es, lo hicieron Duch y lo tiraron al suelo. El aludido, ni por enterado. Pero no quedó conforme el buena onda y lo acusó de robo de copas de................... lladro checoslovaco. Entonces sí, el otro se defendió a su manera. Buenaonda quedo tan dolido que le pago a conocido madreador una lanota para que golpease y amenace a su anonadado enemigo. Resulta que el checa era su amigo y no efectuó su trabajo -ojalá lo hubiera hecho- diciéndole que por favor cuente que le dio una buena golpiza. Hasta hoy, el agredido no conoce los motivos de esos ataques de histeria y mal de San Vito, que de cuando en cuando continúan vía compra de amigos para aislarlo, cartas que el enviado no entregó por la bajeza de la misma.

Y otro caso. Un fulano, siempre que veía a otro sujeto, lo abrazaba y le decía que era su admirador, que era a toda madre, eres mi cuate. Un día se mamó, vio a su héroe y se le fue encima —era karateca— al grito de ¡”Siempre te he traído ganas, me caes de la puta madre!”. Hoy, enfermo de algo grave, deambula su antes plantada figura, de 30 kilos, por el centro. ¿Así somos los paisanos? ¿O será que en todo el mundo existe esto?


Por esto!, martes 18 de agosto de 2009.

Atropellar la vida y la familia

Por José Díaz Cervera

Huatusco es una población serrana en la zona de Zongolica, en Veracruz. Sus calles angostas son una delicia para el visitante, que encuentra en el aire fresco (aromado por el café tostado) y el paisaje dos motivos para el regocijo.

En Huatusco, uno de los defensores de la vida y la familia, el Obispo de Córdoba, mató a Reynalda Colorado Velázquez, vendedora de verduras, quien, a sus 75 años, buscaba todos los días el sustento que le permitiera sostener a cuatro nietos y una hija enferma.

Lo que pudiera verse simplemente como un percance desafortunado, tiene otras aristas de análisis que no pueden soslayarse.




Así, cuando el obispo Eduardo Patiño Leal transitaba a velocidad inmoderada —por decir lo menos—, por calles céntricas de la población citada (y a una hora —10:30 de la mañana— de alto flujo peatonal), perdió el control de su humilde y evangélica camioneta “Pathfinder” (un voto de pobreza de $260,000.00), y arrolló a seis personas entre las que se contaban dos niños y, como resultado final, cinco lesionados y la muerte de Reynalda.

El accidente referido debe contextualizarse de una manera puntual en el ámbito de las regresiones históricas que, como reivindicaciones de la ultraderecha, van socavando frontalmente los valores del Estado laico que, en México, se construyó con la muerte y la sangre de muchos hombres que vieron con claridad la importancia de separar la religión del Estado de Derecho, sobre todo para defender el principio básico de la igualdad jurídica entre todos los habitantes de una nación.

De esta manera, en el último cuarto del siglo XIX quedó abolido el fuero religioso y, por tanto, cualquier autoridad eclesiástica debe, desde entonces, someterse a la legislación civil. Esto, sin embargo, parece letra muerta en el caso de los curas pederastas, y el asunto se confirma con el asesinato culposo (¿o imprudencial?) de Reynalda Colorado, por parte del obispo Patiño, quien, pretextando haberse desmayado mientras conducía su vehículo, salió libre algunas horas después del percance fatal, luego de pagar una fianza de noventa mil pesos.

Más allá de lo inverosímil del asunto (nadie se desmaya hundiendo el pie en el acelerador hasta alcanzar la velocidad suficiente para tirar un poste y matar a una persona), la lección de moral es muy clara.

Francamente, no conozco peor argumento para defender la vida y la familia. ¿Cuánto de esos noventa mil pesos costó el poste derribado? ¿Cuánto la vida de doña Reynalda? ¿Por qué se ha emprendido una defensa tan oficiosa del clérigo? ¡Vaya con el derecho a la vida que todos debemos respetar cuando nos ponemos frente al volante de un vehículo! ¡Vaya con la defensa de los valores familiares! ¡Vaya con la doble moral!

Por un lado pedimos cárcel y criminalizamos a aquellas mujeres que, en el ejercicio de su libertad de decisión, interrumpen un proceso de concepción, y por otro pagamos con pesos y centavos una vida en acto.

Lo más lamentable del caso es que, en la defensa del homicida, la culpa se ha cargado hacia la víctima dado que ésta se dedicaba al ejercicio cuasi ilegal de la venta callejera de frutas y verduras. Esto, para algunos, hace de Reynalda, más que la víctima de una imprudencia, la causante de un accidente fatal.

Con todo, el análisis puede llevarse a un terreno más amplio, pues el desprecio por las leyes seculares y la búsqueda constante por parte de los sectores más conservadores del clero de que éstas se constituyan y apliquen con criterios religiosos, es una de las agresiones más graves a la tolerancia que, por lo demás, se erige como el gran valor de nuestros tiempos. La justicia de los hombres puesta frente a la justicia divina siempre será percibida como imperfecta y hasta inútil; el problema es que la justicia de Dios probablemente no esté al alcance de nuestro entendimiento ni de nuestra manera de vivir, sobre todo mientras haya algunos que se abroguen el derecho de ser voceros del llamado Todopoderoso.

Entre atropellos y atropellamientos, los epígonos de la doble moral muestran su poca nobleza, pasando por encima tanto de creyentes como de no creyentes (aunque los primeros no quieran, a veces, darse cuenta de ello).

diacervera@gmail.com



Por esto!, martes 18 de agosto de 2009.

martes, 18 de agosto de 2009

Embaucadores al acecho



Jorge Cortés Ancona


En estos tiempos cuando la información es más fluida y se ofrecen más opciones que nunca antes para enterarse de lo que ocurre día a día, es increíble la persistencia de los viejos trucos callejeros para sacar dinero a los incautos.


El prestidigitador, por El Bosco




Últimamente, ha habido víctimas del famoso “cambio de cheque imposible”, donde un palero, delante de la inminente víctima, deja en prenda su dinero y objetos de valor al solicitante para que a su exitoso regreso éste le devuelva con amabilidad sus pertenencias y lo recompense generosamente. Se encargará entonces a la víctima otro favorcito similar, y una vez que entrega todo lo que lleva de valor y se dirige al banco a hacer una diligencia inútil, no volverá a saber ni de sus valiosas pertenencias ni de los embaucadores.

Desde niño escuchaba yo estas historias, que eran muy comunes. A lo largo de cerca de cuatro décadas, no he dejado de escuchar o de leer acerca de casos semejantes. Uno de los que me causaron tristeza cuando era adolescente, fue el de dos muchachas que además de haber perdido sus valiosas alhajas y relojes tuvieron que sufrir los severos castigos familiares (“Qué santa limpia les dieron durante tres días, ¡pobrecitas!”, me decía apenada la pareja de ancianos que me contó la historia). Quizá por ser algo tan frecuente en Yucatán, este tipo de engaños me sirvió de tema, entremezclado con otras historias, para escribir un cuento.

Otro de los engaños frecuentes, desde mi infancia, es el del “paquetazo”, por el cual las víctimas de la avaricia acceden activa o pasivamente a abrir sus bolsos o carteras para recibir un fajo de presuntos billetes y, sin darse cuenta, perder en un segundo el dinero propio, este sí de verdad. Esta maña era muy común en la ciudad de México, donde se hacía víctima a ancianos y a fuereños, y con el tiempo se ha vuelto usual en Mérida. Uno de tantos casos que recuerdo, quizá el que me entristece más, es el de algún trabajador anciano que de esta manera perdió sus ahorros de veinte años, atraído no sólo por la ambición de más dinero sino también por los encantos de su embaucadora.

¿Cómo es posible que a pesar de tantos miles de casos, mucha gente no se entere de estos modos de engaño? Me niego a aceptar la aseveración de uno de los dos italianos que andaban —y quizá sigan andando— en una camioneta ofreciendo ropa de marca Armani o Versace y aparatos electrónicos apantallantes, todo lo cual no era más que pacotilla: “los yucatecos son muy pendejos y les gusta que los engañen”. El muy cínico alegaba, además, que por ello no estaba cometiendo ningún delito.

Toda una fauna humana se mantiene embaucando gente por las calles de Mérida. Hay por ahí un par de individuos que todo el tiempo están necesitando regresar a su ciudad de origen, pero —¡ay infelices!— cuentan que sufrieron el robo de su billetera, que tienen problemas de salud, que llevan todo un día sin comer y que se ven obligados a pedir una ayuda para pagarse el autobús y “echarse un taco”. Llevan años en nuestra ciudad y con el dinero que han obtenido podrían darle la vuelta al mundo quién sabe cuántas veces. Pero quieren mucho a Mérida y aquí siguen zarandeándose por nuestras calles.

Uno de ellos es un hombre alto, de bigote y ya no tan delgado, al menos en la más reciente vez que lo vi. El otro es un viejo ex actor, al que supongo que los achaques ya no le permiten circular tanto por el congestionado centro meridano, aunque no descarto que haya cambiado su lugar de acción a las colonias.

Al haber tanta gente, demasiadas operaciones bancarias y tantos pagos por hacer, siempre habrá alguien que cargue buena lana. Las potenciales víctimas han de vivir en la Luna y por ello han de irradiar su condición de ingenuidad, como parte de un perfil psicológico eficazmente captado por los experimentados depredadores que andan camuflados en todos los espacios concurridos de nuestras ciudades.



Por esto!, lunes 17 de agosto de 2009.

lunes, 17 de agosto de 2009

Sentaditos


Por Jorge Cortés Ancona

Es muy conocida la anécdota de aquel pueblo donde para conversar o pasar el rato, la gente acostumbraba agacharse en la plaza central carente de toda construcción y mobiliario. Cuando los recursos lo permitieron, algún alcalde bien intencionado mandó construir una plaza con todos los implementos de un parque en forma, entre los que se hallan especialmente las bancas. Había muchas bancas. Pero a pesar de ello, la gente del lugar prefería seguir poniéndose en cuclillas para conversar. Las bancas estaban vacías y alrededor todos agachados. Y dicen que esto ocurrió, cuando menos, en dos generaciones de lugareños.

Hay un fuerte trasfondo cultural en los modos, espacios, objetos y tiempos de colocar el cuerpo en posiciones cómodas. La posición de sentarse es todo un complejo de significados que bien merecería diferentes tipos de estudios académicos, pensando sobre todo en cuestiones de salud, de educación y de poder político.

Hay una propensión juvenil –no generalizable, pero sí numerosa— de sentarse en el piso. En pasillos de escuelas, incluso en salones, muchos chavos prefieren el duro suelo a sentarse en una silla. Cierto es que influye mucho que no existan bancas o sillas en los pasillos, pero el hecho de que estén tirados en los pisos conlleva toda una situación degradante, entendida como abandono y menosprecio. Ver a decenas de estudiantes (peor aún cuando son de licenciatura) en esa condición no es nada alentador.

(Alguna vez pregunté por qué ciertas sillas escolares eran tan incómodas. Y un ingeniero me contestó sonriente: “Tienen que ser incómodas para que los alumnos no se duerman”).

Parecería una actitud juvenil, que quizá sea entendible hasta niveles de secundaria, pero a niveles de mayor grado de escolaridad implica una manera de humillarlos, de hacerlos sentir como insectos o reptiles, que es decir de “arrastrarse por el piso”, con todo lo que esta expresión tiene de sentido y connotaciones.

Muchos pueblos orientales prefieren estar en el piso o muy cerca del mismo, en efecto, pero sentados en pequeños y cómodos asientos de tela o en mullidas alfombras o blandos tapetes, no directamente sobre el duro suelo, que a veces es de madera. En la iconografía de muchas culturas y de muchos períodos, la representación de un personaje sentado es un indicador de poder religioso o político. Los tronos y los solios son los mejores ejemplos de asientos de poder. Cuando menos, desde los tiempos de los romanos hay sillas portátiles y plegables de uso militar, lógicamente para los generales y otros altos mandos.

Y una muestra de las sillas, a lo largo de miles de años, ofrece un amplio repertorio de creatividades, formas y materiales. Incluso, un artista contemporáneo, el austriaco Franz West, ha realizado esculturas e instalaciones consistentes en sillas para ser usadas en distintos contextos por los espectadores.

Las sillas no siempre han estado al alcance de todos, pero en estos tiempos de masividad industrial es imperdonable que no existan en los lugares donde indispensablemente deben estar.

Sobre esto, me gusta recordar una experiencia de arte conceptual ocurrida hace algunos años, aquí en Mérida. Se trataba de una exposición de sillas pintadas o intervenidas por artistas de Yucatán. Los numerosos asistentes nos parábamos frente a las sillas colocadas sobre el césped (que no es un lugar usual para que estén ahí), las admirábamos, las rodeábamos, pero no podíamos sentarnos en ellas. Una de ellas incluso tenía escrito “Prohibido sentarse”.

El que quiso asentar el cuerpo, tuvo que hacerlo en una escalinata cercana porque no había dónde hacerlo. Las sillas eran el centro de atención, se remarcaba su necesidad; dentro del absurdo de estar de pie mirando sillas, algunos tomábamos conciencia de nuestra condición corporal, de las prohibiciones y los límites que se nos imponen y que nosotros mismos nos imponemos.

Hace falta que nos sentemos a pensar con detenimiento sobre esa posición en la que pasamos tantas horas de nuestros días y en que nos obligamos a hacer tantas otras cosas que podríamos hacer de pie o acostados (como leer, por ejemplo). Muy bien sentados.

Por esto!, sábado 15 de agosto de 2009.

Paréntesis para los amigos


Por Manuel J. Tejada Loría


No sé cómo se llama pero verla me alegra el día. Es el valor de lo que no tiene nombre, de lo que se descubre una y otra vez como cuando niños quedamos perplejos por la impactante maravilla de lo cotidiano. Me podría pasar las horas cantando porque sé que voy a verla, porque estará a centímetros de mí y no sabré su nombre. Y mientras le doy las gracias, el mundo se pondrá a temblar porque así son sus ojos.




Bajo mis pies, lo que conocí no existe más. Ha sido necesario replantear la tristeza, la aversión, la incredulidad; ha sido necesario también sacudirse los temores y el pensamiento. Jiddu Krishnamurti tenía razón: la belleza existe cuando hay una total ausencia del ‘sí mismo’.

Es un hombre que camina sin el rescoldo de su mañana. Todas las imágenes en la cabeza se han desvanecido y ahora corre un silencio que revela nuevamente los sonidos, el color y los aromas. Lejos de sí mirar es, entonces, siempre un comienzo.

Abro paréntesis
(La muerte, sin embargo. Lo mucho o poco que falta por decir. Entre el llanto y la tristeza de este jueves tan cruel quisiera escribir: esto no sucede. Es inútil mi voluntad. Quisiera evitar el ruido, la madrugada, los sollozos y el dolor. Quisiera escribir la palabra vida en cada rostro y detener la necedad de los relojes.

Percibir el dolor y paladear su terrible textura es lo que nos lleva a comprender que el tiempo sólo es posible en la medida que nos ofrece conocimiento. Sé que es difícil la muerte, que es complicado admitir la ausencia y sobre todo, sé que es doloroso quedarse rodeado de tantos recuerdos. Pero sin duda, estar atado al pasado difícilmente nos dejará vivir.

Por eso habría que comprender, como dice el mismo filósofo hindú, que la muerte tiene una gran significación, una gran relación con el amor, porque donde uno pone verdadero fin a algo, ahí está el amor. Es liberarnos –en el fondo– de la angustia, del sufrimiento y la tristeza.)

Y cierro
Quiero decirles, amigos, que no sé su nombre, pero que me alegra el día mirar cómo oprime las teclas detrás del mostrador, y luego me dice “buenas noches” y créanme, no tengo idea de cómo se llama. Sé que llegará el día que lo sepa (cuando me atreva a mirar la credencial que cuelga de su blusa); pero mientras tanto, ya quisiera fragmentar esta breve alegría y repartirla entre todos.

Aquí tienen Héctor, Pepe, José, Iris, Juan Esteban, un fragmento de este día; aquí otro tanto Jorge, Rodrigo, Rosely, Agustín, Carlos y Judith; toma un segmento, Nadia, por lo que encontraste; y esta fracción, Cristóbal, para que tú y Gabriela no estén tan tristes. Róbate cualquier parte, Joaquín y vete a Sian Kan a donde nace el cielo y no vuelvas nunca, llévate a Conrado de compinche. Hoy sería capaz de gritar que hay momentos en que la vida retoma su carisma, pero tampoco quiero engañar a nadie: a un lado de esta pequeña felicidad, todavía la muerte nos susurra al oído.




Por eso un silencio, un estarme quieto bajo la lluvia para que me empape sin decoro. Más allá de lo vulnerable que somos, que podemos llegar a ser, de la fugacidad de nuestras vidas, habrá ciertos momentos cuando lo demás no importe. Ella estará mirándome y yo al borde del temblor. Y como cada una de estas últimas noches, a la hora de irme, me alejaré en silencio con el dulce sabor de quien desconoce el nombre de la vida.


Por esto!, sábado 15 de agosto de 2009.

domingo, 16 de agosto de 2009

Sangre lunar


Por José Castillo Baeza

Una mujer está en coma desde hace diez años, de pronto los doctores detectan que se encuentra embarazada (cinco meses ya), se busca al culpable de la violación, se trata de un caso sin precedentes clínicos, la familia está desconcertada. De manera muy general, ésta sería la línea anecdótica de Sangre lunar, obra dramática de José Sanchis Sinisterra (1940), que si bien presenta un argumento, cabe decir que éste se difumina en los juegos de tiempo y espacio escénicos que el autor plantea.

La obra comienza con una conferencia de prensa en la que los doctores Soto e Inés intentan explicar el caso ocurrido en la clínica que tienen a su cargo. Sin embargo, la obra de Sinisterra está plagada de elipsis; a menudo los diálogos son cortados con puntos suspensivos y las escenas parecen no tener ni principio ni final. Aunado a esto, vemos cómo el escenario se bifurca en distintas partes donde los personajes comparten el espacio físico pero no el espacio escénico. Así, lo mismo podemos ver una charla entre Estela y Héctor (los padres de Lucía, la mujer en coma) que el acto de masturbación de Manuel (el enfermero) frente a la paciente. De igual forma, a veces aparecen hasta tres personajes en escena, hablando aparentemente de lo mismo pero sin interactuar entre sí, evidenciando la incomunicación —recurso que el autor presta del teatro del absurdo— que existe entre la familia de Lucía.

El tiempo tampoco aparece de forma lineal. Sinisterra va proponiendo estampas que no muestran una continuidad entre sí, al grado de que las últimas escenas se componen de fragmentos de otras escenas; es decir, diálogos que ya habíamos visto y que se trasponen otorgando la idea de que la obra no se mueve en los terrenos de lo anecdótico sino en el de las pasiones humanas. Lo dice mejor Sofía Basalo: “En Sangre lunar hay más que palabras, hay más que una historia. Es una apuesta por un teatro diferente, por una expresión global, por una conjunción absoluta entre la palabra, la acción y aquello que no se dice y, sin embargo, se escucha”.

Y precisamente este hecho refuerza la idea de que en los textos del autor valenciano está más presente lo literario que lo dramático (si es que vale la ponderación). El acercamiento de Sanchis Sinisterra a la narrativa de Joyce, Cortázar y Kafka, entre otros, ha enriquecido su dramaturgia de una manera muy especial. Lo podemos constatar en Sangre lunar, donde la significación no está encima de las líneas sino por detrás, el tiempo es un cronopio cortazariano y el espacio lo acerca a La metarmofosis.

Todos estos elementos enriquecen un texto que está pensando, más allá de la anécdota, en una puesta en escena que se valga de todos los recursos posibles para presentarse como tal. El espacio bifurcado, el tiempo roto, la incomunicación, la fantasía y el silencio… Sinisterra pone todos estos elementos alrededor de Lucía, quien es vista como un ser carente de conciencia y, por lo tanto, de merecimiento de respeto. El dramaturgo pone en evidencia temas contemporáneos: los intereses políticos, el egoísmo, la locura, la decadencia social, la perversidad. Los balbuceos de Lucía, con los que cierra, la obra, rompen el silencio de la víctima al momento en el que el bebé está siendo extraído: conmigo, dentro de mí, no me lo quiten.



Por esto!, 14 de agosto de 2009.

sábado, 15 de agosto de 2009

Mil y un caminos para acercarse a la lectura




Por Rosely Quijano


“En la lectura, las fronteras etéreas se diluyen”
Marina Colasanti

Este período vacacional o “receso” para docentes, niños, jóvenes y padres de familia es un buen momento para acercarse, fomentar y disfrutar de la lectura; para hacerlo existen mil y un formas y opciones que nos ofrece el amplio mundo de las letras , donde hay de todo y para todas las edades, gustos, intereses, economías, etc., lo importante es leer.

Además la tecnología nos ofrece también variadas opciones para deleitarse con la lectura, así como un fácil acceso a una infinita diversidad de textos para leer y disfrutar.




El escritor francés Michel Tournier decía que los libros “son como vampiros. Éstos, como aquéllos sus hojas, abren sus alas para surcar la sombra de la noche en busca de víctimas a las que se les extraerá la sangre que necesitan para persistir en su extraña vida de muertos vivos; aquéllos, los libros, se abren para sacar del lector la sangre de sus imaginaciones, de su hálito intelectual, y así viven, dormidos en la noche de su estar-cerrados, hasta que son abiertos de nuevo por otros lectores víctimas”.

Similar a Tournier muchos escritores han contado sus primeras experiencias o acercamientos con los libros y cómo llegaron a convertirse en fieles lectores y amantes de la literatura. Por ejemplo, Jorge Luis Borges alguna vez dijo: “Que otros se precien de los libros que han escrito, yo me precio de los que he leído”, y así se sabe, que su misma ceguera nunca fue un impedimento para hacerlo, pues hasta sus últimos años tuvo a personas que leían en voz alta para él. La lectura no siempre tiene que ser individual y en silencio, se disfruta también, como Borges, la lectura en voz alta; hoy en día los audiolibros son una buena opción para las personas que tienen dificultades para ver o para los niños que aún no saben leer y cuyos padres no son muy buenos o no tienen tiempo para narrarles historias.

No obstante, cada uno de los lectores tiene una propia historia de cómo fueron sus primeros acercamientos a la lectura, lo curioso es que casi todos coinciden en que fue en la niñez cuando descubrieron ese halo mágico que atrapa a los lectores, ya sea por medio de la denominada “literatura barata”, o de cómics e historietas y, algunos otros, que tuvieron la fortuna de contar con libros de obras maestras de la literatura universal como el caso del escritor mexicano Francisco Hinojosa, quien en una entrevista declaró que se inició en la lectura con “La metamorfosis” y “El castillo” de Franz Kafka, “La divina comedia” de Dante Alighieri y “Crimen y Castigo” de Dostoievski, y tan sólo tenía dieciséis años; hoy nos fascinaría que los jóvenes de esa edad estuvieran interesados y se formaran como lectores con alguno de estos títulos.

Similar a Hinojosa es el caso de Óscar de la Borbolla quien comentaba que sus primeras lecturas no fueron de literatura infantil, pues a los siete u ocho años llegó a sus manos un libro de Antonio Plaza “un poeta maldito mexicano”, como él mismo le llama, y de esa lectura le fueron interesando otros poetas como José de Espronceda y Ramón de Campoamor.

Cada experiencia de lectura es única e irrepetible, cada lector se ha iniciado de muy variadas e, incluso, curiosas anécdotas, lo que hay que hacer es perder el miedo o romper con el estereotipo de que los libros y la lectura son aburridos, cambiar esta perspectiva es difícil, más no imposible, todos, sin importar edades, condición socioeconómica, ni mucho menos física, podemos disfrutar de la lectura. Alberto Manguel, uno de los lectores en voz alta de Jorge Luis Borges decía: “Cada libro era un mundo en sí mismo, donde yo me refugiaba” y así como él, en vez de refugiarnos en otros lados (casi siempre en la televisión) mejor formemos parte de los que se refugian en la lectura.





Publicado en el Por Esto! el 5 de agosto de 2009.

viernes, 14 de agosto de 2009

La centralización

Por Hortencia Sánchez

Desde siempre, en la distribución de recursos e impulsar diversos programas para los diferentes estados de la republica mexicana han intervenido las autoridades del centro del país; ellos toman decisiones en todo tipo de áreas, llámense campo, industrias, salud, artes, etc.

Muchas veces, hemos comentado que en cada región de nuestro querido México las problemáticas son diferentes y, por lo tanto, un mismo programa no puede funcionar del mismo modo en todos los estados, por lo que habría que darles un seguimiento claro, objetivo y realizar adecuaciones.

Respecto a la cultura y las artes, los artistas de provincia no hemos conseguido que los funcionarios del centro del país otorguen mayor cantidad de recursos en programas culturales. Platicando con varios creadores la percepción es la misma: con relación a los apoyos otorgados por el FONCA estamos en gran desventaja, ya que estos recursos casi siempre se quedan en la capital y sus alrededores. Es necesario que se reconozcan las problemáticas que enfrentan los creadores en provincia, y que exista un justo equilibrio entre las becas que se otorgan a los creadores del centro y la provincia. No es justo que se nos mire como creadores de segunda, que nuestros proyectos se minimicen y que se crea que sólo tenemos que trabajar en proyectos de corte regional, o de revista, para poder ser considerados.

Los proyectos que se realizan, en coordinación con los estados, deberían tener la posibilidad de hacer adecuaciones, como pudieran ser las becas FOECAY que, a partir de las últimas convocatorias, solicita como requisito no haber contado con este apoyo en más de dos ocasiones. A mi parecer, en el arte esta condición es un obstáculo ya que los mismos creadores continúan trabajando, proponiendo proyectos, obra artística. ¿Por qué negarles el acceso a becas, que casi siempre son la única manera de producir? Del mismo modo que la educación, el campo, el comercio, la industria, las artes necesitan de manera permanente el apoyo del gobierno.

Nuestro estado puede continuar logrando programas de relevancia en la cultura y las artes, ya que al estar tan cerca de los creadores y estar fomentando el diálogo de manera permanente, se puede enderezar el rumbo que las autoridades del centro quieren establecer.

Sin duda alguna, el estado propiciará la formación de los jóvenes que pretenden ser profesionales en las distintas artes, siendo equitativos en el otorgamiento de espacios y recursos, cada área es importante.

Nuestro estado se ha caracterizado por contar con gran sensibilidad para reconocer a sus artistas, sin embargo ahora el reto es mayor, ya que al contar con la Escuela Superior de Artes la exigencia presupuestal ha aumentado. Continuamente se publican los apoyos que se otorga a los deportes, a la educación técnica, ojalá que pronto las distintas licenciaturas en artes puedan verse beneficiadas de acuerdo con sus apremiantes necesidades.




El artista, como cualquier otro profesional, vive inmerso en la lucha, y como su labor no es –aparentemente- de primera necesidad para la población, requiere, para subsistir, del apoyo del gobierno para fomentar y difundir su trabajo, el cual impulsará el crecimiento y desarrollo de la sociedad.

Ojalá que los que nos representan logren convencer a las autoridades del centro, de lo diferente que es el arte en su ciudad y en la provincia, que consigan mirar al arte como una importante herramienta para lograr la sensibilidad y el conocimiento en los ciudadanos y, por lo tanto, la apoyen y difundan, que dejen de confundir lo comercial con el arte educacional.

Si no contamos con representantes sensibilizados, críticos, los artistas seguiremos dependiendo de las decisiones de quienes no conocen, ni entienden, nuestras particulares problemáticas; y de ese modo el arte, los teatros y los centros educativos para la profesionalización seguirán siendo un simple elemento de relumbrón.

ritualteatro@hotmail.com



Por esto!, jueves 13 de agosto de 2009

La nostalgia en el 70 aniversario de Marvel Comics


Por Rodrigo Ordóñez Sosa

En el medio de las revistas impresas en Estados Unidos, la industria del cómic es una de las más importantes, tiene tanta relevancia y auge entre la población que el pasado 11 de agosto del presente año, la empresa Marvel cumplió 70 años publicando historias.






Algunos de los personajes de la editorial Marvel Comics



Para celebrar sus 70 años, en las principales tiendas de libros y distribuidoras de comics, la empresa ofreció conferencias con editores, creadores y dibujantes de la Casa de las Ideas, donde, como bono extra, vendieron ediciones limitadas y de lujo, así como estampas, álbumes y novelas gráficas, lamentablemente, los festejos no están programados llegar a México.

Sin embargo, en Yucatán la empresa cumplirá alrededor de 40 años distribuyéndose y manteniendo un público cautivo, que ha experimentado los cambios de editoriales y proyectos nuevos para acercar a los lectores a sus historias.

Hace 25 años, compré por primera vez un cómic e intermitentemente seguí su continuidad, los cambios en sus personajes y la desaparición de editoriales. Aún recuerdo la emoción de leer la saga denominada Las Guerras Secretas, mi primer contacto con un universo narrativo en evolución vertiginosa, que irremediablemente me atraparía con cada número.

Distribuida a mediados de los setentas por la Editorial Novedades, ofrecía revistas de superhéroes como Spiderman, los X-MEN, los Avengers y los Cuatro Fantásticos. Después de 25 años, la empresa canceló todas sus publicaciones y cerró sus puertas, dejando historias inconclusas y conclusiones que jamás llegaron, sin embargo, Internet ha llenado paulatinamente esos huecos hoy en día.






El escritor Stan Lee, uno de los pilares de Marvel



En mi baúl aparecen ediciones de Spiderman fechadas en 1975 correspondientes a los números 76, 97, 98, 99 y 100, publicaciones que se conseguían sólo a través de largos recorridos en puestos de revistas usadas, por precios relativamente bajos, 20 centavos cada una de ellas. Sin embargo, cuando eres niño, el dinero es una limitante.

Las revistas nuevas costaban un peso con 20 centavos, apoyados con el famoso precio pacto, cuya calidad era inferior a las ediciones norteamericanas, pero no por ello, menos valiosas. Posteriormente, las ediciones de lujo cobraron importancia, principalmente cuando la editorial Vid distribuyó los comics.

Y, nuevamente, la imposibilidad de adquirirlos, ya que a principios de 1990 Vid tomó las riendas de la distribución y edición, el famoso peso con 20 centavos se elevó a cuatro, luego a cinco y ocho pesos por ejemplar. Después de varios proyectos para abaratar los costos y captar un mayor público de consumidores, dejaron atrás las ediciones de lujo y regresaron las impresiones en papel corriente, con historias mezcladas, los famosos Flip-book (revistas dobles).

Por diferencias en los permisos y la renovación de los contratos para la comercialización de los títulos de Marvel, las historias nuevamente quedaron inconclusas y los lectores a la deriva.

Antes de Internet y las grandes cadenas comerciales, era posible conseguir revistas en el puesto del “Güero”, en la calle 64 entre 61 y 63, donde recibía semanalmente cajas repletas de comics, que obligaban a decisiones difíciles, porque o completábamos las historias que ya teníamos o comprábamos números de colección, cuyos papeles sepia se convertían en polvo al contacto con el aire. Eran momentos de vida o muerte, ya que los consumidores aumentaban cada día, y las revistas disminuían vertiginosamente.




Portada de Amazing fantasy # 15 (agosto de 1962) que marca la aparición de Spider-man



Otro de los puntos obligatorios para adquirirlas era el mercado Lucas de Gálvez. Así, entre una revista de Pimienta y Hustler, encontré el número uno de Marvel Comics Presenta editado por Novedades. Una sensación invaluable, después de caminar y revisar miles de publicaciones de todo tipo por más de dos horas entre condimentos y verduras.

Iniciando el nuevo siglo, la Editorial Televisa adquirió los derechos de Marvel y los comics regresaron. Sin embargo, la innovación que trajo la empresa son los ejemplares denominados Ómnibus y Monster Edition (ediciones de más de 400 páginas), donde presentan historias complementarias de las tramas principales. Sólo resta decir que conmemorar su aniversario significa desempolvar recuerdos, y comprender que mi “ancianidad” es una alternativa para paladear la nostalgia con deleite.


Por esto!, jueves 13 de agosto de 2009.

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León