viernes, 31 de julio de 2009

Quemar el pasado


Por Hortencia Sánchez

El fin de semana, y durante la semana, he venido realizando una serie de actividades que tienen que ver con cambio de espacio de trabajo, por lo que he tenido que revisar documentos, objetos, cosas, para poder decir qué continúa en vigencia y qué tiene que desecharse. A partir de esto llega a mi mente, y a mi sentimiento, el hacer lo mismo con lo que tiene que ver con las emociones que últimamente he sentido; me refiero a la desilusión por ciertos eventos que he visto. En ellos escuché y miré palabras un tanto huecas, ociosas que están de más. Me pregunto: ¿Para qué las guardo en mi mente y en mi alma? Tal vez sería necesario hacer lo mismo que se hace con los objetos, con las cosas, por lo que los meto en una gran bolsa negra y las lanzo lejos. No ocuparé una parte de mí para acumular lo que no me sirve, lo no necesario, dejar guardado lo que no logra el cambio, la continuidad, la mejora. El agua que se estanca se pudre. Mejor dejo que me acompañe un fragmento del gran poeta Mario Benedetti: “… uno no siempre hace lo que quiere, pero tiene el derecho de no hacer lo que no quiere”.

Sólo que, algunas veces, sucede que existen personas, o grupos, que se meten en asuntos o situaciones que a mi humilde parecer son muy personales y por lo tanto no les corresponden. Digo esto porque en estos días se aprobaron reformas realizadas por los diputados en el Congreso del Estado que implican modificaciones a la Constitución y a los códigos civil y penal. Mi pregunta ante esto sería: ¿Por qué no se preocupan por lo que viene sucediendo en el seno de familias “normales”, donde los más indefensos, los niños, vienen atacando sobre su existencia? Para mí esto es mucho más importante que el que se empeñen en hacer valer situaciones que tienen que ver con la familia y la convivencia y el derecho a decidir sobre el cuerpo. Ellos excluyen a las parejas del mismo sexo, a los que no piensan y viven igual o similar a ellos. Vuelvo a preguntarme: ¿En qué les afecta el amor de las personas, el tomar decisiones sobre su cuerpo? Les incomoda que no miren en el mismo cristal.




Saliendo de una obra en el Peón Contreras me encuentro con un personaje, “Bárbara”, hombre que vive, habla, se viste y, creo, siente como yo; igual se siente molesta porque no entiende este tipo de moral, mocha, castrante, ociosa. Y no sólo ante este tipo de diferencias se da la discriminación, la no tolerancia. Basta escuchar cómo se refieren algunas veces los adultos hacia los gustos o acciones de los jóvenes, juzgando su manera de vestir, de relacionarse, rastas, emos, darketos, metaleros, etc.

Las diferencias han existido como parte de la vida de cualquier ser humano, y no por eso son menos importantes, ya que mientras a unos nos agrada, o nos gusta vivir de tal o cual forma, a otros los ofende, los incomoda. Aprendamos a vivir con las diferencias, derribemos los prejuicios, echémoslos al mar, que él se los lleve lejos y los hunda en su profundidad.

No conviertan en leyes lo que sólo a unos cuantos les parece adecuado, necesario, importante, porque de esta manera estamos agrediendo el derecho, capacidad y libertad de los otros a decidir, a vivir.


Encontré un cuerpo igual al mío
Lo acaricié lentamente
Me llevó al cielo
Otro ser decidió compartir
su cuerpo, su techo, su pan y su comida
Fue grandioso, amoroso, verdadero
No tiremos la primera piedra
Si no lloverán encima de nosotros grandes rocas
Vivamos y dejemos vivir
La diversidad, la tolerancia, el respeto
son parte insustituible de nuestra razón de existir
El cosmos nos acepta tal y como somos
Un cuerpo y pensamiento único e insustituible,
Viva la diversidad.


ritualteatro@hotmail.com



Por esto!, jueves, 30 de julio de 2009.

jueves, 30 de julio de 2009

Sin el alivio que produce la respuesta

Por Manuel J. Tejada Loría

Sobrio en su lectura, marcando el ritmo de sus versos, Álvaro Chanona Yza leyó varios poemas de su libro La alforja de los desprendimientos, mientras el público, por la voz grave pero precisa del poeta, se dejaba envolver sin resistencia. ¿Por qué alforja de los desprendimientos? preguntó alguien al finalizar la lectura.




Terminaba la tarde del viernes 24 de julio cuando la llovizna, el goteo pertinaz y constante logró ahuyentar las altas temperaturas que desde el mediodía merodearon por la ciudad. Poca gente en las calles para ser fin de semana. Una pareja cae al adoquín de Santa Lucía cuando la motocicleta donde iban derrapa por el agua. No están heridos. Se levantan aturdidos, sonríen y se van.

Falta poco para que comience la presentación del poemario. En la biblioteca Manuel Cepeda Peraza algunos usuarios realizan consultas mientras que la lluvia pone en evidencia las siempre desafortunadas goteras. La humedad es verdugo de los libros. Tendría que resolverse este problema con urgencia cuando de cuidar un acervo se trata.

Alvaro Chanona está acompañado de su esposa y su madre. Se muestra agradecido por la oportunidad de presentar su libro y de compartir la mesa con otros poetas yucatecos como Lourdes Cabrera, Fernando de la Cruz y Rodrigo Ordóñez.

Observo al público que se muestra atento a las palabras de los presentadores. Como goteras, los invitados siguen llegando después de la hora. Llama la atención que haya pocos poetas entre los asistentes. Recuerdo el artículo de Fabrizio Mejía sobre los diferentes públicos que pueden hallarse en este tipo de eventos. Siquiera esta vez ningún celular osó interrumpir lo que ahí sucedía.

Los comentarios de Fernando de la Cruz se centraron en describir el libro pero no en su unidad sino el libro como objeto. Habló de cuántas páginas tiene (72 págs.), de las ilustraciones de Edgar Cano, de quienes participaron en la coedición (ICY/Conaculta y la Editorial Verso Destierro), así como del tipo de papel (couché) y el número de ejemplares editados.

También comentó el prólogo de la poeta Roxana Elvridge-Thomas y recalcó algunos de los versos que más le gustaron. Mientras, por su parte, Lourdes Cabrera realizó un análisis hermenéutico de los textos. Destacó las imágenes y referencias al Caribe e hizo alusión al erotismo esbozado en algunos poemas.

No deja de llover. La presentación comienza con un texto leído por Rodrigo Ordóñez cuya autoría es compartida con Tomás Ramos. Es un breve análisis de cada capítulo. Deja sin embargo, una propuesta de lectura: la búsqueda de la angustia como forma de purificación.

La sensibilidad del hablante lírico puede constatarse en los versos de Álvaro Chanona. El poema que titula tanto el segundo capítulo como a todo el poemario es la síntesis de esta propuesta poética donde el dolor –como la llovizna– en su continuidad moja, produce estragos, deja en evidencia, empapa, pero a la vez refresca y revitaliza.

Esta dualidad del dolor es la fuerza motora de la alforja de los desprendimientos. ¿Pero por qué alforja, por qué desprendimiento? Explica, entonces, el poeta que siempre andamos cargando recuerdos, vivencias, de las cuales hay que saber desprenderse. Una bolsa de celofán cargo / todo el tiempo arrugada / llena de vértebras que no dejan de doler. ¿Cómo nos desprendemos de tantos recuerdos?

Cierra sus puertas la biblioteca. Amaina el goteo pluvial. Rechinan las ruedas de los automóviles en los adoquines mojados del viernes y del desprendimiento. Cuando la luz ámbar del semáforo transita al rojo, un cúmulo de recuerdos se desborda sobre la calle 62.


Por esto!, miércoles, 29 de julio de 2009.

Los desprendimientos góticos del alma

Por Rodrigo Ordóñez Sosa y Tomás Ramos Rodríguez

Escribir desde lejos de la tierra, y no desde el destierro, es lo que hace que la poesía de Álvaro Baltazar Chanona Yza establezca un puente entre dos mares o dos tierras diferentes. Nacido en Mérida, Yucatán, y radicado sucesivamente en Guadalajara, Mexicali y Cancún, donde ha participado en diversos foros nacionales, suplementos y revistas literarias.

En esta ocasión, nos presenta “La alforja de los desprendimientos”, coedición de la editorial Versodestierro en la colección “Las cenizas del quemado” con el Instituto de Cultura de Yucatán y el Conaculta. En este libro plasma sus sentimientos de una manera directa y podríamos decir visceral. La voz de un hablante lírico fluida que no se detiene a mirar la lentitud de las mareas, diferente a concentrarse en el torrente destructor de unas aguas agitadas desde el horizonte de la noche. Como el mismo dice, su alforja es un “cuarto oscuro al que llamamos destino”.

La propuesta de una poesía oscura, desencontrada con la luz del día, nos hace pensar en los poemas que fueron escritos por los poetas decadentistas, los poetas simbolistas y poetas malditos en el siglo XIX. Sin embargo, Chanona Yza promueve estos espacios oscuros dentro de un sitio que es eternamente descrito por la voz poética, donde rara vez aparece un apóstrofe bien definido que nos aclare si nos dirigimos a una mujer, como en el caso del poema “La brillante”, o si es la poesía o el ambiente, o el sitio poético donde el poeta pretende ubicar una voz que va describiendo todo lo que mira desde la pesadumbre de su postura ante la vida, es decir, la luz del mundo es una astilla permanente a los ojos de un poeta cansado, frustrado, sin más ánimos de lo que se encuentra por vivir.

Asimismo, los poemas reflejan un ambiente que recuerda a la literatura gótica, con elementos poéticos que nos arropan en el miedo o el terror, pero más que infundirnos un miedo sobrenatural, nos asfixian con el pesimismo de una sociedad contaminada por la neurosis y los placebos que nos empujan a otros mundos para evitar la realidad. Es por ello que el poeta nos aclara que es “otro hijo necio y bastardo del prozac/ y las anfetaminas”.

De igual forma, los elementos góticos que resaltan en la lectura de los poemas son la referencia a la locura, las características inhumanas que empujan al lector a evitar los espejos, por miedo a encontrar en su cara alguna de las señales de la decadencia moderna que señala el autor. Cada verso refleja una realidad que preferimos evitar, es una invitación para reflexionar sobre el alma en una sociedad basada en la hipocresía y las falsas amistades.




Es un mundo poético que transita en claroscuros intermitentes, con situaciones anímicas que evocan otras realidades. Por ello, tal parece que tenemos a la poesía ubicada en el territorio marino de la noche, y que nunca durante la luz del día, puesto que el único destello claro que podemos mirar en su alforja es cuando se dirige a “La brillante”, así como cuando le habla a la mujer en el poema “Crisálida”. Es un poeta en busca de la esperanza, mas no un poeta desesperanzado, puesto que aún no ha concretado el punto en que se encuentre la revitalización dentro de la figura marina del poeta; es un Simbad que no está varado en la poesía, pero sí en las imágenes que rodean el mundo negro que nos está describiendo en esa mirada que sólo penetra penumbras mas no luz.

La relación que existe entre los mares de Baja California y la nostalgia del Caribe puede ser algo que nos cuestione. Pero en la poesía de Chanona Yza podemos notar que el mar, a pesar de ser un lugar poético mencionado por todos los poetas, es el lugar que no tiene distintivo entre los mares helénicos de la tradición clásica épica, sean el mar de California o el mar Caribe.

En el primer capítulo del libro “Del Caribe esta cosmogonía” los animales del Mayab se mezclan desde la mirada de un poeta en un lugar ubicado en un ideal pasado sobre su imaginación, que nunca busca apegarse a la realidad. Su visión exotista se mezcla con la incursión de vocablos tomados no de la lengua maya contemporánea, pero sí de los lugares y animales que han aparecido dentro de la tradición histórica de la cultura maya, así como sitios de la Riviera de la península yucateca, como Playa del Carmen, desde donde el poeta cierra su primer capítulo luego de meternos a un ambiente desolador, que revalora el pasado por sobre lo nuevo, que le da más validez a la naturaleza por sobre el ambiente urbano y de la ciudad, proponiéndonos la re-creación del mundo por medio del arte.

Vemos al Coatí de Cozumel, un “aristocrático sacbé”, quetzales, al señor de los cielos, a Yal Ku, a Tulum, a los hijos de la X´tabay, donde la naturaleza idílica será la relación de sexualidad-selva, donde lo sexual será una vorágine asentada en la vitalidad del agua (la saliva, el sudor, las rías), donde se abrirán tantas puertas en las que el lector tiene que ubicarse para enterarse de qué es lo que está pasando, y llegamos a un punto del desconcierto dentro de las zonas selváticas de sus estrofas.

El siguiente capítulo le da nombre al libro: “La alforja de los desprendimientos” inicia con un epígrafe de Juan Bañuelos, donde ubica la patria de la palabra para saber dónde estamos. El capítulo avanza en un despliegue de fuerzas malditas que no le dan tregua al lector; el sufrimiento, ante todo, es la única raíz que surge de la garganta del hablante lírico, sufrir, sufrir, sufrimiento extenso en poemas que tienen un tono narrativo. Podemos ver la búsqueda de la angustia como forma de purificación en la estética literaria de Chanona Yza.

El último apartado del libro, titulado “Entre el Erial y el Río”, nos habla del hombre anónimo, aquel que las instituciones y el mundo quieren hundir en la nada, es por ello que empieza la serie de poemas diciendo “Estoy sin ropa y desaseado como una prostituta/ en el cuarto de un hotel de paso”. Nada más anónimo que eso, impersonal y distante. Sin embargo, la voz poética lucha contra la hostilidad del exterior y los gusanos que pululan en los escondrijos del alma. Al final, el poeta decantado expulsa todo hacia el exterior, vacía sus alforjas para decirnos que “mientras más me vacío, más me lleno/ de este apetito insaciable/ de seguir escribiendo”, la única liberación posible es y será siempre a través de la escritura.

Es importante señalar que el lector debe sumergirse en todas las aristas de lo que sucede en el sitio poético del angustiante discurso de Chanona; por ello el autor reserva y modera partes y acciones de su discurso para no soltarnos toda la información posible en este, como si fuera una marea irrefrenable, para que el lector reinvente el mundo que se le presenta por medio de las metáforas, epítetos y demás figuras retóricas, armar con las pistas su interpretación, para apropiarse de la poesía y para volverse uno con la realidad.

Chanona Yza, Alvaro Baltazar: La alforja de los desprendimientos, coedición Instituto de Cultura de Yucatán-Conaculta- Versodestierro, Col. Las cenizas del quemado, México-Mérida, 2009.






Por esto!, miércoles, 29 de julio de 2009.

miércoles, 29 de julio de 2009

Tiempos de reflexión


Por Raúl H. Pérez Navarrete


La inseguridad en la fe propia genera la necesidad de imponer nuestras creencias en otros.

José Díaz Cervera.



Hace poco más de 50 años, la negativa de de Rosa Parks de cumplir las normas segregacionistas imperantes en ese entonces en el sur de los Estados Unidos desató una serie de protestas, encabezadas por Martin Luther King, que culminaron con cambios no sólo jurídicos sino también en los ámbitos social y político. Los espacios exclusivos para personas de raza negra y la prohibición del matrimonio interracial en el país autodenominado “la tierra de los libres y hogar de los valientes” quedaron atrás y ahora un presidente negro gobierna desde la Casa blanca.

Si algo nos enseña la Historia es que las sociedades no permanecen estáticas sino, por el contrario, se encuentran en constante cambio, en constante transformación; aquello que se consideraba inmoral e incluso fuera de la ley en un momento determinado deja de serlo tiempo después. Por esta razón no resulta extraño que se califiquen como “retrógradas” las iniciativas de ciertos grupos conservadores que buscan vulnerar el Estado laico o crear ciudadanos de segunda clase.




Quienes desean “proteger a la familia” y penalizar el aborto y crean laberintos conceptuales en los que es fácil extraviarse. Algunas de estas trampas consisten en reducir a la población del estado de Yucatán a unas 10,000 firmas, a considerar como “ser humano” a un feto y “enfermo” a un homosexual, o creer que los valores religiosos que defienden están por encima de las garantías individuales o la laicidad del Estado.

Si algo positivo han generado las propuestas de la Red Pro Yucatán es que puso sobre la mesa temas importantes, además de propiciar el debate, tan necesario en nuestra entidad, muchas veces adormilada.

martes, 28 de julio de 2009

Intermedio. Rock, aventuras y desventuras

Por Conrado Roche Reyes


La nueva década ha sido, en lo musical, una de las peorcitas con el surgimiento de la música disco. Siempre subgénero del rock, pero en su forma más comercial y extremadamente repetitiva. Los ochentas vieron el surgimiento de ciertos lugares que ya existían —en nuestra ciudad uno o dos en la época gruesa—, que proliferaron masivamente por todos los rumbos de la ciudad. La famosas discoteques, espacios donde se practicó la más descarada discriminación. En las del norte, a todo lujo y con otros nuevos personajes que nunca acabaron de convencerme, los disc jockeys, y otros más pelanás llamados cadeneros quienes eran los encargados de decidir quiénes entraban y quiénes no. Era patético mirar, en la larga cola, a hermosas chavitas suplicando a un tránsfuga del calabazo les hiciera el favor de dejarlas pasar. Ellos, tomaban aquello como un signo de su guapura. Escogidos entre lo más pelaná del estado.




El sur de Mérida abrió una o dos para el proletariado, pero lo que rifaba fue otro aborto musical: los equipos de Luz y sonido, con lo más chayote de la música y aderezado esto con una especie de animador que decía en medio del estruendo musical, las más horrendas frases para ambientar al respetable. Recuerdo que gritaban mucho- no se por qué- la palabra “Fuego”. Este tipo de lugares vinieron a dar la puntilla a los pocos grupos musicales que supervivían. Época de vacas flaquísimas para los músicos. Fue tiempo de echar una mirada atrás. Mirar cómo aquel bello movimiento se fue por la borda. Comenzaron los jóvenes a ser pesimistas en extremo. Hastío inicial que estallaría este año (2009). Surgieron bandas de marginados que, por los motivos que haya sido, no tenían derecho a pisotear la libertad de sus semejantes. Hubo, incluso, sus muertitos en peleas entre ellos mismos o con la tira. El éxodo de músicos o el abandono de otros fue la pauta de la década y principios de la siguiente.

Hubo que haber arreglos, estira y afloja entre el sindicato de filarmónicos y las autoridades para medio regular aquello. De ser Yucatán uno de los estados con mayor numero de agrupaciones de todo tipo de música en la república, pasó a ser uno de los más pobres en cuanto a número. Subsistieron, a duras penas, aquellos que tocaban la tradicional cumbia que ha tomado carta de naturalización entre nuestra gente. El resto de la variedad melódica fue sepultado por casi un lustro. No digamos el rock. Ese sí ya nadie lo ejecutaba. Ni el más comercial. El Caribe y Cancún en especial acogieron a los fugitivos, también de lo más variopinto. Aquí sentó sus reales, como papá del rock, nuestro amigo Mike Manzur durante el resto de su existencia.



Por esto!, lunes 27 de julio de 2009.

lunes, 27 de julio de 2009

Anima, ¿desde cuándo?


Por Conrado Roche Reyes



El reino animal está formado por seres vivos. Desde el gigantesco elefante o la no menos enorme ballena azul, hasta los más pequeños microorganismos, así sean estos de tamaño infinitesimalmente mínimos. En eso creo todos estaremos de acuerdo. Y los más grandes filósofos y naturalistas que en el mundo han existido. Seres vivos, hasta allí.

Ahora bien, los mismos grandes filósofos, desde los de la Grecia clásica hasta nuestros días han expresado que Hombre (raza humana): “Ente dotado de razón”. Al igual que en las anteriores premisas, los grandes pensadores de antaño y hogaño coinciden. Cuando se refieren científicamente a la diferencia entre el resto del mundo animal expresan que el Ser humano está dotado de conciencia, juicio, raciocinio. Esta es la única diferencia que tenemos con un orangután, un perro, una vaca o un protozoario. Es decir, a los que llamamos animales, obviamente tendremos que mencionarlos como seres vivos-mientras no estén muertos que diría Perogrullo-, pero carentes de razón, de juicio o raciocinio ¿EXISTIRA ALGUN PERRITO PEKINES QUE SE PONGA a filosofar acerca de la inmortalidad del cangrejo, o un iguano sobre como ova la vaca?. Creo que no.

En lo referente al alma, que científicamente no existe, dicho esto por los científicos más afamados, es ya una cuestión filosófica. En resumen, todos los seres somos. Pero sólo uno de ellos está dotado de razón, y filosófica éticamente, según los creyentes el único, aquí sí que fatalmente, con alma. El Hombre.

Es aquí en donde no me da el cacumen, no comprendo. Si un caballo es un ser viviente, lo mismo que una mariposa, entonces también lo será si Aristóteles no era un pendejo, cualquier estafilococo, o el virus de la influenza, o el que causa la viruela, o cualquier otro microorganismo.

Vayamos pues a los espermatozoides. Hasta ahora pienso que todos estarán de acuerdo. Pertenecen al reino de los seres vivientes. Imagínate lector cuántos millones de millones de estos animalitos no habrán nacido y muerto en el transcurso de tu vida sin la participación de ninguna mujer, por las causas que tu pienses, juzgues y mandes. Ahora, cuando estos bichillos, la esencia del hombre, como le llamaban los antiguos, son depositados dentro del cuerpo de una mujer, ya por un acto de amor, por simple placer sexual o una violación. De la manera que tú imagines. Son millones de ellos, todos vivos, que emprenden una feroz carrera hacia una meta. El óvulo femenino. De estos millones de seres vivos (inferiores si tu quieres, microscópicos, micro existentes), sólo uno, si acaso dos, en extremo tres y rarísimo, mayor número, conquistará llegar a la meta. Es una carrera por la vida. Pero…una vida sin juicio, ni raciocinio, mas vida al fin. Esos pobrecitos que murieron quién sabe cómo en el interior del camino, no importan, son simples animalillos.

Obviamente ninguno es un ser humano, es simplemente un ser vivo. En el instante en que uno de ellos se hospeda en el óvulo femenino, en esa millonésima parte de un segundo, este espermatozoide, antes regado en hamacas, excusados u otras vaginas o condones, ¿se convierte en un ser humano vivo? ¿Por obra de qué magia también en esa infinitesimal milésima de segundo, adquiere alma? Pues ese es el llamado momento de la concepción. Dr. Balam, Dra Sandra Peniche, ¿ese instante tan pequeño de tiempo, científicamente es capaz de transformar a un ser inferior como lo es el espermatozoide, en un ser humano, con las premisas que lo caracterizan? En ese lapso no sé como llamarle en medida de tiempo,¿posee alma? A mi me es muy difícil de entender esta razón tan pedestre.

El que pasado cierto tiempo se vaya a convertir en un ser humano, eso si como que lo entiendo-aunque no del todo en lo referente al tiempo transcurrido desde la concepción-que en ocasiones ni la misma mujer sabe en que momento de interactuar fue-, es decir, tomará forma y pensamiento humano, aquí sí que como el más LENTO de todo el reino animal.

Las razones que tengan las mujeres para interrumpir aquello, es sólo decisión de ELLAS. De nadie más. Mucho menos de dobles morales fantoches y farsantes a quienes he visto con suripantas en pleno agasajo. MIENTEN.





Por esto!, sábado 25 de julio de 2009.

Mis hombres de hierro

Por Hortencia Sánchez

Cuando era muy pequeñita soñaba con encontrar en mi camino a un gran hombre que supiera cómo llevarme al cielo, que pudiera darme todas las respuestas, pero sobre todo, que me hiciera inmensamente feliz.




Durante muchos años encontré sobre las avenidas algunos hombres de hierro, nunca vivieron conmigo, tenían una encomienda más importante: alegrar la vista, llamar la atención hacia el paisaje urbano, pero principalmente acercar a la mayoría de personas a contemplarlos, a disfrutarlos, a tocarlos.

Durante varios años, unos siete según me acuerdo, transitaba la avenida y miraba sus formas a lo lejos, me llamaban de tal manera la atención que pronto decidí andar muchos días toqueteándolos sobre la avenida. Quería, como seguramente muchas otras, palparlos, acariciarlos, disfrutarlos.

¿Qué es lo que nos lleva a confiar en el ser humano? ¿Su inmensa capacidad de crear o destruir? ¿Su facilidad para hacernos creer en su sueño? ¿El compromiso que tiene con una comunidad, para proporcionarle experiencias significativas y no engaños?

Quisiera que hubiera sido posible continuar mi viaje mirando a muchos más hombres, de los que me hablaban con la verdad sin necesidad de pronunciar palabra; sólo me dejaban mirar sus formas, su rostro impasible, su estar estáticos para que yo los disfrutara. Nunca me dijeron de propia voz palabra alguna, pero sus creadores los dotaron de algo más grandioso para lograr comunicarse con nosotros, ya que ellos manejan muy bien la técnica, el discurso, por lo que logran crear entre el espectador y la obra una comunicación indisoluble.

Los hombres que nos mandaron a través de otros nuevos hombres, “Hombres de Hierro”, su discurso, su poética, su búsqueda, no podían tirarnos un discurso banal para justificar su obra, la obra en sí hablaba.

Me agradó muchísimo esta experiencia de poder encontrar en el arte verdaderos creadores, que le apuestan a crear a partir de una búsqueda comprometida, alejados del artificio, del efectismo, o de la ingenuidad.

La obra se defiende a sí misma, surge, se eleva, comunica y conmueve al espectador; no lo engatusa, no lo corrompe y mucho menos lo aburre.

Mis “Hombres de Hierro” jamás han necesitado de mis múltiples halagos, ellos partieron con la sonrisa puesta, habían logrado su cometido, trasformar nuestra cotidianidad en un encuentro significativo e intenso con la creación.

Hasta pronto, hasta algún día en que, sin duda, me toparé con ellos en otra ciudad, otra plaza, otro país. No obstante, me encantaría volver acariciarlos en nuestra tierra caliente, amorosa, inolvidable.

Durante este año no habrá exposición en el Paseo de Montejo, sin duda tuvo que ver con las tormentas que bañaron a la última exposición, pero lo sabemos, el tiempo, la lluvia, la calma, en algún tiempo vendrán, sólo nos queda abrir el paraguas y continuar felices buscando el mejor camino.




ritualteatro@hotmail.com




Por esto!, sábado, 25 de julio de 2009.




domingo, 26 de julio de 2009

Discutir por el matrimonio y la familia



Por José Díaz Cervera


No veo por qué la posibilidad de que existan otros tipos de organización familiar en función de otras formas de mirar el mundo y las relaciones interpersonales, pueda ser una amenaza contra la organización familiar de carácter tradicional (esto lo digo como padre de familia con esposa y dos hijos). La reacción alérgica a otras maneras de vivir implica siempre la cancelación de lo posible.




Desde luego que estamos ante un asunto que tiene sus complejidades y que no se podrá resolver de manera satisfactoria para todos; el problema más complejo es definir el punto de partida para una posible discusión que ya se prevé difícil, pero que indudablemente tendrá que ser un ejercicio comunitario.

¿Debemos pensar que la organización de la familia ha existido siempre tal y como ahora la conocemos y, por tanto, deberá existir así ad perpetuam? Revisando la historia y las diversas aproximaciones al asunto, debemos concluir de manera contundente que no, por lo que es necesario fundamentar la discusión en otro punto. Asimismo, el argumento de la opinión mayoritaria tampoco puede tomarse muy en serio (diez mil firmas son una cantidad respetable, pero sin relevancia en los terrenos de la argumentación); pensemos que durante siglos la mayoría, sino es que todos los hombres, creía que la Tierra era plana y no por ello nuestro planeta perdió su condición de redondez.


Otro argumento esgrimido en la propuesta de Ley por el Matrimonio y la Familia, impulsada por grupos religiosos del Estado, tiene que ver con que la organización familiar vigente es la más adecuada de cuantas puedan existir (algunos han afirmado, incluso, en un discurso cargado de ambigüedad, que nuestra organización familiar es la culminación de un proceso evolutivo). Este argumento no contempla que, de hecho, la dinámica del consumo ha modificado ya la estructura del núcleo familiar y soslaya que vivimos en una Entidad cuya ciudad capital es, desde hace más de una década, el primer lugar en suicidio infantil y juvenil, fenómeno que, siendo multi-factorial, tiene como caldo de cultivo la disfuncionalidad de una familia anquilosada en una manera violenta (a nivel simbólico y físico) de plantearse su relación con el mundo.

Los dos factores fundamentales que la Ley de marras busca reprimir son, por un lado, la institucionalización —con deberes y derechos— de ciertas formas de relación y convivencia que de hecho existen y, por el otro, la posibilidad de que un embarazo sea interrumpido sin que ello implique delito alguno, siempre y cuando se lleve a cabo dentro de un término marcado por la propia legislación, a partir del criterio fundamental de considerar el momento en que un complejo bioquímico se ha convertido en sujeto de una vida. Debajo de esto, está la prohibición de relaciones que no caigan dentro de los parámetros de “lo normal”, pero también está la satanización de la sexualidad y la represión del derecho a los placeres sensibles.

Aquí las consideraciones nos llevan a otros territorios, donde debemos preguntarnos si es el fin del matrimonio la reproducción controlada de la especie, y si podemos considerar que las llamadas “sociedades de convivencia” son una forma degradada y espuria de la institución matrimonial.

Cuando el problema se plantea en términos de homosexualidad, su carga simbólica se potencia. Las sociedades de convivencia, sin embargo, representan una amplia gama de posibilidades entre las cuales se encuentra la de la pareja que ejerce su sexualidad de una manera no institucionalizada. Aquí tendríamos que preguntarnos si el reconocimiento jurídico de una sociedad de convivencia supone la despenalización de una conducta criminal o un atentado contra la paz social. La respuesta no puede eludir un juicio de valor sobre las relaciones interpersonales y más, concretamente, sobre la homosexualidad.




Las aproximaciones multidisciplinarias al respecto, parecen llevarnos a un conjunto de datos mínimos. Así, la homosexualidad, como tal, no se considera una perversión ni una enfermedad que se cura con hormonas ni el resultado de una disfunción familiar o una degeneración propiciada por la ausencia de valores en el individuo. Es decir, se puede ser perverso sin ser homosexual, como se puede padecer cualquier patología emocional sin que nuestras preferencias eróticas dejen de ser heterosexuales. Paradójicamente, convivir con un homosexual no nos vuelve homosexuales, pero convivir con un neurótico sí.

Cuando hablamos de valores en abstracto, siempre acabamos enredados; por eso valdría la pena que quienes argumentan a favor de la Ley, expliciten qué valores se ponen en tela de juicio si se veta la legislación antes mencionada; el ejercicio, sin embargo, no podría hacerse de manera parcial, pues es necesario que se intente una definición conceptual de dichos valores para saber si se está discutiendo el mismo asunto. Muchas de las inconsistencias de un debate se deben a que los interlocutores utilizan los conceptos en sentidos distintos y a veces hasta contradictorios.

Del otro lado tenemos el asunto de la protección a la vida desde su concepción, donde las creencias de un sector que ciertamente es mayoritario pretenden imponerse a una totalidad que debe ser protegida por la Ley. Aquí el problema fundamental es que se busca troquelar la actuación de un estado laico con el molde de un canon religioso, lo cual podría llevarnos a un callejón sin salida.

A ese nivel, me parece justo que cada quien responda a sus valores y a los dogmas de la fe que practica; lo que resulta una perversión es que se intente imponerlos a quienes están fuera de ese estatuto religioso. Despenalizar parcialmente la interrupción de un embarazo no buscado, no supone una invitación a la práctica del aborto y, mucho menos, un acicate al desenfreno sexual; en todo caso, si esta es una de las preocupaciones, ¿por qué no somos más radicales y solicitamos la censura de las telenovelas y de mucha de la música que se escucha a través de las radiodifusoras?

Desde mi humilde posición, propongo que la Ley se congele hasta que se discuta en un nivel más amplio que el del Congreso del Estado, donde los legisladores se mueven en la ambigüedad y sin suficientes elementos de juicio. Asimismo, aplaudo la intervención de la Comisión Estatal de Derechos Humanos para la organización de los foros correspondientes que permitan que el asunto se discuta a partir de algunos lineamientos básicos previamente definidos.

Quienes promueven la Ley deben demostrar por qué formas alternativas de convivencia y de organización familiar atentan contra las formas establecidas, y también por qué se debe evitar que quienes tienen formas alternativas de convivencia cuenten con algún tipo de protección legal en el ejercicio de esa relación. También será necesario demostrar por qué las mujeres no tienen derecho a decidir sobre su vida, su cuerpo y su futuro.

Si se encuentran los argumentos válidos, sociológica y jurídicamente hablando, para aprobar de manera definitiva esta Ley, algo habremos aprendido de nosotros mismos y entonces se evitará un conflicto. Lo que resulta inaceptable es el hecho de que se recurra al madruguete y al falso argumento del apoyo multitudinario para ejercer presión sobre las autoridades, pues con esa artimaña todos salimos perdiendo.

No soy homosexual, vengo de una familia tradicional y por decisión libre formé una familia con ese mismo molde; ello, sin embargo, no me impide entender que hay otras posibilidades que ya se ejercen en el terreno de los hechos y que en muchos casos resultan altamente provechosas para quienes las ponen en práctica, dando como resultado el crecimiento intelectual y emocional de quienes forman parte de ellas. Me parece que la propia Gobernadora carece, por ahora, de elementos de juicio suficientemente fundamentados para tomar una decisión al respecto. Su cautela ante el asunto no me parece una mala señal.

Lo que me alarma es el cruce sintomático de amagos y marrullerías, y a ese nivel hay dos asuntos que enrarecen el panorama: la presión de la Red Pro Yucatán, que tiene una carga amenazante y, del otro lado, la probable existencia de una lista de personajes encumbrados del Estado que han participado en los favores de algunos homosexuales que ejercen la prostitución, misma que se haría pública en caso de que la Ley se publique.

Hasta ahora, no hay argumentos sólidos a favor de la Ley por el Matrimonio y la Familia y esto es lo que tienen que proporcionarnos quienes la han promovido y quienes la aprobaron.

La Ley por el Matrimonio y la Familia tiene un fondo discriminatorio; sus impulsores deben explicarnos por qué tendríamos que discriminar a quienes no piensan como ellos y cuál es la ventaja social que ello nos traería. Personalmente, yo considero que la mejor manera de defender el orden familiar que yo elegí, es ejerciendo la tolerancia y el respeto por la libertad de los demás; ese ejercicio me garantiza una vida familiar de buena calidad y sin las amenazas del fundamentalismo.


diacervera@gmail.com




Por esto!, viernes, 24 de julio de 2009.

sábado, 25 de julio de 2009

Heridos de vida, de poesía


Por Manuel J. Tejada Loría


Ya no me duele el aire que respiro, ni la mirada violenta del amigo que traiciona. Estos dos versos corresponden al libro más reciente de un poeta yucateco que prácticamente se ha formado fuera del Estado, de la Península e incluso del Sureste. Me refiero a Álvaro Baltazar Chanona Yza (Yucatán, 1962) quien está de vuelta en Mérida para presentar su poemario La alforja de los desprendimientos.

Causa inquietud su presencia: Álvaro Chanona, a la par de su oficio literario, es también militar. En la historia hemos visto cómo los escritores compaginan su labor en las letras con otras profesiones, algunos son maestros, otros empresarios, uno que otro es todólogo, e incluso algunos son gobernadores, como Agustín Yáñez. El caso de Chanona es doblemente excepcional, ya que, como cirujano naval militar, conjuga su formación castrense con la Medicina.

Estudió en la Universidad del Ejército, fue cadete, se especializó en cirugía. Pero a la par, dentro de esa “atmósfera, antiestética y antagónica” como él mismo señala, fue cultivándose como un buen lector que lo llevó de manera irremediable a la escritura.




Llama poderosamente la atención que sus primeros pasos como escritor los diera a lado del poeta Elías Nandino, con quien aprendió “los artificios de la poesía, la capacidad de síntesis y agrupación”. Estoy seguro que dicho aprendizaje le ayudó a nutrir su poesía en medio de situaciones adversas.

Durante una entrevista en la radio, Álvaro Chanona confesó que en La alforja de los desprendimientos hay imágenes tomadas de la vida castrense, específicamente en el capítulo ‘Los sueños hirsutos de un navegante’. Ahí da cuenta de su experiencia como cadete y de sus viajes por el Pacífico mexicano. “Hay todo un lenguaje o terminología técnica de los barcos”, señala.

Tenemos, entonces, a un poeta que observa la realidad, cualquiera que ésta sea, para rehacerla bajo el tamiz del lenguaje y la poesía. Él mismo advierte que como poeta es constructor de la realidad, pero que para completar este proceso, es necesaria la complicidad del lector.

La alforja de los desprendimientos (ICY/Verso destierro/Conaculta, 2009) será presentado por los poetas yucatecos Lourdes Cabrera, Tomás Ramos y Fernando de la Cruz el viernes 24, poco después de las ocho de la noche, en la biblioteca Manuel Cepeda Peraza, contra esquina del parque Santa Lucía. Sin duda, será una oportunidad para platicar con el poeta y, desde luego, conocer más sobre él y su producción literaria.

Según escuchamos hay un tercer poemario a punto de publicarse en Veracruz, se llama Preludios para Cáncer. El primero es Catarsis (Universidad Autónoma de Baja California, 1986) que esperamos pueda conseguirse a través del autor. No obstante, más allá de seguirle la pista a estas publicaciones, habría que reflexionar sobre algunos puntos que surgen de esta experiencia.

De nueva cuenta llama la atención la cantidad de escritores nacidos en Yucatán pero que radican en otros lugares. Tal es el caso de Álvaro Chanona quien vive en el norte del país; Jorge Pech en Oaxaca, Felipe Koh en Querétaro, Will Rodríguez al parecer en España, Raúl Cáceres en Toluca, Raúl Renán y Agustín Monsreal en el Distrito Federal, y no sé cuántos otros.

Desde luego que el factor de que hayan nacido aquí es circunstancial, además que la literatura no atiende a cuestiones geográficas, pero resulta útil como registro de los procesos literarios de cada región. No olvidemos que los autores de nuestra tradición literaria, en su mayoría estuvieron también fuera del Estado y habría que averiguar en qué medida esta lejanía influye en el acto de escritura.

Por lo pronto el poeta Álvaro Chanona, por cierto originario del barrio de San Sebastián (¡San Sebastián power!), estará por estos rumbos. Y no hay nada mejor para terminar la semana que recetarnos una buena dosis de exquisita e inteligente poesía. A final de cuentas –y lo dice un militar, médico y poeta a la vez– “todos estamos heridos de vida y muerte”.



Por esto!, jueves, 23 de julio de 2009.

A mi hermana


Por Conrado Roche Reyes


Nancy, todos los homenajes que te han hecho y estoy seguro te harán, son pocos. Te los mereces. Si Dumas expresó que veinte años después, tu labor rebasa con mucho. Son nada menos que 50. Qué pronto se dice, pero cuan largo camino has recorrido.

Nací después de cuatro mujeres, en la época en que lo más natural del mundo era un “Sírvele a tu hermano”, por poner un ejemplo. Cumplías con la orden-el orden universal- de nuestra queridísima y nunca bien llorada santa madre. La recordada mama Lili por sus nietos, aún los que la conocieron en su larguísima y dolorosa agonía. Sin embargo, de espíritu rebelde, sé que hacías aquello por amor aunque no estabas muy conforme. Sabias que aquello no debería ser así.




Muy jovencita comenzaste a trabajar como secretaría aquí en Mérida. Pero tu pasión, el teatro, te había atrapado a tan temprana edad. Eglé, Conchy, y todas aquellas valientes mujeres que hace medio siglo desafiaron nuestra conservadora sociedad. Y de paso me tocaba a mí. Hoy, me doy cuenta de lo celoso que era de niño y adolescente. En una obra que escenificaba tu grupo en el Teatro de la Universidad, el galán tenia que abrazarte, ¡nada mas ABRAZARTE¡.Al acontecer la escena, un rumor se extendió como una ola entre el público. ¿RECUERDAS? Ese era el tamaño de la noñez y puritanismo aún en el teatro, que es la suma de la representación. Y los besos, todos simulados. Los jóvenes actores de hoy se reirán o pensarán que estoy diciendo algo que no es. Y claro que fue.

Mérida te quedo chica y emigraste a la capital, sola, me recibías en casa de los parientes de Yoli Lara cada vez que me escapaba al DF. No te imaginas con cuanto cariño recuerdo cuando me arreglabas una cama en el sofá de la casa en la Campestre Churubusco. Me hacia al dormido cuando silenciosa, por la madrugada, antes de salir a trabajar, me cobijabas bien y me dabas un beso en la mejilla como hacía mamá. Esas cosas, hermana, son como las tumbas que dicen que se llevan en el alma. Pero en este caso se trata de algodones ROSADOS COMO LOS QUE ME compraban en el Centenario.

Tu lucha en la capital -me acompañaste a todas las tiendas para comprar mi bajo-, tu envidiable y noble perseverancia aquí con tu grupo teatral con el que me consta fuiste una verdadera guerrera. Tu magisterio de tanto tiempo. Gracias Nancy por varias lecciones que no me enseñaste con palabras, sino con hechos. Yo, que soy tan receptivo y chechón, he aprendido mucho de ti sin tu saberlo y mucho menos decírtelo.

Pues bien, hoy, que el Estado que te vio nacer reconoce tu extraordinaria labor EN TODOS LOS lugares en donde has estado, me uno a él, me regocijo y tocó las campanas de la iglesia de Santa Ana que suenan a gloria.

¡Ah!, se me olvidaba por la emoción. No me fue posible acudir a tu noche ya que el auto de la amiga que me llevaba se echó a perder -maare- lejísimos y tu teléfono no respondió. Sin embargo, en espíritu, ahí estaba echando su acostumbrado llanto tu hermano -tu hermanito-, que te ama y te admira. Felicidades a Gabriel y Alejandra y al nuevo miembro. ¡En UNA FRUCTIFERA VIDA COMO LA TUYA, CINCUENTA AÑOS NO ES NADA, COMO EL TANGO FAMOSO.




Por esto!, jueves, 24 de julio de 2009.

viernes, 24 de julio de 2009

Esta no es una reseña


Por Manuel J. Tejada Loría


Todavía los blues
frecuentan la tristeza
Jorge Pech



Trato de recordar una novela que me haya ocasionado tal expectación pero ninguna viene a la maltrecha memoria. La lectura de Tokio blues. Norwegian Wood realmente me dejó perplejo, y recuerdo que cuando cerré la novela lo primero que pensé fue escribir algo sobre ella. Hasta mentalicé la línea con que empezaría el artículo: la tristeza es un hábito que a estas alturas ya no se puede esconder.

Esa noche no pude dormir. Las imágenes de la lectura se presentaban como sueños y más de una vez tuve que ir hasta la cocina y servirme un poco de agua. Sin poder conciliar el sueño traté de analizar lo que sucedía. Y es que en el fondo surgió una tristeza indescriptible, pero sobre todo, sin motivo aparente.




El libro seguía en el escritorio. Me entretuve observando fijamente cada detalle de la portada. El nombre de su autor, Haruki Murakami, resaltaba por sus letras blancas y no sé por qué, pero pensé que la chica de la ilustración era Naoko, uno de los personajes de la historia. Comprendí entonces, que la novela tenía que ser responsable de este insomnio visceral.

Hay tres temas que sobresalen en este libro: el suicidio, la pérdida y la voluntad. Tokio Blues... es la historia de Toru, un adolescente en plena transición a la madurez. Ese camino hacia el se ve enmarcado por el suicidio de su mejor amigo de 17 años, Kizuki. El joven llegó a su casa, conectó una manguera del mofle al interior de un vehículo, selló las ventanas, se encerró y aceleró hasta morir envenado por el dióxido de carbono.


Ningún lector podrá evitar identificarse con la situación narrada de haberse enfrentado a la muerte de un ser querido, por eso la novela produce esa estremecedora tristeza que en lo personal me mantuvo los días de su lectura –e incluso después– en una zozobra delirante.

Sucedió algo notable: en esta ocasión no quería que el libro se terminara. No es que hubiera desarrollado una adicción por la tristeza, sino que la fluidez con que Murakami cuenta la historia me obligó a seguir ahí, página por página, atestiguando la autopsia del dolor que Naoko sentía por la pérdida de su novio.

Naoko y el protagonista se vuelven amigos, quizá algo más que eso. Pero mientras él asume la vida y la adultez con serenidad (amor fati, diría Nietzsche), ella se pierde en la madeja de su pensamiento. Casi al final de la historia el autor nos deja saber por qué la joven no puede superar el pasado, lo que sin duda la hunde en una terrible aflicción.




Destaca, en contraparte, el crecimiento espiritual de Toru, evidente en uno de sus constantes monólogos y donde descansa la esencia de este blues literario. Dice el protagonista dirigiéndose a su amigo muerto: “hasta ahora había deseado permanecer eternamente en los 17 o 18 años.... Kizuki, ya no soy el que estaba contigo. He cumplido 20 años. Y debo pagar un precio por seguir viviendo”.

No obstante el valor de sus decisiones, y de encontrar incluso en medio del dolor las herramientas para seguir luchando, el destino –como en la realidad– no mostrará clemencia para Toru, y lo aprendido jamás será suficiente para cuando de nueva cuenta tenga que enfrentar la siguiente adversidad.

Este blues japonés todavía resuena en mi alma. Philip Roth y su novela Elegía tendrá que esperar unos días a que la ansiedad transite y tome la debida distancia. Por si fuera poco, cayó en mis manos un poemario de Jorge Pech titulado Roja edad que no pienso dejar de leer hasta que suceda lo primero: que me duerma o que me llame Miguel.




Por esto!, miércole, 22 de julio de 2009.

Ultima conjunción. Rock, aventuras y desventuras


Por Conrado Roche Reyes


Casi diez años sin empuñar un instrumento. Como era su costumbre, por la noche el claxon de un vehículo sonó insistentemente en mi depa. Por aquella época pasaba un periodo difícil, cuando te cae el veinte de la soledad y mi cantón se convirtió en refugio de pecadores. Intrigado, pensé que se trataba de uno o una de aquellos. Mi sorpresa fue mayúscula. Mike Manssur, a bordo de un Peugeot del año, convertible. Me invitó a salir a dar el rol para recordar viejos tiempos. Lo noté cambiado físicamente. Más gordo y con la melena rubia con amplias “entradas”. Abordé su coche y de inmediato me lanzó la neta de su visita. Al cabo de los años, por fin se había decidido a grabar un disco. Tenía ya pagado el estudio en donde se haría. Debo decir que aquello me sorprendió, dada la cantidad que le cobraron y siendo el tan duro para soltar el billete. Me platicó maravillas de baterista, un huach que, según él, era buenísimo. Le recordé el tiempo que tenía sin tocar. Lo difícil que iba a resultar aquello. No sé cual fue su motivación de escogerme para el proyecto de su vida. Insistió en que sólo conmigo iba a resultar. Con el poder de convencimiento que siempre lo caracterizo, ahí voy.

Llegamos a Cancún, donde se haría la grabación. El famoso baterista ya nos esperaba. Se trataba de un chavo mucho menor que nosotros, con una cabellera que le llegaba hasta la cintura vestido al estilo de allí. Mayor fue mi sorpresa cuando dijeron que en ese instante ensayaríamos. Entramos al pequeño espacio que en su hotel tenía destinado para ello. Un paraíso de guitarras enfiladas unas, en desorden otras.

Cables, micros, amplis, toda una parafernalia rocanrolera. De sopetón me informan que la primera rola que practicaríamos era “For the Love of God”, de Steve Vai. Pieza que jamás había escuchado y además muy difícil, con muchos cambios de tono y para complicarla más, raros. Les fui sincero. Entonces, terco el baterista -“Checo”- puso el disco para que me la aprendiese. Imposible. Pero de que la saco, la saco, les dije, denme tiempo. Vamos a tocar algo conocido para calentar. Comenzamos con no recuerdo cuál, ni por esas. Estaba yo todo cuatropeado. El batería, sin tener ninguna clase de confianza conmigo, comenzó a lanzarme puyas ante la complacencia de Mike. Encabronado, pedí un break y mandé al secre a comprar una pachita de bacacho. Tomé unos tragos para distenderme un tanto. Y ¿sabes lector, qué expresó el “Checo”? “Con eso te vas a hacer más hombre”’, o “Ay de dedito”. Ofensas fuertes que, debo admitir, me intimidaron. Eso no fue lo peor, suena el teléfono solicitándonos para tocar en el mejor lugar entonces de Playa del Carmen, “El blue parrot”. Mike, sin pensarlo, aceptó. No teníamos montado nada de repertorio. A la carrera, medio recordamos algo para salir del paso. La noche del debut, ha sido la ocasión en que peor he tocado. Con los nervios de punta y el cachondeo de “Checo”, aquello fue un desastre. Ridículo máximo. Con decir que recurrimos a “La bamba” y ni esa pude ejecutar. Mike, en su desesperación, toco él solo “ Y la amo”. Instaba a “Checo” a tocar un solo para hacer tiempo. Se negó. Por obra del alcohol ingerido, los gabachos ni en cuenta, mas nosotros obviamente avergonzados, especialmente yo. En la carretera de regreso, estallé. Le dije a “Checo” hasta de lo que se iba a morir. En mi mente ya planeaba regresar a Mérida, pese que nos quedaba otra tocada la semana siguiente.

Al otro día, en un desesperado intento por salvar aquello, sin decir nada a Manzur le hablé por teléfono al “Tse” Basteris informándole a grandes rasgos lo sucedido. Yo no sé si Mike es adivino, pero nada más verme, me informa que ya le dio flit a “Checo” y llamó a Basteris. Ensayamos con él y la cosa fue diferente. La tocada salió si no perfecta, bien.

¿Qué fue lo que me pasó que de una semana, de un día a otro ya no lo hacia tan mal? Probablemente la confianza y el ánimo que me daba el nuevo baterista, con quien había tocado antes y siempre nos entendimos. Sin embargo, Mike insistía en que “Tse” no era el indicado para la grabación, el bueno era “Checo”. Entonces, a espaldas de nuestro paisano, ensayábamos dos repertorios con dos bateristas. Uno para el disco con “Checo”, y otro para bar con “Tse”. El primero ya con otra actitud. Incluso medio intrigaba contra Mike.




El flamante estudio de grabación resultó ser un cuarto de otro huach,”Gigio”, adaptado para eso. A espaldas del otro, comenzamos la grabación. Fue una rola compuesta por Miguel y un servidor —“Funky cinco”—. En su caseta, aparte, con un cristal enfrente, “Checo”. Es costumbre, creo yo, grabar primero la parte de batería. Y se empeñó en utilizar el metrónomo a todo volumen, que sólo servia para sacarme de onda. La rola salía perfecta a la primera toma. Mike y yo éramos partidarios de que quedase así. Pero… “Checo” de nuevo dice que no. Y sólo se grabó su parte. El resto de las sesiones fueron caóticas, hasta que un día exploté dejando mi bajo en su santísimo lugar y me largué a mamarme. Debo decir que todas las rolas del disco que finalmente se llamo “Tributo”, la sección del bajo fueron tocadas por mí. Yo los creé. Al igual que las melodías, con la excepción de dos que eran de Manzur, muy antiguas, y dos covers aunque como terminamos distanciados, otro bajista las copió y las tocó exactamente como las dejé en la guía, al igual que las melodías que cantó quién sabe quién. Es decir, que la especie de que no soy yo quien toca —en dos sí— es falsa. La propagaron aquí quienes escuchaban decirlo a Mike, que estaba chiva porque abandoné la plaza.





Por esto!, miércoles, 22 de julio de 2009.

jueves, 23 de julio de 2009

Frialdad en exceso

Por Manuel J. Tejada Loría

Casi el cincuenta por ciento de los mexicanos son pobres. Y todavía, después de las elecciones del 5 de julio pasado, nos preguntábamos dónde estaría ese 51% de abstencionismo que se advertía en los sultados electorales.

Sólo una minoría, como hace cien años con Porfirio, disfruta hoy a manos llenas de la riqueza. ¿Cómo, entonces, se puede hablar de democracia?




La desdicha de muchas personas se hace más grande cuando los partidos políticos hacen uso de ese número rojo que representa la pobreza en las estadísticas de gobierno. Pese a que en cada campaña política hay cientos de promesas por combatirla, lo cierto es que el número de pobres en México (sin duda en el mundo) ha ido incrementándose, mientras que los candidatos se han convertido en nuevos ricos después de su gestión.

Nuevos ricos a costa de los pobres. Nuevos ricos, también, a costa de la venta de estupefacientes. Familias de narcomenudistas cuyo próspero negocio hoy es visible por el estilo de vida que ostentan y que en menos de diez años dio un drástico giro. Casas, autos y alhajas. Incluso se trasladan a colonias de mayor prestigio y, por supuesto, tratan de insertarse en los modos de la clase alta. Escuelas de paga, clubes sociales, viajes, fiestas...


Una salida fácil de la pobreza: trabajar para el narco, escalar hasta independizarse y montar el negocio propio, distribuir sin tantos dividendos e intermediarios. Hay muchos ejemplos en todas partes. El narcotráfico es un negocio redondo y productivo. “El Chapo” Guzmán, por ejemplo, es uno de los hombres más ricos, no sólo de México sino del mundo, con ganancias anuales de más de diez mil millones de dólares.


Pero los pobres siguen ahí y seguirán porque el gobierno y los ricos altruistas piensan en todo menos en los 20 millones de mexicanos que no cubren sus necesidades alimentarias. El problema es complejo ¿Cómo se combate la pobreza? ¿Cómo se reactiva a la mitad del país? Por si fuera poco, la gente sin recursos económicos no sólo padece de hambre sino también de discriminación social. Ni en esto podemos contribuir a mejorarnos como sociedad.

Las ciudades cumplen también con esta dinámica de exclusión. Los empresarios y el gobierno, encargados de su desarrollo, no contemplan —a pesar de los heroicos discursos— a la gente que no tiene dinero. Ir al cine se ha vuelto una cuestión de élite sin escrúpulos. El costo por entrada (50 pesos) hace imposible que cualquier persona pueda ir a ver una película. La proliferación de centros comerciales y salas de cine en nuestra ciudad parecen dar ese mensaje de exclusión. El cine, en pocas palabras, está vetado para los pobres.

Desde luego que entre comer e ir al cine no hay comparación, pero se mencionó lo anterior para recalcar la discriminación social que predomina en nuestros días. ¿Qué podemos hacer como individuos ante tal situación? Realmente son pocos los periódicos que documentan esta avanzada de la pobreza como hizo POR ESTO! el domingo pasado. Muchos prefieren hacer caso omiso de este problema incómodo para los gobiernos y para una minoría que vive en los excesos.

Hay una absoluta frialdad en torno al tema y mucho cinismo. Puede haber 51 millones de pobres en México, pero Carlos Slim, por ejemplo, se mandó a hacer unas mancuernas de plata con la forma de sus manos. Más allá de los donativos que a través de su fundación realiza, dicha acción es una delicada forma de decir que le vale un carajo los que menos tienen. Después de todo es poco probable que cuenten con una línea telefónica.




Por esto!, martes, 21 de julio de 2009.

Qué buena onda


Por Conrado Roche Reyes

Qué buena onda estamos agarrando y sin proponérnoslo Manuel Tejada y un servidor. Convergemos, discrepamos, coincidimos, todo ello, como digo, sin intención. A Tejada pasan meses y no lo veo ni tenemos comunicación alguna, por lo que nuestros textos tienen la mayor espontaneidad. No se trata de ninguna especie de debate, mucho menos tirarnos cebollazos. Ni él ni yo somos así. No es el estilo -no hablo de literatura, del ser, el concepto del universo- aunque parezca pasado de moda, me congratulo. Pienso que la palabra adecuada sería diálogo inconsciente. Y existen otros con quienes mantengo a través de las páginas de POR ESTO! dicho sentimiento.



El y un grupo de jóvenes creadores han inyectado oxígeno a aquel enrarecido, excluyente y uniforme modo de comunicarse por medio de la escritura. Confieso que en un momento dado llegue a pensar que ésta había muerto. Todos eran uno mismo. Pero por fortuna muchos literatos honestos mantienen viva la flama. Todos los tirones, patadas de ahogado por continuar aquel status quo se han estrellado. Los verdaderos creadores no han muerto. No los han conseguido desarraigar. Su estirpe -la de los honestos- es longeva. Los hijos del caduco sistema cultural no han cesado de infamar ni de burlarse. La sublime locura de la Verdad es un escándalo demasiado fuerte para su prudencia.

¡Cuánto ruido, cuánta maravilla -vocean los grajos del continuismo- la envidia por este grupo de novedosos y buenos escritores! gritan a voz en cuello o virtualmente que porqué tanta bulla ante los excelentes nuevos textos. Pero nosotros sabemos, nosotros que lo sabemos todo, no es cosa tan nueva que justifique tan amplio apasionamiento. Son uno más en la lista. ¿Quieren que los desmenucemos desde el principio?

No hay necesidad de ello. Nosotros también conocemos a esos fantoches “de la época exquisita, dorada. Y sabemos que no es el caso sacarlos de los adornados poetas y los viejos mitógrafos para hacer comparaciones. Fueron su propia invención. Saludos fraternos.

+ Aviso parroquial. Ya está en el horno mi nuevo libro. Me internaré en un terreno desconocido. Será una biografía, más bien, el reflejo de una generación con uno de los personajes más trascendentes de Yucatán, narrado en primera persona. Bernal será mi guía.




Por esto!, martes, 21 de julio de 2009.

Diego Rivera en Yucatán


Gotero de letras

Por Carlos E. Bojórquez Urzaiz



Diego Rivera, el muralista que fijó su impronta en la plástica mexicana a través de atrayentes rasgos nacionalistas, llegó a Yucatán el 27 de noviembre de 1921 con el Secretario de Educación José Vasconcelos, quien se hizo acompañar de una delegación integrada por otros intelectuales destacados, como Pedro Henríquez Ureña, Carlos Pellicer, Jaime Torres Bodet y Adolfo Best, que ayudarían a explicar los distintos propósitos de la Secretaria de Educación Publica, fundada apenas en el 25 de septiembre del mismo año.

Como Diego Rivera recién había regresado de Italia, donde tuvo experiencias vanguardistas, la fundación de la nueva Secretaría encabezada por Vasconcelos, representaba la posibilidad para relacionarlo con los proyectos revolucionarios de educación que se impulsaban bajo influjos de este pensador oaxaqueño, con el cual no siempre comulgó el pintor. De cualquier manera, es probable que la incorporación de Rivera a la delegación que viajó a Yucatán aspirara a que el gran muralista encontrase, como en efecto ocurrió, una explicación de la Revolución mexicana más acorde a su ideario, dado que el reciente triunfo electoral de Felipe Carrillo Puerto a la gubernatura, quizás podría contagiarlo del entusiasmo popular imperante. Además, el propio Vasconcelos estaba al tanto del entorno político de donde emanaron las críticas vertidas por los delegados del magisterio yucateco, José de la Luz Mena y Eduardo Urzaiz Rodríguez, durante un congreso de educación en la Ciudad de México de diciembre de 1920, en el que expresaron que las ideas que regirían la nueva Secretaría eran centralistas y hasta cierto punto conservadoras, en comparación con los resultados de los congresos pedagógicos locales de 1916 y 1917.

Se sabe que además de la conferencia ofrecida por José Vasconcelos en el Peón Contreras, la noche del 27 de noviembre, Pedro Henríquez Ureña disertó varias veces acerca de la literatura latinoamericana, y que Adolfo Best lo hizo sobre dibujo, ante estudiantes normalistas. De las actividades de Diego Rivera se recuerda que siempre estuvo rodeado por profesores y estudiantes de Bellas Artes, deseosos de asimilar algo de su genio creador, y que se llevó una grata impresión por el color rojo de las banderas que alzaba el magisterio socialista encabezado por el profesor Albino J. Lope, durante la recepción en el muelle de Progreso.

Desconocemos si el recorrido de Diego Rivera por Uxmal, atravesando el poblado de Muna, donde presenció la celebración de una vaquería, o si el esplendor de Chichén -Itzá y las banderas de los profesores del Partido Socialista del Sureste, inspiraron alguna de las partes de sus obras trazadas meses después, puesto que en septiembre de 1922 empezó a decorar al fresco el primer patio de la Secretaría de Educación Pública e ingresó al Partido Comunista Mexicano, en franco desafío intelectual a Vasconcelos. Sin embargo, en medio de las preguntas que puedan surgir de esta visita, consta que el extraordinario muralista fue dibujado en un boceto por Eduardo Urzaiz Rodríguez, quien acompañó al Secretario de Educación y a su comitiva en cada una de las actividades que realizaron. En los años cuarenta del siglo pasado, quien fuera Rector fundador de la Universidad, ayudado por su indiscutible memoria, trazó el dibujo que acompaña esta nota, a cuyo píe de página escribió lo siguiente:

“…Y sucedió que en el indispensable a Chichén Itzá, para ir de Dzitás a las ruinas, Diego ocupó un boláncoche en el que previamente se habían instalado don Alfonso Cardone, Tito Patrón, y don Enrique Cervera…y…el vetusto carruaje no pudiendo soportar aquellos ochocientos o mil kilos, se partió por el eje. El discutido artista dijo que el incidente no tenía importancia porque él estaba acostumbrado a viajar a pie; y a pie realizó la excursión, seguido por dos o tres muchachos de Bellas Artes.”


Por esto!, martes, 21 de julio de 2009.

miércoles, 22 de julio de 2009

Progresivo

Por Conrado Roche Reyes


Al cerrársele todas las puertas en su intento de conseguir trabajo, Dany, como tantos miles de compatriotas se vio en la necesidad de emigrar a los Estados Unidos. Le conocía de un tiempo atrás. Una buena persona. Joven y dentro de lo que cabe, alegre. Desde entonces vivía solo con su madre.

Con el gabacho encontró empleo casi de inmediato en un restaurante. Muy trabajador, durante años junto dólar sobre dólar con la esperanza común de toda la chicaniza de regresar. En la chamba aprendió a hablar perfectamente inglés. Su lugar de labor era de cierto caché, con clientela totalmente gringa. Incluso tuvo sus amoríos con algunas güeras. De complexión fuerte, ni un gramo de grasa en el cuerpo-gustaba de hacer ejercicios-, facciones agradables. Color de piel cobrizo.

Cuando lo juzgó necesario, retornó a la tierra nativa, es decir, Mérida. Busco chamba, misma que encontró pronto en el ramo hotelero gracias a su dominio del idioma. Fue recepcionista en cierto hotel del Paseo Montejo. Sus ahorros se evaporaron en un dos por tres con malos negocios. La crisis económica estaba aun peor que cuando se fue. Platicaba con él en el Parque Hidalgo o en el Café Express-desaparecido-. Parecía ser un muchacho de lo más normal. Tenia muchos conocidos, pero su único amigo fue el “Pajarito” Vidal, personaje que forma parte del paisaje urbano nuestro. Posee el don de la ubicuidad.

Al salir de su trabajo, daba su rol por el centro. Fue en una de aquellas charlas que noté que algo no andaba bien en él. Hablaba de cosas incomprensibles e inverosímiles. Había que seguirle la corriente. Un día, Vidal me dice que Dany se encontraba en la casa de la risa. No recuerdo qué fue lo que hizo, pero fue su mama quien lo metió.

Su estancia en el nosocomio fue corta. Conservó el trabajo, mas ya no como administrador, sino de bell boy. Gran aficionado a fumar hierba y ocasional bebedor-solo lo hacia con el “Pajarito”-, su enfermedad fue progresando. Cierta ocasión, se retentó y quemó todos sus dólares. Ahora vivía solo en una casa de su mamá por la 58, a espaldas de Montejo. Ella le tenía ya miedo a sus locuras cada vez más extrañas. Prueba de ello fue cuando me preguntó si yo miraba cosas que no existen, obviamente le respondí que no. Porque según él, del techo de su casa caía una enorme bola de fuego y se transformaba en el diablo. Esto lo tenía aterrorizado. Lo interesante del caso, es que se daba cuenta que aquello era una alucinación, terrible, pero no real. He aquí un caso para los psiquiatras. Fue descendiendo en la chamba, hasta que llegó el día que lo despidieron. También tenía momentos en que se encontraba perfectamente normal. Le gustaba la putañería. Varias ocasiones lo encontré con alguna mariposilla nocturna. Moralista no era. Digo lo anterior, porque no sé cómo consiguió trabajo, siempre en la administración, pero en un hotel de paso, por no decir tumbadero. Así que entre locura y lucidez, ahí la llevaba. Lo grave sucedió el día que intentó agredir a su mama. Ésta, con la santidad de quienes tienen el don de dar vida y perdonar hasta el peor de los delitos a su hijo, eso hizo. Nada pasó. Ni botellón comió. Pero regresemos a lo del hotelucho, estaba en el rumbo de San Juan. Uno tiene sus necesidades arqueológicas como hombre-que a últimas fechas se me ha acendrado peligrosamente- y me ligué a una loquita en una banca de la plaza. Estaba bastante guapa y jovencita-no me explico cómo me hizo caso-, eso sí, con una súper mini minifalda. La llevo entonces al mencionado hotel. Dany me saludó con cordialidad. Pero al mirar con quien estaba acompañado, montó en cólera negándome el servicio. Sorprendido le pregunte la razón, y escuche usted lo que me respondió bajo amenaza de llamar a la chota si no nos retirábamos. “Es que está muy corta la minifalda de esa chavita”. Por poco me voy de espaldas. La expresión What? se quedaría corta. Qué te pasa Dany, si te he visto hasta con las gordotas de licra por el Monte de Piedad. Ah, ¡pero ésas así son. Esta puede pasar por decente. Para no hacer más largo el cuento, me la llevé al “Fausán”, tomamos unas chevas, y nos metimos al hotel de al lado. Ya estaba el tipo listo para el siquisiriqui.

Entre comillas, “Fausán” es un tiro seguro. Me recuerda a cierta mujer, frondosa por delante y por detrás, que en plena sala de su casa, con su mamá al lado, se abría la blusa, se apretaba aquellas montañas y me decía con su voz de niña: “Mira esto Conrado”. ¿Recuerdas?.

La cuestión es que la enfermedad de Dany, según supe, progresaba día a día. Estaba delgadísimo, hueso y pellejo. Su mamá le rentó un departamento lo bastante alejado de ella… El drama, mejor dicho tragedia, sucedió cuando, supongo, no soportó sus propios demonios y se inmoló en honor a Ixtab. Por la prensa me enteré que el vecindario, intrigado por el hedor, tiró la puerta encontrando a Dany colgado de una argolla. Ningún mensaje, carta póstuma. Nada. De manera escueta la nota decía que el suicida padecía de los nervios, al parecer esquizofrenia. Brrrr!, hasta me erizó la piel.

Conrado Roche Reyes. Julio 2009




Por esto!, lunes, 20 de julio de 2009.

martes, 21 de julio de 2009

La provocación del lector a través de la moral

Por Rodrigo E. Ordóñez Sosa



“…ese laberinto interminable de orgías y engaños.”

Fray Servando Teresa de Mier



Escribir significa comunicarnos con los posibles lectores, a través de una red de proposiciones y estrategias textuales que lo obliguen a caer en la trampa de su moralidad. Esta técnica la consolida Alberto Chimal en su novela corta Los Esclavos, en la que a través de la narración nos conduce al laberinto del prejuicio de las fantasías sexuales, y al descubrimiento, por parte del lector, de su propia morbosidad.

Los Esclavos narra la vida de dos parejas de amantes que viven situaciones de extrema sumisión y dominio, entregados a los excesos. Por un lado, la vida de cierta directora de cine pornográfico y una adolescente a la que obliga a satisfacer sus deseos, y a interpretar los papeles más degradantes en las películas que dirige y produce. Por otra parte, un joven millonario que somete a sus amantes hasta aniquilar su voluntad. Su última adquisición, un burócrata de edad madura obligado a existir bajo muy calculadas torturas, con un collar humillante y una cadena clavada a sus talones.

A fin de cumplir las fantasías eróticas de sus amos, los esclavos aceptan exigencias cada vez más radicales y sobrepasan los límites del sadomasoquismo para encontrar nuevas vetas de placer. Aunado al peligro de ser atrapados por la policía, las parejas combaten el tedio recrudeciendo las relaciones de poder entre amantes, afinando la degradación del otro para conservarlo a su lado. Es la radicalización de la situación que viven miles de parejas en su búsqueda por superar el hastío en sus relaciones, la lucha indiscriminada entre el hábito y la novedad.

En la primera mitad de la novela, observamos las fantasías ingenuas e infantiles que se esconden en un negocio tan plagado de trampas morales como lo es la pornografía. Un recorrido en el cual emitimos juicios de valor incesantemente y nos empantanamos con ideas preconcebidas sobre el sexo comercial y la corrupción, dejando escapar señales tenues, las cuales no permiten que veamos el desenlace de cada capítulo, hasta que el narrador nos regresa de golpe a la realidad.





El amor, entendido como la entrega sin miramientos al ser amado, es la premisa básica de la obra, que explora la dependencia e invalidez cuando amamos sin restricciones. El libro construye un universo donde nada es real, sino vagas ilusiones y sugerencias del autor; donde el lector es también un esclavo de la lectura, hasta el final, en la cual nuestro juicio es demolido en tres breves líneas al final de cada capítulo.

Alberto Chimal narra el amor desde su perspectiva más salvaje, utiliza el sadomasoquismo como metáfora para representar la crueldad que se esconde en la batalla entre los sentimientos y el placer, un juego de poder exhibido en cada capítulo que compone el libro. Derrumba en cada capítulo la noción de eternidad implícita en la palabra amor, poniendo en juego los prejuicios y la sensibilidad del lector, quien será el que al finalizar la lectura, juzgará cada acto y emitirá una sentencia para los personajes.

Al concluir el libro, debemos reestructurar nuestros sentimientos y la red de conceptos que conforman nuestra definición de moral, porque la sentencia que emitamos en torno a los personajes, a la larga dirá más de nosotros que del autor. Seremos quienes, inconscientemente, juzguemos al “Otro” en la batalla que libra por impedir que la costumbre y la rutina echen raíces en sus relaciones interpersonales.

La narración indaga sobre el amor y la posibilidad de encontrar al candidato ideal para cumplir una fantasía sexual. Así, el texto habla del placer irreflexivo, sin miramientos ni carga moral. En sus hojas no hay lugar para los prejuicios ni los indicadores de valor, toda la carga ética depende del lector, lo cual abre una multiplicidad de interpretaciones y juegos textuales, en las que las únicas víctimas somos quienes recorremos sus páginas.






Por esto!, viernes, 17 de julio de 2009.

lunes, 20 de julio de 2009

Zorros Chinos: la ensoñación como recurso escénico

Por José Castillo Baeza


El Festival de Teatro Wilberto Cantón 2009 fue inaugurado con la primera puesta en escena de la recién creada Compañía Estatal de Teatro de Yucatán, cuyo director, Paco Marín, se encargó del montaje de Zorros Chinos, obra del dramaturgo mexicano Emilio Carballido. Lo único lamentable en este marco de doble fiesta —el estreno de la Compañía y la inauguración del Festival—, fue el larguísimo acto que precedió al montaje, donde si bien se rindió un merecido homenaje al director y actor yucateco Luis Armando Trejo Cardós, también hubo la lectura de un discurso kilométrico.

Sin embargo, la obra hizo que nos olvidáramos de la espera y las ansias. Zorros Chinos ubica su acción en un pueblo indeterminado de Michoacán, en algún momento del Siglo XVIII. La llegada de unos príncipes chinos (seres mágicos que tienen una cola de zorro y que, entre otras habilidades, tienen la facultad de transformarse en animales) perturba la monotonía de una sociedad machista y déspota, cuyas mujeres están encarceladas en sus casas al servicio del marido y de los hijos.

La obra comienza, precisamente, cuando las mujeres comienzan a desaparecer por las noches, volviendo al pueblo días después, vestidas con ropa de seda y mostrando joyas y piedras preciosas. Este hecho, apenas insinuado en la obra, cumple un papel clave puesto que los maridos venden las joyas de sus mujeres haciéndose de la vista gorda ante la extrañeza de los hechos. Yuriria (Socorro Loeza), la protagonista de la obra, no regresará después de ser raptada por estos zorros chinos, en particular por el Príncipe Wu (Oswaldo Ferrer). De aquí que su marido, Nemario (Sebastián Liera), tome cartas en el asunto para desencadenar el final en el cual no debo ahondar.

Resulta interesante ver el manejo de la ensoñación en el montaje, pues el ambiente onírico es logrado a través de distintos recursos que Paco Marín utiliza en la puesta en escena. En primera instancia, los diferentes cuadros escénicos en donde aparecen las danzas detienen la acción de la obra para centrar al espectador en una atmósfera de magia y, por lo tanto, de irrealidad. Por otro lado, también nos presentan la estilización de los movimientos de los actores en algunos momentos. Esto, aunado a la escenografía y la proyección de imágenes (con sus respectivas cargas simbólicas) recrean la ensoñación presente en el texto de Carballido, misma que, por otro lado, se muestra de manera explícita en algunos pasajes, por ejemplo, la escena impactante en la que Yuriria es “devorada” por su esposo, su hijo adolescente (Ulises Vargas) y su suegra (Laura Zubieta), en un acto simbólico de la situación de la protagonista , cuya vida está consagrada a la familia que literalmente la consume.

La puesta en escena logra reflejar los diversos juegos antitéticos que maneja el autor en la obra, esa especie de mestizaje múltiple y truncado que se manifiesta a varios niveles: el contraste cultural entre unos hombres orientales y las mujeres rurales mexicanas, lo fantástico contra lo real, la miseria en oposición a la opulencia, lo salvaje y lo civilizado y, desde luego, la tradición en contra de la ruptura.

Múltiples lecturas son las que podemos sacar después de ver la obra. Paco Marín se centró en representar la ensoñación como espejo de los cambios que transforman la forma de mirar el mundo de la protagonista, que no podrá seguir su vida sabiendo que existe algo más afuera de su existencia cotidiana y reprimida. Seguramente Yuriria, antes de su momento climático, escuchaba el eco de las palabras del Príncipe Wu cuando éste le hablaba del sueño como realidad, provocando en ella la toma de conciencia final: “Lo sobrenatural es la creación de fieras donde antes hubo hombres”.

Por esto!, sábado, 18 de julio de 2009.

Primer Congreso Internacional de Investigaciones Literarias

PRIMER CONGRESO INTERNACIONAL

DE INVESTIGACIONES LITERARIAS

Xalapa, Veracruz, México

14, 15 y 16 de octubre de 2009

P R O G R A M A

MIÉRCOLES 14 DE OCTUBRE

9:00-9:30 Inscripciones. Vestíbulo del Auditorio de Humanidades
9:30-10:00 Inauguración. Auditorio de Humanidades

10:00-10:10 Receso


MESA 1 A Entre fuegos cruzados y novelas en fuga: cuatro relecturas de Amado Nervo

Aula F 8 de Humanidades

Moderadora Guadalupe Osorno

10:10-10:30 Gustavo Jiménez Aguirre (UNAM): “Una pálida hebra de luz: espacio y temporalidad en tres novelas cortas de Amado Nervo”.
10:30-10-50 María Malva Flores García (Universidad Veracruzana): “¿Poetas o críticos? Un dilema del cronista en ‘Fuegos Fatuos’ de Amado Nervo”.
10:50-11:10 Christian Sperling (UNAM): “Pascual Aguilera vista a partir del proyecto utopista en La navidad en las montañas”.
11:10-11:30 Raquel Velasco González (Universidad Veracruzana): “‘Fuegos Fatuos’: Un acercamiento a la modernidad porfiriana”.
11:30-11:40 Comentarios
11:40-12:00 Receso


MESA 1 B Ediciones críticas: teoría y práctica

Aula F 11 de Humanidades

Moderadora Silvia Manzanilla

10:10-10:30 Belem Clark (UNAM): “Rescate bibliohemerográfico de escritores mexicanos de la segunda mitad del siglo XIX: José Tomás de Cuéllar y Manuel Gutiérrez Nájera”.
10:30-10:50 Carlomagno Sol Tlachi (Universidad Veracruzana): “Edición crítica de El monedero y el horizonte utópico en el siglo XIX”.
10:50-11:10 Manuel Sol Tlachi (Universidad Veracruzana): “Luis González Obregón, editor de Manuel Payno”.
11:10-11:30 Alejandro Higashi (UAM-Iztapalapa): “Hacia una tipología de la tradición textual de textos mexicanos modernos y contemporáneos”.
11:30-11:40 Comentarios
11:40-12:00 Receso


MESA 1 C Canon y escritura de mujeres: Julieta Campos

Aula F 13 de Humanidades

Moderadora Gloria Prado

10:10-10:30 Luzelena Gutiérrez de Velasco (El Colegio de México): “La familia como sustrato en La forza del destino de Julieta Campos”.
10:30-10:50 Nora Pasternac (Instituto Tecnológico Autónomo de México): “Imágenes en el espejo y en el agua: Julieta Campos”.
10:50-11:10 Berenice Romano Hurtado (Universidad Autónoma del Estado de México): “Temporalidad y escena en Jardín de invierno de Julieta Campos”.
11:10-11:20 Comentarios
11:20-12:00 Receso



MESA 2 A Narradores de medio siglo

Aula F 8 de Humanidades

Moderadora Malva Flores

12:00-12:20 María Esther Castillo (Universidad Autónoma de Querétaro): “La plástica en la escritura, la escritura en la plástica: Elizondo y García Ponce”.
12:20-12:40 Gonzalo Lizardo (Universidad Autónoma de Zacatecas): “Modelo de lectura y lector modelo en Camera lucida de Salvador Elizondo”.
12:40-13:00 José Ramón Ruisánchez (Universidad Iberoamericana): “El viaje de Sergio Pitol como deuda y autobiografía”.
13:00-13:20 Inés Ferrero Cándenas (Universidad de Guanajuato): “La muerte se asienta en el cuerpo: abyección en Inés Arredondo”.
13:20-13:30 Comentarios


MESA 2 B El cuerpo en la literatura

Aula F 11 de Humanidades

Moderadora Dahlia Antonio

12:00-12:20 Olivia Vázquez Medina (Wadham College, Oxford) “El cuerpo y el texto en la novela histórica hispanoamericana de fines del siglo XX”.
12:20-12:40 Rogelio Castro (Universidad de Guanajuato): “El cuerpo en ‘Hombre con minotauro en el pecho’ de Enrique Serna”.
12:40-13:00 Elsa Leticia García Argüelles (Universidad Autónoma de Zacatecas): “Un acercamiento a Diario de un dolor: entre el cuerpo y el alma”.
13:00-13:20 León Guillermo Gutiérrez (Universidad Autónoma del Estado de Morelos): “Espacio y cuerpo en El vampiro de la colonia Roma”.
13:20-13:30 Comentarios


MESA 2 C Realismo e historia en la novela mexicana

Aula F 13 de Humanidades

Moderador José Luis Martínez Suárez

12:00-12:20 María Dolores Pérez Padilla (Universidad de Guadalajara): “Historias que nos contamos: una redescripción de la figura de Morelos”.
12:20-12:40 Luz América Viveros Anaya (El Colegio de México): “La construcción del personaje autobiográfico en Impresiones y recuerdos (1893) de Federico Gamboa”.
12:40-13:00 Leticia Algaba Martínez (UAM-Azcapotzalco): “Narrar desde otro centro cultural: Un hereje y un musulmán, novela histórica de José Pascual Almazán”.
13:00-13:20 Alma Mejía (UAM-Iztapalapa): “La influencia galdosiana en La fuga de la quimera de Carlos González Peña”.
13:20-13:30 Comentarios


MESA 3 A Reflexiones teóricas

Aula F 8 de Humanidades

Moderador Raquel Velasco

16:30-16:50 Lauro Zavala (UAM-Xochimilco): “La primera teoría literaria en lengua española”.
16:50-17:10 Javier Perucho (UACM): “Escrituras privadas, lecturas públicas: el aforismo en México”.
17:10-17:30 Cándida Elizabeth Vivero Marín (Universidad de Guadalajara): “Cuerpo y escritura: la aplicación de la hexis en la teoría literaria feminista”.
17:30-17:40 Comentarios
17:40-18:00 Receso


MESA 4 A Violencia y horror en la literatura

Aula F 8 de Humanidades

Moderador Fortino Corral

18:00-18:20 Aurelia Gómez Unamuno (Haverford College): “Romper el cerco del silencio: las narrativas carcelarias de la guerra sucia”.
18:20-18:40 Celia Esperanza Rosado Avilés y Óscar Ortega Arango (Universidad Autónoma de Yucatán): “Violencia y mujer en la novela histórica colombiana”.
18:40-19:00 Andreas Kurz (Universidad de Guanajuato): “Reproducciones literarias del terror”.
19:00-19:10 Comentarios
19:10-19:20 Receso


MESA 4 B El género dramático

Aula F 13 de Humanidades

Moderadora Nidia Vincent

18:00-18:20 Claudia Gidi (Universidad Veracruzana): “El caso Dora: una dramatización polémica”.
18:20-18:40 Margo Echenberg (ITESM-Ciudad de México): “Aunque caigan los pilares: el adentro y afuera del espacio en algunas piezas teatrales de Elena Garro”.
18:40-19:00 Alicia Verónica Ramírez Olivares (Benemérita Universidad Autónoma de Puebla): “La mujer como signo en los inicios de la dramaturgia mexicana”.
19:00-19:10 Comentarios
19:10-19:20 Receso


19:20-20:10 Conferencia magistral de Beatriz González-Stephan: “Tecnologías modernas y disciplinamiento de las masas: panoramas épicos e historias patrias”
Auditorio de Humanidades
Presenta y modera Martha Elena Munguía Zatarain

JUEVES 15 DE OCTUBRE

MESA 5 A Autobiografía y desenmascaramiento en la literatura hispanoamericana

Aula F 8 de Humanidades

Moderadora Asunción Rangel

9:00-9:20 Ana María del Gesso Cabrera (Benemérita Universidad Autónoma de Puebla): “La autobiografía en la nueva novela histórica”.
9:20-9:40 Horacio Molano (UNAM): “La escritura autobiográfica de Ariel Dorfman: una identidad bifurcada”.
9:40-10:00 Cecilia López Badano (Universidad Autónoma de Querétaro): “Parodiar el canon – deconstruir los arquetipos de nación: Roberto Bolaño y ‘El gaucho insufrible’ ”.
10:00-10:20 Elba Sánchez Rolón (Universidad de Guanajuato): “De falsificaciones y mascaradas: ‘Nombre falso’ de Ricardo Piglia”.
10:20-10:30 Comentarios
10:30-10:45 Receso


MESA 5 B Visiones extraordinarias y fantásticas

Aula F 11 de Humanidades

Moderador José Luis Martínez Morales

9:00-9:20 Joseph Tyler (University of West Georgia): “Las fronteras del relato fantástico en Julio Cortázar”.
9:20-9:40 Fortino Corral (Universidad de Sonora): “‘La migala’ de Juan José Arreola y los códigos preceptúales del terror fantástico”.
9:40-10:00 José Ricardo Chaves (UNAM): “Fausto según Nervo”.
10:00-10:20 Danilo Santos López (Pontificia Universidad Católica de Chile): “El relato urbano bogotano de finales del siglo XX, radiografía ficcional de la exclusión”.
10:20-10:30 Comentarios
10:30-10:45 Receso


MESA 5 C Estudios de poesía

Aula F 13 de Humanidades

Moderador Efrén Ortiz

9:00-9:20 Lorena Ventura Ramos (UNAM): “Poesía vertical: metapoesía. La autorreferencialidad en el discurso poético de Roberto Juarroz”.
9:20-9:40 Antonio Sequera (Universidad Autónoma de Baja California Sur): “Salvo el crepúsculo, poesía en tiempo”.
9:40-10:00 Jorge Ortega (CETYS Universidad – Mexicali): “Plétora y variedad: la generación poética de los 50 en México”.
10:00-10:20 Marx Arriaga Navarro (Universidad Complutense de Madrid): “¿Leer, declamar, recitar, escandir o cantar la poesía? Nuevas aproximaciones al método de lectura poética desde la teoría literaria hispana de los siglos XVI y XVII”.
10:20-10:30 Comentarios
10:30-10:45 Receso


MESA 6 A Canon y escritura de mujeres: autoras mexicanas

Aula F 8 de Humanidades

Moderadora Leticia Villaseñor

10:45-11:05 Gloria Prado (Universidad Iberoamericana): “Lugares, espacios, calles, textos y escritura. Las rutas de tránsito de la narrativa de Luisa Josefina Hernández”.
11:05-11:25 Luz Elena Zamudio (UAM-Iztapalapa): “La obra poética de Amparo Dávila”.
11:25-11:45 Ana Luisa Coulon (Universidad Incarnate Word / Taller Diana Morán): “Amparo Dávila: locura y represión en ‘La señorita Julia’”.
11:45-11:55 Comentarios
11:55-12:30 Receso


MESA 6 B Reflexiones teóricas

Aula F 13 de Humanidades

Moderador Gabriel Osuna Osuna

10:45-11:05 María Stoopen Galán (UNAM): “Los avatares del autor en algunos teóricos del siglo XX”.
11:05-11:25 Eduardo Enrique Parrilla Sotomayor (ITESM-Monterrey): “Apuntes para un modelo de análisis sobre la temática en la novela”.
11:25-11:45 María Isabel Filinich (Benemérita Universidad Autónoma de Puebla): “Los desplazamientos de la voz narrativa”.
11:45-12:05 Angélica Tornero (Universidad Autónoma del Estado de Morelos): “Hermenéutica y estudios sobre el espacio en la narrativa”.
12:05-12:15 Comentarios
12:15-12:30 Receso


MESA 6 C Narrativa mexicana del siglo XX

Aula F 13 de Humanidades

Moderador Carlomagno Sol

10:45-11:05 Andrés Xavier Echarri (University of West Georgia): “(Des)infantilizaciones: subordinación y resistencia corporal en ‘Macario’ de Juan Rulfo”.
11:05-11:25 Marina Martínez Andrade (UAM-Iztapalapa): “Lectura, discurso y lector en la novela Señorita México de Enrique Serna”.
11:25-11:45 Carmen Dolores Carrillo Juárez (Universidad del Claustro de Sor Juana): “Representación de la potencia creativa del lenguaje en algunas novelas de fin de siglo XX y principios del XXI”.
11:45-12:05 Mónica Quijano (UNAM): “Literatura y memoria: el pasado familiar en la novela mexicana de fines del siglo XX”.
12:05-12:15 Comentarios
12:15-12:30 Receso


MESA 7 A Periódicos, revistas literarias, ediciones

Aula F 8 de Humanidades

Moderadora Donají Cuellar

12:30-12:50 Leticia Romero Chumacero (Universidad Autónoma de la Ciudad de México): “Damas en la República de las Letras: escritoras en la revista El Renacimiento (1869)”.
12:50-13:10 Danaé Torres (El Colegio de México): “El Universal Ilustrado y la novela de la Revolución Mexicana: novedad y mercado editorial”.
13:10-13:30 Gabriela Sánchez Medina (Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo): “Periódicos literarios y escuelas liberales: ideas conservadoras para las mujeres del XIX”.
13:30-13:50 Rodrigo Bazán (Universidad Autónoma del Estado de Morelos): “Matute: ¿impresor o editor? Publicaciones en el Estado Libre de México, 1827-1836”.
13:50-14:00 Comentarios


MESA 7 B Escrituras hispanoamericanas

Aula F 11 de Humanidades

Moderador Luis Josué Martínez

12:30-12:50 Rocío Antúnez Olivera (Universidad Autónoma Metropolitana): “Onetti: ciudades y pueblos”.
12:50-13:10 Daniel Rinaldi (UNAM): “La écfrasis del cuadro ‘Mundo, demonio y carne’ de Juan Manuel Blanes en El general, el pintor y la dama de M. E. de Miguel y en El guante de A. Larreta”.
13:10-13:30 Mayuli Morales Faedo (Universidad Autónoma del Estado de México): “El lugar de Teresa de la Parra en el canon ensayístico hispanoamericano”.
13:30-13:50 Rito Ramón Aroche Larrondo (Unión Nacional de Escritores de Cuba): “Un texto sobre otra prueba y otra prueba”.
13:50-14:00 Comentarios


MESA 7 C Tradición literaria hispanoamericana

Aula F 13 de Humanidades

Moderador César Avilés

12:30-12:50 Elena Deanda Camacho (Vanderbilt University): “Percances de la memoria: el sujeto y la colectividad en La Versada de Arcadio Hidalgo”.
12:50-13:10 Dante Salgado (Universidad Autónoma de Baja California Sur): “Elementos de poesía popular y tradicional en la obra de Jaime Sabines”.
13:10-13:30 José Ramón Alcántara Mejía (Universidad Iberoamericana): “En los márgenes del discurso literario mexicano: Jesús Gardea y Oscar Liera, ¿herederos de Juan Rulfo?”
13:30-13:50 Yliana Rodríguez González (El Colegio de México): “A propósito del tema de la redención en la narrativa realista mexicana. Un ejercicio comparativo”.
13:50-14:00 Comentarios


16:30-17:00 Inscripciones
Vestíbulo del Auditorio de Humanidades


MESA 8 A Estudios de poesía

Aula F 8 de Humanidades

Moderadora Esther Hernández Palacios

17:00-17:20 María de Lourdes Franco Bagnouls (UNAM): “Red, libro de poesía en prosa de Bernardo Ortiz de Montellano. Una visión moderna”.
17:20-17:40 Cynthia Ramírez (Universidad Autónoma del Estado de México): “Intertextualidad bíblica en Gilberto Owen”.
17:40-18:00 Osmar Sánchez Aguilera (ITESM-Ciudad de México): “Negación, escarnio, renovación: el soneto como escenario de la reorientación en época de vanguardias”.
18:00-18:20 Marta Piña Zentella (Universidad Autónoma de Baja California Sur): “Vicente Quirarte: tres décadas de poesía”.
18:20-18:30 Comentarios
18:30-19:00 Receso



MESA 8 B Vanguardia y actualidad literaria en Hispanoamérica

Aula F 11 de Humanidades

Moderadora Elba Sánchez Rolón

17:00-17:20 Luis Alberto Pérez Amezcua (Universidad de Guadalajara): “Lugares de vanguardia: algunos espacios de representación en Novela como nube”
17:20-17:40 Fredy Villarreal Vergara (Universidad de Panamá): “Metaficción en la obra de Enrique Jaramillo Levi. Un enfoque para el estudio de la literatura panameña actual”.
17:40-18:00 Steven Bermúdez (Universidad de Zulia – Venezuela): “Mundos ficcionales y emoción literaria como artífices de la interacción estética. El caso de la narrativa venezolana contemporánea”.
18:00-18:20 Joanna Magdalena Zeromska (Universidad de Guadalajara): “Historias de la literatura mexicana a fin de siglo”.
18:20-18:30 Comentarios
18:30-19:00 Receso


MESA 8 C Evocaciones de la Revolución y construcción de la patria

Aula F 13 de Humanidades

Moderadora Rita Plancarte Martínez

17:00-17:20 Esther Hernández Palacios (Universidad Veracruzana): “La construcción de la patria en tres poetas mexicanas del siglo XIX”.
17:20-17:40 Alicia Vargas Amésquita (Universidad de Guadalajara): “Mujeres abnegadas o putas descaradas: la soldadera en la literatura de la Revolución Mexicana”.
17:40-18:00 María Esther Quintana (Texas A&M University): “La Revolución Mexicana desde la perspectiva de una autora chicana: Caramelo de Sandra Cisneros”.
18:00-18:20 Carmen Álvarez Lobato (Universidad Autónoma del Estado de México): “Revolución y revoluciones en la ensayística de Octavio Paz”.
18:20-18:30 Comentarios
18:30-19:00 Receso


19:00-19:50 Conferencia magistral de Rafael Olea Franco: “El concepto Novela de la Revolución Mexicana”

Auditorio de Humanidades

Presenta y modera Rodrigo García de la Sienra


VIERNES 16 DE OCTUBRE

MESA 9 A Canon y escritura de mujeres: autoras mexicanas

Aula F 8 de Humanidades

Moderadora Luzelena Gutiérrez de Velasco

9:00-9:20 Diana Amador (ENEP-Acatlán): “Lo sagrado y lo profano en Celina o los gatos de Julieta Campos”.
9:20-9:40 Margarita Tapia A. (Universidad Autónoma del Estado de México): “La obra literaria de Concha Urquiza”.
9:40-10:00 Blanca Ansoleaga (Universidad Iberoamericana): “Enriqueta Ochoa: memoria y autobiografía”.
10:00-10:20 Ute Seydel (UNAM): “Lo fantástico como crítica del poder: dos cuentos de Guadalupe Dueñas”.
10:20-10:30 Comentarios
10:30-10:45 Receso


MESA 9 B Tradición oral

Aula F 11 de Humanidades

Moderadora Javier Perucho

9:00-9:20 Donají Cuéllar Escamilla (Universidad Veracruzana): “Tipos y funciones de las aves en el Cancionero Folklórico de México: gallos y gallinas”.
9:20-9:40 Mercedes Zavala Gómez del Campo (El Colegio de San Luis): “El motivo del perdón en Bernal francés y otros romances de la tradición oral mexicana”.
9:40-10:00 Raúl Eduardo González (Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo): “Refranes y dichos populares en las canciones de Chava Flores”.
10:00-10:20 Claudia Avilés Hernández (El Colegio de México): “Formas compositivas en el manuscrito del trovador serrano Antonio Escalante Hinojosa”.
10:20-10:30 Comentarios
10:30-10:45 Receso


MESA 9 C Reflexiones teóricas

Aula F 13 de Humanidades

Moderador Mónica Quijano

9:00-9:20 Roxana Rodríguez (Universidad Autónoma de la Ciudad de México): “Pensar la frontera como teoría”.
9:20-9:40 Alberto Ribas-Casasayas (California State University-San Marcos): “Teorizar la línea desde el sur de la línea”.
9:40-10:00 Alejandro Palma (Benemérita Universidad Autónoma de Puebla): “Fragmentación y multilinealidad en el hipertexto”.
10:00-10:20 Renato Prada Oropeza (Benemérita Universidad Autónoma de Puebla): “La narratología y el análisis literario”.
10:20-10:30 Comentarios
10:30-10:45 Receso


MESA 10A Canon y escritura de mujeres: Amparo Dávila

Aula F 8 de Humanidades

Moderadora Margarita Tapia A

10:45-11:05 Laura López Morales (UNAM): “Amparo Dávila y la tradición de los bestiarios”.
11:05-11:25 Regina Cardoso (Universidad Iberoamericana): “Sosias y Doppelgängers en la literatura de Amparo Dávila”.
11:25-11:45 Luzma Becerra (Universidad Iberoamericana): “Amparo Dávila o la conquista de lo sobrenatural”.
11:45-12:05 Laura Cázares (UAM-Iztapalapa): “Aspirar al matrimonio: ‘Estela Peña’ y ‘Radio IMER. Opus 94.5’ de Amparo Dávila”.
12:05-12:15 Comentarios
12:15-12:30

Receso


MESA 10B Estudios de tradición oral

Aula F 11 de Humanidades

Moderadora Mercedes Lozano

10:45-11:05 Isabel Contreras Islas (Universidad Iberoamericana): “Estética de las tradiciones. Una propuesta alternativa alrededor de los géneros folklóricos de la literatura mexicana”.
11:05-11:25 María Teresa Miaja de la Peña (UNAM): “Aproximación al género de la adivinanza como forma poética”.
11:25-11:45 Santiago Cortés Hernández (UNAM): “Catálogo electrónico-tipológico del cuento folclórico en México: desarrollo de una plataforma en red para el estudio de la narrativa de tradición oral”.
11:45-12:05 Mariana Masera (UNAM): “El toro y el diablo. Los arrieros en los relatos populares de la Inquisición”.
12:05-12:15 Comentarios
12:15-12:30 Receso


MESA 10 C Literatura del norte y chicana

Aula F 13 de Humanidades

Moderador Rogelio Castro Rocha

10:45-11:05 Rita Plancarte Martínez (Universidad de Sonora): “Migración e identidad en Las aventuras de don Chipote o cuando los pericos mamen (1928) de Daniel Venegas”.
11:05-11:25 César Avilés Icedo (Universidad de Sonora): “Sujeto migrante e identidad en Después de la montaña de Margarita Oropeza y Caramelo de Sandra Cisneros”.
11:25-11:45 Gabriel Osuna Osuna (Universidad de Sonora): “Elementos testimoniales y autobiográficos en Contrabando de Víctor Hugo Rascón Banda”.
11:45-12:05 Salvador C. Fernández (Occidental College L A): “Unos nexos históricos mexicanos en la nueva novela histórica chicana”.
12:05-12:15 Comentarios
12:15-12:30 Receso


12:30-13:40 Conferencia magistral de Susana Emilce Zanetti: “Lectores y lectoras en América Latina. Modulaciones de su historia”

Auditorio de Humanidades

Presenta y modera: Leticia Mora Perdomo


MESA 11 A Revistas literarias

Aula F 8 de Humanidades

Moderador Xóchitl Partida

17:00-17:20 Reyna Hernández Haro (Universidad del Valle de México – Guadalajara): “La voz de la crítica literaria: el micro-ensayo en las revistas independientes”.
17:20-17:40 Carla Isadora Zurián de la Fuente (Instituto Nacional de Antropología e Historia): “El portavoz del estridentismo: la revista Irradiador y sus personajes”.
17:40-18:00 Marisol Luna (UNAM): “La varia(da) invención de los S.nob.”
18:00-18:10 Comentarios
18:10-18:30 Receso


MESA 11 B Estéticas de lo excéntrico

Aula F 11 de Humanidades

Moderador José Miguel Barajas

17:00-17:20 Víctor Hugo Vázquez Rentaría (Universidad Veracruzana): “¡Ay, dolor ya me volviste a dar! Cumbres Borrascosas y El bordo. Hacia una estética del sufrimiento”.
17:20-17:40 Aída Nadi Gambetta Chuk (Benemérita Universidad Autónoma de Puebla): “Lo excéntrico y lo paródico en las últimas novelas de César Aira”.
17:40-18:00 Ricardo Espinaza Solar (Universidad de Concepción – Chile): “La escritura como experiencia límite y el sueño como devenir de la inocencia. En torno a Purgatorio de Raúl Zurita”.
18:00-18:10 Comentarios
18:10-18:30 Receso


MESA 11C Teatro

Aula F 13 de Humanidades

Moderadora Claudia Gidi

17:00-17:20 Nidia Vincent (Universidad Veracruzana): “Leonora Carrington en escena”.
17:20-17:40 Hugo Salcedo (Universidad Autónoma de Baja California): “Literatura y violencia: el norte de México como escenario no ficcional”.
17:40-18:00 Alejandro Ortiz Bullé-Goyri (UAM-Azcaptozalco): “La muerte como motivo conductor en el teatro en México”.
18:00-18:10 Comentarios
18:10-18:30 Receso


18:30-19:20 Conferencia magistral de Manuel Asensi: “Crítica como sabotaje y el Lazarillo deformado”
Auditorio de Humanidades
Presenta y modera Norma Angélica Cuevas Velasco

19:20-19:30 Receso

19:30-20:00 Ceremonia de clausura



http://hispanismo.cervantes.es/documentos/0006/ICongresoXalapaAsistentes.pdf
Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León