viernes, 20 de noviembre de 2009

La dictadura de la música



Por Jorge Cortés Ancona

¿Qué produce ese embeleso de la música, que para muchos es más placentera que la experiencia erótica? Vemos gente por las calles, de todas las edades, cargando audífonos que les dejan los ojos entornados. Moviendo las manos, mientras caminan, en una mímica que les deja una sonrisa bobalicona. Están en su momento de soledad, construyendo una tremenda barrera frente a los demás.

Vaya, la música sí me gusta, pero no como para perder el piso ni para desgarrarme la garganta con berridos ni para pagar fortunas por un concierto. La música se me hace algo demasiado etéreo, efímero, una entidad informe, y son melodías muy específicas, casi como análogas a un relajante chorro de agua, las que me gustan.

Pero la música impone su dictadura y en las carteleras es la manifestación que anuncia con más pompa. Es la prioridad y las demás disciplinas quedan como sus criadas, cuidando sus pequeños reductos. “Es que la música es lo máximo”. Y por eso se le paga al músico, pero no al poeta, ni al pintor, ni al actor. Arte es música. Y el arte se remoja en la música. Varias veces con acierto: los poetas simbolistas con la música de las palabras (el verlainiano De la musique avant tout chose, la música ante todo), Kandinsky con su analogía de la pintura abstracta con la música, “Las músicas dormidas”, de Tamayo, las catedrales vistas como sinfonías de piedra.

Hay quienes tienen que realizar cualquier trabajo con una imperante presencia musical. Sean albañiles o escritores, oficinistas o meseros, no se hallan a sí mismos si no tienen el taladro armónico que les sacuda el equilibrio. Están frente a una computadora realizando seis acciones simultáneas, de las cuales la de oír música es la que sirve de eje. Cuánto estudiante está colgado de sus aparatos reproductores como condición indispensable para que pueda realizar sus tareas o memorizar las lecciones del día. Lo único que se aprehende y se aprende en ese caso es la música (¡y la educación…!).

Admiro a quienes pueden hacer su arte sin depender de la música, a quienes pueden llenar los espacios de tiempo y de lugar sólo con movimientos, palabras, trazos, conceptos. Que no se amarran a los ritmos sonoros que parecen ser la agarradera de la vida. Cuánta música por buena que sea, por no encontrarse en los lugares donde debe estar, se convierte en muralla para la verdadera comunicación.

A menudo he criticado la estridencia que reina en tantas cantinas desde la más encopetada hasta la más pobretona. Un modo de evitar que las conversaciones fluyan, de distanciar y aislar a quienes están a escasos centímetros unos de otros. Música que puede apoyarse o no en imágenes televisivas. Cuando lo hace, abundan los cuerpos en movimiento, la sensualidad incorporada al ritmo de la música. Todo revolviéndose en un batidillo que se impregna en la mente para siempre.




Música, música, como obligado medio para adormecer. Se toma muy en serio aquello de que calma a las bestias. Conozco muy bien el papel liberador que ha tenido la música en varias épocas; su fuerza para integrar pueblos y generaciones. Su condición productora de alegría y de nostalgia, de excitación y energía. No la rechazo, la busco cada vez que puedo, pero se está abusando de ella y no creo que eso resulte algo promisorio para tener conciencia de tanta realidad.

Por esto!, 14 de noviembre de 2009

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León