domingo, 4 de octubre de 2009

Aquellos espectaculares imborrables

Por Conrado Roche Reyes


¡Frenos sí, claxon no! Prohibido tocar el claxon (letrero hasta los 60’s)


La ciudad se encuentra hoy día atiborrada de enormes anuncios comerciales fabricados con material altamente contaminante y de difícil, algunos, de imposible reciclaje o biodegradación. En su mayoría nos muestran la figura aquí de mujeres espectaculares. Esto no tiene mucho tiempo. Comenzó precisamente en el instante en que los investigadores advirtieron del fenomenal peligro que corría el planeta con materias que lastimaban irremisiblemente nuestro mundo. Algo debemos estar haciendo mal porque parece ser que existe el afán de continuar contaminando. Alguien debe tener la culpa, y sospecho, al igual que tú, amigo lector, que son precisamente las empresas e industrias dedicadas, aunque parezca incongruencia, al negocio de la “conservación del planeta”. Son consorcios tan grandes y redituables como quienes producen tales artificios. De este tamaño ha llegado a ser la perversión humana.

Hablaré de antiguos anuncios que dejaron huella imborrable entre los meridanos que ya pintamos canas, nos las teñimos, o se nos cae el cabello. Pienso que el más emblemático –como ha gustado esta palabreja a los nuevos intelectuales- fue uno, el más grande de la época y que todos los anteriores llevan aún en la retina, hablo de los vetarros, situado en el techo de lo que entonces era una cantina cuyo nombre no recuerdo –el maestro Roldan debe saberlo, ya que es experto cantinómano, no briago, recalcó, investigador serio de estos templos de Baco – en donde hoy existe un restaurante, creo llamado “Plaza terraza”, justo enfrente al Palacio de Gobierno, contra esquina (calle 61 x 62), que con la entonces novísima invención del gas neón presentaba la figura de un torero y un burel al cual el diestro, muy semejante a “Manolete” hasta en forma de ejecutar el pase, efecto logrado por el movimiento coordinado de las luces al final de ejecutar unas letras que decían ¡ole!. ¿O estoy equivocado mi estimado Manuel?....siempre sobre la calle 60 un poquito más al norte, media cuadra, un chamaco se paseaba a las puertas del establecimiento con dos letreros, uno adelante y otro detrás, de los llamados y ya en desuso hombre sandwich y que rezaban. “Luis aquí da la hora”, el delantero, y por detrás un reloj con la misma. Era de la veterana y que se resiste en sucumbir al progreso Joyería Luis.

A la entrada de la ciudad viniendo por la carretera a Campeche, que era a su vez la de México, un enorme letrero que atravesaba el asfalto y recibía al visitante con las siguientes palabras: “Bienvenidos a la ciudad más silenciosa de México”. ¡Qué tiempos señor don Simón!. Hoy creo es la más escandalosa del mismo país, pero tan diferente.

A las puertas de la iglesia de Santa Ana, en el piso- cuantas ocasiones leí aquello, no se si aún persista – una lápida que anunciaba el ungüento 666. Vaya ironía. El slogan escrito por toda la urbe de “Si toma, no maneje. Si maneja, no tome”. “Mejor, mejora, mejoral”. “Siga los tres movimientos de fab, remoje, exprima y tienda”, inventado nada menos que por Salvador Novo.

En los camiones, las paredes estaban tapizadas por anuncios llamados Láminas. “¿Hemorroides? Crema no recuerdo cuál”. “Favor de no parar a los niños en los asientos”. “Cuando vaya a bajar, no grite, jale el sosquil”. La mayoría de estas láminas eran hechas por el gran grabador yucateco, maestro Emilio Vera Granados. Al igual que las de los cines que eran pasadas antes de comenzar la función. El último que indicaba: “Se prohíbe fumar en el interior de esta sala”, era recibido por sonora rechifla. Por supuesto nadie hacia caso del mismo y se la pasaban toda la función fumando.

Todavía no se descubría que se trataba de criminales, digo, los fumadores. Para disuadir a los guiadores irresponsables, a la salida de la carretera a Progreso, en una gran base de piedras se encontraba un coche despedazado. Se le conocía como el monumento al auto destrozado.

Y si de anuncios radiofónicos se trata, no alcanzaría en este desvalido texto. Van algunos muy locales. “Pérez hay muchos, pero chocolate Pérez solo uno”. “Veladoras el Faro, se consumen hasta la última gota”. “Sidra Pino, el champán de Yucatán”. “¿Melón Pino?, me lo empino”. Y así, podríamos continuar. Espectacular ¿no?

Por esto!, 30 de septiembre de 2009.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León