sábado, 5 de septiembre de 2009

Ya comenzaron


Por Conrado Roche Reyes

No ha transcurrido ni un mes que se autorizó el aumento en el transporte público de Mérida y ya los camioneros-operadores sivuple- han iniciado sus acostumbradas mañas y trampuchetas. Este gremio, formado por finísimas personas, con estudios de relaciones públicas en la afamada universidad, o mejor dicho, universidades de Tibolón, Dzonot Carretero, Tixcacal Guardia, y diplomados en los no menos prestigiosos centros educativos, únicos en donde se otorgan diplomados en Buena Educación, como son: “El Timón”, “El Grillón”, “El Berreteaga”, “La Rumba”, “El PP López”, “La Curva I, II, II Y AÑEXAS”. Que hacen sus cuentas, operaciones bursátiles de morralla en los centros educativos “Bar 56” o “La Michoacana”, y entre sus asesores de bolsa decidieron mandar mucho al carajo las disposiciones de la Sra. Gobernadora en lo relativo a los descuentos a: Estudiantes- los aborrecen irracionalmente-, personas de la tercera edad, no les caen muy bien que digamos. Discapacitados y todos aquellos que se han tomado la molestia de hacer largas colas para demostrar que están más brujas que Ágata, la de la pequeña Lulú, no respetando todo lo prometido -el prometer no empobrece-. En cuanto miran en la esquina a un grupo de escolapios, aceleran sin mirar atrás arrastrándonos a los simples mortales chocando y haciendo malabares para no caer. Aun si el escolapio está solo, el uniforme lo delata y tampoco le darán parada. Cuando uno de estos hunos tiene la gracia de parar ante alguno de los subsidiados por orden de doña Ivonne, le revisan su credencial como aduaneros gringos en el aeropuerto de Nueva Cork. ¡Ya está vencida. No sirve. Es falsa. La cosa es perjudicar -éste es un mal endémico en los uniformados, aunque éstos no lo estén, su uniforme es como los de los judiciales, camisa de machote, panza de músico y modales versallescos.

Quienes logran viajar en camión, no tengo qué decir lo que pasan. Los guapérrimos se la pasan enamorando micifuzas, o chavitas pendejas de secundaria. El estéreo -tiene que estar más iluminado que la computadora de Santo, el enmascarado de plata- les fascinan las lucecitas, y entonces nos hacen escuchar entre el estruendo de sus bien cuidadas unidades -cuidadito le vaya usted a decir camión- lo más nuevo de la onda grupera, pasito duranguense o el inefable Lora, para que no digan.

Un pesito de más es bastante para quienes tienen la obligación de ovar sus seis varos, y si tienen que tomar dos autobuses diarios, pues súmele usted, son más de cuatro salarios mínimos. Pero ellos, tan campantes jugando carreritas.

En lo personal, nunca había usado mi credencial de rucuchú en el camión, mas con este aumento, la he desempolvado. Y fíjense amigos que tienen la amabilidad de leerme; me sucedió la cosa más bizarra que te puedes imaginar. Para un servidor fue un gran piropo la grosería de uno de estos hotentotes. Pido parada. El fulano se detuvo. La betabelesca credencial la tenía en la bolsa. Subo y le doy una moneda de cinco pesos. El barbarian me dio un boleto de adulto normal diciéndome que faltaba un peso, porque -me dijo en tono de mujer de Salem- ya subió el pasaje. Entonces le respondí que no, por el contrario él me debía de dar dos pesos de vuelto y le mostré mi chuchulesca credencial. El tipo se sorprendió. La examinó de pe a pa. Luego me miró y me dice con el más puro acento de Koenisburg “Oye chavo, esta credencial es chafa, tú no tienes 60 años jah”. Ahora yo, henchido en mi doriangranesco orgullo le digo:”No, tengo 15, nada más que con un chingo más. Pero por llamarme chavo, ¿no quieres que te invite a una champola. O mejor un pirulín”. Refunfuñando y mirándome por el espejo con el nombre de su hijo cuyo zapatito colgaba del mismo (Gael) obviamente.

Pues así está esto del abarrote. Una vez más los mismos horrendos y destartalados camiones echando humo, los mismos holandeses chóferes, pasándose por el arco del triunfo las disposiciones que medio alivianan a las clases populares. Y es que nuestros estudiantes hoy, son sordos, mudos, ciegos. Y en general, los yucatecos agachamos la cabeza y decimos amén ante este tipo de arbitrariedades. Por mí, meseros, porteros, botones, guardias de seguridad y todos los uniformados, pueden agarrarse de la mano e ir a rechingar a su madre. He dicho. Así sea. AMEN.


Por esto!, jueves, 3 de septiembre de 2009.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León