martes, 8 de septiembre de 2009

Lo que dicen nuestros cráneos



Por Jorge Cortés Ancona


En el siglo XIX, tenía peso la peregrina idea de que la conformación física de nuestras cabezas eran indicadoras exactas de nuestra personalidad. Bastaba observar los detalles de frente, protuberancias craneales, forma de los ojos, nariz, mentón y demás detalles para que se clasificara a alguien como intelectual, perezoso, criminal, lerdo, adicto a drogas, etc.

Hubo una seudo-ciencia dedicada a esto que se llamó Frenología, inventada por el alemán Franz Joseph Gall, y con aplicaciones a la Criminalística, como se ve en las creencias de Cesare Lombroso. Como manera de considerar las conductas humanas, llegó a filtrarse por todos los campos de conocimiento y a ello se debe su presencia en obras literarias y comentarios sobre arte.




Actualmente, estas falsas categorizaciones están por completo superadas y sólo se emplearían como juego o burla, a no ser que alguien procure recrear literariamente ideas de época. Con esta teoría obsoleta podemos comprobar los modos en que se impone socialmente un conocimiento con criterios de verdad establecida e irrebatible, y cómo se termina derrumbando por su carencia de fundamentos, dejándonos como ingenuos transmisores de falsedades con apariencia de un verdadero saber.

Aún así, no deja de ser una curiosidad conocer acerca de esta disciplina, sobre todo porque sin querer nos aporta datos sobre la fisonomía de personas de quienes se cuenta con escasos o nulos retratos. A la vez, nos permite entender qué aspectos de la personalidad se remarcan en una persona y es de interés tener en cuenta que una de las conductas consideradas bajo estos parámetros es la relativa a la sensibilidad artística.

En este sentido, al estar revisando papeles, me encontré con la caracterización que el educador y escritor yucateco Manuel Sales Cepeda hizo del entonces ya fallecido Juan Gamboa Guzmán (1853-1892), el principal pintor yucateco del siglo XIX, en un texto publicado en la Revista Moderna, de la ciudad de México, en enero de 1899 y reproducido por Ida Rodríguez Prampolini, en el tercer tomo de su obra La Crítica de Arte en México en el siglo XIX:

“Todos le habéis conocido: hasta su continente, su figura, su fisonomía eran de artista; su despejada frente revelaba las dotes, las prendas de su espíritu; la bóveda de su cráneo señalaba la benevolencia; entre sus profundas órbitas, sus grandes ojos destacándose entre morados, entre artísticos surcos, destellaban esa débil luz que no refleja audacia ni energía, sino un carácter sufrido y resignado; su voz, muy dulce, parecía atimbrada solamente para modular expresiones de bondad y de afecto; y su estética cabeza orlada de naturales rizos, recordaba las que Miguel Angel acostumbraba dar a sus místicas figuras”.

Esta descripción y clasificación del pintor es muy favorable, seguro que felizmente acorde con su personalidad real en vista de otras semblanzas acerca de su vida y obra, pero tal vez no hubiera sido el caso de tanta gente de su época. En nuestros tiempos, con criterios tan caprichosos a cualquiera le iría mal. Pienso que estas falacias derivan de un hecho muy concreto que termina generalizándose indebidamente.




Todos recordamos el bigotito de Hitler, que era parte de una moda de época. Para muchos usar ese tipo de bigote reflejaría una personalidad hitleriana y sabemos que no es así. Sin embargo, confieso que he visto un par de casos recientes de personas con ese bigotillo y no pude evitar la asociación de ideas. Para no ser un malpensado preferí asumir que dichos señores ostentaban una personalidad más bien chaplinesca: seres joviales y bonachones.


Por esto!, lunes 7 de septiembre de 2009.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León