jueves, 6 de agosto de 2009

Un día como todos


Por Conrado Roche Reyes

Mérida, un día cualquiera. Serían como las diez de la mañana. Salí a dar una saludable caminata, sin rumbo fijo. En un breve perímetro existen por el rumbo varias iglesias católicas.

En esa ocasión me dediqué a observar detenidamente los edificios y casonas, la mayoría de ellas en abandono y con el consabido letrero “For sale”, así, en inglés. Otras convertidas en adefesios comerciales.

Uno que vive aquí casi no se da cuenta de lo hermosa que puede ser Mérida. Más con la crisis económica que atravesamos y que no tiene visos de terminar. La mayoría de las casonas son ocupadas por extranjeros. Gringos y canadienses principalmente. Las han pintado y remozado, así como arreglado a su estilo. Colores chillones y mucha vegetación. A una que otra incluso le han puesto nombre: Casa Feliz, El Jardín, etc.




En mi periplo pasé por delante de una de aquellas iglesias. Me detuve a observarla. Hermosa de verdad. Llamó mi atención el gran número de personas que se encontraban en ella. Cosa extraña ya que no era día de guardar. Lo que sucede es que en ese momento estaban dando la primera comunión a un grupo de niños y niñas. Miré con atención. La gente era de todos los estratos sociales. Escuchaba a lo lejos sin comprender las palabras del sacerdote a los neocomulgantes.

Al término de la ceremonia, los pequeños salieron con rostros alegres, iluminados por el acto trascendental que acababan de realizar. Para muchos, el más grande de su vida. Como digo, era una mezcla económica social. Lujosos carros esperaban a la mayoría para festejar en algún local ad hoc la fiesta posterior. Otros, se retiraron en taxi. Algunos se quedaron con sus parientes a platicar un rato en el atrio.

Una pequeña, hermosa en su trajecito de primera comunión, evidentemente muy pobre -ella- con el rostro lleno de satisfacción, platicaba con otra niña, lo opuesto a ella. Obviamente se miraba de buena posición económica y que seguramente tomó doctrina con la niñita de que hablo, de rasgos cien por ciento mayas, sus ojitos orientales le daban un aire de grandeza. Sus padres, con sus mejores ropas, en ese instante no se encontraban con ella.

Conversaba y jugaba con la elegante niña rubia que con toda seguridad tendría una gran celebración con su respectiva comilona en algún buen lugar. Los papás de la humilde regresaron en ese momento. Yo, observando la tierna escena. Llegaron con unos tamales y refrescos que compraron en un puesto cercano. Con la mayor naturalidad del mundo, tomaron asiento en una banca del parque de enfrente de la iglesia y extendiendo las hojas de plátano, se dispusieron a festejar el fausto acontecimiento.

Amablemente invitaron a los padres de la niña rubia quienes con cualquier pretexto, se excusaron, aunque su hija, la niña rubia, deseaba quedarse a compartir con su amiga de doctrina. La alejaron de la banca donde seria el banquete de la niña pobre, muy pobre a todas luces. Al pasar cerca de mí, escuché a la mamá decir a su sangreazulesca hija que cómo se atrevía a departir con esa gente, ¿no ves que son unos huiros?

La niña maya, ajena a todo este drama y tragedia de nuestro Estado, festejó con otra amiguita de su misma clase en la banca de un parque, comiendo tamales colados con Coca Cola. No sé porqué razón, en lugar de seguir mi camino o encabronarme, el ver aquella felicidad en aquella paupérrima celebración, sobre todo la felicidad de la niña, hizo que se me salieran las lágrimas.

Esta forma de comportarme ya no me está gustando. ¿Qué me importa a mí tal estados de cosas, esa horrenda discriminación hasta en los momentos mas sagrados? Herencia de mi padre, que era de fácil llanto al mirar niños discapacitados o deformes. I must to be strong. O seré el hazmerreír de todos los chismosos y chismosas que en esta tierra abundan. No soportan un gesto solidario y mucho menos fraterno. Lo consideran como un signo de debilidad. Y por lo visto, yo soy sumamente débil.

2 comentarios:

Rodrigo dijo...

Definitivamente. Existe gente tan pobre que lo único que tiene es dinero, delirios de grandeza y alucinaciones nobiliarias.

Concierto para cuatro cuerdas dijo...

la melancolía de la resistencia.

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León