lunes, 17 de agosto de 2009

Sentaditos


Por Jorge Cortés Ancona

Es muy conocida la anécdota de aquel pueblo donde para conversar o pasar el rato, la gente acostumbraba agacharse en la plaza central carente de toda construcción y mobiliario. Cuando los recursos lo permitieron, algún alcalde bien intencionado mandó construir una plaza con todos los implementos de un parque en forma, entre los que se hallan especialmente las bancas. Había muchas bancas. Pero a pesar de ello, la gente del lugar prefería seguir poniéndose en cuclillas para conversar. Las bancas estaban vacías y alrededor todos agachados. Y dicen que esto ocurrió, cuando menos, en dos generaciones de lugareños.

Hay un fuerte trasfondo cultural en los modos, espacios, objetos y tiempos de colocar el cuerpo en posiciones cómodas. La posición de sentarse es todo un complejo de significados que bien merecería diferentes tipos de estudios académicos, pensando sobre todo en cuestiones de salud, de educación y de poder político.

Hay una propensión juvenil –no generalizable, pero sí numerosa— de sentarse en el piso. En pasillos de escuelas, incluso en salones, muchos chavos prefieren el duro suelo a sentarse en una silla. Cierto es que influye mucho que no existan bancas o sillas en los pasillos, pero el hecho de que estén tirados en los pisos conlleva toda una situación degradante, entendida como abandono y menosprecio. Ver a decenas de estudiantes (peor aún cuando son de licenciatura) en esa condición no es nada alentador.

(Alguna vez pregunté por qué ciertas sillas escolares eran tan incómodas. Y un ingeniero me contestó sonriente: “Tienen que ser incómodas para que los alumnos no se duerman”).

Parecería una actitud juvenil, que quizá sea entendible hasta niveles de secundaria, pero a niveles de mayor grado de escolaridad implica una manera de humillarlos, de hacerlos sentir como insectos o reptiles, que es decir de “arrastrarse por el piso”, con todo lo que esta expresión tiene de sentido y connotaciones.

Muchos pueblos orientales prefieren estar en el piso o muy cerca del mismo, en efecto, pero sentados en pequeños y cómodos asientos de tela o en mullidas alfombras o blandos tapetes, no directamente sobre el duro suelo, que a veces es de madera. En la iconografía de muchas culturas y de muchos períodos, la representación de un personaje sentado es un indicador de poder religioso o político. Los tronos y los solios son los mejores ejemplos de asientos de poder. Cuando menos, desde los tiempos de los romanos hay sillas portátiles y plegables de uso militar, lógicamente para los generales y otros altos mandos.

Y una muestra de las sillas, a lo largo de miles de años, ofrece un amplio repertorio de creatividades, formas y materiales. Incluso, un artista contemporáneo, el austriaco Franz West, ha realizado esculturas e instalaciones consistentes en sillas para ser usadas en distintos contextos por los espectadores.

Las sillas no siempre han estado al alcance de todos, pero en estos tiempos de masividad industrial es imperdonable que no existan en los lugares donde indispensablemente deben estar.

Sobre esto, me gusta recordar una experiencia de arte conceptual ocurrida hace algunos años, aquí en Mérida. Se trataba de una exposición de sillas pintadas o intervenidas por artistas de Yucatán. Los numerosos asistentes nos parábamos frente a las sillas colocadas sobre el césped (que no es un lugar usual para que estén ahí), las admirábamos, las rodeábamos, pero no podíamos sentarnos en ellas. Una de ellas incluso tenía escrito “Prohibido sentarse”.

El que quiso asentar el cuerpo, tuvo que hacerlo en una escalinata cercana porque no había dónde hacerlo. Las sillas eran el centro de atención, se remarcaba su necesidad; dentro del absurdo de estar de pie mirando sillas, algunos tomábamos conciencia de nuestra condición corporal, de las prohibiciones y los límites que se nos imponen y que nosotros mismos nos imponemos.

Hace falta que nos sentemos a pensar con detenimiento sobre esa posición en la que pasamos tantas horas de nuestros días y en que nos obligamos a hacer tantas otras cosas que podríamos hacer de pie o acostados (como leer, por ejemplo). Muy bien sentados.

Por esto!, sábado 15 de agosto de 2009.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León