sábado, 22 de agosto de 2009

Los más antiguos y venerables

Por Conrado Roche Reyes

Nunca debemos olvidar a quienes se ganan el pan con su trabajo. Ellos son quienes, los únicos, que podrían lograr el cambio. El verdadero cambio. De abajo hacia arriba. Sé que no viviré para mirarlo. Tenemos ejemplos de ello a lo largo de la historia.

Hablemos de un gran revolucionario. Aquel que nunca asistió a las escuelas. Pero maestros no le faltan. Conoce tres más grandes que los maestros: el trabajo, la naturaleza y el libro.



Es menester no olvidar que El fue obrero e hijo adoptivo de un obrero. No se debe ocultar que nació pobre, entre gente que trabajaba con sus propias manos, que ganaban su pan con el trabajo de las manos, y que él ganó el pan cotidiano, antes de emprender su labor de cambio, con el trabajo de sus manos. Aquellas manos que bendijeron a los sencillos, aquellas manos que fueron agujereadas por los clavos en el madero eran manos bañadas por el sudor del trabajo, manos que sintieron el dolor del trabajo, manos que se encallecieron con el trabajo, manos que habían manejado los útiles de trabajo, que habían inflado clavos en la madera dura, manos del oficio.

Fue obrero de la materia antes de ser obrero del espíritu; fue pobre antes de llamar a los pobres a su mesa. No nació entre gente adinerada en casa de lujo, con lecho cubierto de lana y púrpura. Descendiente de Reyes, habita en el taller de un carpintero; hijo de Dios, ha nacido en un establo. No pertenece a la casta de los grandes, a la aristocracia de los guerreros, a la hermandad de los ricos, al sanedrín de los sacerdotes. Nace en la última casa del pueblo, la que no tiene por debajo más que a los vagabundos, los criminales, las pecadoras.

Cuando ya no sea obrero manual, sino espiritual, descenderá todavía más ante los ojos de las personas respetables y buscara amigos entre aquella desventurada chusma, que está aún por debajo de la plebe. Representa en la jerarquía de las castas que divide eternamente a los hombres, un pobre trabajador y nada más.

Su oficio es uno de los cuatro más antiguos y venerables. Entre las artes manuales, la del labrador, el albañil, el herrero y el carpintero son las más compenetradas en la vida e historia del hombre.

El militar guerrero degenera en bandido, el marinero en un pirata corrupto, el comerciante en usurero. Pero los cuatro primeros no traicionan, casi no pueden traicionar ni corromperse. Manejan las materias más familiares y han de transformarlas, a los ojos de todos, para el servicio de todos, en obras visibles, sólidas, concretas, verdaderas.

El labrador saca el pan que come el rico y el criminal en la cárcel; el albañil levanta la casa del pobre, la casa del poderoso, los templos; el herrero templa y manipula el hierro para dar al guerrero su espada, la hoz al labrador, el martillo al carpintero; el carpintero sierra y calva la madera para construir la puerta que protege la casa contra los ladrones, para fabricar la cama donde dormirán corruptos e inocentes.

Estas cosas simples, ordinarias, comunes, usuales, tan usuales, que ya no se ven, que pasan inadvertidas hoy ante nuestros ojos, hacen maravillas, son las más sencillas creaciones del hombre, pero maravillosas y más necesarias que todas las inventadas después.

Este carpintero singular vivió en su juventud en medio de todas estas cosas, y las fabricó con sus manos, y por medio de estas cosas hechas por él, entró en contacto con la vida diaria de los hombres, con la vida íntima y sagrada de los hombres: la de la casa.

Fabricó la mesa a la cual es tan placentero sentarse con los amigos, aunque haya entre ellos un traidor; el lecho, donde el hombre respira la primera y la ultima vez.

El baúl, en que la esposa pobre y campesina guarda sus humildes trapos, el asiento en que los viejos, por la noche se ponen a hablar de la juventud que no ha de volver.

El oficio le enseñó que vivir significa transformar las cosas muertas e inútiles en cosas vivas y útiles; que la materia más vil, trabajada y reformada, puede llegar a ser preciosa amiga, auxilio de los hombres; que para salvar, en suma, es necesario cambiar.


Por esto!, viernes, 21 de agosto de 2009.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León