martes, 11 de agosto de 2009

Fistiana


Por Conrado Roche Reyes


Hacia muchos años que no miraba una función de box profesional. Tantos como la época dorada del deporte de los puños en Yucatán. Hablo de cuando sobraban los buenos exponentes locales y que llegaron algunos a campeones mundiales.

Pues bien, la semana pasada acudí a una función con mi yerno Alberto, gran aficionado y promotor. Fue en el local del Círculo de Camioneros, de gratos recuerdos infantiles y juveniles. Se trataba de una función modesta. Con chavos que comienzan, de cuatro, seis rounds, y la estelar de diez. Pensé, y lo digo con sinceridad, que iba a observar una pachanga. Me equivoqué de cabo a rabo. Aparte de lo que las peleas fueron, me llevé una grata sorpresa. Las cosas se llevan con la mayor seriedad del mundo. Para dar una idea, haré parangón con la fiesta taurina, que se supone es algo más que un deporte, cosa seria.

Se guardan las formas -cosa que casi no sucede en los toros-, el anunciador con su bien planchado “flus”, el cuadrilátero con las medidas reglamentarias –en los toros no-, y las chavas que pasean los cartones anunciando los rounds, están muy, pero muy requetebién, en especial la que llevaba traje de una pieza que tiene un trasero, que Dios se lo conserve.

En el boxeo, si un peleador no da el peso estipulado, la comisión local cumple a rajatabla lo establecido, éste pierde automáticamente la pelea. En los toros, hace mucho tiempo que no vemos salir al toro. Al toro de verdad, no lo que anuncian. Ni remotamente se acercan al peso y la edad con que se anuncian. Y existe una Comisión Taurina.

Los chavos, incipientes boxeadores, salen a rajarse el alma. Los diestros en Mérida, salen a salir del paso con el pavor reflejado en el rostro. Incluso los novilleros salen en plan de figuras.

El publico es bravo –en los toros somos el más manso del mundo– muy participativo, se involucra y grita a los actuantes cuando éstos bajan el ritmo. En los toros todo es un feminoide olé -uayyy-, no aquel olé profundo, y cuídese usted de reclamar o protestarle a un torero. Miles de ojos le miraran con odio, de aguafiestas. Algunos incluso llegan al extremo de exclamar la estupidez de gritar “Bájate a torear tú”.

Noté que la mayoría de los asistentes son conocedores, aprecian y aplauden por ejemplo un buen gancho al hígado, un jab, óper, etc., y se lo hacen saber a gritos, como sucedió en esa función en que un chavo tiró un gancho precioso. Varios asistentes, como si se hubieran puesto de acuerdo, le gritaron: “dibujado”. En los toros, todo es al revés. Aplauden cuando deben silbar y viceversa. Y los toreros son muy cabrones. Se dan cuenta enseguida del toreo que gusta aquí: el de relumbrón. He visto pasar desapercibidos excelentes pases naturales y enloquecer a la gente cuando, a toro pasado, el mañoso en turno se abraza al costillar y se pone a dar vueltas como trompo. He visto exigir orejas después de bajonazos criminales –jamás sacan su pañuelo, no saben que así se piden– e insultar al juez. Este y los picadores, así como los subalternos, son a los únicos que insultan. Como buenos yucatecos, siempre sobre los humildes de la fiesta.

Y otra cuestión: el público de toros ha tenido fama desde siempre de ser el de los gritos más ingeniosos. Eso, en Mérida se acabó. Si acaso por allí un borracho gritará una mamada ñoña. En el Círculo, escuché los más ingeniosos, más fuertes, eso si. Causan la hilaridad del respetable. ME REI MUCHO. En una pelea, los rivales bajaron ostensiblemente el ritmo. “¡A bailar a la pastilla!”, “¡A enamorar AL PARQUE!”.

Casi todas las peleas terminaron antes del limite, esto es por nocaut, por lo que los organizadores –la Unión de Manejadores– espaciaban mucho el tiempo entre pelea y pelea para que el respetable -¡rómpanse la madre jueputas!– consuma y recuperan la inversión. En la pelea estelar, a diez rounds, se sabía que uno de los boxeadores era muy superior a su contrincante. De las gradas surgió un grito en el primer round. “No le partas su madre muy rápido para que podamos seguir chupando”. Cuando las edecanes subían, les gritaban lindura y media exaltando sus atributos. “Sólo así despiertas, fulano”. Si tuvo alguno buena actuación, recibía ovaciones y viceversa. En los toros, todo son aplausos. A partir de ahora, asistiré a estas funciones modestas y cuando se pueda, a las de postín.

El cartel fue el siguiente: Manuel Vargas Vs. Angel López, Pablo Cupul Vs J. Montero, José Hernández y Jorge Rojas. Aarón Martínez y José Tepal. Estas a 4 rounds, José Silveira Vs. Emilio Herrera, a 6. y la estelar a 10 rounds, “Loquito” Kantún y Gabriel López. Me gustó uno que apodan Caho que tira muy bien los golpes, es fino. Claro que está comenzando. Y el “Loquito”, muy carismático, al que hay que llevar con cuidado. Tiene personalidad y pega con tubo. He dicho. No hablo de otras cosas para no confrontar a la sociedad. Juar, juar.

Por esto!, lunes 10 de agoso de 2009.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León