lunes, 20 de julio de 2009

Zorros Chinos: la ensoñación como recurso escénico

Por José Castillo Baeza


El Festival de Teatro Wilberto Cantón 2009 fue inaugurado con la primera puesta en escena de la recién creada Compañía Estatal de Teatro de Yucatán, cuyo director, Paco Marín, se encargó del montaje de Zorros Chinos, obra del dramaturgo mexicano Emilio Carballido. Lo único lamentable en este marco de doble fiesta —el estreno de la Compañía y la inauguración del Festival—, fue el larguísimo acto que precedió al montaje, donde si bien se rindió un merecido homenaje al director y actor yucateco Luis Armando Trejo Cardós, también hubo la lectura de un discurso kilométrico.

Sin embargo, la obra hizo que nos olvidáramos de la espera y las ansias. Zorros Chinos ubica su acción en un pueblo indeterminado de Michoacán, en algún momento del Siglo XVIII. La llegada de unos príncipes chinos (seres mágicos que tienen una cola de zorro y que, entre otras habilidades, tienen la facultad de transformarse en animales) perturba la monotonía de una sociedad machista y déspota, cuyas mujeres están encarceladas en sus casas al servicio del marido y de los hijos.

La obra comienza, precisamente, cuando las mujeres comienzan a desaparecer por las noches, volviendo al pueblo días después, vestidas con ropa de seda y mostrando joyas y piedras preciosas. Este hecho, apenas insinuado en la obra, cumple un papel clave puesto que los maridos venden las joyas de sus mujeres haciéndose de la vista gorda ante la extrañeza de los hechos. Yuriria (Socorro Loeza), la protagonista de la obra, no regresará después de ser raptada por estos zorros chinos, en particular por el Príncipe Wu (Oswaldo Ferrer). De aquí que su marido, Nemario (Sebastián Liera), tome cartas en el asunto para desencadenar el final en el cual no debo ahondar.

Resulta interesante ver el manejo de la ensoñación en el montaje, pues el ambiente onírico es logrado a través de distintos recursos que Paco Marín utiliza en la puesta en escena. En primera instancia, los diferentes cuadros escénicos en donde aparecen las danzas detienen la acción de la obra para centrar al espectador en una atmósfera de magia y, por lo tanto, de irrealidad. Por otro lado, también nos presentan la estilización de los movimientos de los actores en algunos momentos. Esto, aunado a la escenografía y la proyección de imágenes (con sus respectivas cargas simbólicas) recrean la ensoñación presente en el texto de Carballido, misma que, por otro lado, se muestra de manera explícita en algunos pasajes, por ejemplo, la escena impactante en la que Yuriria es “devorada” por su esposo, su hijo adolescente (Ulises Vargas) y su suegra (Laura Zubieta), en un acto simbólico de la situación de la protagonista , cuya vida está consagrada a la familia que literalmente la consume.

La puesta en escena logra reflejar los diversos juegos antitéticos que maneja el autor en la obra, esa especie de mestizaje múltiple y truncado que se manifiesta a varios niveles: el contraste cultural entre unos hombres orientales y las mujeres rurales mexicanas, lo fantástico contra lo real, la miseria en oposición a la opulencia, lo salvaje y lo civilizado y, desde luego, la tradición en contra de la ruptura.

Múltiples lecturas son las que podemos sacar después de ver la obra. Paco Marín se centró en representar la ensoñación como espejo de los cambios que transforman la forma de mirar el mundo de la protagonista, que no podrá seguir su vida sabiendo que existe algo más afuera de su existencia cotidiana y reprimida. Seguramente Yuriria, antes de su momento climático, escuchaba el eco de las palabras del Príncipe Wu cuando éste le hablaba del sueño como realidad, provocando en ella la toma de conciencia final: “Lo sobrenatural es la creación de fieras donde antes hubo hombres”.

Por esto!, sábado, 18 de julio de 2009.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León