miércoles, 1 de julio de 2009

Michael Jackson, un fenómeno social

Por Conrado Roche Reyes

La música popular se encuentra de luto: a todos tomó por sorpresa la muerte de Michael Jackson. Aparentemente el cantante gozaba de cabal salud e iniciaba la preparación de su gira de retorno al trono que por un tiempo estuvo en interregno por causas extramusicales. El fallecimiento a temprana edad de este icono, 50 años, ha sido una de las noticias más impactantes de los últimos años. Nadie esperaba tal desenlace. Para su retorno había vendido ya cincuenta conciertos sólo en la Gran Bretaña. Se había preparado como nunca para éstos, pero la Parca lo sorprendió cuando menos lo esperaba el mundo entero, que, al momento de escribir estas líneas, no sale del estupor e incredulidad. Aquí sí que en todo el planeta, desde los más fundamentalistas países islámicos, pasando por la India, el Lejano Oriente, ya no digamos Europa y Estados Unidos, no dejan de pasar la noticia en todos los medios masivos de comunicación. Sin embargo y pese a la avalancha noticiosa, como que no nos cae el veinte.

Se puede o no ser admirador de Jackson, incluso ser su detractor, pero lo cierto es que todos se han unido en un sentimiento de dolor. Es el último gran ídolo universal. El Rey del Pop. Toda una generación creció y cantó con él, la de los ochentas, que fue cuando el boom de su popularidad estuvo en su punto más álgido. Es el artista de música popular que más discos ha vendido en la historia de esta industria. Más aún que Elvis Presley o Los Beatles, el número de álbumes que han pasado a manos de sus fans se cuentan por cientos de miles de millones. Algo estratosféricamente increíble.

Lo que fue su vida personal, pasa ahora a un segundo o tercer plano. Lo que cuenta es su aportación a la música. Resucitó el rock, así sea en la forma tan sui generis de ejecutarlo cuando este estaba en trance de muerte. Ese me parece uno de sus grandes logros. ¿Que era muy comercial? Nadie lo pone en duda. Sin embargo, existen números muy rescatables dentro de su discografía. Grabó con todos los grandes: Paul McCartney, Diana Ross, Kenny Rogers, Steve Wonder, etc. Era propietario de las canciones de Los Beatles, que le costó una millonada (misma que recuperó con creces). Su vida personal fue toda una aventura, en ocasiones con visos de tragedia, especialmente las acusaciones en su contra de abusos a menores, de las que salió bien librado con veredicto de inocencia. Su matrimonio con Liza Marie Presley, la única y adorada hija del Rey del Rock, Elvis Presley, que fue un sonado caso multipublicitado. Unión a todas luces arreglada por la mercadotecnia. Unir al Rey del Pop, con la heredera del Rey Presley, unión que fue de efímera duración, como era de esperarse.

Su fijación por emblanquecer su africana piel, cosa que consiguió, aunque su aspecto siempre fue una especie de androide andrógino (deseaba fervientemente parecerse a su ídolo Diana Ross). Tuvo un hijo con una siniestra y desconocida mujer por quién sabe qué métodos. Y dos más, con estrambóticos, esperpénticos nombres: Prince Michael I, Michael, Prince Michael II.

Como digo, a muchos no agradaba, representaba lo más comercial del capitalismo musical. En lo personal, ni me agradaba ni me desagradaba. Lo que sí sé es que su video “Thriller” me gustó, y escuche decir en el café a personas mayores —esto fue hace ya casi veinte años— ultraconservadoras, que dicho video estaba muy bien. Les gustó.

También se le recuerda su actuación en el medio tiempo de un Súper Bowl, que ha sido el que más audiencia ha tenido en la historia del fútbol americano. Por tanto, incluso el deporte le debe a Jackson. Por eso yo amo el fútbol. Involucrado en causas altruistas a favor de los niños hambrientos de África y de donde fuese, sus millonarias donaciones salvaron indudablemente muchas vidas. La UNESCO le dio un reconocimiento.

Muy aparte de todo esto, el glamour, el estrellato, las candilejas y todo lo que esto conlleva, no debemos olvidar sus raíces. El pequeño Michael, un niñito, formó parte del exitoso grupo de sus hermanos mayores allá por los setentas, “The Jackson Five “, en el que ya daba muestras de lo que sería en el terreno dancístico. Por entonces interpretaba música soul. En el famoso festival “SOUL TO SOUL”, efectuado en África con puros artistas negros, él y sus hermanos fueron invitados al lado de grandes como “Sly and the Family Stone”, Otis Reading, Wilson Ticket, (por cierto, el único blanco que actuó en ese festival fue nuestro paisano Carlos Santana).

A partir del éxito como solista con la canción “Ben”, sound track de una película de horror: “Ben, la rata asesina”, el triunfo y el mundo estuvieron a sus pies. Me pregunto qué joven ochentero o noventero no imitó sus pasos de baile (de niño, fue un gran exponente del TAP), su vestimenta. Las mujeres, pese a su andrógina figura, morían por él.

Por eso es que hoy rendimos homenaje a un hombre que, para bien o para mal, cambió muchas formas de vestir y de vivir. Precursor del video clip bien hecho, con afamados cineastas (la voz cavernosa y fantasmal que se escucha en “thriller” es nada menos que del amo del terror, el actor ingles Vincent Price), hoy, millones de personas lo lloran. Como están las cosas, veo muy difícil el surgimiento de un ídolo popular de categoría mundial —Presley, Beatles, y..... Michael Jackson—. Ojalá que lo dejen descansar en paz y no conviertan su muerte en un negocio. Un minuto de silencio, en su memoria, al gran cantante y artista.



Por esto!, lunes 29 de junio de 2009.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León