viernes, 17 de julio de 2009

Las damas primero

Por Manuel J. Tejada Loría

Sobra fortuna porque la mujer está con nosotros. Y tanto sus ojos como sus labios (su cintura debo decir, la sutil manera con que atraviesan el aire, también) son parte ya de nuestros escenarios. Que rápidas van las horas cuando presentes están y sus cabellos vuelan por doquier imitando al bíblico diluvio. Nada haré por salvarme si sus labios son una tempestad que amenazan con ahogarme.

Decir mujer es enturbiar los mares, es invocar a la tormenta, al huracán de los elogios. Porque son origen y continuidad, porque alguna vez hogar, mi patria lleva los senos más hermosos, el abrazo más cautivo y una sonrisa que apacigua cualquier abrojo. Después de todo, una mujer es un hermoso verbo en infinitivo, una acción crepuscular, es comienzo pero también un fin.




Más de la mitad del mundo está poblado por mujeres, el 51% para ser exactos, apenas un uno por ciento celestial. Sería un infierno si las cifras se vieran alteradas, pues eso del machismo es cosa grave. El machista no distingue género, aunque indiscutiblemente, ellas se han llevado la peor parte. Y a pesar de que el machismo está en franca decadencia todavía pueden verse vestigios, someros indicios de esta socarrona actitud que habla más de profundas inseguridades que del fatuo poder que se intenta demostrar.

El poder de la mujer es un poder innato, propio y sin fines de lucro. Ellas mueven el mundo muy a pesar de los simiescos caballeros quienes ahora no tienen de otra que enredar la cola entre las patas pues son ellas, las mujeres, las que mantienen con tesón el timón del hogar. No digamos “las que llevan los pantalones de la casa” que resulta un símbolo tan machista como perverso.

Es cierto que la belleza habita en unos ojos cautivos, en cualquier resplandeciente cabellera o en la tersa superficie de una cadera donde bien se podría vivir más de una eternidad. Pero sólo es algo. La hermosura de una mujer no se vería culminada de no ser por esa constante actividad en que se ve envuelta de manera cotidiana, ahora incluso ocupando -por fortuna- espacios antes exclusivos para los hombres.




Mujeres policías, mujeres en la política, mujeres chofereando un autobús, mujeres encabezando escuelas, instituciones, empresas; mujeres novelistas (cada vez más y con mejor propuesta literaria que los autores hombres); mujeres en la radio y en la tele, mujeres narcotraficantes, mujeres astronautas, mujeres deportistas (en más deportes cada vez); y estoy casi seguro, que dios de existir tendría que ser mujer.

Todos y todas, hasta las mismas mujeres, aman alguna vez en su vida, a una mujer. No es para menos. Es una ley natural eso de amarlas, quererlas y consentirlas. A pesar del complicado laberinto que hay tras ellas, es un placer perderse y nunca volver a encontrar salida. Vale la pena morirse una y mil veces de amor por ellas, vale la pena poner de cabeza al mundo si de dibujarles una sonrisa se trata. Después de todo, parafraseando a Borges, estar con ellas o no estar con ellas, es la medida de nuestro tiempo. Una mujer -que alguien se atreva a negarlo- nos duele en todo el cuerpo.




Por esto!, miércoles, 15 de julio de 2009.

1 comentario:

LETRAS EN EL AIRE dijo...

Muy bonito texto Manuel, me gustó mucho. Ojalá y todos los hombres juntaran la teoría con la práctica.

Saludos!!

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León