martes, 9 de junio de 2009

El duende y el dragón: los espejos del oficio (II y última)


Charla con Alejandro Filio


Por José Castillo Baeza



—En las canciones de corte social, pienso en Hermano lobo por nombrar alguna, hay un manejo muy elegante de la ironía ¿es un recurso que usted usa a propósito?

Creo que a veces me paso. Hay canciones en las que Maru, mi esposa y la persona que más me conoce, me ha sugerido no ser tan mordente o no ser tan filoso. Lo hizo cuando compuse la de Arjona (El Reino de los Ciegos) y también cuando hice Para la Historia, en donde critico a los compositores nuevos que hablan y dicen traer la verdad en las manos cuando ni siquiera han aprendido a caminar. No saben lo que tienen en las manos cuando están criticando a los que estamos tratando de hacer algo. Y esto es un reflejo visceral del compositor, es algo que no se puede evitar. Para todo lo crítico y radical que soy en mis convicciones creo que he dicho poco; me controlo bastante, lo digo honradamente. Creo que puedes contar las canciones en las que soy violento o agresivo. Y eso genera una reacción en la gente; hace un rato se me acercó un chiquito y me dijo “Oye, habiendo tantos ídolos desechables ¿por qué tenías que tomar a Arjona?”. La ironía es totalmente consciente, soy una persona filosa, ya ves que soy sobrino de Cholo. El y yo nos pitorreamos de nosotros mismos sólo con la mirada, sin necesidad de hablar. Ese tipo de ironía la utilizo mucho en las canciones para despertar en los que la perciben una conciencia, aunque no todos somos iguales en cuanto a sensibilidad. A algunos los despiertas con mero romanticismo, a otros los despiertas por medio de la conciencia social, a otros por medio de la protesta o el anarquismo, otros por medio de la ironía fina, etc.

—Un maestro de periodismo nos decía que no debíamos escribir desde el hígado a la pluma, sino más bien desde el hígado pero haciendo una parada en la cabeza para después, ahora sí, llegar a la pluma.

Claro. Tengo otra canción que habla de televisa “y va cantando, es una estrella más de las del alto, no de las del canal”, entonces, al fondo, la guitarra tararea la tonadita ésta famosa. Es un detalle sutil que no perciben muchos, sin embargo inconscientemente saben de qué estoy hablando. Creo que obligatoriamente un compositor no puede ser inocente. Por eso entre compositores nos trenzamos: si hay una crítica de Esquivel hacia Filio, él tiene que esperar una crítica de Filio hacia Esquivel. Si hay un comentario mordente de Manzanero hacia Filio, él tiene que esperar un comentario. Por eso hoy que estaban hablando de la frutería, decía yo “pues uno de tus proveedores, el que te trae las manzanas fue el único que no quiso estar en mi disco de Un Secreto a Voces…”

—Siguiendo con esta tónica de lo social, sobra mencionar la presencia de Silvio en tus canciones pero ¿Qué es lo que particularmente tiene una mayor influencia sobre ti?

Mucho. Yo lo menciono en una canción “la canción de Silvio como espejo…”, “se acerca un tiempo de conejos”, son figuras en donde aceptas que existe un maestro y que a través de tu canción debes perpetuar para la trascendencia a través del tiempo de este Silvio que no se puede acabar. Que todos lo critican hoy en día, que ya no escribe como escribía, que ya no hace lo que hacía…no entienden que un gusano se vuelve mariposa y un cantautor se vuelve poeta, Silvio es un poeta. Yo lo defiendo a capa y espada aunque no soy amigo íntimo de él, sé que hay mucha gente que le habla muy mal de mí y tratan de meter cizaña entre Silvio y Filio cuando, en realidad, hay un gran abismo generacional primero, social después y, bueno, él vive en una isla y cuando entra a Estados Unidos se lo recuerdan. Lo que tengo de Silvio Rodríguez es todo lo que él creó como cimientos para lo que hacemos; tanto Fernando Delgadillo como yo coincidimos en que Silvio es el cimiento.

¿Qué tanto piensas en “poesía” a la hora de hacer las canciones, partiendo del supuesto de que una canción no necesariamente es un poema musicalizado?

Claro, por eso lo hago al mismo tiempo. Es decir, yo trato de ambientarme con la música; si voy a hablar de una canción triste padezco de los dolores ¿Cómo dice?...“yo también canté en tonos menores, yo padecí de esos dolores” dijo Silvio con toda verdad. Creo en la melodía completamente, es la clave de la canción y muy pocos hoy en día lo saben. La melodía es la que se mete en el corazón. Los italianos nos vinieron a enseñar que las sílabas cortas y brincando son las que piden el gancho comercial; Joan Bach, Lennon y McCartney eran los genios de las melodías (Dylan tenía mucho mensaje pero poca melodía) y son los maestros de Silvio y Silvio es mi maestro. Entonces creo que la melodía hace que la canción sea redonda y llegue a donde tiene que llegar y con el mensaje que tiene que llevar.

—Es muy tarde y no pretendo quitarte más tu tiempo, ya por último…en este mundo que cada vez se descompone más de tanto giro acelerado ¿Para qué sirve la utopía? ¿Por qué todavía debemos creer?

Rescatar el alma es una necesidad, no es una utopía sino un fin. Cuando llegue la pandemia verdadera (no la que nos vendieron) nos vamos a dar cuenta de que es mucho más importante el alma. Cuando haya un tsunami gigante y venga la ola entonces vamos a recapacitar que no es mi casa, ni mi coche, ni el dinero lo que vale. Si me cubre una ola mi carne se quedará flotando pero mi espíritu va a seguir existiendo en algún sitio. Para estar prevenidos tenemos que seguir cantando, seguir cantando lo que cantaba Silvio, lo que cantaban Lennon y McCartney y lo que sigo cantando yo. Y no me pongo al nivel de ellos, simplemente estoy en la cola.

…Y se hace tarde para volver a la guitarra.

Por eso!, lunes, 5 de enero de 2009.


* * *


El duende y el dragón: los espejos del oficio (Primera parte)

1 comentario:

Txs dijo...

Ahí está Dorita, caón... en la foto!!

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León