lunes, 22 de junio de 2009

Crónica para un “ratón conspirador”


Visita de Raúl Cáceres Carenzo en el “pueblo de su infancia”


Por Miguel Ángel Kú Mis

Conocí al maestro Raúl Cáceres Carenzo en el año 2000, a través de una nota del periódico POR ESTO!. Pero la lectura hubiera pasado desapercibida de no ser por la siguiente frase que me conmocionó irremediablemente: “Nació el 7 de mayo de 1938 en Halachó, Yucatán”. Elevé entonces una oración suplicando beber pronto de sus frescos cantares líricos y estrechar sus manos sabias.

Al paso de algunos años advertí que el maestro Raúl Cáceres nació en la casa ubicada en la calle 20 No. 116 x 23, Centro, donde actualmente viven Ricardo Chí Chel y Paula Canul Uc. La madre del poeta fue la señora Mercedes Carenzo, su padre el señor Raúl Cáceres y sus hermanos se llaman Gloria y Armando. Una de sus tías, hermana de su madre, vivía en la casa de frente, marcada con el número 119 y habitada hoy día por las señoras Benigna Chí y Silvia Chí Canul.

Yuum K´uj, el Dios Padre, en nombre quizá del Alux (geniecillo maya) visto por Cáceres Carenzo en el bosque del Camino Real de Halachó, escuchó la oración de hace nueve años, pues el maestro ofreció un recital poético en su pueblo el pasado jueves 18 de junio. El evento se realizó a través del Instituto de Cultura de Yucatán (ICY), en coordinación con el Colegio de Bachilleres Plantel Halachó, el Centro Promotor Cultural Maya de esta villa y la Red Literaria del Sureste (RLS), con sede en la capital del Estado.

Antes de este evento había tenido la oportunidad de platicar brevemente con tan distinguido personaje el 31 de mayo del año pasado en la biblioteca pública “Manuel Cepeda Peraza”, en el marco del homenaje a los 70 años de su natalicio y de la presentación de su reciente obra titulada “Luz de fondo (poesía 2002-2007)”. Intrigado, pregunté en aquella ocasión:

–¿Y de su lugar de nacimiento, maestro, qué me puede comentar?
–Nací en Halachó –contestó sin tapujo– aunque desde niño vine a vivir en Mérida.

Confieso que no me esperaba tal respuesta, a pesar de que tenía conocimiento de la existencia de poemas dedicados a su “pueblo natal”. Comprendí entonces que además de la exquisita pluma que identifica al maestro Raúl Cáceres, la sencillez, generosidad y camaradería, sin distinción alguna, son características benditas de su naturaleza humana. Al paso de algunos días ya trataba gustosamente con él a través del poeta Pedro Salvador Ale y pronto recibí algunas obras suyas en la casa. Ese día se abrieron bellas flores silvestres y mi sabucán de libros rebozó de alegría.

Al llegar a la biblioteca del Colegio de Bachilleres de Halachó hallé al maestro Raúl Cáceres saboreando unas deliciosas empanadas que minutos antes había adquirido en la fonda de la institución educativa. Me pareció sereno, cándido y sencillo. Estaba acompañado de su esposa Guadalupe Cárdenas; el Dr. Jorge Martínez, asesor de zona del ICY; y de los compañeros de la Red Literaria del Sureste: José Díaz Cervera, Joaquín Peón, Judith Buenfil y Tomás Ramos Rodríguez. Posteriormente llegaron Jorge Luis Canché Escamilla, el polígrafo Carlos Peniche Ponce y Manuel Tejada.

Concluido el descanso escolar el maestro Cáceres Carenzo tomó sus morrales y ocupó su lugar. Lo acompañaron el Lic. Jorge Cortés Ancona, Subdirector General de Literatura y Promoción Editorial del ICY; la profesora Fany O. Ortíz Trujillo, directora del plantel educativo; Joaquín Peón, presidente de la RLS; el poeta José Díaz Cervera y el maestro Isidro Durán Keb, Síndico del H. Ayuntamiento de Halachó. Entre los asistentes figuraban sus hermanos Armando y Gloria Cáceres Carenzo, así como Enrique Cáceres Lara (Polvorita), primo suyo y popular vecino de este pueblo halachoense. ¡Menuda sorpresa!

La memoria recordó que el maestro Raúl Cáceres es de escaso sermón en sus presentaciones, pero en esta ocasión, motivado “por el agua de pozo que bebió de niño en Halachó”, como vacilara Carlos Peniche, no cesó de platicar y de recitar sus obras, asombrando y deleitando a los alumnos, maestros y asistentes. Y no era para menos, pues esta fue la primera ocasión en que el maestro cantó sus obras en su “pueblo natal”, en su “pueblo de la infancia”.

El “poeta auténtico como pocos”, como le llama Renán Guillermo, demostró que también es un conocedor y crítico de la historia estatal y local. Halachó, recordó, significa “Carrizo del ratón o de los ratones”, donde Jalal es carrizo o carrizal y Ch´o ratón. Pero ¿qué hacen los ratones en el carrizo? ¿A qué se reúnen? ¡A conspirar!, respondió el poeta. Posteriormente citó importantes acontecimientos del pueblo, sobresaliendo el hecho de que fue en este lugar donde los caciques pretendieron frenar la llegada de la Revolución de 1910 a Yucatán, la anécdota del famoso Wenceslao Moguel Herrera (El Fusilado de Halachó) y los milagros del patrono Santiago Apóstol.

Leía Cáceres Carenzo:

“Los duendes del recuerdo/me complacen:/Vuelvo al poblado agreste/merecedor de mi infancia/un punto divergente y divertido;/inventor de la ingenua geometría./Fuente de luminarias y nostalgias;/Las abejas del canto/los ratones del sueño./Más esta aldea estaba/ceñida por los círculos concéntricos/de aquellas campanadas teológicas./Por tangente tenía un pentagrama:/paralelas del hierro entre la hierba/que entonaban las ansias infantiles/con la fanfarria del humo de los trenes./ Una iglesia altiva y pudibunda/en mística querella con el cura/rompía a sollozar todas las tardes/sobre el pueblo con mantilla de crespúsculo” (El pueblo de la infancia. Fragmento).



Raúl Cáceres Carenzo acompañado por José Díaz Cervera (i)



Fueron los cantos sinfonía celestial, amalgama de conocimientos colosales y listado de poetas a nivel nacional, continental y mundial. Las coplas del poeta fueron una selección especial para su pueblo, para su gente, para los suyos. La biblioteca escolar se convirtió entonces en un verde y boscoso carrizal habitado por ratones que conspirábamos. ¡Sí, conspiramos a favor de la creación literaria encantados por las lecturas de Raúl Cáceres al ritmo de Estampa antigua, El pueblo de la infancia, El juego del alux, Un día y Lectura de sombras!

Conspirábamos:

Alumbrados con cirios del recuerdo/vuelvo al poblado-fuente/ merecedor de mi/infancia:/un punto convergido y divergido, inventor de la/ música,/cesto de duendes e ingenuas alimañas:/ los ratones del sueño, las abejas del canto./¡Ah, pequeño planeta coloquial/arrullado, emplazado por cálidas maderas,/por el prado llovido, por los cántaros/rotos en las piedras del día!/¡Oh, aromas Oh, tacto Oh, claridades!/Se abre la memoria como fruto que estalla y cubre de pulpas y resinas violentas las ramas/del poema: alquimia de sueños y de horas vividas./Toco el fervor, respiro los calores, las aguas,/subterráneas; el color, la fatiga de pájaros y/bestias bajo el sol en su estatua fija/y calcinada: ¡Mediodía! (Lectura de sombras. Fragmento).

Al concierto de letras continuó la participación del público asistente. Luego la Red Literaria del Sureste, a través de José Díaz Cervera (quien leyó emotivo mensaje), Joaquín Peón, Jorge Luis Canché Escamilla y Carlos Peniche, entregó un merecido reconocimiento a Raúl Cáceres, quien lucía emocionado y feliz. Llovieron buenos deseos, abrazos, bendiciones, ovaciones, así como compromisos del ICY para canalizar a los muchachos halachoenses que desean inmiscuirse en el mundo de la literatura y la propuesta de la RLS para realizar un taller literario en nuestro querido Halachó. ¡Excelente, exclamaron mis sentidos!

Antes de despedirse el maestro Raúl Cáceres encomendó una tarea: la edición de una antología de poemas suyos en torno a su “pueblo de la infancia”. La solicitud no fue espontánea, pues dictó el nombre del documento y la selección de poemas que lo integrarán: “Se va a llamar EL CANTO DE LA TIERRA –me dijo–. Y entre paréntesis, bajo el título, se escribirá: POEMAS DE EVOCACION LIRICA DEL PUEBLO NATAL”. El tiraje será de 2,000 ejemplares –sentenció¬–. Avisa cuando culmines la transcripción de los textos.” Quedé atónito, perplejo, fascinado y feliz, pues la personalidad y esencia de Cáceres Carenzo rebasaba mis expectativas.

Durante su corta instancia en el pueblo descubrí que en él, a pesar de su vasta trayectoria y reconocimientos cosechados, no encontráis discordia, malevolencia, ni pizca alguna de vanidad. Podéis platicarle como si os conociera de años, podéis disfrutar su literatura fresca con tal sólo enviarle saludos. Podéis darle un abrazo amigable y disfrutar su sonrisa. Y su sencillez es la misma que caracteriza a nuestros habitantes halachoenses, la misma que encontré en Jorge Luis Canché Escamilla, Tomás Ramos Rodríguez y en Rubén Reyes; en Ramiro Suárez Huchim, Vicente Canché Móo y Limber de Atocha Brito May; todos ellos hijos ilustres de mi querido Halachó; así como en los amigos de la Red Literaria del Sureste.

Tras tomarnos una foto del recuerdo el poeta subió al automóvil. Emocionado, solicité buenos deseos para su persona y su familia. El maestro Cáceres Carenzo vive en Toluca, me dije, pero su corazón está en Yucatán y sus raíces en Halachó. Y pronto estará de nuevo en el verde y denso carrizal… conspirando.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León