sábado, 13 de junio de 2009

Contra la pared


Manuel J. Tejada Loría

Podrá ser una condena moral el que miles de ciudadanos vayan el 5 de julio a las urnas a decir “gracias, pero no” y anular el voto. Será –de concretarse– una expresión sin precedente que mostrará que la resignación o el hartazgo conocen límites. Anular el voto no quiere decir que se descree de la democracia, sino mas bien es un rechazo (incluso democrático) a seguir con este juego que han fingido los terratenientes de la política a través de los partidos y del aparato electoral, entendamos IFE y la mal llamada democracia vigente. Una condena moral, no hay duda, pero terriblemente ineficiente si la ley no estipula un proceder ante tal caso de expresión ciudadana.

Esto de anular el voto suena heroico, pero tampoco ignoremos que esta campaña no sólo es promovida por ciudadanos civiles sino también por políticos que buscan capitalizar el asunto a más no poder, motivados más por venganza política que por un verdadero espíritu democrático.

Nunca el electorado había enfrentado una situación como ésta y de ahí que tenga que pensarse a fondo. Recordemos que si llegamos hasta este dilema político fue por errores del pasado, muchos de ellos cometidos por el mismo elector. Me refiero al ascendente abstencionismo de los últimos años. El elector creyó castigar a tal o cual partido al no ir a votar (aunque la mayoría, estoy seguro, dejó de votar por desconfianza); no obstante, ese voto no ejercido, ese “dejar hacer” del pueblo para con sus representantes, de manera inmediata fue utilizado por los terratenientes de la política. El elector no sólo no pudo sancionar un proceso en el cual no cree sino que al guardar silencio se condenó a sí mismo.

Con el abstencionismo de su lado, la política encontró un nuevo modus operandi: mientras los votos de la militancia estuvieran asegurados, el elector era lo que menos iba a importar. Desde entonces, en cada período electoral todas las fuerzas políticas se enfocaron en los candidatos. Con la contienda asegurada sólo se trataría de colocar al candidato pertinente para ocupar la curul del si y del no. Un futuro legislador que desde luego, no generara tanta complicación a la hora de “las decisiones”.

El cinismo de la nueva dinámica electorera creó división en los partidos. Algunos de los personajes que hoy encabezan la anulación del voto son precisamente políticos que a pesar de su trayectoria fueron excluidos de las candidaturas. ¿Venganza política o verdadera toma de conciencia?

Lo cierto es que la anulación del voto se presenta como una alternativa real para el 5 de julio. No obstante ¿qué podría conseguirse con ello? ¿Hay algún efecto político y legal por emitir un voto de rechazo a los candidatos? A la par de esta campaña de anulación del voto tendrían que emprenderse acciones que le den peso a dicha expresión democrática, si no será el mismo cuento de siempre.

La anulación del voto es una condena moral hacia los actuales políticos, sí, pero a ellos poco les importa lo que pensamos. Eso nos sitúa ante un problema vital: si ya no se confía en los candidatos de esta contienda y anular el voto no garantiza resultados reales ¿qué hacer?


Por esto!, viernes 12 de junio de 2009.

2 comentarios:

Carlos Castillo Novelo/Pedro González Ramirez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carlos Castillo Novelo/Pedro González Ramirez dijo...

Estoy de acuerdo con eso, el abstencionismo del pasado es una muestra de que la apatia por el voto ha sido también culpable del gran vacio político que existe a unas semanas de las elecciones. Sería bueno que cada uno de nosotros reflexionara hasta qué punto hemos meditado el voto en el pasado y también si lo hemos defendido con la misma fe con la que ahora lo rechazamos. Saludos, gran artículo.

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León