domingo, 3 de mayo de 2009

Un domingo en la tarde


Por Conrado Roche Reyes


El Sol raja piedras. Cinco de la tarde. Plaza Grande. Mérida la de Yucatán. Domingo -no Ortega-, Mérida en domingo. Menos gente que la acostumbrada deambula por los puestos de fritangas. Sin embargo, no varía mucho el panorama de cada domingo. Sobre la calle 61, esquina norte de Catedral está instalada una tarima. De aquel lado sí se nota animación. Los aficionados al dancing son tenaces. No sé cómo le harán, pero baile popular, gratuito y callejero que se efectúe, es sabido por toda la raza bailadora. Me embuto unos tamalitos de espelón con su respectiva e hipertensiva Coca-Cola. Los filarmónicos comienzan su actuación. Se trata del grupo “Israel”, vestidos con virilísimos trajes. Arlequinescos. Estos no tienen que batallar con nuestra tradicional desidia al mostrar en público nuestras emociones. Claro que cuando el ánimo decaía un tanto, recurrían al ya consabido, manido, fastidioso: “A VER, QUE CHIFLEN LOS HOMBRES. Ahora las mujeres. Quién grita más fuerte. Hombres –mmmmh levísimo-, mujeres ¡HEEEYYYY¡ estentóreo. Ya chale. En lo referente al grupo de bailadores se encontraban ahí todos. Habituales de Santa Lucia, Santiago, Santa Ana, etc. Ahí estaban Canté, el que se come su cigarro, “El muñeco de chocolate”, “El güero del Huolpoch”, “El chel entacuchado”, “Sacuchero”, “La bati chichí”, y toda la gama de asistentes asiduos…casi todos ellos medio Stromberg Carlson. Es decir tocadiscos.

El movimiento de caderas, en todo su esplendor. Para entonces me dirigí al Coló, donde pedí un sorbete de guanábana. CINCO TREINTA Y NUEVE. Saboreando el delicioso y tropical refresco, miro que en la calle, en el arrollo, se encuentran enfiladas sillas. Pregunto a mi vecino de mesa de qué se trataba aquello. “creo que es el informe del alcalde”, respondió entre el estruendo de las bocinas de la banda. Seguí disfrutando mi sorbete, mas cada muerte de un judío miraba que alguien penetrase el muro impenetrable, vallas metálicas supongo para invitados especiales. Desangelado preámbulo. SEIS QUINCE...El número de asistentes al mentado informe era escuálido. Sinceramente no parecía LA FIESTA Y VERBENA POPULAR ANUNCIADA. Rostros sin expresión, o de pregunta entre la gente. SEIS TREINTA Y NUEVE.

Finalmente a alguien de los organizadores se le prendió el foco y abrieron las vallas de la 61(que llegaban nada más hasta el café Nicte Há). Ni así. El “pueblo” no se sentó en las sillas, aunque la valla cercana a la tarima del alcalde se mantuvo a cal y canto. Diez para las siete. Venteros, algo de gente en la plaza frente a donde se daría el grito, perdón, el informe (61 con 62). Siete y cuarto. El cantante de la banda Israel, eufórico porque los rucuchús no dejaban de bailar, dice por el micrófono, queriendo agradar a la gente y a quien lo contrató en un acto en que el inconsciente le traicionó y causó hilaridad. “¿Quieren más música? Pues les doy la buena noticia que nosotros tocaremos hasta que ustedes se cansen, lo malo es que….va a empezar el informe y tenemos que parar un rato”. Por poco me atraganto de la risa por tal burrada.

Llegaron los enguayaberados quienes fueron subiendo al presidium. Fueron presentados a los….¿mil oyentes?, todos los ex alcaldes…panistas. Comenzó el habloteo. Me aburrí tanto que procedí a retirarme. Al pasar por el centro de la plaza, un grupo de payasos hacia sus chistes ante una buena cantidad de público, gente que estaba totalmente de espaldas al solemnísimo acto cívico que se efectuaba detrás de ellos. Eran como trescientas personas. Caminé para llegar a la 63 y así arribar a mi casa. Me llamó la atención un grupo de ciudadanos que portaban pancartas de protesta. Se trataba de vecinos del fraccionamiento Las Fuentes, quienes nos dijeron que desde la época de Fuentes –EX ALCALDE—- vienen luchando por que les sean restituidos unos terrenos, áreas verdes que fueron vendidas a particulares. Mi buena, buena amiga Cristina, me informó que llevan más de dos años pidiendo audiencia y jamás han sido escuchados. Menos ahora por quien rendía informe. No los dejaron acercarse más por los guardias. Me despedí de beso —uay maestro, me va a dar mala influencia— de mi muy muy buena amiga y le prometí consignar su queja. Por los magna voces escuche retirándome varias veces la palabra honradez. En tanto los payasitos callejeros gritaban a voz en cuello al pedir la colaboración de la gente.: “Es preferible pedir que robar”, que retumbó como un eco, eco. Eco.

Por esto!, jueves, 30 de abril de 2009.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León