martes, 5 de mayo de 2009

Personajes

Por Hortencia Sánchez

Seis de la mañana
y empieza el día…

A lo lejos contemplo a las abuelas alimentado, como cada mañana, a las palomas, que parece que lo agradecen, ya que de vez en cuando se lanzan al vuelo girando entre los árboles del parque de Santa Ana.


Saludo a la señora que vende panuchos, quien platica con su nieto: “Tienes que portarte bien; tu mamá está enferma, debes apoyarla. Yo te quiero mucho, no sigas amenazando con escaparte porque ella y yo te necesitamos”. El pequeño apenas tiene siete años y tiene miedo de perder a quien más ama, su madre, ahora enferma.


Llega a saludarme Julia Aznar, esposa del gran flaco, y me comenta de lo entrañable que fue escuchar al buen amigo del alma y las historias, Manuel Calero, la noche del homenaje que se le rindió a Eduardo, a dos años de su partida. Qué lástima no haber podido estar ahí. Le pregunto: “¿Continúa abierto el estudio de Ortegón? Ahí checo mis trabajos en computadora”. Me contesta: “Están su obra, su música. Cuando quieras llega a tomar una cerveza”.


No puedo evitarlo y digo: “¡Puta madre, nos dejó muy solas; lo extraño!”
Voy a realizar trámites a una oficina de gobierno, me recibe el policía que hace guardia, me funde en un abrazo. Alguna vez, hace muchos años, acudió al Peón Contreras a ver una pastorela que dirigía Rubén Chacón y nunca la olvidó.


Salgo en busca de mi auto, le ofrezco la propina al señor que cuida los coches y me muestra la pequeña bolsa de su camisa: “Por favor, me dice, póngalo aquí, no tengo manos”.


Al fin acudo al banco a tramitar la entrega de la factura de mi auto, y me recibe un empleado amable, atento, me ofrece otro crédito. No puedo evitar hacer la comparación con una empleada de otra institución bancaria que habló para pedir información de otra persona, y al decirle que no sabía nada ni la conocía, se enfureció, me pegó el grito y colgó el teléfono.


Hace varios meses asistí, en el Peón Contreras, al estreno de la obra Perlimplín con Belisa en su jardín. Pude, en esa función, apreciar y disfrutar la actuación de Álvaro Carcaño, además de saludar a varios compañeros, a los que pasa mucho tiempo y no coincidimos en los lugares para charlar. El maestro Víctor Salas comentaba, en una de sus colaboraciones de hace algunos días, que le extrañó no ver a la gente de teatro en la función a la que él asistió. Aclaro: no estábamos porque ya habíamos asistido con anterioridad, en su estreno. Como artistas sabemos de la solidaridad que debemos tener con los compañeros, no sólo de nuestra disciplina sino también de las otras áreas; por lo tanto, nos saludamos en exposiciones, funciones de danza, eventos literarios, música, ya que considero importante conocer y apreciar las propuestas de los compañeros.


Asisto a la presentación del libro del gran escritor Carlos Monsiváis; en la entrada, muchos amigos se saludan y platican. Joaquín Tamayo, al que llevo años sin mirar, me toma de las manos, las aprieta y murmura: “Qué gusto verte”. A mí me sucede igual, me trae a la memoria varios recuerdos, como cuando realizamos conferencias de la historia del rock en Yucatán. Le doy un beso y a lo lejos miro a una mujer a quien le tengo un gran aprecio, Socorro Chablé. Me abraza fuerte, la aprieto y me dice al oído: “Te he leído”. Le contesto: “Yo igual, me encanta tu labor, tu entrega, tu trabajo”. Manuel May está contento en el evento. Y yo aún más por la oportunidad de mirar a tantos amigos.


La piscina nos separa del autor, los periodistas lo rodean, quiere ganar la nota, fotos, muchas fotos; llega el silencio, falla el sonido, se aprieta el corazón. El señor tiene su carácter, suple los errores técnicos, logra atraparnos con sus palabras. Tocan los mariachis, algunos hombres visten como Pedro Infante. Tal pareciera que, en cualquier momento, él saldría de alguno de los balcones del hotel que fue su casa.


Jorge Cortes está inquieto, lo tomo de los hombros y le digo: “¿Ya pasó el susto?” A lo que me contesta: “No, esto no es fácil”. Termino por decirle: “No pasa nada, los eventos pueden escaparse de nuestro control, lo importante es que todos quisimos estar aquí”.


Conrado Roche se pasea por el hotel, seguro que ya sabe cómo escribirá su nota. ¿Y la mía? Las imágenes de las películas de Pedro Infante llegan a mi memoria. Yo si lloro cuando lo miro gritando por su “Torito”.


A la mayoría nos gusta mirar, y admirar, a personajes que logran llegar a la fama a pesar de los obstáculos, de ser del pueblo, de la clase humilde, cantantes, luchadores, boxeadores, vedetes, futbolistas.


Los hijos de Pedro todavía se sienten orgullosos de haber tenido a un ídolo como padre, los defectos se convierten en virtudes; comentan que si fue mujeriego es porque era atractivo, con gran carisma, para muchísimos un gran ídolo.


Me despido de los amigos, muchos de ellos ya forman parte de los personajes de nuestra ciudad, en la que cada día encontraremos alguno de quien hablar, al cual referirnos, porque sabemos que todos somos necesarios, y que es entrañable quedar en el pensamiento y memoria de muchos otros.


Me despido con alegría, al fin vi en persona al escritor Carlos Monsiváis, al cual aprecio por su manera de hacer referencia a los hechos y la historia de nuestro México; que, aún siendo un intelectual, aprecia nuestro lenguaje florido y popular, la grosería que le da fuerza a nuestros personajes, que existiendo en nuestro México, de contrastes, muchas veces tienen que escupir el insulto para no ahogarse en angustias, miseria y desesperación.
¡Puta madre, me encantó!

ritualteatro@hotmail.com



Por esto!, 27 de abril de 2009.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León