miércoles, 13 de mayo de 2009

Parece sólo una frivolidad



Por José Díaz Cervera


Cuando en los años cincuentas hizo su aparición, muchos pronosticaron que la t.v. tendría pocas posibilidades de éxito frente a la probada penetración de la radiofonía. El argumento era simple: los aparatos receptores eran muy caros y el hecho de que la gente no pudiera acompañar sus actividades con el televisor encendido (cosa perfectamente viable en el caso de la radio), limitaban las posibilidades de explotación comercial de ese medio, que, indudablemente, era visto como un verdadero prodigio.

Poco a poco, sin embargo, se fueron acomodando las estrategias y se implementaron fórmulas diversas de comercialización que permitieron que la televisión se incrustara en la cotidianidad de los hombres de la segunda mitad del siglo XX (hasta en las “combis” de Lindavista los choferes tienen una televisión en el tablero de sus unidades), jugando, además, un papel decisivo en la construcción de nuestros imaginarios.

La complejidad de los fenómenos que se estaban dando alrededor de las nuevas formas de comunicación e información emanadas de la acción de la t.v., llamaron la atención de sociólogos, psicólogos y antropólogos, de tal manera que pronto se vislumbró la importancia de estudiarlos sistemáticamente.

En México, la Universidad Iberoamericana fue la institución pionera en ese terreno, al implementar la carrera de Ciencias y Técnicas de la Información, planteando con ella dos objetivos fundamentales: el estudio de la comunicación y de sus formas mediáticas, utilizando la psicología, la teoría sociológica, la filosofía y la semiótica, y la práctica de técnicas y estrategias en el empleo de las nuevas tecnologías de comunicación.

En el caso de este segundo objetivo, la idea era preparar profesionales que se hagan cargo de los medios en sus diversos niveles, buscando mejorar la calidad de contenidos y formas para que, mediante la profesionalización, los medios de comunicación pudieran convertirse en un factor de desarrollo comunitario.

La evaluación nos dice que las dos ramas crecieron, aunque en sentidos diferentes. La investigación de la comunicación dinamizó el panorama de las ciencias humanas, abrió caminos, sintetizó propuestas teóricas, enriqueció visiones que tendían a la parcialidad; un comunicólogo que domina las bases epistemológicas de la teoría de la comunicación es un profesionista versátil que puede acercarse a muchas disciplinas aportando visiones refrescantes. En el caso de la rama práctica, que trata de formar, más que comunicólogos, comunicadores, el asunto ha tenido un crecimiento desmedido en términos cuantitativos. Si uno quiere hacer dinero con rapidez, puede poner una escuela de comunicación a la que no le faltará clientela.



El problema es que el objetivo original de formar comunicadores con una amplia cultura y conciencia social, capaces de pararse frente a las cámaras con la responsabilidad y los conocimientos necesarios, ha devenido en algo perverso cuando sucede exactamente lo contrario. Es doloroso ver que a pesar de que cada año egresan a lo largo y ancho del país cerca de sesenta mil estudiantes de comunicación de las diversas instituciones públicas y privadas que imparten la carrera, en los medios electrónicos campean la superficialidad, la estupidez y la incultura, sin que nadie haga nada para evitarlo.

Por eso, aunque parece una tontería o un detalle frívolo, lo que sucedió en un certamen de belleza donde Miss Panamá dijo que Confucio inventó la confusión y que era uno de los chinos japoneses más antiguos, más que a risa o lástima, debe movernos a la reflexión.

¿Es necesario que la viabilidad económica de la televisión tenga que darse mediante la trivialidad de los contenidos? ¿Por qué la mayoría de los aspirantes a ingresar a la carrera de comunicación lo último que desean es estudiar ese fenómeno?

Hemos construido una sociedad muy extraña donde los escritores no saben qué es un vocativo, las autoridades educativas piensan que la filosofía es inservible, los médicos tienen horror por la sangre y entretenerse es una forma de alimentar la estupidez. Los comunicólogos, sin duda, hemos contribuido a ello al hacernos cómplices de un sistema que nos arrastra a todos a la mediocridad.

diacervera@gmail.com



Por esto!, martes 11 de mayo de 2009.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León