sábado, 30 de mayo de 2009

Historia, ¿para qué?

Por Carlos E. Bojórquez Urzaiz


Pensaba en la sugestiva conferencia dictada por Faulo Sánchez Novelo, el 22 de mayo en el Teatro Mérida, donde repasó los pormenores de la vista de la emperatriz Carlota a Yucatán, con inclusión de detalles como las variaciones del menú que ofreció tres veces consecutivas a los invitados, deseosos no sólo de ver a la esposa de Maximiliano, sino, quizás, de agenciarse alguno de los títulos nobiliarios que distribuyó a granel. Con expresiones firmes y bien documentadas, Faulo llevó de la mano a los asistentes por un largo recorrido iniciado en los salones imperiales donde los monarcas eran instruidos para dominar al mundo, hasta el arribo de la emperatriz por el puerto de Sisal y los festejos celebrados en Mérida que, seguramente, halagaron a Carlota Amalia e hicieron recuperar la visión colonial extraviada con la Independencia de México.

Como la noche era propicia, la disertación logró humedecer los ojos de una parte del público, entre quienes se podía escuchar suspiros de nostalgia por una aristocracia pasada, pero que para nuestro pesar, de varias maneras subyace en una minoría que suele hacer gala de su prosapia, o que se la inventa con supuestos gustos refinados, parloteando en francés y más recientemente en inglés. Todo marchaba sobre hojuelas para esa parte del auditorio, hasta que el propio historiador destacó la vitalidad del liberalismo mexicano y mencionó la grandeza del Presidente Juárez, quien se negó a dialogar antes de mandar a fusilar al invasor. ¿Sueños encontrados entre una parte del público asistente, en tanto otros relucían cuando se describió el destino de Maximiliano, en manos de los liberales? No lo sé bien, pero la ocasión me hizo recordar el libro Del imperio a la revolución, de Eduardo Urzaiz, publicado originalmente en 1946, año en el que todavía perduraban añoranzas por los tiempos de Maximiliano y Carlota Amalia, cuyo espíritu no se había extinguido en Yucatán ni tendía a hacerlo, anticipándonos en un pasaje de la obra que el imperio subsistió en el imaginario político de Mérida, hasta convertirse en algo así como “… el ápice de la edad de oro para los conservadores y como tal perdura en la memoria de los pocos que de aquel tiempo sobreviven y en sus descendientes y sucesores”.

Pensé también que los destinatarios de aquella obra pionera, incluía a las elites yucatecas que en 1946 exhibían su nostalgia imperial, y a quienes también escuchó hablar Antonio Mediz Bolio, en un tono incluso más de íntimo, pues al Poeta de Ochil las narraciones le llegaron por tradición familiar, como apuntó en un texto escrito a mediados del siglo XX: “Esos días inefables para nuestros abuelos en que la ciudad de Mérida vivió en la fascinación de un cuento de hadas, no se han olvidado jamás. Yo oía contar en mi niñez los apasionados episodios de esas fantásticas jornadas…Los relatos de los que habían sido testigos presenciales…me parecían… verdaderas fábulas. Quitando ingenuas metáforas y suprimiendo nostálgicos suspiros —concluía—,queda en mi memoria una fugaz visión de los relatos familiares.”

La abundancia de asuntos derivados de la charla de Faulo Sánchez permite considerar, de nuevo, que los valores referenciales de la Historia son imperativos para entender lo que ocurre en la sociedad, ya que la inquietud provocada entre los asistentes al claustro donde se impartió la conferencia, quizás no sea sino reflejo de lo que ocurre en el ámbito general de Yucatán. Hace poco leí, con angustia, unas críticas infames a funcionarios del gobierno del Estado, basadas nada menos que en calificativos racistas, escritas por una pluma de cuyo caparazón va emergiendo la insolencia. Como quedó visto en esta ocasión, la Historia es maestra de la vida. Enhorabuena al conferencista y a los organizadores del evento.



Por esto!, jueves 28 de mayo de 2009.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León