jueves, 28 de mayo de 2009

El discurso científico en la televisión

Por José Díaz Cervera

Exceptuando algunos documentales de producción europea (que se transmiten en horarios de poca audiencia) la ciencia es uno de los temas menos usuales en la televisión mexicana.

Aun así, las formas en que se textualiza un discurso en torno a lo científico en la programación de la televisión abierta, siempre nos ofrecen aristas interpretativas sorprendentes.

Uno de los aspectos más relevantes de la idea de ciencia que se construye en los medios electrónicos de comunicación, está determinado por la relación entre ésta y el discurso religioso. En un nivel aparente, los medios electrónicos están tratando de establecer una correspondencia armónica entre la ciencia y la religión, con la intensión más o menos clara de darle un lugar preponderante a la segunda sobre la primera. La ciencia hace su parte, pero ésta siempre será limitada; es mejor, por ello, abrirnos a la posibilidad de los milagros y lo sobrenatural.

La televisión se ha encargado, además, de proveer a nuestro imaginario de algunas nociones siempre limitadas y equívocas del mundo científico. Así, los paradigmas de hombre de ciencia se limitan a la medicina y al trabajo indeterminado y comúnmente extravagante de personajes que aparecen en un laboratorio. La sinécdoque de la bata funciona como distintivo tipológico del hombre de ciencia que, por lo demás, es presentado de dos maneras: por un lado, el científico es un personaje extravagante, absorto en su propio universo y un tanto descuidado en términos de su arreglo personal; por el otro, se le presenta como un tipo circunspecto, solemne, un tanto huraño y extraordinariamente mesurado y pulcro.

A partir de estas tipologías, la ciencia es vista como una actividad excéntrica, ajena a la rutina de los hombres comunes y corrientes, e imbuida de locura amalgamada con genialidad. Así, el trabajo científico es asunto de hombres solos, simpáticos pero antisociales, que suelen producir objetos raros e inservibles. Del otro lado, sin embargo, la ciencia es una actividad para iniciados en el arte de dominar las pasiones, y el trabajo científico se constituye como un conjunto de procedimientos rutinarios determinados por complicadísimas fórmulas que aparecen en un pizarrón lleno de números y símbolos raros.




Como se quiera, la noción de ciencia que se transmite desde la televisión está completamente sesgada de lo que es esencialmente el trabajo científico, y el mito del hombre solitario encerrado en un laboratorio es completamente falso, dado que la ciencia es un trabajo que no sólo se hace comunitariamente sino, también, en un ámbito de gran solidaridad que supone una comprensión refinada del mundo y sus problemas. La idea de un científico ideológicamente neutro, y escindido de las pugnas mundanas y políticas, es una ficción cargada de mala fe, en un país donde hay desde hace varios años una lucha para que se garantice constitucionalmente el 1% del Producto Interno Bruto para la investigación científica, petición a la que el PAN se ha opuesto sistemáticamente desde hace varios lustros.

Con todo, la televisión se ha encargado también de promover una idea de ciencia que queda circunscrita a las ciencias físico-químicas (en el sentido más clásico de ambos términos) y en la que las disciplinas socio-antropológicas no existen.

Para la televisión, el científico es una especie de brujo modernizado y la ciencia es necesariamente un asunto de laboratorios y fórmulas complejas con los que se producen artefactos un tanto siniestros, sobre todo si el científico tiene un marcado acento extranjero y pronuncia las “erres” aporreándolas en la epiglotis.

Si, por casualidad, alguna vez la ciencia puede solucionar algún problema, no es por el trabajo sistemático y riguroso, sino por una especie de revelación espontánea o, en último de los casos, por alguna intercesión celestial.

La dicotomía ciencia-fanatismo se resuelve, para la televisión, aboliendo a la primera e integrándola al universo de una fe llena de agujeros y de contradicciones que, sin embargo, todavía es capaz de hacer que las montañas se muevan Total, la ciencia, según la t.v., a cambio de algunas comodidades, nos ha traído enormes desgracias y amenazas que pueden conjurarse no tanto con la fe en un Ser Supremo, sino con la creencia en las propiedades esotéricas de un símbolo o de una imagen.

diacervera@gmail.com




Por esto!, martes, 26 de mayo de 2009.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León