martes, 19 de mayo de 2009

Comunicación: las tareas pendientes

Por José Díaz Cervera

Muchas escuelas de comunicación, poca calidad en las formas y contenidos de los mensajes de los medios electrónicos, analfabetismo funcional, depresión generalizada y muchísimos fenómenos sin investigar.

Por donde se le vea, el saldo es poco halagador. Aun así, en unos días más, miles de jóvenes estarán peleando por obtener un lugar de los muchos que se ofrecen para estudiar la carrera de comunicación en las diferentes instituciones educativas en que se imparte esta licenciatura.

Algo tendríamos que empezar a hacer para defender al gremio de la mediocridad y de la desinformación con que es visto por toda la sociedad. Estudiar comunicación no supone, como muchos piensan, jugar a hacer radio o televisión, y mucho menos un trampolín a la farándula.

La gran responsabilidad de hacerse cargo de un medio de comunicación en cualquiera de sus áreas no es menor. Por tanto, así como un médico necesita de una cédula profesional para ejercer su profesión —y también de constantes actualizaciones—, el comunicólogo debería contar con algún tipo de certificación especial, dada la gravedad de su labor. Jugar con los medios de comunicación, usarlos con torpeza y de manera irresponsable, equivale —dadas sus implicaciones comunitarias— a poner nuestra salud en manos de un médico negligente que juega a firmar recetas como si fueran autógrafos.

Desde luego que debemos preparar, junto con los comunicólogos, a los comunicadores que se hagan cargo de los medios; antes, sin embargo, tendríamos que garantizar jurídicamente —mediante un cuerpo colegiado— que quien venda su imagen para que aparezca en una pantalla, tenga la capacidad, la cultura y los conocimientos máximos para ello; así el asunto desnudaría a todas las instituciones que ofrecen la carrera sólo como un buen negocio sin brindar la preparación necesaria.




La idea de estudiar comunicación (muchos le llaman, extrañamente, “comunicaciones”, lo cual demuestra la desinformación con respecto a la carrera, cosa que no sucede, por ejemplo con medicina, donde a nadie he oído decir que estudia “medicinas”), parece vincularse con una especie de trampolín que conduce a la fama. Esta visión le ha hecho muchísimo daño a una disciplina noble y apasionante, donde tenemos muchas cosas por hacer.

Yo pienso seguir reflexionando sobre este asunto mientras en este espacio se me permita. Por ahora, sólo quiero señalar que nadie se puede lavar las manos por la mala calidad de las emisiones de t.v., o de los programas de radio. A veces se dice que el que paga manda y que, por lo tanto, no hay salida. Yo, sin embargo, creo que ese argumento es falso en los términos en que está planteado.

A los propietarios de concesiones de radio y televisión les interesa ganar dinero y no los podemos juzgar por eso. El problema es que los comunicadores, que en teoría deberían tener las herramientas necesarias para distinguir la mediocridad, no se preocupan por adquirirlas y creen que su único compromiso es conseguir que su empleador gane dinero.

No se trata de hacer la revolución ni de hacer de los medios algo necesariamente cultural y educativo en el sentido más restringido de ambos términos. Se trata de entretener respetando la dignidad, la inteligencia y el derecho al desarrollo de las capacidades sensibles del espectador.

Hoy día, ser conductor es una de las ocupaciones menos respetables gracias a la ignorancia generalizada de quienes desempeñan esa labor. Decir que Confucio inventó la confusión o que Hitler afirmó que el fin justifica los medios, o que una película tuvo la suerte de ganar dos “codiciosos” Oscares, no es inocuo para la vida social ni debe verse como un simple despropósito. Esas estupideces le hacen mucho daño a la sociedad; como si un doctor, en lugar de recetarnos vitaminas, nos indicara un medicamento para elevar nuestra presión arterial.

No podemos poner en manos ignorantes uno de los factores decisivos para la salud mental de nuestra sociedad. Y sin embargo lo hacemos…

diacervera@gmail.com



Por esto!, lunes 18 de mayo de 2009.

1 comentario:

Rodrigo dijo...

Definitivamente hoy es la mediocridad la que manda en los medios. Por ejemplo cuando pido el nombre del algún comunicador sensato del "Show de radio fórmula", pues no se salva ninguno, ya que allá no hay comunicadores, sino merolicos como Denisser Maerker, Jolodo, Beteta, Ruiz Healy, Páramo y demás. De la TV nacional ya ni se diga y de la local mejor ni hablar con ese símbolo de lambisconería de (De)Preciado.
Creo que lo mejor es leer los blogs para enterarse y conocer opiniones objetivas de cualquier tema, aunque este fenómeno de medios de comunicación con "comunicadores" mediocres, se está dando también en España y en gran parte de latino américa. ¿será parte de la estrategia neoliberal poner payasos tras un micrófono e inventar paranoias como la influenza, que extrañamente no se llevó al otro mundo a ninguno de ellos.
Saludos

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León