miércoles, 8 de abril de 2009

Próxima estación: HIS


Por Joaquín Peón Iñiguez


Imagino a Humberto Chávez esperando el metro en Roma. De todos los sistemas mecanicistas el metro es uno de los más eficientes, en las grandes ciudades es casi una necesidad primaria, cientos de miles de personas dependen de él, es casi una manecilla. Transcurren cinco minutos y no hay señales del transporte, sin embargo, la gente sigue llegando y yéndose cual si lo hubiera. Él comienza a impacientarse, inclusive sondea la posibilidad de irse en taxi. Media hora. Dos horas. Ya no llegará a su cita, pero ahora no puede irse, tiene que averiguarlo, a qué hora vendrá. Está sentado, con la espalda recostada de un grafiti del diablo jugando billar, tiene un suéter café sobre su regazo y la cabeza sumergida entre los brazos. Es posible que esa sea una buena posición para esperar una eternidad inalcanzable, así como es posible que el metro haya pasado cada dos minutos y él no lo haya podido ver.


Ayer, jueves, tuve mi segunda aproximación hacia la obra de Chávez Mayol. Hace varios meses salí con una mujer que estaba leyendo Tiempo Muerto, iba a visitarla a su casa y mientras ella se iba a bañar o cocinaba una pasta, yo devoraba el libro. La relación termino antes de que yo pudiera terminarlo. Una amiga me señaló atinadamente que uno siempre debe terminar el libro antes que la relación. Fue quizás esa experiencia obstaculizada, coitus interruptus, lo que me hizo acudir con tanta curiosidad (una forma de expectativa, supongo) a la inauguración de HIS, su nueva exposición, la segunda parte de una trilogía que sucede a aquél libro.


En la primera sala se encontraban lo que aparentaban ser cinco cuadros en blanco, sin embargo, cuando uno se acercaba podía ver un espejo en el suelo que a su vez reflejaba un espejo en la pared que reflejaba la imagen de una ciudad. 1- Charleroi. 2- Montreal. 3- Berlín. 4- Quebec. 5- Bruselas. La tercera llamó mi atención, el espacio que ocupaba el muro de Berlín, pavimentado como carretera. En ninguna de los retratos aparecían personas, todas las ciudades podrían ser cualquiera. Aunque uno logra verse reflejado en los espejos, la barrera marcada por el cuadro impide que habitemos esas ciudades, creando una sensación de desasosiego. En medio de la habitación había un sillón con una mesita y el primer ejemplar de HIS. Vale la pena señalar que los espejos funcionaban maravillosamente para verle los calzones, las tanguitas, a todas las mujeres guapetonas que llevaran falda.


En la segunda habitación se proyectaba un video donde Humberto tocaba el piano en desfase con el sonido. En la tercera un texto breve, unos cuantos relojes de bolsillo y de pulsera en una vitrina, el incesante sonido del tic-tac. En esta última pieza Chávez se aprovecha de un recurso muy cómodo para un artista con su trayectoria, si bien se sabe que existen muchos tiempos y muchas formas de sentirlos, representarlos con relojes congelados o marcando horas distintas, resulta demasiado fácil, nada aporta y poco logra evocar.


Uno de mis cuentos favoritos es El Perseguidor de Julio Cortázar. Johnny, el protagonista, un homenaje a Charlie Parker, se encuentra encerrado en una habitación en un hotelucho de Paris, hundido en las drogas, había perdido su saxo, lo que es decir, la cuerda que lo ataba al mundo. Cuando Bruno, su biógrafo e interlocutor va a visitarlo tienen un dialogo extraordinario en el que le narra como hizo un viaje de quince minutos de una estación a otra en el metro, a pesar de que ese trayecto siempre había durado dos a lo máximo.”Esto del tiempo es complicado, me agarra por todos lados. Me empiezo a dar cuenta poco a poco de que el tiempo no es como una bolsa que se rellena. Quiero decir que aunque cambie de relleno, en la bolsa no cabe más que una cantidad y se acabó. ¿Ves mi valija, Bruno? Caben dos trajes y dos pares de zapatos. Bueno, ahora imagínate que la vacías y después vas a poner de nuevo los dos trajes y los dos pares de zapatos, y entonces te das cuenta de que solamente caben un traje y un par de zapatos. Pero lo mejor no es eso. Lo mejor es cuando te das cuenta de que puedes meter una tienda entera en la valija, cientos y cientos de trajes, como yo meto la música en el tiempo cuando estoy tocando, a veces. La música y lo que pienso cuando viajo en el metro.”


Por esto!, lunes, 6 de abril de 2009.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León