sábado, 4 de abril de 2009

Los ojos abiertos de ella

Por Ricardo E. Tatto


Las luces se apagan. Un haz de luz atraviesa la sala repleta de gente. Cuando desemboca en su objetivo, la vemos a Ella sentada y tamizada por texturas e imágenes orgánicas en blanco y negro. Ella tiene abiertos los ojos. Los ojos abiertos de ella ha comenzado...


Así inicia la puesta en escena dirigida por el uruguayo Nelson Cepeda Borba, avecindado en Mérida, que en esta ocasión nos trae una obra original de Raquel Diana, compatriota y colega suya, para el disfrute de todos los yucatecos que pudimos ver su estreno en enero, durante el Festival de la Ciudad. Ahora bien, el sábado fue su última función después de haberse presentado exitosamente durante todo marzo en el Centro Cultural Olimpo.


En Los ojos abiertos de ella, sólo hay dos personajes: Él (Alejandro Subirats) y Ella (Elena Larrea). La escena nos remite a un ambiente surrealista, ya que una vez finalizada la proyección de fotografías de Patricia Martín Briceño, nos quedamos ante un escenario minimalista, que connota la pulcritud, asepsia y limpidez, de un lugar que no está aquí ni allá, sino en el camino. El limbo como hecho escénico.Es ahí, en esa realidad alternativa y monocromática, donde las acciones se suceden y los diálogos se entrelazan de una manera plenamente lírica y en cuya fluidez poética se abordan temas tan esenciales e intrínsecos para el ser humano, como lo son el amor, la vida, la muerte, los sueños.Con música de fondo de Yan Tiersen (que podemos escuchar como parte de la banda sonora de Amelie, dirigida por Jean Pierre Jeunet), Él, que no es otro que la misma muerte -lo cual es representado simbólicamente por sus zapatos rojos que contrastan con el prístino entorno— dialoga con Ella, que es la que pende de un hilo ante la eterna dicotomía entre vivir y morir.


La belleza, como estado de ánimo y sensación estética, media entre ellos y el espectador, como el escenario donde se desarrolla tan vital y mortífero dilema. “Baile conmigo”, le dice Él a Ella. Accede y de la mano la introduce a través de lo que es una perfecta fantasía romántica que sólo puede darse en los linderos donde habita el subconsciente e inconsciente humano, en el plano onírico donde todo puede ser y nada lo es.La danza surrealista propicia el desplazamiento escénico de los actores, quienes a través de la biomecánica de movimiento (a cargo de Tatiana Zugazagoitia a quien pudimos ver en La mirada de Ulises), dan rienda suelta a sus escarceos amorosos, donde las palabras acarician la sensibilidad vulnerable de ella, que no sabe hacia dónde dirigirse y por eso Él pretende guiarla.


Sin embargo, eventualmente Ella es la que tendrá que decidir su propio destino, al eludir las muertes cotidianas que nos suceden a los seres humanos a diario, cuando la inseguridad, la cobardía y las dudas nos impiden vivir a cabalidad, sin entregarnos plenamente a la experiencia vivencial que no es otra sino nuestra propia existencia, llena de matices, grises y claroscuros, que de ninguna manera son monocromáticos como a veces nos empeñamos en percibir nuestra propia vida.


Obra profundamente filosófica y reflexiva, llena de metáforas del lenguaje y una riqueza de imágenes poéticas, propicia la contemplación interna hacia nosotros mismos, donde si nos atrevemos a ver de frente el destino ineludible de todos los seres, podremos abrir los ojos y reconocer el milagro de estar vivos, la maravilla de la existencia, el regocijo del mero hecho de respirar profundamente, del privilegio de sentir y experimentar toda la amplia gama se sensaciones, emociones, sentimientos y experiencias que el mundo de los vivos tiene que ofrecernos, antes de la inexorable diáspora que paulatinamente todos emprenderemos hacia el sitio nebuloso, pleno de misterio e inexpugnable que es el abismo, el otro lado, la nada, que no es otra cosa sino la misma muerte.


Ella abre los ojos, pero el telón se cierra. Las luces se encienden y, todavía en pleno estado introspectivo, el espectador se dirige a la salida aún envuelto en un aura de ensueño, donde con suerte alcanzamos a atisbar que la antítesis de la vida no es la muerte, ya que morir es lo contrario a nacer. Entonces, vivir es sólo eso, el breve ínterin que no tiene parangón alguno ni antónimo, porque la vida no es ninguna otra sino Ella misma.


Las actuaciones fueron satisfactorias, si bien la obra está construida para un mayor lucimiento del papel femenino, que, efectivamente, fue representado a cabalidad por Elena Larrea. Por otro lado, Alejandro Subirats se asumió como su contraparte a la perfección, regalándonos a una muerte elegantemente ataviada, encantadora y seductora, de esas que te invitan a irte bailando hacia el más allá.


Por esto!, martes 1 de abril de 2009.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León