martes, 14 de abril de 2009

69 grados

Por Manuel J. Tejada Loría

La temperatura comenzó un ascenso incontrolable. Precipitación atmosférica, calentamiento global, contaminación… yo no sé, pero aquel día el mercurio subió sobre la línea de los cincuenta, y el bochorno y los calores comenzaron a sentirse en los lugares más insospechados. Había sed y era una sed general. Si bien en la ciudad hay una que otra pirámide evidente, aquí no es el desierto como en Egipto y su esfinge con cara de lascivia de lo que se trata este pueblo compungido de tanto recato. El calor era verdaderamente insoportable y nada parecía poder apaciguarlo.

Todavía me faltaban varios kilómetros para llegar a casa. La temperatura seguía ascendiendo y a esas alturas del delirio, la sed me tenía apretando la garganta. De no ser por una mujer que me ofreció un vaso con agua fresca, hubiera desfallecido de manera fulminante; sin embargo, tal oportunidad no me libró de los extraños calores que ese inusual día ya había despertado. Muy amablemente, la dama me metió hasta la cocina de su casa para servirme el agua del refrigerador. Pero mientras me saciaba de ese paraíso líquido que es el agua fresca, la mujer de aproximadamente unos sesenta años, comenzó a verme con extraños ojos. Y trago que daba, prenda que la mujer se iba quitando mientras su respiración aceleraba mis temores. Antes de terminarme el vaso ya me encontraba corriendo por toda la casa huyendo de sus lujuriosas intenciones.

Pero cuál fue mi sorpresa cuando al salir a la calle, ni Sodoma hubiera podido compararse. Tanta moralina y disimulo cotidianos habían sido relegados por el termómetro que ya pasaba de los sesenta. Era una cosa extraordinaria, ahí estaban vecinos y vecinas acariciándose piernas, brazos, glúteos y espaldas desnudas. Una lengua deslizándose sobre una cintura, unos dedos internándose en los pliegues de la exquisitez. Hubiera continuado absorto de no ser porque de pronto, escuché mi nombre: Lito… Lito... me llamaban con insistencia. ¡Sólo eso faltaba!, un compañero de la universidad corriendo hacia mí visiblemente excitado.


Lo mío en ese instante era huir de inmediato y sin tropezarme. De no ser por un autobús que se atrevió a detenerse, hubiera sucumbido ante esta repentina pandemia. Por la ventana los pasajeros fuimos mudos testigos de lo que afuera sucedía. Resultaba inexplicable cómo el calor había trastocado a la ciudad. Hasta en la radio de pronto la voz del locutor se volvió un susurro para luego dar paso a risas y gemidos. Visiblemente la temperatura dentro del transporte público, también fue subiendo. De pronto, la gente comenzó a mirarse con inaudito deseo; una monja disimuladamente se desabrochó el botón más alto de la blusa; un mecánico comenzó a besar a la pasajera de junto mientras a su vez acariciaba el cuello de la de enfrente; la persona de mi lado ya había sentado en su regazo a otra. Y entonces, sólo hasta que el chofer del autobús se detuvo a un lado de la calle, sólo hasta en ese instante, supe que de ésta, no me iba a salvar. Tampoco quise intentarlo.



Por esto!, jueves, 09 de abril de 2009.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León