lunes, 9 de marzo de 2009

Sobre Lake Tahoe


Por Jorge Cortés Ancona

Altamente emotivo fue ver a Héctor Herrera en la rueda de prensa previa al estreno nacional de la película Lake Tahoe, de Fernando Eimbcke, y la que el actor yucateco hace el papel de don Heber, un viejo mecánico.


El estreno se llevó a cabo en los cines del Centro de Convenciones Siglo XXI, el pasado viernes 6 de marzo por la noche, con la presencia de Renán Guillermo González, director del ICY; Jorge Esma Bazán y Luis Arjona, Director y Administrador, respectivamente del Patronato Cultur, y de Tina Tuyub y Héctor Herrera, transportado en silla de ruedas para entrar al vestíbulo de los cines por una alfombra roja.


También estuvieron presentes algunos actores más que intervinieron en el filme como Enrique Albor, su esposa Mercedes, Raquel Araujo y Juan Carlos Lara. Todo esto ocurrió el mismo día en que Lake Tahoe obtuvo el premio India Catalina como mejor película de la 49ª edición del Festival Internacional de Cine de Cartagena.


Antes de que el ansioso público abarrotara las dos salas en las que se proyectó la película, Esma Bazán aclaró convenientemente que se trataba de una película experimental. Previamente, ya Cholo había aclarado que su papel en esta cinta era completamente serio.


La película, filmada en Yucatán (en el municipio de Progreso) se caracteriza por su economía de recursos para contar una historia de soledades. Se trata de una historia de aprendizaje para un adolescente. Luego de un choque tempranero contra un poste, fuera del puerto donde vive, Juan (Diego Cataño) tendrá en un día que cumplir por diversos ritos de paso. Desde la paciencia de que en algún lugar se le atienda, tener que soportar la vigilancia de un bóxer, sacar a pasear al mismo perro lleno de vitalidad (el ser más vivo y fuerte en toda la película), la muerte, la depresión, el primer contacto sexual, fumar un cigarro. Más aún, ir asumiendo un rol paternal a sus 16 años, tanto respecto a un bebé, hijo de una madre soltera, como con su propio hermanito.


Todos los personajes viven aislados y tristes, a pesar de que traten de ocultarlo. No importa la edad, desde los que están en la infancia hasta los ancianos. La religión, la música, las artes marciales parecen servir de vías de escape, al igual que los recuerdos. En una imagen que pesa, vemos al hermanito encerrado en su casa de campaña, como si se tratara del vientre materno, recortando ilustraciones para formar un álbum de recuerdos a fin de tener siempre presente la desaparecida figura paterna y la unidad familiar.




Es admirable la entereza del protagonista para aguantar esas dificultades cotidianas tan molestas, como las absurdas esperas, la difícil ayuda para reparar el auto, los abrazos de pésame, la indispensable descarga de la ira después de haber visto una película. El desahogo que tiene con la chica antes de realizar un hecho trascendental para su edad nos conmueve profundamente.


Las escenas cuentan con reiteradas interrupciones visuales manifestadas en cuadros negros, lo cual se aúna a las imágenes llenas de elementos estáticos y al ritmo lento, para causar al principio un efecto algo saturante. Pero conforme la película avanza, nos vamos dando cuenta de que este recurso es parte de su sentido. Esas interrupciones nos hacen compartir la impaciencia, el cansancio, el aislamiento; en suma, nos hacen adentrarnos de manera eficaz en el ambiente que están viviendo los personajes: esa soledad existencial que cala, esa dura tristeza de los personajes, apenas aminorada por las escenas de humor amable.


En esta hermosa lección de vida, una ciudad costera, con las playas y el mar, resulta lo contrario de lo que podría esperarse, pues en vez de alegría tenemos la decrepitud, la soledad, el inmovilismo. Nada se mueve, todos están ahogándose en sí mismos y en una pasividad desgastante.




Las actuaciones cumplen con los propósitos. En especial, Héctor Herrera (de quien se procuró no poner el sobrenombre Cholo en los créditos) demuestra su condición de actor versátil. Transformado en el rostro, con una impasible expresión que en el fondo revela tristeza, se despoja de todo acento yucateco y en su presencia -e incluso en su ausencia luego de un momento culminante- flota como el caso más extremo de soledad en toda esta historia.


Debo señalar que Cholo siempre demostró capacidades para ir más allá de la imagen que lo ha hecho inolvidable en nuestro estado. Como también señaló Esma Bazán en la rueda de prensa, tenía antes una amplia experiencia en el teatro nacional e internacional, sobre todo al lado de Manolo Fábregas. Y en Yucatán representó piezas de autores representativos del teatro universal (Moliere, Lorca), distantes del regionalismo en el que las circunstancias lo encasillaron.


El público yucateco es implacable y a veces no le agradan los cambios: al admirable Héctor Herrera siempre lo quiere ver como Cholo y poco espacio le ha dado para que haga gala de su gran capacidad actoral, dispuesta también para papeles no precisamente cómicos ni regionales.


Por añadidura, vemos en esta película algo que es indispensable remarcar: su efectividad para hablar con un acento distinto. A modo de comparación, muchos actores norteamericanos se adaptan a varios de los diversos acentos angloparlantes que hay en su país, es decir, no hablan sólo como neoyorquinos o californianos. A su vez, el español Javier Bardem pudo hablar como cubano en alguna película en que se requería dicho acento. Los actores mexicanos, aunque la historia se desarrolle en Oaxaca, Veracruz o el norte de México, siguen hablando en alguno de los cuatro acentos chilangos. Cambiar su modo de expresión parece algo imposible para ellos. Esta lección de expresión verbal de don Héctor merece difundirse para bien del cine mexicano.


Lake Tahoe nos deja inquietudes y esperanzas, austera en su desarrollo con una serie de escenas finales que nos aclaran todo el panorama. La paciencia del protagonista debe ser nuestra paciencia como espectadores de esta película. De cualquier modo en que entendamos el desenlace, el filme nos dejará con una honda sensación de confianza en reconstruir un orden de vida.






Por esto!, lunes 9 de marzo de 2009.


1 comentario:

Preste Juan dijo...

Hoy me he unido a su blog. Me encanta ver el interés que le pone, y saber así algo de paso sobre los movimientos culturales fuera de "mi zona". Felicidades y adelante.

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León