domingo, 22 de marzo de 2009

El mezcal de la calavera (primera parte)

Por Mario A. Carrillo Ramírez-Valenzuela


I


La leyenda dice que el arqueólogo Johan Baterbly lo halló en una antigua tumba Zapoteca en el año de 1923. Acurrucado entre collares, plumas, estatuillas, hojas de tabaco y medallones de chocolate, el esqueleto abrazaba fieramente una vasija; como si fuera el corazón del mundo o la esencia de los espíritus, los huesos de lo que alguna vez fueran las manos sostenían el recipiente de barro con sumo cuidado “esa precaución que acompaña el hálito oscuro de algunos muertos…” en palabras de Baterbly. La vasija negra tenía motivos mortuorios tales como calaveras y huesos; volando eternamente hacia la izquierda, de manera inocente y perturbadora, unos pájaros habían sido tallados en la parte superior. El arqueólogo no dudó y tomó el barro para sí.


Solo en la habitación de un motelucho oaxaqueño, Baterbly abrió la tapa de la vasija. Un vaho oloroso saltó del interior, impregnando el cuarto de un aroma a copal y maguey, la exhalación hizo que Baterbly retrocediera, pero al respirar, el arqueólogo supo de inmediato lo que tenía enfrente. “El mezcal es una bebida perentoria, un brebaje iniciático, uno se pone en contacto con las fuerzas que rigen la circulación del mundo…” Esa noche, ni los indios que vendían artesanías en el portal de la posada, ni el gerente tuerto del ojo derecho con su tierna obesidad y sus cálidas mentadas de madre, ni las muchachitas que se prostituían por obligación de sus padres, indagaron en la conciencia de Baterbly. “Yo fui, yo era, yo estaba siendo el centro del universo, con el primer trago construí el mundo, mi mundo y entonces ya no estaba en México, ni había gente extraña dando risotadas, con ámpulas en la piel y bigotes a medias; tampoco era Inglaterra y nubes borrascosas y el eco del Big Ben acosándolo a uno en cada esquina… no, mi mundo era mejor”.


Baterbly mandó hacer una botella para colocar la bebida; la forma era una estatuilla de una deidad Zapoteca, con el rostro cubierto por una máscara, la máscara de la muerte. El cristal era opaco, esto le daba al líquido un color plateado, muy peculiar al igual que el sabor “es puro, ardiente y frío, es un agua maligna, acentúa la desesperación del hombre, contradice sus pensamientos y los reformula, el sabor es la síntesis de la ideas, el paladar es la hoja donde se ensaya, se tachonéa, se borra y se impregna la sentencia mortal”


Johan Baterbly desapareció en mayo del ’53, se casó con una mulata de apellido Asbaje 20 años menor que él. No tuvieron hijos, sin embargo, fundaron la fábrica “Mezcal de Plata” que continúa elaborando la bebida y distribuyéndola por encargo. La lista de los compradores es voluminosa, los nombres que se hallan en ella son de personajes de alto prestigio, muchos de ellos polémicos intelectuales y artistas, otros, odiados dirigentes y políticos, unos menos aparentemente son desconocidos o fantasmas de la creencia popular. La mujer de Baterbly es una ermitaña y labora a la sombra de los ojos del sol. Entre los vecinos corre el rumor de que ella asesinó al marido para quedarse con la fortuna, el cuerpo, suponen, debió haber sido enterrado en alguna parte del jardín trasero. La policía no puede hacer nada, no hay pruebas suficientes para pedir una orden de cateo... No hay testigos ni indicios de nada…


No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León