jueves, 12 de febrero de 2009

Más allá del costumbrismo



Por Jorge Cortés Ancona


Hace 80 ó 90 años pintar el mundo rural yucateco era una verdadera conquista perceptiva, estética e ideológica, Se plasmaba una visión realista del entorno inmediato y esto habría de traer consecuencias diversas en el autorreconocimiento como sociedad, sobre todo en sus orígenes campesinos e indígenas.


Con el tiempo, aun cuando esas plasmaciones fueron dejando de ser realistas para volverse nostálgicamente idílicas, se fue creando un gusto popular que a la fecha sigue vigente. No hay nada que objetar en cuanto a ello, salvo el desacuerdo con presentar esa realidad casi inconscientemente como en una condición de inmovilidad contextual, incapaz de haber cambiado social y culturalmente, lo cual no es justificable en estos tiempos de migraciones incluso internacionales, del imperio del consumismo y de las marcas, de las bandas juveniles, de mezclillas y playeras, de deportes y drogas, de motos, televisores, teléfonos y toda aquella parte de la tecnología que está al alcance de nuestros sectores rurales y urbanos periféricos.


Yucatán se ha transformado en 80 años pero para muchos de nuestros pintores la vida parece haberse detenido en los años treinta del siglo XX. Como contraparte, es cierto que no podemos negar el ya mencionado gusto extendido en la sociedad yucateca y la necesidad de los pintores por sobrevivir en estos tiempos difíciles.


Han existido algunas críticas a esa situación de inmovilidad, las cuales se han realizado empleando los propios medios artísticos con el fin de procurar una visión que nos ubique de modo más convincente en el fluir de los tiempos. En estos días tenemos una interesante propuesta al respecto que es la que ofrece Manuel Ontiveros con su serie de cuadros relativos a tendejones, y que se exponen actualmente en el Centro de Artes Visuales, del ICY (calle 60 x 45 y 47, barrio de Santa Ana).


La serie es compacta y homogénea, pues los 21 cuadros son acrílicos ya sea de 80 x 100 cm. ó de 100 x 80 cm. (el orden de las medidas sí cuenta en este caso, amigos museógrafos). El estilo se atiene a un figurativismo claro, de imágenes bien definidas y reconocibles, empleando los referentes comunes en la pintura de tema regional yucateco: ambiente pueblerino, calles sin asfaltar, hipiles, plantas de henequén, aves de corral, etc.


Sin embargo, como uno de sus elementos distintivos se establece una relación entre el nombre del tendejón y lo que se representa, en un claro ejemplo de integración palabra-imagen, o bien, de palabra-contexto, con lo cual se transforman las convenciones costumbristas para presentar una visión del mundo más contemporánea.


Dentro de esa integración verbal y visual, el tendejón “La tintinkí” o “La surtidita” muestran a sendas mujeres buenonas vestidas con hipil y vistas de espaldas, una de peso normal y otra rebosante en carnes. “El purux” muestra a un cerdo comiendo a un lado del tendejón, que tiene un letrero de venta de cochinita. También está “El Buen Pastor”, que muestra a un niño sonriente visto a través de una ventana totalmente paralela al marco y “No se abre hoy”, el cuadro más diferente de la serie, con un ambiente de soledad y abandono.


Si en dichos casos hay una correspondencia visual con la expresión verbal, existen casos donde lo que funciona es la ironía, es decir, la referencia a algo empleando una expresión justamente opuesta semánticamente al mismo, como ocurre en “La primera del pueblo” donde lo que vemos es la tristeza de una anciana que pide caridad.


En otros casos la ironía se amplía con otro recurso como “El oro verde” que en efecto muestra pencas de henequén a la puerta, alguna de ellas incompleta, pero hace referencia también verbalmente, a manera de calambur, a un loro verde que posa de modo notorio. O “La Sagrada Familia”, que está formada de aves de gallinero.


Mención aparte merecen dos cuadros colocados cerca uno del otro, como si fuera una continuidad interrumpida, aunque son claramente independientes. Se trata de “La Municipal” y de “La Estatal”. Este tendejón muestra un letrero del PRI, y el anuncio de que hay leche en polvo y carbón. Asimismo, un anuncio de lucha libre donde se enlista de arriba a abajo a Lizama, Palma y Ontiveros (alegremente, tres apellidos de pintores). En parte se ve una bicicleta roja, y completo un letrero de Pepsi.


“La Municipal” tiene también su letrero pero de Tilán, Traba (sic) y Trejo (otros tres apellidos de pintores yucatecos). El anuncio es de leche líquida y leña; la bicicleta es azul y el anuncio es de Coca-Cola.


En un juego de oposiciones binarias tenemos perros-gatos, Bimbo-Wonder, Sabritas-Barcel, etc. Pero ojo con la bicicleta, que pareciera ser la misma, aunque dividida en dos partes de diferente color.


Un cuadro muy especial es “La Elección”, donde se representa a la Virgen de Guadalupe como una aparición y de nuevo el juego de los colores que identifican a los partidos políticos. (En cuanto a las marcas no sólo están las de afuera, ya que no falta la Sidra Pino, un icono comercial yucateco en dos de los cuadros).


Es de agradecerse a Ontiveros el buen humor, este ingenio que lo hace percibir los cambios en este entorno nuestro lleno actualmente de grafitis, postes y cables de luz, anuncios comerciales y propaganda política, a la vez que hacerle un homenaje a esa voluntad de supervivencia a través del pequeño comercio, centro importante de la vida de las colonias populares y de los pueblos.
Se ha visto ese recurso verbal humorístico en chistes, textos literarios y fotografías con los nombres de las cantinas y, en el Centro del país, con las pulquerías, pero estos tendejones tienen mucho sabor yucateco. Estamos en ese “más allá” de un indebidamente inmovilizado costumbrismo.

Por esto!, miércoles, 11 de febrero de 2009.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León