viernes, 13 de febrero de 2009

Los pasos de Ibargüengoitia

Por José Francisco Castillo Baeza


A través de la subdirección General de Literatura del ICY y la Coordinación de Literatura del Instituto Nacional de Bellas Artes, la Biblioteca Manuel Cepeda Peraza albergó por dos semanas una exposición de documentos, fotografías y algunos libros del escritor y dramaturgo guanajuatense Jorge Ibargüengoitia. A través de las imágenes, los pasos del narrador se comenzaron a escuchar en los corredores de la biblioteca, pero no fue sino hasta el pasado 4 de febrero que el sonido se detuvo para escuchar la evocación de su recuerdo.


La licenciada Judith Buenfil Morales y el maestro José Ramón Enríquez protagonizaron la mesa panel titulada “Los pasos de Ibargüengoitia” (evento organizado con el respaldo de mencionadas instituciones y la Red Literaria del Sureste) en donde se abordó vida y obra del escritor. “El humor como un arma literaria que logra establecer un vínculo con el lector, fue uno de los principales aciertos de Jorge Ibargüengoitia, autor que, con una escritura en apariencia sencilla, supo explotar la ironía, la cual permite una distancia crítica y, por tanto, desacralizadora de la realidad que nos circunda”. Así comenzó la licenciada Buenfil el texto que tituló “La ironía de la realidad en la ficción”. La escritora comenzó hablando sobre algunos puntos biográficos, tema que desarrolló más tarde, el maestro José Ramón. En la segunda parte de su texto se enfocó a hablar sobre Las Muertas, novela “nutrida no de eventos de la historiografía sino de la nota policial o roja, Ibargüengoitia, relata un hecho explotado hasta la saciedad por los periódicos amarillistas”.


Buenfil Morales realizó un análisis de la ironía en mencionada novela, centrándose en algunos elementos textuales, enlazándolos con el contexto social en el cual se desenvuelve Las Muertas: “el relato contiene diversas omisiones que fungen como guiños al lector; el narrador, en un trabajo objetivo, no indaga mucho en el interior de los involucrados, por consiguiente, el lector debe formar una hipótesis, hacer su propia interpretación de los hechos y elegir las versiones que ayuden a desentrañar los crímenes. Sin embargo, sería ingenuo pensar que la forma en la que están presentados ciertos datos no está ahí para recalcar lo que nos parece es el tema primordial de la novela: el doble discurso que tiene la sociedad provinciana con respecto a la prostitución”.


Por su parte, el maestro José Ramón Enríquez se centró en la dramaturgia de Jorge Ibargüengoitia. En la primera parte de su exposición, José Ramón enriqueció la biblioteca con numerosas anécdotas que, poco a poco, fueron adhiriéndose a los libros de los estantes. Así, habló de las relaciones personales del guanajuatense con Salvador Novo, Emilio Carballido y Rodolfo Usigli, entre otros.


El maestro refirió también que la obra teatral de Ibargüeingoitia es “una asignatura pendiente del teatro mexicano” puesto que no se le supo valorar en su momento: “Ibargüengoitia estaba haciendo teatro de vanguardia. Si se le hubiese apoyado tendría la importancia que tiene hoy como novelista”. Las razones por la cual el dramaturgo no fue valorado en su momento estriban en que siempre se le ve como “un escritor incómodo, difícil de montar”. Ibargüengoitia, según José Ramón, no sabe jugar las reglas del fútbol nacional, se mete con las instituciones, con la iglesia, con los grupos de poder; nos enseñó a perder el respeto: “Jorge molesta mucho porque baja de los pedestales a los héroes”.


Luego de resaltar tu capacidad narrativa y ensayística, José Ramón Enríquez invitó al gremio teatral a montar al escritor guanajuatense. “Él no se arrepintió de haber dejado el teatro, pero creo que el teatro mexicano sí debe arrepentirse…”


Los pasos comenzaban a oírse de nuevo luego de que el recuerdo vibrara en las paredes de la biblioteca, y con él, José Ramón Enríquez emite su sentencia: esta nación sigue siendo una obra de Jorge Ibargüengoitia.


No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Eventos de la Red Literaria del Sureste

Eventos de la Red Literaria del Sureste
Presentación de la Revista "Arenas Blancas"

En un peldaño cualquiera de la noche

En un peldaño cualquiera de la noche
Manuel J. Tejada, José Díaz Cervera y Agustín Abreu

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía

Sin lugar para la ternura... Día mundial de la poesía
José Ramón Enríquez, José Díaz Cervera, Óscar Oliva, María Ella Gómez Rivero y Jorge Cortés Ancona

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"

Presentación de "La continuación. Esbozo novelesco de la ruptura"
Joaquín Peón Iñiguez, el autor Juan Esteban Chávez Trava y la Mtra. Celia Rosado durante la presentación de la novela en el Centro Cultural "José Martí" en diciembre de 2008

Repensando la academia

Repensando la academia
Miércoles 26 de noviembre, de 2008

Recital de poesía

Recital de poesía

Homenaje a Salvador Elizondo

Homenaje a Salvador Elizondo
Joaquín Peón, Manuel Iris y Ragel Santana en "La Periferia"

Conferencias literarias

Conferencias literarias
Manuel Iris Herrera en la Biblioteca "Manuel Cepeda Peraza"

Presentación de libro

Presentación de libro
El poeta Jesús J. Barquet durante lectura en voz alta

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe

Jornadas en homenaje a Edgarar Allan Poe
Ricarto Tatto, Miguel Ángel Civeira, Jorge Cortés Ancona y Rafael Gómez Chi

José Ramón Enríquez

José Castillo Baeza

Colectivo Marsias

Raúl Pérez Navarrete

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura

Noche de Poesia en la Casa de la Cultura
Marco Antonio Rodríguez Murillo, Patricia Garfias y Tomás Ramos Rodríguez

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina

Mesa homenaje a Carlos Moreno Medina
Jorge Cortés Ancona, Rodrigo Ordóñez Sosa y Marco Antonio Rodríguez Murillo

De la vida cotidiana para contar...

De la vida cotidiana para contar...
Jorge Luis Canché Escamilla

La Red...

Homenaje a José Martí

Homenaje a José Martí
Ofrenda floral

Entre amigos...

Rodrigo Ordóñez, Manuel Tejada y Tomás Ramos

En los eventos...

Jornadas en torno a los 5 heroes cubanos

Rosely Quijano León